25 razones por qué sufren los creyentes (bosquejo)

Un bosquejo adaptado y traducido del libro “Book of Bible Lists” por H.L. Willmington

  1. Para producir el fruto de paciencia. Rom. 5:3-4 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;
  2. Para producir el fruto de gozo. Sal. 30:5 Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.
  3. Para producir el fruto de justicia. Heb. 12:11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.
  4. Para silenciar al diablo. Job 1:11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.
  5. Para enseñarnos. Sal. 119:67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.
  6. Para purificar nuestras vidas. Job 23:10 Mas él conoce mi camino; Me probará, y saldré como oro.
  7. Para hacernos como Cristo.  Heb. 12:10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.
  8. Para glorificar a Dios. Sal. 50:15 E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.
  9. Para prevenir el pecado. 2 Cor. 12:7-10 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
  10. Para iniciar la confesión cuando pecamos. Jue. 10:6-10 Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos; y dejaron a Jehová, y no le sirvieron. Y se encendió la ira de Jehová contra Israel, y los entregó en mano de los filisteos, y en mano de los hijos de Amón; los cuales oprimieron y quebrantaron a los hijos de Israel en aquel tiempo dieciocho años, a todos los hijos de Israel que estaban al otro lado del Jordán en la tierra del amorreo, que está en Galaad. Y los hijos de Amón pasaron el Jordán para hacer también guerra contra Judá y contra Benjamín y la casa de Efraín, y fue afligido Israel en gran manera. Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, diciendo: Nosotros hemos pecado contra ti; porque hemos dejado a nuestro Dios, y servido a los baales.
  11. Para castigarnos por nuestros pecados. 1 Ped. 4:17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?
  12. Para demostrar nuestra posición como hijo. Heb. 12:5-6 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.
  13. Para revelarnos a nosotros mismos. Lucas 15:18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.
  14. Para alentar nuestra vida de oración. Isa. 26:16 Jehová, en la tribulación te buscaron; derramaron oración cuando los castigaste.
  15. Para ser un ejemplo para otros. 1 Tes. 1:6-7 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.
  16. Para calificarnos como consejeros. 2 Cor. 1:3-5 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.
  17. Para adelantar el testimonio del evangelio. 2 Tim. 4:17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león.
  18. Para hacernos más que vencedores. Rom. 8:35-37 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
  19. Nos da entendimiento de la naturaleza de Dios. Rom. 8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
  20. Nos trae más cerca al Señor. 2 Cor. 12:10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
  21. Para prepararnos para un ministerio más grande. Jn. 12:24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.
  22. Para proveernos con un galardón. 2 Cor. 4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;
  23.  Para demostrar la soberanía de Dios. Rom. 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
  24. Para producir el fruto de madurez. Ecc. 7:3 Mejor es el pesar que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón. 1 Ped. 5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.
  25. Para prepararnos para el reino. 2 Tes. 1:5 Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

 

Compartir en Facebook

2 Responses to “25 razones por qué sufren los creyentes (bosquejo)”

Read below or add a comment...

  1. kennedy muñiz says:

    gracias mi hermano por este gran bosquejo tomado de la palabra de DIOS el sufrimiento que nos dará valor, valentía,y victoria es el sufrimiento de cristo
    DIOS LE BENDIGA

  2. Leonidas Ribera says:

    Gracias por escribir.esas.razones tan importantes Q nos.ayudan a.entender cuando estamos.pasando.por pruebas difíciles gracias y BENDICIONES

Responder a Leonidas Ribera Cancelar respuesta

*