¡Bautizado hasta el infierno!

¿Puede el bautismo limpiar los pecados?

¿Bautizado hasta el infierno? Sí, mi amigo, muchos millones de varones, mujeres y niños morarán eternamente en el lago de fuego porque han sido engañados en cuanto al bautismo. Satanás los ha engañado. Espero que Ud. no sea uno de ellos. Por favor lea Ud. este librito para su propio bien. Todavía hay tiempo para Ud., mi amigo, para hallar la enseñanza verdadera de la Palabra de Dios. Aquellas víctimas del engaño de Satanás piensan que han nacido de nuevo. Pero en realidad, solamente tienen obras religiosas, que nunca pueden sobrevivir el juicio justo de Dios. Porque la Palabra de Dios dice: “No hay justo ni aún uno” Romanos 3:10, y “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Romanos 3:23. El profeta Isaías en el Antiguo Testamento dijo: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todos nuestras justicias como trapo de inmundicia”. Isaías 64:6.

Hay varias maneras que Satanás ha usado para engañar tanta gente. Quisiera explicar dos de estas maneras en este librito.

  1. Satanás esparce su enseñanza falsa a través de maestros y organizaciones religiosos.
  2. Satanás ha estado esparciendo la misma mentira por 1,600 años. Se sabe bien que si algo es dicho y repetido bastantes veces, generalmente será aceptado como laverdad. Esto es la llave del éxito de la propaganda en muchos países que no son democráticos.

El gran engaño

¿Qué es este gran engaño, que el maligno ha estado diciendo y repitiendo por 1,600 años? Aunque varios grupos lo enseñan de varias maneras, los resultados y el significado son las mismas. La mentira que condena millones de personas al infierno es este: “El bautismo limpia los pecados”; “el bautismo salva”; o “el bautismo hace a uno cristiano”. La idea central de este engaño es que Ud. puede llegar a ser un hijo de Dios, un cristiano por el bautismo.

Desde el principio de la predicación del evangelio del Señor Jesucristo, Satanás ha estado ocupado pervirtiendo el mensaje de Dios de salvación por gracia. El apóstol Pablo, por inspiración, escribió lo siguiente a los creyentes en Galacia, sólo 20 años después de Cristo: “Hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”. Gálatas 1:7-8.

Nadie puede decir, con certidumbre, cuando o donde era la primera vez que alguien enseñó “el bautismo para ser salvo”. Pero es seguro que ninguno de los apóstoles creyeron tal doctrina. Esta doctrina no era aceptada generalmente hasta los siglos 4 y 5. En otras palabras, esta perversión del evangelio era desconocido a Cristo, los apóstoles inspirados, y casi todo el cristianismo por 300 años. Así como siempre es con el pecado, esto creció poco a poco hasta que era solamente la minoría que todavía creían la verdad.

Con el principio de la Iglesia Católica de Roma aproximadamente 400 años después de Cristo, esta doctrina echó sus raíces. Después que la gente empezó a creer que el bautismo era necesario para la salvación, el próximo paso era evidente: el bautismo de los bebés. Después de todo nadie quería que los bebés que murieran vayan al infierno. El bautismo de los bebés no se enseña en ninguna parte de la Biblia, ni tampoco fue enseñado por los apóstoles.

Aún después de la Gran Reformación, cuando muchas personas salieron fuera de la Iglesia Católica de Roma, la práctica del bautismo infantil fue retenida. La mayoría de estas denominaciones que comenzaron tan bien en la reformación han fracasado en reformarse suficiente, y desde entonces han retrocedido a la misma enseñanza falsa, que “uno se hace cristiano por el bautismo”. Pregunte a 100 miembros de estas iglesias y casi todos te dirán que son cristianos por causa del bautismo. Así el engaño continúa.

La Obra de Satanás

En 1827 Satanás introdujo una variación nueva de este engaño, cuando una denominación nueva, que se llama “La Iglesia de Cristo” fue fundada por Alejandro Campbell, un norteamericano.

Este grupo rechazó correctamente el bautismo de los bebés como una cosa en contra de la Biblia, pero retuvieron el mismo error de los católicos, “el bautismo salva”. En los Estados Unidos, con sus libertades religiosas, muchas personas estaban leyendo la Biblia, y por lo tanto Satanás vio que tuvo que hacer algo más para extraviar las almas perdidas. Esta denominación de “los campbelistas” citará libremente de la Biblia para justificar sus doctrinas falsas. Recuerda, mi amigo, que Satanás también citó las Escrituras cuando tentó a Eva y cuando tentó a nuestro Señor Jesucristo. Satanás conoce la Biblia pero él no se arrepentirá, y no puede arrepentirse o sujetarse a Dios.

Examinemos ahora las enseñanzas de los campbelistas (Iglesia de Cristo) y comparemosla con las Sagradas Escrituras. Algunos pueden rechazar el propósito de este folleto, diciendo que estoy juzgando a otros cuando no debiera. Pero la Biblia dice: “Examinadlo todo; retened lo bueno”, 1 Tesalonicenses 5:21; “Probad los espíritus si son de Dios”, 1 Juan 4:1; y “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. Mateo 7:15.

Tenemos que examinar a estos maestros, para determinar si son de Dios o no. Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libre”. Juan 8:32. Mi deseo y oración es que Ud., lector estimado, sepa la verdad.

Lo que dice la Iglesia de Cristo

Veamos algunas citas de su propia literatura para ver lo que este grupo enseña. ¿Qué es el “evangelio” predicado por estos seguidores de Campbell? ¿Qué, según su doctrina, debe hacer Ud. para ser salvo y hacerse cristiano? Un libro publicado para su Escuela Bíblica Mundial, con el título “Como Hacerse Cristiano y Establecer la Iglesia de Cristo en su Comunidad” da esta respuesta: “Ud debe creer en Jesús… arrepiéntase de sus pecados… Confiese el nombre de Jesús… Sea bautizado en seguida”. (p. 2, 3) Otra publicación dice: “La Palabra de Dios manda que los que oyen deben creer, arrepentirse y ser bautizados”. (Que Debo Hacer Para Ser Salvo, por V. E. Howard, p. 11) El mismo folleto dice, “El bautismo es un requisito para salvación” p. 15, y “¿Podemos ser salvos solamente por medio de la fe?” Ellos dicen NO, p. 7. “Hay algo que uno debe hacer para ser salvo. La fe solo no salvó a nadie” p. 7. Dicen que este “algo” es el bautismo. Todavía otra publicación dice “El bautismo nos salva”. (Crecimiento en la Gracia y el Conocimiento de Cristo, por John Wadley, p. 87.) Recientemente uno de sus predicadores dijo en el radio en Nieuw Nickerie: “Uds. deben salvarse a si mismos”. De esta manera, es muy claro que este grupo enseña que sin la obra del bautismo, Ud. no puede ser salvo. Simplemente pregunte a cualquier campbelista: “¿Puede una persona ser salvo e ir al cielo sin el bautismo en agua?” Él dirá ¡No!

Para sostener esta doctrina falsa, estos seguidores de Campbell normalmente citan partes de estos versículos: Hechos 2:38, Hechos 22:16, Marcos 16:16, y 1 Pedro 3:21. Examinemos cada uno de estos versículos maltratados, para ver lo que realmente dice la Palabra de Dios.

Hechos 2:38

Los seguidores de Campbell leen el versículo de esta manera: “Arrepentíos y bauticese para perdón de pecados”. Entonces explicarán que Ud. debe arrepentirse y ser bautizado para obtener el perdón de los pecados. ¿Pero es esto el significado de este versículo? No, mi amigo, no significa esto, y voy a mostrarle por qué no.

La primera razón porque esta interpretación es imposible es debido a las reglas de la gramática. Aquí tenemos dos frases y una cláusula modificadora. Estos maestros falsos quieren hacernos creer que la cláusula modificadora “para perdón de los pecados” modifica ambas frases, “arrepentíos” y “bauticese”. Pero esto es imposible. “Arrepentíos” es plural de la segunda persona, dando a entender: “Todos Uds. deben arrepentirse”. “Bauticese” es singular de la tercera persona, y significa “cada uno sea bautizado”. La cláusula modificadora “para perdón de los pecados” no puede modificar ambas frases por ninguna regla de la gramática. Bob Ross, el autor de varios libros, dice “Por lo tanto esto elimina el esfuerzo de combinar el hecho moral y espiritual del arrepentimiento con el hecho ceremonial y figurativo del bautismo como siendo igual del objeto de la remisión literal de los pecados”. (Hechos 2:38 y Perdón por el Bautismo, Pilgrim Publications, Pasadena, Texas, p. 48) Por lo tanto Ud. puede ver que las reglas de la gramática están en contra de la enseñanza del grupo falso de los campbelistas.

Pero ellos volcarán y dirán: “El versículo dice, ‘Bauticese para perdón de los pecados’”. Ellos quieren decir que la palabra pequeña “para” significa “para que” o “para obtener”. Esto es la llave para su doctrina falsa. Si esto fracasa, ellos fracasan de ser maestros verdaderos de la Palabra de Dios. La palabra “para” es una traducción de la palabra griega “eis”. Los léxicos griegos dan el significado de la raíz de esta palabra como “dentro”, “en”. Muchas veces esta palabra pequeña conlleva el significado de “contra”, “con referencia a” o “a causa de”. Eso es exactamente el significado de la palabra en este versículo. Hay otra palabra griega que significa “para que”, la palabra “hina”. Permitame mostrarle simplemente lo que Pedro quiso decir en v. 38. En el mismo capítulo 2 de Hechos, versículo 25, podemos ver que Pedro usó ambas de estas palabras griegas en la misma frase: “Porque David dice de eis él: Veía al Señor siempre delante de mí: Porque está a mi diestra hina no será conmovido”. La palabra griega “eis” significa “de”, “con referencia a”, y la palabra “hina” significa “para que”. Si Pedro quiso decir “bauticese para recibir el perdón de los pecados”, él podría haber dicho así, pero él no dijo eso.

Vea también versículos donde la palabra “eis” y el bautismo se encuentran juntos. Mateo 3:11, “Yo a la verdad os bautizo en agua para eis arrepentimiento”. Juan bautizó con referencia al arrepentimiento, no para obtener el arrepentimiento. Los expertos griegos dicen que este versículo es paralelo a Hechos 2:38, y debe ser traducido de la misma manera. Vea estos versículos también: Mateo 28:19, Marcos 1:9, Hechos 8:16, 19:3-5, Romanos 6:3-4, 1 Corintios 1:13-15, 10:2, 12:13, Gálatas 3:27.

Estos son todos los versículos en el Nuevo Testamento donde “eis” es usado en conexión con el bautismo. Si se sustituye las palabras “en”, “acerca de”, “con referencia a” en cada versículo, hará sentido perfecto. Pero, si prueba el método campbelista, y coloca las palabras “para que”, estos versículos no tienen ningún sentido.

Permitame decirle otra cosa con referencia a la palabra “para” en Hechos 2:38. En otras lenguas, como inglés y español, la palabra “para” es usada en muchas maneras. “Para”, en el habla común, muchas veces significa “con respecto a”.

La palabra griega “eis” tiene el significado remoto de “para que”, pero con poca frequencia. No tiene este significado en Hechos 2:38. Cito otra vez el Hermano Bob Ross: “Una doctrina, como el perdón de los pecados por medio del bautismo, que necesita que una persona sea bautizada o perezca eternamente, debe ciertamente tener más confirmación que el hecho que uno de los significados posibles de “eis” es “para que”. (Hechos 2:38 y Perdón por el Bautismo, p. 34) Estamos de acuerdo, y no quisiéramos que el destino eterno de nuestras almas dependan de una interpretación dudosa de una palabra.

¿Cuál es el significado verdadero de Hechos 2:38? Es este, “Arrepentíos, todos vosotros, y cada uno sea bautizado con respecto al perdón de los pecados”. Todos son mandados a arrepentirse, pero solamente los que han arrepentido deben ser bautizados con respecto al perdón de sus pecados. Los pecados son perdonados primero, luego viene el bautismo, como un símbolo o figura de la salvación.

Marcos 16:16

“El que creyere y fuere bautizado será salvo”. El principio de este versículo también es un favorito usado por la “Iglesia de Cristo” para sostener su doctrina falsa. Los campbelistas que maltratan este versículo frecuentemente realmente no lo creen. Cito otra vez el hermano Ross: “Ciertamente ellos no creen que él que ha creído y ha sido bautizado será salvo. Enseñan la posibilidad de la apostasía del creyente, que quiere decir que una persona podría creer y ser bautizado, y después caer de la gracia e ir al infierno”. La verdad es que nadie que fue salvado por las obras puede estar seguro de la salvación eterna. Permitame darle brevemente tres razones por qué su interpretación de Marcos 16:16 es falsa. Los que creen que debemos ser salvos por obras y no por la gracia, dicen que este versículo enseña que Ud. no puede ser salvo a menos que ha sido bautizado.

Veamos la segunda parte del versículo. ¿Por qué no leen los campbelistas la segunda parte? Dice: “Mas él que no creyere, será condenado”. No dice que él que no ha sido bautizado será condenado. Es la incredulidad–no la falta de ser bautizado, que condena a uno al infierno.

Tenemos que ver este versículo a la luz de muchos versículos claros que enseñan que somo salvos por la fe en el Señor Jesucristo aparte de las obras. (Juan 1:12; 3:16, 18, 36; 5:24; 6:47; 20:31; Hechos 10:43; 13:39; 16:31; etc.) La verdad es que “todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16). La frase “y fuere bautizado” simplemente describe el creyente. Es como si Ud. describiera a un creyente como uno que es bautizado, ora, va a la iglesia, y hace muchas otras obras buenas. Seguramente tal persona “sera salva”. Permitame darle un ejemplo. Suponga que le digo: “Si Ud. sube al autobús y se sienta, llegará a su casa”. Ud. llegará a su casa porque subió al autobús, no porque se sentó. En la misma manera, si Ud. cree en Cristo, será salvo. Si Ud. cree en Cristo y se bautiza también seguramente será salvo.

Considere que tontería dice este versículo si los seguidores de Campbell tienen razón. Juan 3:18 dice: “El que en él (Jesús) cree, no es condenado”. Por lo tanto, si Ud. cree en Jesucristo, no puede ser condenado al infierno. Pero la “Iglesia de Cristo” (con nombre falso) enseña que Ud. también no puede ir al cielo si no ha sido bautizado. Esto quiere decir, que si una persona muere entre el creer y el bautismo, no puede ir al cielo ni al infierno. Así hacen de la Palabra de Dios una burla. Vea también que según sus doctrinas extrañas, si Ud. cree, se arrepiente, confiesa y vive una vida nueva, todavía no es salvo a menos que sea bautizado. ¡Qué poder en las manos de él que le bautiza! No, mi amigo, este versículo no enseña que Ud. debe ser bautizado para ser salvo.

Hechos 22:16

“Levantate y bautizate, y lava tus pecados”. Estas palabras habladas al apóstol Pablo por Ananías muchas veces son citadas para sostener esta doctrina, hecho por el hombre, de salvación por obras y no por gracia. Si ninguna otra cosa haya sido dicho en todo el Nuevo Testamento acerca del bautismo o del perdón de los pecados, uno podría interpretar este versículo como los maestros falsos. Pero este no es el caso. Hay cientos de otros versículos que proporcionan suficiente luz para entender exactamente este versículo de la Biblia.

Considere primero que Pablo ya era salvo antes que Ananías le mandó a ser bautizado. Vamos a ver estas realidades:

  1. Él ya se había arrepentido. Hechos 9:6
  2. Él ya había creído. 9:6
  3. Él ya había llamado a Jesús Señor. 9:6. “Nadie puede llamar a Jesús Señor, sino
    por el Espíritu Santo”. 1 Corintios 12:3.
  4. Él ya estaba orando como un hijo de Dios. 9:11.
  5. Fue llamado “hermano” por Ananías. Hechos 9:17, 22:13.
  6. Él había recibido el Espíritu Santo antes del bautismo. 9:17; 22:13.
  7. Ananías no fue enviado para decirle como ser salvo, sino para poner sobre él las manos para recibir la vista y ser lleno del Espíritu Santo. 9:17.
  8. En el capítulo 26, cuando Pablo otra vez dio su testimonio de salvación, nunca mencionó el bautismo. 26:12, 18. Eso sería extraño si el bautismo fuera necesario para su salvación.
  9. Luego en sus epístolas inspiradas, Pablo nunca menciona el bautismo como parte de la salvación divina.

Es claro que cuando fue mandado a ser bautizado, eso no fue para lavar literalmente sus pecados, porque él ya era salvo. ¿Qué significa este versículo cuando dice “Levantate y bautízate, y lava tus pecados?” ¿Es un lavamiento literal o un símbolo? En otras palabras: ¿Son lavados los pecados literalmente en el bautismo como enseñan los campbelistas? ¿O es el bautismo una figura semejante o un retrato del lavamiento de los pecados? Aquí podemos ver las raíces de esta denominación que regresan a la Iglesia Católica Romana. La iglesia de Roma enseña que en la cena del Señor, el pan y el vino son transformados literalmente en el cuerpo y la sangre de Cristo, así literalmente trae la salvación. El sacerdote tiene en sus manos la salvación cuando administra el sacramento (tal como ellos lo llaman) a los fieles. Asimismo, el bautizador campbelista tiene en sus manos el poder de salvación. (Estos grupos creen que tienen este poder, pero en realidad no lo tienen). ¿Puede ver Ud. el diablo detrás de todo esto, tratando de volcar los corazones de los hombres para que no tengan salvación solamente en Cristo?

El bautismo es un tipo o símbolo de salvación en Jesucristo, como la cena del Señor y los sacrificios del Antiguo Testamento.

Los sacrificios del Antiguo Testamento fueron llamados “expiación” por los pecados del pecador obediente. Pero esto fue solamente un símbolo y realmente no consistía en quitar los pecados. Esto se hace claro en el Nuevo Testamento. Hebreos 10:1-4 dice que los sacrificios eran solamente “la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas”, y “nunca puede… hacer perfectos a los que se acercan”. ¿Por qué? “Porque la sangre de los toros y de los machos cabrios no puede quitar los pecados”. (Vea también Hebreos 9:11-28).

El sacrificio de Jesucristo en la cruz es lo que realmente y literalmente quita los pecados. Considere los siguientes versículos: “Se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado”. Hebreos 9:26. “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición”. Gálatas 3:13. “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”. 1 Pedro 2:24. (Vea también 1 Pedro 3:18; Romanos 5:8).

Considere las palabras de nuestro Señor en Mateo 26:26 cuando él estaba con sus discípulos: “Tomad, comed, esto es mi cuerpo”. ¿Quiso decir él que el pan era literalmente su cuerpo? ¿O quiso decir Cristo que “¿esto representa mi cuerpo?” Es claro que Cristo dio a entender el último, porque estaba sentado entre sus discípulos. Partes pequeñas de Romanos 6:3 y 1 Pedro 3:21 son usadas por los maestros falsos para defender su doctrina falsa. Ellos dicen que somos “bautizados en Cristo” y “el bautismo ahora nos salva”. Veamos estos versículos en su contexto para entender lo que realmente enseñan. Veremos que estos versículos realmente enseñan lo opuesto de lo que la “Iglesia de Cristo” dice.

Romanos 6:3-5

Romanos 6:3-5 dice: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección”. Favor de notar conmigo dos cosas en estos versículos. Las tres palabras subrayadas “en” y “para” son los mismos que la palabra griega “eis”, que estudiamos anteriormente, que significa “con respecto a”. El bautismo es “con respecto a la muerte de Jesucristo”. El bautismo es un símbolo de nuestra salvación en Cristo. Respectivamente es en referencia a su muerte y resurrección. Esto se hace claro por la segunda cosa que quiero que noten en estos versículos. Observe las palabras “como” y “semejanza”. El bautismo es una figura de nuestra muerte con Cristo, y nuestra salvación en él. No es una cosa literal. Ninguno de nosotros fuimos literalmente sepultado con Cristo. ¡No! El bautismo es solamente un símbolo o retrato.

A. T. Robertson, un erudito instruido en la lengua griega, comenta de este versículo, diciendo: “Es necesario decir que un símbolo no es la realidad, sino un retrato de la realidad. Es una tragedia que la figura majestuosa de Pablo aquí ha sido hecho tan borrosa”. (Word Pictures in the New Testament, A. T. Robertson, Baker Book House, Vol. 4, p. 362). Ciertamente, es triste ver como los maestros falsos tuercen las Escrituras con premeditación para engañar a tanta gente.

1 Pedro 3:21 – ¿Salva el Bautismo?

Una parte de 1 Pedro 3:21 muchas veces es citada por los campbelistas, que dice: “El bautismo… ahora nos salva”. El versículo entero raras veces se lee, porque esto mostraría su significado verdadero. El versículo entero lee así: “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”. V. 20 nos da un símbolo de nuestra salvación en Cristo, Noé y el arca. El bautismo es como una figura. Nosotros no somos salvados por el bautismo. Pedro nos dice por inspiración del Espíritu Santo que el bautismo “no es quitando las inmundicias de la carne”. Vaya a su Biblia y lea el versículo 18. Es Jesucristo que “padeció una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios”. No, mi amigo, el bautismo no quita los pecados. Solamente es “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios”. Es un acto de obediencia como un cristiano, no para hacerse cristiano.

Para concluir estos comentarios sobre Hechos 22:16, voy a citar uno de los autores campbelistas, que él mismo admite que este versículo habla solamente de un símbolo. “El bautismo simboliza un lavamiento o una limpieza de los pecados, Hechos 22:16, Colosenses 2:10-13”. (Folleto, “Buenas Noticias” por Glen Buffington, p. 10).

  • Hechos 2:38
  • Hechos 22:16
  • Marcos 16:16
  • 1 Pedro 3:21
  • Romanos 6:3

Ninguno de estos versículos enseñan lo que los maestros falsos nos quieren hacer creer. No hay ningún versículo en la Biblia entera, interpretado correctamente, que enseña que el bautismo es necesario para la salvación.

Permitame mencionar solamente un versículo más que es frecuentemente mal usado por estos maestros falsos. Tomando inspiración de la Iglesia Católica, estos que creen en salvación por el bautismo, enseñan que el “nacimiento nuevo” es por el bautismo. Citan Juan 3:5, que dice: “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que él que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. Esto no necesita una aclaración. Los maestros falsos tienen que introducir el tema del bautismo en esta plática, porque no está allí. Dicen atrevidamente que el agua mencionado aquí significa el bautismo. Si eso es la verdad, ¿por qué no dijo Jesús “el bautismo?” La respuesta está en el versículo que sigue: “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del espíritu, espíritu es”. El significado es claro; Ud
. ha nacido una vez “de agua” o “de la carne”. Eso es su nacimiento natural en la raza condenada de Adán. Pero para entrar al reino de Dios, “es necesario nacer de nuevo” del Espíritu Santo (v. 7-8.). Nicodemo preguntó a Jesús, “¿Cómo puedo hacer esto?” ¿Cómo le respondió Jesús? ¿Por el bautismo? ¡NO! Después de reprender a Nicodemo por ser torpe de entendimiento, Jesús le dio el plan sencillo de Dios para la salvación, v. 14-21. Lea Ud. lo que Jesús dijo, y entienda como ser salvo–no hay mención del bautismo aquí.

La manera divina de Salvación

Jesús dijo: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”. Juan 3:14-18

Juan el Bautista dijo: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna”. Juan 3:36

Pablo dijo por inspiración de Dios: “En él es justificado todo aquel que cree”, Hechos 13:39, y “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”. Hechos 16:31 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Según la Biblia, nosotros somos salvos por la gracia de Dios mediante la fe en Jesucristo, por poner nuestra confianza en Jesús y su sacrificio por nuestros pecados. El evangelio verdadero no incluye el bautismo, ni ningunas otras obras de justicia. Cuando Jesús vino a Juan para ser bautizado, dijo: “así conviene que cumplamos toda justicia”. Mateo 3:15. El bautismo es un acto justo de obediencia que cada cristiano debe hacer. Pero las Sagradas Escrituras dicen, “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia”. Tito 3:5. Creo en el bautismo. Yo soy predicador bautista. Pero la Biblia es claro en enseñarnos que el bautismo es un símbolo de nuestra salvación en Jesús, que recibimos por la fe.

El bautismo no es parte del evangelio

Permitame darle un versículo más para su consideración acerca del bautismo. Pablo el gran apóstol inspirado dijo en 1 Corintios 1:17: “Pues NO me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio”. Si los campbelistas tienen razón, Pablo estaba equivocado. Pero sabemos que Pablo era inspirado por Dios al escribir esto. Por lo tanto es la “Iglesia de Cristo” que está equivocada. El mismo apóstol del Señor Jesucristo dijo: “Hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”. Gálatas 1:7-8.

No seas engañado. No puedes ser salvo por obras de justicia. Apártate ti mismo de las obras buenas, y mira a Jesús, quien es poderoso para salvar. Jesús dijo: “El que cree en mí, tiene vida eterna.” Juan 6:47.

Por Ralph Balke, un misionero bautista al país de Suriname, América del Sur, enviado por Calvary Baptist Church, Normal, Illinois. Traducido por Thomas Williamson.

Compartir en Facebook

4 Responses to “¡Bautizado hasta el infierno!”

Read below or add a comment...

  1. norma says:

    TREMENDO ESTUDIO. QUE BUENO QUE TODA LA IGLESIA DE JESUCRISTO FUERA INSTRUIDA EN ESTO. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON USTED HERMANO. LA BIBLIA ES CLARA, SOMO SALVOS POR GRACIA, NO POR OBRAS PARA QUE NADIE SE GLORIE DICE LA PALABRA. ES TRISTE, PERO HAY MUCHO PUEBLO DE DIOS QUE TAMBIEN ESTAN ENSEÑANDO Q EL BAUTISMO ES UN REQUISITO PARA SER SALVOS. DIOS LE BENDIGA Y SIGA HACIA ADELANTE EN EL SENOR.

  2. jose pillado says:

    Tremenda enseñansa hermano grasias estoi de acuerdo

  3. Edson Luis says:

    Amen , solo Cristo jesus salva , asi sea

  4. Elvia Morales says:

    Una gran bendicion su enseñanza, Gracias.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*