Cambios climáticos: ¿Quién controla el termostato del mundo?

¿Es posible que los hombres puedan manipular el medio ambiente a tal punto que sus acciones puedan verdaderamente causar un cambio en el clima? Los que se preocupan por el medio ambiente, algunos científicos, políticos y periodistas están convencidos que sí. La teoría del calentamiento global fue promovido por un artículo periodístico elaborado por un grupo entre gubernamental en el año 2007. Su artículo dice, “En gran parte la observación de un aumento en la temperatura global en la segunda mitad del siglo vigésimo es dado al aumento a las concentraciones antropométricos”. Esto es lo que, en inglés, se llama “green house gas” (GHS) o sea gases casa verde. En castellano se llaman gases invernaderos.

Ellos dejan a la gente preocupada por sus declaraciones que el ser humano es culpable de fenómenos como tormentas tropicales, huracanes, derretimiento de témpanos, la subida del nivel del mar que deja inundada las costas, olas de calor, sequías, incendios, etc. Están gastando grandes cantidades de dinero en estudiar este fenómeno. En los EE. UU. las empresas de energía ofrecen descuentos a los que hacen una esfuerzo para consumir menos energía.

¿Es verdad que los habitantes de la tierra son responsables por el calentamiento de la tierra que ha sido observado durante los últimos 100 años? ¿Hay otras explicaciones? ¿Qué dice Dios sobre la tierra que él creó como el ambiente del ser humano? ¿No sabía El, desde el principio, que los hombres iban a inventar autos, y maquinas que consumen combustible fósil? ¿No es que él tiene control sobre la rotación de la tierra, la naturaleza y las acciones del gobierno?

Dios ha hecho el mundo de tal forma que hay variaciones. El sol se levanta y se pone a la misma hora cada día del año. No es así con la temperatura. A su vez, él ha puesto límites. Los que no creen en Dios se preocupan, pensando que todo es por la naturaleza.

Vamos a examinar la teoría de los cambios climáticos para saber si la raza humana ha causado o es aún capaz de causar cambios en el clima.

¿Hay calentamiento?

Los periodistas son culpables de confundir los términos “calentamiento de la tierra” y “cambios climáticos”. Calentamiento de la tierra se trata de eso, no más. Al contrario, cambio climático puede incluir ambos calentamiento y enfriamiento de la tierra.

La explicación de los aumentos en las temperaturas de la tierra es un tema que no será aclarado fácilmente. Roy Spencer, un meteorólogo y maestro en la facultad de la universidad en Huntsville, Alabama, dice que algunos alarmistas dicen que la raza humana añade 70 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada día. A su vez, ellos miran por alto el hecho de que la naturaleza añade 24,000 veces más cada día de vapor de agua que es el gas invernadero principal y quita más o menos la misma cantidad cada día.

Los expertos en la oficina meteorología en Inglaterra predijeron que el año 2007 iba a ser un año muy caliente, tal vez más caliente que el año 1998 que era el más caluroso conocido. Pero algo raro pasó. Muchos lugares del planeta tuvieron algunos días de frío extremo. Cuando sacaron la cuenta, el año 2007 no era un año caluroso. Era más o menos igual a la temperatura promedio de los años 2001 hasta el año 2006. La temperatura record del año 1998 no ha sido excedida. En casi una década no ha habido calentamiento global. Aunque el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera sigue aumentando – ha aumentado 4% desde 1998 – la temperatura promedio ha quedado igual. Por eso, hay razón en dudar que la cantidad de co² en la atmósfera pueda afectar cambios climáticos.

Los gases invernaderos

La atmósfera que rodea la tierra se compone de tres componentes principales: nitrógeno (78%) oxigeno (21%) y una mezcla de gases que se llaman los gases invernaderos que se componen el 1% restante. Los gases invernaderos se componen de dióxido de carbono (co²) metano y agua (h²o). Junto con estos hay una cantidad de otros que se llaman gases inertes.

Los gases invernaderos en nuestra atmósfera se componen principalmente de co² y metano. Los dos tienen orígenes de la naturaleza y también por los hombres.

En gran parte los gases invernaderos son producidos por la naturaleza. En cuanto a metano, 82% es producido por procesos naturales y 18% por los hombres. Del co², 97% es producido por procesos naturales y únicamente 3% por los hombres. Las moléculas calientes de estos gases no pueden escaparse de la atmósfera. Así que, sirven en mantener más caliente el aire alrededor de la tierra.

Dios ha diseñado un balance maravilloso en la naturaleza. Los hombres y animales respiran oxígeno y exhalan co². Las plantas necesitan co² que los organismos vivientes exhalan y, a su vez emiten oxígeno. De igual manera los mares y océanos emiten y absorben co² y otras emisiones atmosféricas incontrolables. Otras fuentes de co² en la atmósfera son la petrificación de plantas muertas en incendios de bosques. De igual manera, metano es emitido por pantanos arrozales, volcanes y la flatulencia de animales.

Los creyentes no tienen razón en preocuparse por los datos científicos sobre la composición de la atmósfera de la tierra. Estos datos nos ayudan en entender el diseño de la creación de Dios. El diseño de Dios de la atmósfera incluye todos los gases invernaderos de tal forma que mantienen la temperatura de la tierra más o menos estable.

Variaciones de la temperatura a través de la historia

Los estudios revelan que durante los últimos 2000 años ha habido una variación de la temperatura de 1.2º centígrados. Los archivos de la historia revelan variaciones. Datos de la época 750 a.C. – 200 a.C. indican temperaturas más bajos que lo normal. Los egipcios tenían que hacer un dique en el río Nilo para compensar por las temperaturas más bajas. En Roma los historiadores registran que el río Tiber fue cubierto por hielo y que nieve cubrió la tierra. Ellos también dicen que en los años 200 a.C. hasta 400 d.C. subió la temperatura tanto que era posible cultivar uvas y aceitunas mucho más al norte que antes. La edad media comenzó con temperaturas bajas en los años 400-600 d.C. Experimentaron tiempos fuera de lo normal y cambios climáticos. Se registraron nieve en verano igual a numerosos cometas, meteoros, terremotos, cielos oscuros, hambres, plagas y tormentas severas. La explicación de semejantes eventos puede ser por temperaturas más bajas.

Un poco antes del 600 d.C. el período medieval más caluroso comenzó y duró hasta 1300. En esta época fueron construidos muchos castillos y catedrales en Europea porque el tiempo de más calor facilitó la producción agrícola. Así más hombres pudieron abandonar el campo y trabajar en las ciudades. También es interesante notar que en esa época llegaron los escandinavos a la Islandia. Ellos vivieron por cazar, por pescar en mares libres de hielo y también por criar vacas y ovejas en tierra que ahora está helada todo el año. La población de Europa aumentó un 50% durante esta época de calentamiento dado a la abundancia de comida. Había avances en todas partes del mundo.

Los años 1300 – 1850 han sido llamados “la pequeña época glaciar”. En ellos la historia relata de tormentas, frío desagradable y plagas. El viajar y el comercio mermaron; millones murieron de hambre y epidemias. La plaga bubónica apareció de nuevo.

A veces lectores casuales se preguntan, ¿cómo es posible analizar con precisión las temperaturas hasta un décimo de grado en la historia antigua? Muchos datos en los últimos 2000 años fueron extraídos de los círculos en los troncos de árboles y el espesor del hielo en los polos norte y sur. Los datos de las temperaturas globales por medio fluctuaron entre -0.6 y +0.6º centígrados.

Algunos científicos proponen que el calentamiento global es por causa de la revolución industrial. Es verdad que el nivel de co² en la atmósfera ha aumentado desde 0.029 % hasta su nivel actual de 0.037%. ¿Qué efecto tuvo este aumento sobre las temperaturas entre 1900 y 2000?

Fluctuación de temperaturas

Es importante notar que el nivel de co² en la atmósfera no parece influenciar la variación por medio de la temperatura. Por ejemplo, la temperatura en los EE. UU. entre 1900 y 2005 fluctuó tan solo 4 grados mientras que el nivel de co² aumentaba continuamente. También la temperatura promedio en el mundo fluctuó aún menos desde 1990. Aumentó tan solo 0.05 grados. A su vez, el nivel de co² aumentó continuamente en estos años.

Fases de variación de la temperatura sobre la superficie

Según el Dr. Spencer, la variación de la temperatura sobre la superficie de la tierra en los últimos 150 años ha sido en tres fases distintas. Fase número uno era lo que se llamaba “la pequeña época glaciar”. Fue este un tiempo difícil para la humanidad. Sin embargo las temperaturas comenzaron a subir. Dr. Spencer explica que este aumento debiera haber sido natural porque los hombres todavía no comenzaron a añadir a los gases invernaderos.

En la fase dos un enfriamiento comenzó otra vez. Embarca los años 1940 – 1970. Esto ocurrió durante una época cuando los hombres estaban aumentando mucho los gases invernaderos. Una teoría es que este enfriamiento también fue provocado por los hombres por causa de componentes como ácidos de nitrato y azufre y químicos orgánicos, más metales y polvo.

La fase tres, desde 1970 en adelante manifiesta de continuo un aumento de la temperatura. Aun así, la temperatura promedio aumentó tan solo 0.8º en los últimos 150 años.

Ahora aquí hay algo que más probable no van a escuchar de los periodistas. Las temperaturas globales promedio en los años 1998 hasta enero de 2008 indican una nueva tendencia. En los últimos 12 meses la temperatura promedio ha bajado 0.595º. Esta bajada puede ser nada más que una anormalidad. Puede ser también el principio de otra época de enfriamiento.

Cambios climáticos de una perspectiva bíblica

Para el pueblo de Dios, la autoridad máxima debe ser la Palabra de Dios. El tema, en sí, no se encuentra en las Escrituras pero, sí, revelan la actitud que debemos tener en evaluar el tema. En Génesis capítulos uno y dos leemos que Dios formó todo en el universo de la nada. El puso en marcha las leyes físicas que controlan cada aspecto de los organismos vivos e inertes. El puso en movimiento los siclos que controlan la temperatura, el viento, la lluvia, los mares, estaciones del año y el tiempo. El puso vida en todas partes de la tierra. El hizo al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida. Dios también encargó al hombre la responsabilidad de cuidar su creación. Es importante notar que el ser humano llena un papel especial en la creación de Dios. Los hombres glorifican a Dios por ser buenos mayordomos de la tierra. A su vez, el hombre no tiene ningún control sobre los procedimientos establecidos por Dios.

Toma, por ejemplo, lo que Génesis seis al nueve relata de la intervención de Dios en la historia de la tierra por castigar el pecado. El pecado humano fue tan abominable para Dios que él envió un diluvio para destruir la humanidad. Sin embargo, él salvó a Noé y a su familia e hizo, para siempre, un cambio dramático en su creación. El encargó a Noé con la responsabilidad de cuidar a los animales que él le envió. Sin embargo, no concedió a Noé control sobre la naturaleza. Todo quedó bajo el control de Dios.

En el tiempo de los patriarcas Dios permitió que Job sufriera una pérdida terrible que él no pudo entender. Cuando Job tomó en cuenta el poder de Dios sobre el universo declaró “He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, mas no responderé; aun dos veces, mas no volveré a hablar”. Nosotros debemos responder también de semejante manera. Yo soy insignificante delante de mi Creador. Mi mano pongo sobre mi boca. No volveré a hablar. Dios tiene control sobre el termostato, el viento, la lluvia, la nieve y la luz del sol. Nuestro deber es cuidar a su creación. ¿Quiénes somos nosotros para pensar que tenemos el poder de cambiar un aspecto de la creación de Dios?

Cuando Jesús estaba sobre la tierra, sus discípulos se maravillaron de que tuvo poder sobre el viento y las olas del mar (Mateo 8:24-27). Ellos sabían que únicamente Dios era capaz de hacer semejantes cosas.

Así que, la enseñanza de la Biblia desde el principio hasta el fin, es que Dios tiene control soberano sobre todo aspecto del universo. Nosotros, los seres humanos, somos parte de la creación de Dios y tenemos un lugar especial en ella. No tenemos el poder ni la capacidad para alterar el plan de Dios para la naturaleza.

Rush Limbaugh, un hombre bien conocido en los EE. UU. por su programa de radio dice “Son ateos los que creen que los cambios climáticos son por culpa de los hombres. No se puede creer en Dios y, a su vez, creer que los hombres son culpables por los cambios climáticos”.

Conclusión: un concepto cristiano de cambios climáticos

Es evidente que: (1). Por estudiar la historia vemos que hay una serie de tendencias de subir y bajar la temperatura que tienen un impacto sobre la historia. (2). No hay evidencia que estas fluctuaciones de la temperatura son por causa de lo que hacen los hombres. (3). El universo ha sido controlado por Dios desde el principio (Colosenses 1:17).

El Dios de la Biblia creó al hombre y sostendrá su creación hasta el día cuando venga para llevar a los suyos a vivir en los cielos con él. Durante la gran tribulación Dios va a hacer algunos cambios en la naturaleza según el libro de Apocalipsis. (Ejemplos son Apocalipsis 8:12, 9:2) Hasta aquel día podemos esperar que las temperaturas sobre la tierra seguirán subiendo y bajando dentro de límites.

El Dr. Larry Vardiman, presidente del departamento de astrogeofísica en el Instituto de Investigación de la Creación, dice “Dios diseñó la atmósfera con un termostato que mantiene un equilibrio de la temperatura. Este control no permite un grave aumento de la temperatura ni una época de enfriamiento glaciar. El concepto de un clima con un termostato incorporado choca con la cosmovisión contemporánea. Según ellos, la atmósfera es inestable y la menor alteración puede causar una catástrofe de calor o enfriamiento.

Juan Coleman, fundador del canal de tiempo, resume la manera en que debemos ver el tema de cambios climáticos. El dice que algunos científicos, con motivos políticos, están manipulando los datos científicos para dar la alusión de que nos amenaza un aumento grave de la temperatura. El dice que la amenaza de un grave aumento de la temperatura es una crisis fabricada para aprovecharse de la gente.

Los proponentes de alarma por los cambios climáticos están equivocados. El ser humano no es capaz de manipular cambios climáticos. La ciencia manifiesta que no hay razón por preocuparse. Dios solo controla el termostato del mundo.

En gran parte, los datos de este articulo fueron extraídos de un artículo escrito por Dr. James C. Calcamuggio que salió en el Boletín Bautista, Julio- Agosto 2008 bajo el título “Global Warming: Who controls the thermostat”?

Otros datos y observaciones

La revista Merinews dice: “Los datos que los satélites han mandado desde 1979 no indican un aumento de la temperatura en el hemisferio sur y parece que la tendencia en el norte ha mermado desde 2001. En agosto de 2007 la oficina meteorológica del Reino Unido declaró que es obvio que el aumento de la temperatura global ha parado”. El artículo también dice “El invierno anterior era más largo e intenso que lo normal”. Esto va en contra de lo que los proponentes del calentamiento global dicen, pero hasta ahora, ellos no han reconocido este hecho.

El artículo sigue diciendo; “A su vez, el nivel de co² sigue aumentando de 280 p.p.m. y dicen que es posible que llegará a 560 p.p.m. en 2100. Esto sirve para comprobar que el co² no causa un cambio climático”.

Hay más de una razón por tanto interés en los cambios climáticos. Una es el hecho de que la gente quiere leer lo que causa alarma. Muchos son atraídos a artículos y documentos que declaran que nuestro planeta está amenazado por algo serio. Los periodistas llaman semejantes artículos “che Marta” porque el hombre lee algo y dice, “Che Marta, escucha esto”. En las páginas web sobre el tema casi un 100% lo toman como si fuese todavía una amenaza al planeta.

Otra razón es que muchos científicos reciben grandes cantidades de dinero del gobierno para hacer estudios sobre lo que parece amenazar nuestro ambiente. Ellos no quieren reconocer que la amenaza no existe porque la gran fuente de su sustento desaparecería. Cientos de patos gordos van a perder su sueldo lucrativo.

Muchos ignoran o niegan la verdad para seguir promoviendo una alarma. Tarde o temprano estos pseudo-intelectuales tendrán que humillarse y reconocer que se equivocaron.

 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*