El hombre de Dios y su llamado

Ningún oficio sobre la tierra es tan complejo, tan glorioso, tan mal entendido y tan frustrante como el de ser un ministro de Dios, pastor de una iglesia local, pregonero de la verdad eterna. Habiendo sido ministro por 48 años y pastor por 25, (más 5 años de ayudante) creo […] Leer más »