Cristo purifica el templo

Juan 2:13-19

Hay un sorprendente contraste entre la escena de la boda en Caná de Galilea (Jn. 2:1) y la de la pascua en el templo de Jerusalén. En uno, Cristo era un invitado, en el otro, era un extraño mal recibido, aunque el templo era, en sus propias palabras, “la casa de mi Padre” (Jn. 2:16). En uno el produjo un milagro de gracia, en el otro un milagro de juicio. Honrarlo es ser bendecido, deshonrarlo es ser condenado. El templo es una figura tanto del cuerpo del Señor como del nuestro (Jn. 2:21 y 1 Cor. 6: 19). A la luz de esto, examinaremos este milagro de purificación.

I. El verdadero carácter del templo. El Señor lo llama “la casa de mi Padre” (Jn. 2:16). Fue identificado con el nombre de Dios, y debía ser un testimonio para él. Allí mismo, Dios se revelaba a sí mismo, y el hombre tenía comunión y adoraba. Era la casa terrenal del Rey celestial y eterno. Pero ahora, “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Cor. 3:16). Vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios ha dicho: “Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16). Después de que el templo de Jerusalén quedó “desolado” por el rechazo de Cristo, el Espíritu Santo descendió en Pentecostés y tomó posesión de ciento veinte “templos”, de modo que se convirtieron en testigos del Señor Jesucristo (Hch. 1:8).

II. Cómo se profanó el templo. Fue profanado por aquellos que profesaban ser los amigos del templo, que usaban su religión como una capa, para poder obtener ganancias mundanas para ellos mismos. Tenían un celo para la casa de Dios, porque esto les traía beneficios personales, pero no tenían celo para Dios mismo, ni por el honor de su nombre. Es posible tener un celo para la casa de Dios (la iglesia) y, sin embargo, estar profanando el templo del Espíritu Santo todo el tiempo. “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él” 1 Cor. 3:17). Hay un celo religioso que es profano y contaminante a los ojos de Dios; es un celo encendido en el altar vano del amor propio, y alimentado con el combustible de ambiciones egoístas y mundanas. Esa vida cristiana está completamente contaminada y está gobernada por motivos tan sórdidos y degradantes. Estar más preocupado por el cuerpo, o las formas y ordenanzas de la iglesia, que el propósito del Espíritu Santo en el cuerpo o iglesia, es introducir un tipo de comercio en las cortes sagradas que contaminan y deshonran a la casa y nombre de Dios. Toda la mentalidad mundana y la búsqueda de uno mismo traen la contaminación moral a ese cuerpo que es el templo del Espíritu Santo.

III. Cómo se trata a Cristo en un templo contaminado. “El celo de tu casa me consume” (Jn. 2:17). Estaban tan celosos de las cosas de la casa que el mismo Señor de la casa era para ellos como uno que había sido devorado y puesto fuera de la vista. Él no tenía lugar en todas sus citas, ni voz en nada de lo que hacían. Se le trató como si no tuviera ninguna reclamación absoluta sobre ellos ni sobre los asuntos de la casa. Este es el lugar en el que el Todopoderoso Redentor obtiene las vidas de aquellos que, por su beneficio y honor entre los hombres, han permitido que el amor del mundo consuma la semejanza a Cristo, o aquellos que son tan celosos por las cosas de la religión que no tienen tiempo ni deseo de verdadera comunión con Cristo mismo. Tienen una forma de piedad, pero niegan a él quien es la fuente del poder. Oh, fanático de lo externo de la iglesia, ¿qué estás haciendo con Cristo?

IV. Cómo se purificó el templo. Fue purificado por la llegada del Maestro mismo. Su presencia significa pureza. Los intrusos, con su comercio contaminado, fueron “expulsados”. No hay otro remedio para esos pensamientos y motivos que deshonran a Cristo, que lo han estado excluyendo de su propia casa y estableciendo un negocio en su nombre para el honor y la gloria de uno mismo. ¿Quién de estos desgraciados usurpadores podrá pararse cuando aparezca? Porque es como el fuego refinador. Se sentará en el trono del corazón como un refinador y purificador de plata. “He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia” (Mal. 3:1-3).

El azote puede ser necesario, pero en las manos de este purificador misericordioso es un azote con “cuerdas pequeñas”. Debe ser una gran pesar para su corazón ver un alma redimida por su propia sangre para convertirse en un templo de Dios, llegar a ser una mera “casa de mercado” (Jn. 2:16). No perteneces a ti mismo, “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Cor. 6:20). Dele a Cristo el lugar que le corresponde en el templo del corazón, y esos motivos egoístas y profanados, que son como tantos mercaderes malvados, serán rápidamente expulsados de tu vida.

V. La señal de su autoridad como purificador. Después de que se despejó esta “feria de vanidades” de los atrios del templo, los judíos le preguntaron: “¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?” (Jn. 2:18). El hecho de que fue capaz de expulsarlos a todos por el poder de su propia palabra y voluntad, ya que no fue por mera fuerza física, pudo haber sido prueba suficiente de su autoridad divina, pero él respondió: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré… Mas él hablaba del templo de su cuerpo” (Jn. 2:19-21). Su poder para resucitar de entre los muertos es la evidencia de su poder para purificar el templo para la gloria del Padre. ¿Puede él ahora purgar el corazón y limpiar la vida de cualquier cosa contaminante? Su resurrección es la respuesta, la señal. Esta generación malvada, o esta dispensación del mal, no tendrá otra señal dada a ella, sino la señal de Jonás el profeta (Mat. 12:39-40).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*