¿Debería el creyente considerar la vestimenta apropiada para la adoración pública?

En la adoración pública a Dios, se espera una vestimenta apropiada. El mundo social y de negocios requiere una manera de vestir apropiada (ventas, reuniones especiales, restaurantes, etc.).

Aunque no estamos en este mundo para impresionar a alguien, sí hay un testimonio que damos tanto para otros creyentes como para inconversos, queramos o no queramos aceptar que así es, estemos o no estemos concientes de eso. Por ejemplo, hablando en términos generales, el ir a un restaurante y ver a sus empleados apropiadamente aseados y cuidadosos de su apariencia nos dará confianza que estaremos recibiendo una comida de calidad; por lo general un local y empleados aseados influyen en el mismo empleado a dar un mejor producto al cliente. Por supuesto, el asunto de adorar al Señor Dios ciertamente sobrepasa los negocios de este mundo.

El no importarle al creyente la manera en que se viste hace que tampoco le importe su actitud ni sus acciones. Esta actitud de descuido espiritual al escoger su vestimenta produce una pérdida de reverencia a Dios, la cual se requiere en nuestra adoración pública colectiva. Como consecuencia, esto conducirá a una pérdida de nuestra relación con Dios saludable y satisfactoria.

Por respeto al Señor y Su iglesia, debemos desalentar el uso de vestir ropas inadecuadas o inapropiadas. La familia de la iglesia especialmente debería de abstenerse de vestir pantalones cortos, faldas o vestidos cortos, blusas o vestidos con escotadura provocativa, ropa que se identifica con estilos y modas contrarios al buen carácter bíblico o cualquier otra vestimenta que:

  1. …le quite o le reste a la dignidad de la ocasión;
  2. …le quite o le reste al testimonio que honra a Dios, dando así un mensaje incorrecto a aquéllos que están dentro o fuera;
  3. …le quite o le reste a la influencia positiva cristiana a otros hermanos, en vez de eso dando el ánimo carnal a otros de ir aún más allá de ejercitar el buen gusto en el vestir durante la adoración pública;
  4. …le quite o le reste a la modestia, y por lo tanto, también a la moralidad.

Así como el mundo tiene una norma para ser recibido en lo social y en los negocios apropiadamente a su ocasión, los cristianos vistámonos correctamente como hombres y mujeres de Dios, para mostrar a otros la reverencia pública a Dios y para Dios.

Evitemos terminantemente cualquier cosa que no nos dirija o no contribuya edificantemente a la adoración pública del único Dios y Salvador. Mantengamos un testimonio radiante y de recato en estos días difíciles y exigentes de la sociedad, la carne y el diablo que hacen todo lo posible para que la iglesia de Dios baje la guardia de ser la luz y la sal de este mundo.

El Escudo de la Fe

 

Compartir en Facebook

One Response to “¿Debería el creyente considerar la vestimenta apropiada para la adoración pública?”

Read below or add a comment...

  1. Martin says:

    Seria bueno si refuerzan los contenidos con versículos de las sagradas escrituras.

Responder a Martin Cancelar respuesta

*