El aborto y la santidad de la vida

La definición técnica es la terminación del embarazo antes de la semana 20 de gestación, otros lo definen como la terminación del embarazo antes de que el bebé sea viable.

Se le puede dividir en dos grupos: el espontáneo, que consiste en la terminación del embarazo sin interferencia directa de ninguna clase y el otro tipo de aborto llamado inducido en el cual la terminación del embarazo es por causas no naturales, ya sea por medicación o instrumentación.

El aborto espontáneo se presenta generalmente dentro de los 3 primeros meses del embarazo, estadísticamente lo presentan el 10% de las mujeres. Las causas son diversas, pero en un 60% de los casos se puede atribuir a defectos ovulares (o sea defectos en el desarrollo del óvulo fecundado), el otro 40% de los casos puede tener diversas causas maternas (hormonales, anatómicas, infecciosas y en algunos casos no se puede precisar él por qué.

El aborto inducido, algunos le dan diferentes denominaciones, como: aborto terapéutico, aborto legal o aborto criminal. Es difícil aceptar indicaciones sociales, económicas, pseudomédicas o de cualquier índole para interrumpir un embarazo.

Cuando comienza la vida:

En el Primer Congreso Internacional sobre el aborto, efectuado en Washington D. C. en 1967 incluyó investigadores de diversas ramas: bioquímicos, biólogos, médicos para tratar el tema: “’¿Cuándo comienza la vida?”. Después de dos días de discusión, emitieron la siguiente conclusión:

“En el momento de la concepción genéticamente se crea un individuo nuevo y completo”.

A esta declaración importantísima hay que agregar los siguientes hechos: al término del primer mes de embarazo, el corazón y cerebro están ya presentes, a los 2 meses el bebé mide aproximadamente, lo que mide el dedo pulgar de un adulto, pero ya hay manos, dedos pies; al tercer mes él bebe tiene movimiento, abre y cierra la boca; al nacer el único cambio, es la vía de alimentación y de respiración. Tenemos toda la evidencia científica para demostrar que es un nuevo ser humano que tiene vida.

Considero que el problema radica en conocer o reconocer el principio de la santidad de la vida. Creo, sin temor a equivocarme, que el respeto por la santidad de la vida se ha erosionado significativamente conforme el hombre ha entrado del siglo XX entra al siglo XXI.

La Biblia y la Santidad de la vida:

En términos bíblicos, la santidad de la vida humana está fundada en su creación. La humanidad no es vista como un accidente cósmico, sino como el producto de una cuidadosa creación ejecutada por un Dios eterno. La dignidad humana se deriva de Dios. El hombre como una criatura infinita, dependiente y contingente recibe un gran valor por parte de su Creador.

El relato de la creación en el Génesis provee una estructura para la dignidad humana: “Entonces dijo a Dios. Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves del cielo, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó”. Gén. 1:26-27.

El haber sido creados a la imagen y semejanza de Dios es lo que coloca a los humanos aparte de todas las demás criaturas. La estampa de la imagen y de la semejanza de Dios conecta a Dios y a la humanidad de manera única a pesar de la caída, que nos hizo perder nuestra imagen pura; sin embargo, seguimos siendo humanos. De esto podemos deducir que es la humanidad y no lo animales la que fue creada a la imagen de Dios. Es al humano al que se le da un papel de dominio sobre la tierra.

Jesucristo dio la explicación más importante del concepto del Antiguo Testamento sobre la santidad de la vida: “Oíste que fue dicho a los antiguos: No matarás y cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio a su hermano, será culpable ante el concilio, y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno del fuego”. Mt. 5:21-22. Aquí Jesús amplió las implicaciones de la Ley del Antiguo Testamento. Lo que Jesús dijo fue que la ley en contra de matar incluye una ley en contra de cualquier cosa que implique lastimar a otro humano de manera alguna.

Relacionado esto con la santidad de la vida y el aborto se puede hacer una conexión sutil pero relevante: Si no se puede probar con certeza que un feto sea una persona viva, no hay duda de que sea un ser humano en potencia. No está en estado estático y sin acción, está en un proceso dinámico, el cual sin ninguna interferencia, dará paso a una persona viva.

Ahora viene el razonamiento cuidadoso y cercano. Jesucristo ve la ley que hay en contra del matar, como algo que incluye no sólo el acto mismo de matar, sino también las acciones del matar potencialmente.

Por otra parte una prohibición negativa en contra de matar o del potencial de hacerlo, implícitamente implica un mandato positivo para trabajar por la protección, sostenimiento, y respecto a la santidad de la vida.

Argumentos en pro del aborto inducido:

1. Asesinato

El oponente de matar es promover la vida.

Ninguna ley que prohíba el aborto ha evitado que alguna mujer decida, por peligroso que sea, él ir a buscarlo donde lo halle. Esto equivaldría a que si una persona que sabe que esta prohibido matar, una vez que ha tomado la decisión de matar a pesar de los peligros que implica, nada podrá evitar que lo haga. Esto es evidente, pero este razonamiento no le confiere un valor ético, al hecho.

2. Violación e incesto

El caso de la violación e incesto.- Es difícil imaginar el trauma tan severo que atraviesa una mujer que queda embarazada a causa de una violación, que tiene que tomar una decisión con respecto al bebé no deseado. Creo que es difícil imponer una obligación legal en tal víctima para que continúe con su embarazo. Sin embargo, este caso en particular no puede apoyar por sí solo la despenalización del aborto.

3. Motivo médicos

Por ejemplo la rubéola, enfermedad viral que puede producir malformaciones congénitas, si la padece la madre dentro de las primeras nueve semanas de embarazo. Hoy en día antes de que la mujer se embarace se puede, mediante una prueba en la sangre, saber si ya padeció rubéola y si no, se le puede vacunar antes de que se embarace.

4. Razones sociales-humanitarias

Este argumento busca apoyar el aborto legal basándose en la idea de que se acabarán las complicaciones (muchas por hemorragias, perforaciones uterinas, esterilidad posterior, partos prematuros posteriores) pero no se toman en cuenta los daños emocionales (depresión, sentimientos de culpa).

5. Niños no deseados

Al vivir en una cultura que privilegia el placer, podemos entender que se trate de evitar las consecuencias de la búsqueda de placer a toda costa. Los niños producto de relaciones sin amor, se les llama Niños no Deseados; quizás no deseados por una madre natural. Pero siempre existe la posibilidad de la adopción por parejas dispuestas a darle amor.

6. Es mi cuerpo

Es mi cuerpo y tengo derecho a decidir sobre él, lo que yo quiera.—Este argumento encierra una verdad y una falacia verdadero, porque la mujer tiene derecho de decidir cuando quiere embarazarse. Falso porque una vez que hay una nueva vida, la mujer no tiene el derecho de tomar la otra vida en sus manos, de hacerlo esta violando el principio de la santidad de la vida.

Antes de que decidamos participar en un aborto, debemos tener en consideración cual es el punto de vista de Dios en esta cuestión. El ignorar esto es ignorar el llamado de la conciencia, es colocarnos en una situación arriesgada. Cuando dudes no lo hagas y busca ayuda y consejo, hay una vida inocente de por medio.

Tribuna Bautista Bíblica
Año 7 #20

 

Compartir en Facebook

2 Responses to “El aborto y la santidad de la vida”

Read below or add a comment...

  1. Hno Giovanny Mosquera says:

    Gracia y paz a vosotros mis hermanos en cristo.
    El tema sobre el ABORTO, es un tema que se discute hoy en mi pais (Ecuador) ya que se esta en la ASAMBLEA NACIONAL reformando EL CODIGO PENAL que sera LA LEY ORGANICA PENAL ya que en esta hay en debate un articulo que penaliza el aborto y solo lo permite en caso de que clinicamente se compruebe que el feto no va a vivir, a criterio personal el aborto es prohibido por Dios y las leyes que lo prohiben solo complementan lo que Dios dice.

    Este articulo es excelente mis hermanos en Cristo. Bendiciones

Responder a Hno Giovanny Mosquera Cancelar respuesta

*