El carácter de Cristo

Mateo 12:18-21

En estos versículos tenemos un hermoso y correcto retrato de nuestro divino Señor. Enseñados por el Espíritu de Dios, los ojos claros de ellos lo vieron claramente, aunque de lejos. Señores, si quisieras ver a Jesús, míralo delante de ti aquí como …

I. El Elegido. “Mi siervo, a quien he escogido”. Esta elección se hizo antes de la fundación del mundo (Ef. 1:4). Fue una elección limitada por la gracia infinita, elegida como el Cordero para ser sacrificado. Aunque los hombres lo rechazaron, él sigue siendo el elegido de Dios, y precioso. Concordemos con la elección de Dios.

II. El Obediente. “He aquí mi siervo”. Este es el siervo que no puede fallar ni se desanima (Isaías 42:4). Él se deleitó en hacer la voluntad de su Padre. Dijo en el comienzo de su obra: “en los negocios de mi Padre me es necesario estar” (Lucas 2:49); y al final, “He acabado la obra que me diste que hiciese” (Juan 17:4). Él fue “obedientes hasta la muerte” (Fil. 2:8), porque su amor era más fuerte que la muerte.

III. El Amado. “Mi Amado, en quien se agrada mi alma”. Hay un fuerte consuelo para nosotros aquí—en que Cristo fue, como el Siervo de Dios y en la semejanza de hombre, agradable al alma de Jehová. Se abre de par en par la puerta por lo que podemos ser aceptados en el Amado.

IV. El Ungido. “Pondré mi espíritu sobre él”. En el Jordán se cumplió esta Escritura cuando el Espíritu como paloma vino sobre él. Allí y entonces fue sellado por Dios el Padre (Juan 6:27), poseído y preparado para la gran obra que tenía que hacer. Cada cristiano necesita esto.

V. El Revelador. “Anunciará juicio”. La verdad se da a conocer a través de él, porque él es la verdad. Entrar en contacto con Cristo es entrar en la verdad de Dios, tanto de nosotros mismos como de él mismo. Cristo como la sabiduría de Dios habla las palabras de Dios (Juan 3:34).

VI. El Humilde. “No contenderá, ni voceará”. ¿Cómo podría, cuando se encomendó al que es “poderoso para guardaros sin caída”? (Judas 1:14). Nunca buscó el favor de los hombres para su propio bien. “Soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29). Cuando un cristiano se agobia y se desespera, es una evidencia de debilidad e incredulidad. “El siervo del Señor no debe ser contencioso” (2 Tim. 2:24).

VII. El Simpatizante. “La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará”. No romperá la caña cascada de un cristiano débil, pusilánime y sin canto en la vida. En la ternura y la paciencia le amarrará. Él no apagará el lino humeante de un cristiano parpadeante e impotente en su testimonio, sino que derramará un suministro fresco del Espíritu de gracia. La falta de aceite (Espíritu) hace que un testimonio sea lleno de humo.

VIII. El Conquistador. “Hasta que saque a victoria el juicio”. Su verdad triunfará. “Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” (Isaías 53:11).

IX. El Confiable. “En su nombre esperarán los gentiles”. Su nombre es como un clavo en un lugar seguro; lleva todo lo que se le cuelga. No como las estacas podridas que los hombres hacen y arreglan para sí mismos (Hechos 4:12).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*