El modo y el tiempo de la venida de Cristo

Cuando venga por su pueblo, serán “arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire” (1 Tes. 4:17), pero los que están en la tierra no lo ven. Cuando aparece con sus santos todo ojo lo verá. Como apareció a sus discípulos después de su resurrección y se mostró él mismo, así aparecerá por segunda vez y manifestará su gloria. Para poner la verdad en orden, vamos a preguntar:

I. ¿Cuál será la manera de su aparición? Será:

1. Cierto. “Si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez” (Juan 14:3). Su venida otra vez, entonces, es tan segura como su partida. “Vendré otra vez «. Esta no es la venida de la muerte, sino él mismo. “El Señor mismo … descenderá del cielo” (1 Tes. 4:16).

2. Personal. “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11). Una venida espiritual, o la venida del Espíritu Santo, no sería “este mismo Jesús”.

3. Repentino. (Mal. 3:1-3). “Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo”. (Mar. 13:35-36). Su venida será tan rápido como un relámpago (Mat. 24:27).

4. Visible. “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá” (Ap. 1:7). “Desde ahora veréis al Hijo del Hombre” (Mat. 26:64). ¡Qué vista para los de esta edad, los amantes de placeres, que han rechazado a Cristo! “Todos los linajes de la tierra harán lamentación por él” (Ap. 1:7).

5. Glorioso. “La manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13). Cuando vino por primera vez, “se despojó a sí mismo” (Fil. 2:7) y se convirtió en el “varón de dolores” (Isa. 53:3), pero cuando aparezca la segunda vez después del arrebatamiento y la subsecuente tribulación, vendrá con “gran poder y gloria” (Mar. 13:26).

6. Con sus santos. “He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas 1:14). “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col. 3:4). Para entonces, “seremos semejantes a él” (1 Juan 3:2). Este es el fruto de la gracia. ¡Bendito sea el Señor que nos ha hecho partícipes de un llamado tan elevado y santo! (Ef. 1:16).

7. Estableciendo justicia. Él va a “dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él” (Judas 1:15). Él “juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud” (Sal. 98. 9). “Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz” (Sal. 72:7).

II. ¿Aparecerá antes o después del milenio?

Este es un punto en disputa. Puede ayudar en conducirnos a la verdad por ver la condición del mundo cuando él aparece, como se describe en las Escrituras:

1. ¿Qué dicen los profetas? (Dan. 12:1-2). En el momento Miguel, el primer príncipe, se levanta para la gente. Será un momento de problemas como nunca había existido desde que hubo una nación Miguel seguramente representa al Hijo de Dios, porque al levantarse, o aparecer, muchos resucitan de entre los muertos (Dan. 12:2). Aquí se dice que la gente está en severa oscuridad cuando el Señor se levanta en su gloria (Isaías 60:1-3). Aquí el Señor está representado como luchando contra las naciones, cuando sus pies estén sobre el monte de los Olivos (Zac. 14:3-4). No hay milenio aquí cuando él llega.

2. ¿Qué dicen los evangelistas? “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega” (Mat. 13:30). Cuando el Señor de la viña viene, él no encuentra que la justicia prevalece, porque “A los malos destruirá sin misericordia” (Mat. 21:37-41). Cuando llegó el novio, cinco de las vírgenes se encontraron incapaces de entrar, y fueron excluidas (Mat. 25:10-12). “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre” (Lucas 17:26). El mundo estaba en su peor momento en lugar del mejor cuando vino el diluvio. Si las cosas van a seguir mejorando (espiritualmente) hasta que Cristo venga, ¿cuál es el significado de estas palabras?: “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8). Antes de que venga el Hijo del Hombre con poder y gran gloria, estarán “desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra” (Lucas 21:26).

3. ¿Qué dicen los otros apóstoles? “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe” (1 Tim. 4:1). ¿No está este signo entre nosotros ahora? “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía (2 Tes. 2:3). Esta apostasía de la fe del evangelio será el resultado de la influencia de los “burladores” que han de venir en los postreros días (2 Pedro 3:3). ¿Por qué debemos esperar que en estos últimos días vendrán tiempos pacíficos, cuando el Espíritu Santo haya declarado expresamente que en los “postreros días vendrán tiempos peligrosos”? (2 Tim. 3:1). No se trata de la falla del evangelio, o del poder del Espíritu Santo, sino más bien cuál es el propósito revelado de Dios. Tengamos cuidado de que, con respecto a esta gran y preciosa verdad, el Señor no esté diciendo a nosotros, “mis pensamientos no son vuestros pensamientos” (Isa. 55:8).

ESTUDIO II

Los resultados y signos de su aparición. Tomemos en cuenta la diferencia entre su venida por su pueblo y su venida con su pueblo.

I. Algunos de los resultados cuando venga por su pueblo. Habrá:

1. La resurrección de los muertos en Cristo. “Los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tes. 4:16). “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección” (Ap. 20:6). Este fue el deseo de Pablo (Fil. 3:1l). Llamada “la resurrección de los justos” (Lucas 14:14), y la “resurrección de vida” (Juan 5:29).

2. La transformación de los vivientes. “No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción” (1 Cor. 15:51-53). Entonces seremos “revestidos de aquella nuestra habitación celestial” (2 Cor. 5:2). Enoc, por ser traspuesto, no experimentó la muerte (Heb. 11:5).

3. El arrebatamiento de todos los santos. “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. (1 Tes. 4:16-17). Este será el cumplimiento de Juan 14:3: “vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo”.

II. Algunos de los resultados cuando aparece con su pueblo. Él va a…

1. Manifestar a los suyos. “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col. 3:4). “Cuando él se manifieste, seremos semejantes a él” (1 Juan 3:2). Los ocultos serán entonces revelados. El mundo entonces verá la bienaventuranza de ser cristiano.

2. Dar retribución a los desobedientes. “Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio” (2 Tes. 1:7-8). Los ángeles poderosos mencionados en este pasaje son los “ángeles de su poder”. Pueden ejecutar este terrible juicio sobre los incrédulos endurecidos contra el evangelio. (Isaías 2:19).

3. Restaurar a su pueblo de antaño. Cuando él aparezca, «mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán” (Zac. 12:10). Pero “en aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén” (Zac. 13:1). “Todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador” (Rom. 11:26).

4. Juzgar las naciones. Esto se enseña claramente en Mateo 25:31-46. La gran imagen del poder del mundo y el gobierno injusto se rompe en pedazos con la venida de esa piedra, sobre el cual las manos de los hombres no tienen control (Dan. 2. 31-35), y “toda la tierra sea llena de su gloria” (Sal. 72:19).

5. Destruir al anticristo. “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tes. 2:8).

6. Reinar sobre las naciones. “Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna. Dominará de mar a mar … Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán”. (Sal. 72:7-11). “Y Jehová será rey sobre toda la tierra” (Zac. 14:9). Las guerras cesarán y habrá en toda de aquel cuyo derecho es de reina. ¡Ven, Señor Jesús, ven pronto! “Toda la creación gime a una” en espera de ese día (Rom. 8:22).

7. Premiar a los fieles. Un esquema perfecto o un programa de estos próximos eventos se encuentran en Lucas 19:11-27, dado por el Señor mismo. Sus siervos son recompensados según sus obras en su venida. Este es ciertamente el juicio del apóstol en 2 Corintios 5:10. Las recompensas diferirán según la medida de fidelidad. Tal como “una estrella es diferente de otra en gloria. Así también es la resurrección de los muertos” (1 Cor. 15:41-42).

III. Algunas de las señales de su venida.

Como vimos en nuestra última lectura, las Escrituras no enseña que el mundo se convertirá antes de que él venga, pero hay ciertas señales dadas para indicar la proximidad de su acercamiento.

1. La predicación del evangelio a todas las naciones. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; (no a las criaturas) y entonces vendrá el fin” (Mat. 24:14). Incluso pasando por alto el hecho de que esto realmente se realizó en los días de los apóstoles (Rom. 10:18; Col. 1:5-6, 23) no podemos sino creer que se sigue cumpliendo hoy.

2. El brote de la higuera. Es una inferencia natural y legítima que nuestro Señor en esta parábola se haya referido a la nación judía (Lucas 21:29-31). Que están mostrando signos de vida fresca, y que la visión de Ezequiel de los huesos se está cumpliendo ante nuestros ojos de una manera nunca hasta ahora abordada debe ser más evidente para todos.

3. Los riesgos de los tiempos. Nos advierten que “en los postreros días vendrán tiempos peligrosos” (2 Tim. 3:1). “Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra” (Lucas 21:26). Esta no es la visión de un pesimista, sino de un creyente en Dios.

4. El clamor de los amigos del novio. “Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!” (Mat. 25:6). A la medianoche vino. “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche” (2 Pedro 3:10). Este grito se está levantando en estos días. “He aquí que viene” (Apoc. 1:7). La hora no es fija, pero el hecho de su venida cercana se está anunciado en todo el mundo, aunque muchos no lo creen. La condición y estado del mundo ha motivado a muchos a tomar en serio la advertencia, “levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28).

ESTUDIO III
SU REINADO PERSONAL

Si uno pone a un lado el prejuicio y la incredulidad, no será difícil entender esta parte tan interesante de la revelación divina. El profeta Zacarías establece el conjunto de la materia ante nosotros en orden. El método de muchos es de literalizar lo que se refiere al pasado, y espiritualizar todo lo que se encuentra en el futuro. En la profecía de Zacarías vemos…

1. El nacimiento del Mesías anunciado. “Porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti” (Zac. 2:10).

2. Su carácter predicho. “He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y edificará el templo de Jehová. El edificará el templo de Jehová, y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono, y habrá sacerdote a su lado” (Zac. 6:12-13).

3. La manera de su apariencia pública. “He aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna” (Zac. 9:9).

4. Su rechazo previsto. “Y mirarán a mí, a quien traspasaron” (Zac. 12:10).

5. Su segunda venida. “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos” (Zac. 14:3-4). Observe que esto es después de haber sido perforado y herido en la casa de sus amigos (los judíos) (Zac. 13:6).

6. Su reinado. “Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre” (Zac. 14:9).

7. El milenio. “En aquel día estará grabado sobre las campanillas de los caballos: SANTIDAD A JEHOVÁ” (Zac. 14:20). ¿Qué podría ser más simple que esto? El programa está completo, el orden está en perfecta armonía con la enseñanza del Nuevo. Testamento. Mira entonces a…

I. El reinado de Jesús.

En Isaías 9:6-7 el niño que nos es nacido, el hijo que nos es dado, ha de tener el gobierno sobre sus hombros, y su reino se establecerá, no con gracia, pero con “juicio y en justicia desde ahora y para siempre” (Isaías 9:7). El mensaje del ángel a María fue: “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin (Lucas 1:32-33). Nuestro Señor no está ahora en el trono de su padre David, reinando sobre la casa de Jacob, sino en el trono de su Padre en el cielo, como nuestro gran sumo sacerdote. Los magos, guiados por Dios en la búsqueda de Jesús, preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?” (Mat. 2:2). La respuesta ya se había profetizado: “he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno” (Zac. 9:9). Pilato le dijo estando en las profundidades de su terrible humillación: “¿Luego, eres tú rey?” (Juan 18:37). Jesús no negó la verdad, sino que la reconoció audazmente, diciendo: “Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo” (Juan 18:37). “Este es Jesús, el rey de los judíos” (Mateo 27:37).

II. La esfera de su reinado.

“Y Jehová será rey sobre toda la tierra” (Zacarías 14:9). Desde la salida del sol a la puesta de la misma (Mal. 1:11). “Y todos los confines de la tierra verán la salvación del Dios nuestro” (Isaías 52:10). Los reinos de este mundo se convertirán en el reino de nuestro Señor y de su Cristo. Él juzgará entre las naciones (Isaías 2:4). Todos serán bendecidos en él. “Benditas serán en él todas las naciones; Lo llamarán bienaventurado” (Sal. 72:17). “En el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Fil. 2:10-11). Gobernará a las naciones con vara de hierro como Rey de Reyes y Señor de Señores (Ap. 19:15-16). “Hasta que fuesen cumplidos mil años” (Ap. 20:3).

III. La naturaleza de su reinado.

Se ha dicho: “Como el sacerdote, así la gente», y así será “como rey, así el reino”. El gobierno de este rey será supremo, “Rey de Reyes”, por lo que el reino participará de todas las características del rey. Habrá:

1. Liberación del poder de Satanás. Será atado por mil años y arrojado en el abismo (Ap. 20:2-3). Entonces toda la tierra tendrá descanso y tranquilidad (Isa. 14:7). Entonces vendrá el tiempo de tormento para los espíritus inmundos (Mat. 8:28-29).

2. Armonía universal. “Toda la creación gime a una”, a la espera de ese día de redención (Rom. 8:22-23). Entonces “volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaías 2:4). “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová” (Isa. 11:6-9). Paz en la tierra y buena voluntad entre los hombres.

3. Prosperidad para los justos, y el justo juicio para los pobres (Sal. 72:1-14). Cristo se manifestará como el rey de justicia y el rey de paz (Heb. 7:2; 2 Pedro 3:13).

4. Una ampliación de la vida humana. “El niño morirá de cien años” (Isa. 65:20). “No edificarán para que otro habite” (Isaías 65:18-25). “No dirá el morador: Estoy enfermo” (Isaías 33:24).

5. Salvación para los paganos. “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. (Sal. 2:8). “Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti” (Sal. 22:27). Todos los pueblos, naciones y lenguas le servirán. (Dan. 7:13-14; Sal. 82:8).

6. Honor para los santos. Ellos “reinarán con él mil años” (Ap. 20:6). “Nos hizo reyes y sacerdotes para Dios” (Ap. 1:6). “Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra” (Ap. 5:10). “¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo?” (1 Cor. 6:2). A la venida del Señor, el siervo fiel se hizo gobernante sobre diez ciudades (Lucas 19:17). Estas notas podrían extenderse indefinidamente, pero citaremos una promesa más del Señor resucitado a la Iglesia en Tiatira y repetida en sustancia para la Iglesia de los Laodicenses: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones” (Apocalipsis 2:26; 3:21). También habrá:

7. Gloria para el Salvador. “Benditas serán en él todas las naciones; lo llamarán bienaventurado” (Sal. 72:17), y “toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y Amén” (Sal. 72:19).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*