El poder de la oración colectiva

En tiempos de necesidad, de tribulación y de sufrimiento tenemos el recurso de la oración. No sólo el recurso de la oración personal, sino también el recurso de la oración colectiva. Es cierto que la oración personal es muy importante; y a menos que las personas reunidas en un grupo de oración tengan una vida de oración personal con el Señor, serán de estorbo para que Dios conteste las peticiones. En Mateo 6:5-8 se indica claramente la superioridad de la oración personal.

Pero qué bueno que no estamos solos; tenemos el apoyo de los hermanos en Cristo (Santiago 5:14-16) ¡Qué lástima que muchos están muy ocupados y no asisten a la reunión de oración en la Iglesia! No es que no tengan necesidades, sino que están menospreciando el privilegio tan grande que Dios nos dejó de la intercesión de la oración colectiva por parte de la iglesia local, “pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él” (Hechos 12:5). ¡Qué bueno es pertenecer a una Iglesia local!

Veamos algunos factores que estaban presentes en esta oración colectiva, los cuales deberían estar presentes en nuestras reuniones de oración como iglesia:

FUE UNA ORACIÓN DE URGENCIA

Jacobo acababa de ser matado, Pedro estaba encarcelado. Hasta en tiempos de desesperación el incrédulo está dispuesto a someterse a medidas extenuantes; pero para el creyente, los tiempos de desesperación son tiempos de oración (Jer. 33:3; Lc. 18:18). Estoy convencido que muchas de nuestras oraciones no son contestadas, porque no clamamos fervientemente ni consistentemente (Gén. 18:20-21; 19:13; Ex. 2:23-25; 3:7-10; II Sam. 22:4-7; Sal. 34:17). Cuando un creyente trae una petición es urgente.

FUE UNA ORACIÓN EN LA QUE TODOS ESTABAN DE ACUERDO

Las Escrituras nos señalan: “Pero la iglesia…” (v. 12), “donde muchos estaban…”. ¿Por qué es tan importante que cooperemos juntos en las peticiones que se traen a nuestra atención en la congregación?

A. Porque hay una promesa condicional garantizada (Mateo 18:19).

B. Porque asegura la presencia del Señor.

C. Porque es en las reuniones de oración que se da a conocer realmente que tan unánime está la iglesia (Hechos 1:14; 2:1).

FUE UNA ORACIÓN QUE SE HIZO FERVOROSAMENTE

Las Escrituras también señalan que “hacía sin cesar oración”. “Sin cesar” literalmente significa que hacían oración de manera ferviente (Rom. 12:11). Si hay algo hoy en día en nuestras iglesias que requiere diligencia, es la oración.

Estamos desesperadamente necesitados de un avivamiento; un toque de la mano de Dios sobre nuestras vidas y ministerios y simplemente no tenemos, porque no pedimos; y si pedimos, pedimos con los motivos equivocados (Stg. 4:2-3)

Pastores, podemos desarrollar estrategias, campañas, días grandes; pero será todo en vano, si no están fundadas en la oración.

A. La falta de oración ferviente es la razón por la cual muchos caen en pecado, otros se desaniman y otros se desvían de los caminos del Señor (Ef. 6:18; II Cor. 1:11; Stg. 5:19-20). Necesitamos interceder los unos por otros (Stg. 5:16; I Tes. 5:25; II Tes. 3:1; Heb. 13:18).

B. La falta de oración ferviente es la razón porque no hay más poder detrás de los púlpitos al predicar (Efe. 6:19-20). Nada da más confianza y denuedo a un predicador, que los miembros en su iglesia, estén haciendo oración sin cesar por él. Sí, es cierto que el pastor debe orar (hay del predicador si no ora) pero debería de haber una congregación de hermanos adultos, jóvenes y niños orando por su pastor porque se parará detrás del púlpito y alimentará a su familia. Habrán personas inconversas presentes, quienes sus almas dependen de que el Espíritu Santo obre a través de ese predicador.

FUE UNA ORACIÓN QUE PUSO A ESA IGLESIA EN CONTACTO CON SU DIOS

Las Escrituras relatan: “pero la iglesia hacía oración a Dios” (v. 12), “estaban reunidos orando”. Necesitamos buscar el rostro del Señor. (Mt. 16:18; I Cor. 3:5-9; Col. 3:23-24) ¿Cómo nos atrevemos a “hacer la obra del Señor” sin estar en contacto con Él?

La razón más grande porque no vemos a Dios obrar hoy como en generaciones pasadas, es porque no tenemos hoy la atención en Dios como las generaciones pasadas la tenían. ¿POR QUÉ?

A. Porque el pecado se ha multiplicado y los cristianos están fríos espiritualmente (Mt. 24:12). Esta es una de las señales de los últimos tiempos, la abundancia de pecado y enfriamiento espiritual (Apoc. 3:14- 17). La iglesia en Laodicea es representativa de la iglesia de Cristo en los últimos tiempos en esta área. Materialistas, pensaban que no tenían necesidad de Dios; “tibios” (Is. 59:1-2).

B. Porque el Señor Jesucristo se encuentra “afuera” de nuestras vidas y de nuestras iglesias queriendo “entrar”… (Ap. 3:19-20). Podemos tener buenos “ordenes de servicio”, “programas”, “música”, “predicación exegética”…Pero si Cristo está afuera… Nos estamos engañando. “No o s engañéis, Dios no puede ser burlado” (Gál. 6:7).

C. Por la desobediencia y la rebeldía a la Palabra de Dios (Isaías 65:1-2; Rom. 10:17-21). El pueblo de Dios pierde las bendiciones que Dios tiene para él, y son dadas a otros (neo-evangélicos, etc.) porque somos rebeldes al llamado de Dios que le busquemos en oración (Isaías 55:6). ¿Acaso Dios les bendecirá a ellos antes o más que a nosotros? Piense en los “Calvary Chapels”, “Centros Cristianos”, Cruzadas Evangelísticas”. Los criticamos por ser neoevangélicos, contemporáneos; de no tener separación y tener desorden y sensacionalismo, pero hacen más énfasis en la oración que la mayoría de nuestras iglesias Bautistas Fundamentales. Nos guste o no nos guste admitirlo; tienen en muchas áreas la bendición de Dios en sus ministerios. No diga que no hermano Pastor Bautista independiente. ¿Acaso usted cree que Dios nos concede nuestras peticiones porque somos dignos? ¿Acaso no es más bien por la fidelidad de Dios y por su gracia que nos oye? ¿No son las misericordias de Dios que “son nuevas cada mañana” y que no conocen barreras denominacionales? Fallamos en reconocer que Dios no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (I Sam. 16:7). Muchas veces somos como el fariseo y pensamos que merecemos más que ellos porque nosotros sí tenemos la posición correcta. Tengamos cuidado; Dios le dijo a Su pueblo: “Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo” (Rom. 10:19; comp. Stg. 4:4).

FUE UNA ORACIÓN EFICAZ PORQUE FUE CONTESTADA

Finalmente, las Escrituras nos señalan que “aquella misma noche” “les contó cómo el Señor le había sacado”. ¿Podremos decir que estamos teniendo resultados? ¿Cuándo fue la última vez que Dios contestó su oración o petición? ¿Qué la hizo una oración eficaz? La urgencia, lo cooperativa, lo ferviente y el haber sido dirigida a Dios.

Finalmente, las Escrituras también señalan que “eran entonces los días de los panes sin levadura” (v. 3). Este era un tiempo de examinación personal. Necesitamos comenzar ahí, en la autoexaminación y no dejar de hacer lo otro, unirse a orar con la iglesia.

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar. (II Crón. 7:14-15)

El Escudo de la Fe

 

Compartir en Facebook

4 Responses to “El poder de la oración colectiva”

Read below or add a comment...

  1. Yessica says:

    Gracias, excelente!

  2. J. Enrique says:

    Buen comentario! pues vemos claramente en la Biblia cómo los grandes hombres de Dios aprendieron a tener tiempo con El y orar los unos por los otros.

    La Biblia enseña claramente que ” David se fortalecía en Jehová su Dios ” pues desafortunadamente es la herida o el pozo de la desesperación la que te enseña a hacer esto, por eso encontramos este versículo de oro en el profeta Jeremías :
    ” Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces ” (Jer 33:3)

    Un saludo para todos los hermanos !

  3. Katia says:

    Hola hermanos, tengo una consulta, tengo una inquietud y hasta una preocupacion y quisiera saber que opina Ud.
    1.-en nuestra pequeña congregacion no pueden orar las mujeres de marera audible en ninguna de las reuniones colectivas de la iglesia
    2.- algun verso en la biblia que diga lo contrario?

    • Diego M says:

      Pues en esta parte de la palabra lo puedes consultar, pero lo dice en las congregaciones en la iglesia corintia, ya que no había orden hoy en día muchas mujeres son cabeza en las iglesias y dirigen un grupo aunque si queremos obedecer la palabra de Dios no se debería hacer, aunque se que Dios conoce nuestro corazón y si un hombre está en pecado tampoco debería subir al púlpito o dirigir una oración, esto requiere mucha responsabilidad y es entendibles que pocos obreros en el campo hay y muchas mujeres por su deseo de participar toman las riendas de dirección.

      1 Corintios 14:34-35

      34 vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.

      35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*