Elías enfrenta al rey Acab en la viña de Nabot

1 Reyes 21:15-29
Si los ángeles inmaculados cayeron en el pecado de la ambición, ¿cómo puede un hombre pecador esperar triunfar con él? La maquinación de Jezabel había llevado al honesto Nabot a una muerte prematura, para que su marido débil pero ambicioso pudiera tomar posesión de su herencia. La codicia de la ganancia ha llevado a otros, además de Jezabel, a terribles actos de tinieblas. El amor del mundo es tan cruel como la tumba. Es como la lactancia de una hermosa serpiente que un día enviará su colmillo venenoso al alma. Observemos aquí
I. El éxito aparente. “Y oyendo Acab que Nabot era muerto, se levantó para descender a la viña de Nabot de Jezreel, para tomar posesión de ella” (1 Reyes 21:16). No le importaba cómo Nabot había muerto mientras esté fuera de su camino para tomar posesión de su valioso jardín. “Obtener, obtener, por las buenas o por las malas”, es el credo del egoísmo con tacón de hierro. ¿Qué mejor son esos traficantes de bebidas, que por su habilidad y astucia han atraído a multitudes a la ruina y la muerte para que puedan tomar posesión de su dinero, que era su única viña?
II. El factor olvidado. “Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella” (1 Reyes 21:17-18). Nunca se ha construido una cámara secreta donde se pueda formar un complot sin la observación de Dios. El factor olvidado en los esquemas de hombres y mujeres mundanos es Dios. Dios no está en todos sus pensamientos. Ciertas cosas pueden tener éxito por un tiempo, como Acab y los constructores de Babel, pero todas las obras del hombre, para ser un éxito final, deben pasar inspección con un Dios justo (Génesis 11:5; 1 Cor. 3:13).
III. Un mandato severo. “Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre” (1 Reyes 21:19). Este fue un mensaje terrible que Elías recibió del Señor Todopoderoso, que es tan infinito en amor y compasión. Dios es amor. Sí; pero mientras “guarda misericordia a millares” (Ex. 34:7), de ninguna manera librará al culpable impenitente. El profeta podría haber preferido llevar un mensaje más amable al rey, pero atenuar las solemnes advertencias de Jehová sería demostrar que es un traidor a Dios y un engañador de almas (Hechos 20:20-27).
IV. La pregunta sorprendente. “Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío?…” (1 Reyes 21:20). El mensajero de Dios descubrió a Acab, como la escritura en la pared descubrió al profano Belsasar. Las sorpresas repentinas seguramente superarán al pecador secreto (Lucas 12:20). “Vuestro pecado os alcanzará” (Núm. 32:23). Pero, ¿por qué el profeta de Dios era su enemigo? Tan solo porque estaba viviendo en enemistad con Dios. ¿Era Elías su enemigo porque le dijo la verdad? “¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?” (Gálatas 4:16). Si el siervo de Dios no encuentra al pecador, algún día Dios mismo lo hallará. ¿Será entonces como un enemigo? La luz es siempre el enemigo de las tinieblas.
V. La respuesta directa. “…Él respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová” (1 Reyes 21:20). Cuando un hombre se ha vendido a la obra del Diablo, seguramente es hora de que sea “descubierto”, y es misericordioso ser detenido en un curso tan fatal. Acab, al venderse a sí mismo, como cualquier otro pecador, había sofocado su conciencia y deliberadamente se había convertido en el esclavo abyecto de la lujuria y el orgullo. Venderse a sí mismo para “hacer lo malo delante de Jehová” es una de las transacciones más culpables y cobardes de las que es capaz un alma humana. Sin embargo, por avaricia de ganancia y amor al mundo, cuántos hay a diario que lo hacen.
VI. Una terrible perspectiva. “He aquí yo traigo mal sobre ti, y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab, tanto el siervo como el libre en Israel. Y pondré tu casa como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ahías, por la rebelión con que me provocaste a ira, y con que has hecho pecar a Israel. De Jezabel también ha hablado Jehová, diciendo: Los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel” (1 Reyes 21:21-24). ¡Qué triste panorama para los ricos pecadores reales! El infortunio que no duerme contra el avaro ha llegado. “¡Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido, para escaparse del poder del mal!” (Hab. 2:9). “Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido” (Mateo 7:2). Estos juicios fueron del nombramiento de Dios, no del profeta. Todos los trabajadores de la iniquidad tienen un futuro terrible, que tarde o temprano se revelará en una terrible realidad. “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8). “Mas los impíos serán cortados de la tierra, y los prevaricadores serán de ella desarraigados” (Pro. 2:22).
VII. La liberación misericordiosa. “Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado. Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: ¿No has visto cómo Acab se ha humillado delante de mí? Pues por cuanto se ha humillado delante de mí, no traeré el mal en sus días; en los días de su hijo traeré el mal sobre su casa” (1 Reyes 21:27-29). El arrepentimiento y la humildad ante Dios es la única forma en que los culpables pueden esperar escapar de la indignación santa y ardiente. No hay nada como un descubrimiento de nuestra pecaminosidad ante él para acercarnos humildemente. Aquí hay otra prueba de la disposición de Dios para perdonar al penitente. Él se deleita en la misericordia; el juicio es su obra extraña. El gran testimonio sobresaliente e inagotable de la voluntad de Dios de salvar es la cruz de Cristo (Isaías 57:7).
Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*