Himno Santo, Santo, Santo

Archivo midi

Santo, Santo, Santo. Señor Omnipotente,
Siempre el labio mío loores te dará.
Santo, Santo, Santo. Te adoro reverente,
Dios en tres personas, bendita trinidad.

Santo, Santo, Santo. En numeroso coro,
Santos escogidos te adoran con fervor.
De alegría llenos y sus coronas de oro,
Rinden ante el trono glorioso del Señor.

Santo, Santo, Santo. La inmensa muchedumbre
De ángeles que cumplen tu santa voluntad.
Ante ti se postran bañada con tu lumbre,
Ante ti que has sido, que eres y serás.

Santo, Santo, Santo. Por más que estés velado,
E imposible sea tu gloria contemplar.
Santo tú eres solo, y nada hay a tu lado,
En poder perfecto, pureza y caridad.

Santo, Santo, Santo. La gloria de tu nombre
Vemos en tus obras, en cielo, tierra y mar.
Santo, Santo, Santo. Te adorará todo hombre,
Dios en tres personas, bendita trinidad.

La historia detrás del himno

El señor Reginald Heber legó mucho al pueblo evangélico por medio de sus 57 himnos que escribió, de los cuales, entre los más conocidos, uno es “Santo, Santo” Santo”.

Este hombre de Dios nació en 1783. Cuando niño aún, se podía ver que era una persona excepcional. Procedía de una familia respetable y podía decirse de él, que no supo lo que era una depresión económica. El joven Heber asistió a un internado en donde se caracterizó por su extraordinaria generosidad; tanto era así que alguien dijo que era necesidad de coserle las bolsas en las que portaba su dinero, porque de otra manera pronto se lo daría al primer pobre que encontrara. Vale la pena decir también que en su temprana edad no le faltaron amigos, y frecuentemente por las tardes se pasaba relatándoles las historias interesantes que sabía.

Durante sus estudios comenzó a escribir poemas e himnos y, al concluir su carrera, obtuvo varios premios. Su gratitud al Señor fue grande desde su juventud, y la expresó en reconocimiento de los muchos beneficios recibidos de él.

Fue desbordante el gozo de su madre al saber que su hijo había logrado un premio con su famoso poema “Palestina” recitado en la fiesta de clausura. Recibió muchos aplausos, y cuando su madre fue a su recámara para felicitarlo, lo encontró de rodillas, magnificando a Dios por el éxito de aquella pieza literaria.

Cuando el señor Heber salió de la universidad, aceptó la responsabilidad de un pastorado en un templo evangélico de su pueblo, en Hodnet, Inglaterra. El Señor tuvo a bien usarlo en ese lugar por casi 16 años, durante los cuales vio la necesidad de hacer algo para ayudar a la himnología congregacional. Adquirió un pequeño himnario de Cowper–“Olney Hymns”–pero todavía le hacía falta la música. Esta gran necesidad le hizo comenzar a escribir himnos; tenía sus ideas sobre cómo hacerlo y concluyó que los himnos no deberían tener lenguaje vulgar ni indecoroso–ni contener mensajes que reflejen pasiones humanas de pensamientos inmundos.

Escribió varios himnos misioneros y luego fue electo Ministro de Calcuta.

También sirvió al Señor en Ceilán y en toda Australia. Murió a la edad de 42 años, pero indudablemente su nombre se ha perpetuado a causa de su muy conocido himno “Santo, Santo, Santo”.

 

Compartir en Facebook

11 comentarios en “Himno Santo, Santo, Santo

  1. Saludos:

    ¿Cómo podría conseguir las pistas del himnario que tiene en esta página?.

    Gracias por su respuesta.

    Enrique Burciaga

  2. vivo en la ciudad de mexico d.f. me gustaria que por favor me informara donde puedo conseguir un himnario bautista completo y de la actualida o el mas comun deceo tambien la direccion de donde pueda adquiriro o un disco de pista de los himnarios gracioas que el señor lo cuide
    ho si lo pudo sacar de la computadora pero no se usar la memoria usb gracias

  3. Saludos…
    Desearia me informaran en donde puedo encontrar pistas de este y otros de los hmnos que parecen aqui
    Gracias por la información…

  4. Que el Dios todo poderoso les continúe bendiciendo… vivo en R.D. hato mayor,…….bueno es alabar a Dios pero de la forma correcta como Dios lo exige de nosotros; salmos, himnos y cánticos espirituales. efesios 5-19 y como dice en el libro de los salmos, hacedlo bien, en orden, decentemente, con suavidad…. DIOS es MAJESTUOSO, Dios no es Bachatero, reggetonero, salsero, rokero, merenguero, bolero, SINO majestuoso. eso es lo que debemos de cantar música MAJESTUOSA..

    1. DTB. Estoy muy de acuerdo contigo, pero donde dice que Dios es baladista. Repasate el salmo 150. Las alabanzas no son para los hombres es exclusivamente para DIOS. Si lo hace de manera suave amen, pero el que lo hace mas subido de tono amen.

      (Col 3:23) Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

  5. No estoy de acuerdo en parte de la letra donde dice. Por mas que estes velado. El evangelio se trata de vivir un vida en Cristo y El REVELADO. En la cruz Jesus con sus palabras CONSUMADO ES el VELO SE RASGO en 2 partes. Y ya NO hay velo.

Deja un comentario

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *