Historia de la obra bautista independiente en Puerto Rico (1960-1995)

Por el Dr. Miguel A. Casillas, Presidente del Colegio Universitario Bautista de Puerto Rico

Obras independientes en Puerto Rico no son nada nuevo, pues desde el mismo comienzo de la obra evangélica en Puerto Rico, han habido obreros independientes. Tampoco es algo nuevo las obras fundamentales o fundamentalistas. En efecto, casi todas las obras evangélicas en Puerto Rico comenzaron como obras fundamentales o fundamentalistas. Por un tiempo aquí en Puerto Rico se publicó un periódico con el nombre de EL FUNDAMENTALISTA, en el cual participó el famoso historiador Bautista Dr. Tomás Rosario Ramos.

A medida que la obra evangélica en Puerto Rico se desarrollaba, y mientras más influencias teológicas ésta recibía del Norte y del continente europeo, más se distanciaba de las verdades fundamentales y de los puros conceptos bíblicos. Al extremo que varias de las llamadas denominaciones evangélicas ya no profesan ni promulgan la antigua fe evangélica que con tanto trabajo los primeros pioneros evangélicos esparcieron por la Isla.

Otra razón para el alejamiento de la verdadera fe fundamental evangélica ha sido la influencia pentecostal en las denominaciones evangélicas. Cuando yo era niño, en Puerto Rico existían “Católicos, Evangélicos y Pentecostales”. Hoy en día los Pentecostales se llaman “evangélicos” y muchos de los evangélicos ahora son Pentecostales.

Desde la década del ’60, Dios ha estado trayendo a Puerto Rico mensajeros que han estado predicando la pura fe fundamental y quienes se han identificado como independientes y fundamentales. El grupo que más desarrollo ha tenido lo ha sido el de los Bautistas fundamentales independientes.

Uno de los primeros en abrir una obra Bautista fundamental independiente lo fue el Hno. Charles Cook quien ya mora con el Señor. El Hno. Cook y su esposa abrieron una obra en Puerto Nuevo, la cual se constituyó en iglesia y que duró varios años de establecida. Los Hnos. Cook eran misioneros bajo la agencia Bautista independiente Baptist Mid-Missions.

A la misma vez que los Hnos. Cook establecían su obra, por otro lado de Puerto Nuevo el misionero Bautista independiente Sam Chastain estableció la Iglesia Bautista Metropolitana. Dicha iglesia sigue activa al presente.

En el área de Aguadilla se estableció una obra Bautista independiente en inglés para los militares que estaban estacionados en la Base Ramey. El fundador de esta obra lo fue el Hno. Bob Catlage. El Hno. Bob se interesó mucho en ganar a los puertorriqueños para Cristo y comenzó servicios en español en su misma iglesia. Esta iglesia fue cerrada una vez que la Base Ramey de Aguadilla fue cerrada.

Durante ese tiempo los hermanos Joe y Grace Rodríguez abrieron una obra Bautista fundamental en Santa Rosa en Bayamón. Los Hnos. Rodríguez eran misioneros con la agencia Bautista independiente Baptist Bible Fellowship International. Más tarde los Hnos. Rodríguez abrieron una obra en el pueblo de Cataño, y hoy esa obra se conoce como la Primera Iglesia Bautista de Cataño. Mi esposa y yo les ayudamos a establecer esta obra.

Al área de Isabela llegó el Hno. Jim Nelson quien comenzó una misión Bautista. Poco tiempo después, llegó el Hno. Bill Hast, quien abrió una misión en el barrio de Galateo de Isabela. Para ese tiempo llegó un misionero a Isabela, cuyo nombre no tenemos, que comenzó una obra en el pueblo de Isabela, la cual en 1969 fue organizada como iglesia con el Hno. Agenol Barreto como pastor.

Para esa época (1965) llegamos mi esposa y yo a Puerto Rico como misioneros Bautistas independientes y comenzamos a trabajar en Sierra Bayamón de Bayamón, donde organizamos la Iglesia Evangélica Bautista de Bayamón. Esta iglesia ha sido instrumento en establecer otras iglesias, como la Iglesia Evangélica Bautista de Hato Rey, la cual ahora se llama la Iglesia Bautista Ebenezer de Guaynabo, y la Iglesia Evangélica Bautista de Guaraguao.

En ese mismo año llegaron a Puerto Rico dos misioneras, Carolina Sanders y Roberta Eakins, enviadas por la Gospel Fellowship Association de la Universidad Bob Jones. Ellas comenzaron a ayudar a varios hermanos misioneros en sus obras. Después pasaron a Yauco donde comenzaron a trabajar con los niños y jóvenes. Mas tarde se unieron a ellas los esposos Danford, los cuales trabajaron en coordinación con Carolina y Roberta, y el esfuerzo de estos cuatro misioneros resultó en el establecimiento de lo que hoy es la Iglesia Bautista del Calvario de Yauco.

De 1965 a 1975 llegó a Puerto Rico un buen número de misioneros Bautistas independientes quienes abrieron obras en diferentes lugares. El Hno. John Holder, misionero de la Baptist Bible Fellowship Internacional, abrió una obra en Manatí. Los Hnos. Hernán y Ana Cortés llegaron a Levittown y establecieron la Primera Iglesia Bautista de Levittown. El Hno. Jim Nelson se mudó a Ponce y comenzó la Iglesia Bautista Misionera de Ponce en Bélgica. Los Hnos. Hast se mudaron a San Germán y comenzaron la Iglesia Bautista de San Germán. Después de establecida esta obra, se mudaron a Lares donde abrieron obra en dicho pueblo y más tarde en San Sebastián. Los Hnos. Jim y Janet Stinedurf se establecieron en Caguas y comenzaron la Iglesia Bautista Fundamental de Caguas. Más tarde abrieron obras en Cidra, Aguas Buenas, Aibonito, y recientemente en Comerío. Los esposos Hummel fueron al pueblo de Cayey y establecieron la Iglesia Bautista Fundamental de Cayey. Después que establecieron esta iglesia, se mudaron a Santa Isabel donde establecieron la Iglesia Bautista Fundamental de Santa Isabel.

En el año 1970 mi esposa y yo juntos con el misionero Ray Keil comenzamos el Instituto Bíblico Bautista de Puerto Rico. En 1980 dicho Instituto se convirtió en el Colegio Universitario Bautista de Puerto Rico.

De 1975 a 1980 llegaron otros misioneros a la Isla quienes establecieron otras obras. El Hermano Clark Allen regresó de los Estados Unidos donde había estado preparándose para el ministerio, y comenzó el Templo Bautista Independiente de Ponce. El Dr. Glen Foster y señora, misioneros de la Misión Bautista Internacional, establecieron la Primera Iglesia Bautista de Jesús en el Cortijo de Bayamón. Más tarde se mudaron a Carolina donde establecieron la Iglesia Bautista Internacional de Carolina. Los Hnos. Gene y Doris Stockton, misioneros de la Baptist Mid-Missions, fueron a Luquillo y establecieron la Primera Iglesia Bautista Fundamental de Luquillo.

Mi esposa y yo fuimos dirigidos por el Señor a mudarnos a Fajardo donde establecimos la Iglesia Evangélica Bautista de Fajardo. Esta iglesia ayudó en el comienzo de obras en Naguabo, Luquillo, y Río Grande. Un poco después de que se estableció la iglesia de Fajardo, el misionero Al Sligh se estableció entre Ceiba y Fajardo y abrió la Iglesia Bautista Maranatha, una obra en inglés con una escuela.

Los Hnos. Gary y Gladys Bell se establecieron en Jayuya y establecieron obras en Jayuya, Utuado y Adjuntas que resultaron en tres iglesias Bautistas independientes.

Los esposos Eduardo y Mildred Schwartz, misioneros de la Baptist Mid-Missions, establecieron la Iglesia Evangélica Bautista de Trujillo Alto. Esta iglesia se comenzó en el hogar de los Hnos. Jorge y Ada Negrón, quienes fueron los primeros convertidos en la obra en Fajardo.

Los esposos Holske, misioneros veteranos quienes habían servido al Señor en Irán, Pakistán y en la isla de St. John, establecieron la Iglesia Bautista Calvario en Río Grande. El Hno. Johnny Daniels y esposa, quienes habían establecido varias iglesias en la isla de Dominica, llegaron a Puerto Rico en 1980 y establecieron una obra en inglés en Carolina que hoy es conocida como Calvary Baptist Tabernacle. También en 1980 el Hno. Charles Meek y su esposa Aurelia llegaron a Puerto Rico y se ubicaron en el pueblo de Moca donde establecieron la Iglesia Bautista Buen Samaritano de Moca.

De 1980 a 1985 se abrieron obras Bautistas independientes en Mayagüez, donde los misioneros Clifford Hayes y Wayne Keelin, junto con sus esposas, trabajaron fuertemente en el establecimiento de dos iglesias. En Vega Baja el Hno. Ramón Martínez y esposa, misioneros de la Baptist Bible Fellowship, establecieron la Primera Iglesia Bautista de Vega Baja. También se estableció la Iglesia Evangélica Bautista de Arecibo por los Hnos. David y Myrna Vélez, en su hogar.

Otras obras Bautistas independientes fueron establecidas más tarde en Las Marías, Sabana Grande, Guayama, Peñuelas, Guayanilla, Humacao, Juana Díaz y Patillas.

Gracias al Señor, ya hay más de 50 iglesias Bautistas independientes en Puerto Rico. Ocho de estas iglesias tienen escuelas o colegios. El futuro de la obra Bautista independiente en Puerto Rico es muy brillante. Si el Señor tarda, para el año 2,000, esperamos ver en Puerto Rico a lo menos una iglesia Bautista independiente en cada municipio de la Isla.

Los factores que han ayudado al desarrollo de la obra Bautista independiente y fundamental en Puerto Rico son los siguientes: (1) Los misioneros Bautistas independientes que han llegado a la Isla desde el ano 1960, (2) los campamentos de verano, a través de los cuales muchos jóvenes se han rendido para la obra del Señor, (3) las instituciones establecidas por los Bautistas independientes fundamentales–Colegio Universitario Bautista, Instituto Bautista Fundamental, el Escudo de la Fe, etc., (4) las concentraciones de jóvenes y debates bíblicos, (5) las conferencias bíblicas auspiciadas por el Colegio Universitario Bautista y (6) la visión misionera de las iglesias.

Le damos las gracias al Señor por lo que él ha hecho por medio de su Espíritu Santo entre los Bautistas independientes de Puerto Rico. Aunque no creemos en convenciones, concilios, ni asociaciones, Dios ha bendecido este movimiento poderosamente siguiendo únicamente las enseñanzas de la Biblia y el patrón establecido en el Nuevo Testamento para el ministerio de la iglesia local. En años recientes, hemos visto un desajuste y acomodamiento de parte de algunas iglesias Bautistas independientes. Una o dos de ellas ya no deben llamarse “Bautistas” y menos “fundamentales”, ya que se han salido de la línea en que fueron establecidas. Alertamos, amonestamos y exhortamos a todos los misioneros, pastores y obreros Bautistas independientes y fundamentales a que se mantengan en alerta velando por el rebaño del Señor, siendo fieles a la Palabra de Dios, ganando almas y defendiendo la fe, para que “cuando aparezca el Príncipe de los pastores, podamos recibir la corona incorruptible de gloria” (I Pedro 5:4).

El Escudo de la Fe Septiembre / Octubre 1995

Compartir en Facebook

Deja un comentario

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *