La Batalla de Armagedón

La guerra es horrible; nos da tristeza ver que las criaturas de Dios se estén matando los unos a los otros, y en tiempos como estos, vale la pena observar lo que Jesús dice acerca de estas cosas:

“Oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin”. Mateo 24:6

Según Jesús las guerras son necesarias, y al analizar sus palabras nos damos cuenta de que dice la verdad.

La guerra de México con España (1810-1824) resultó para México en su libertad como nación. La Revolución Mexicana trajo separación de la iglesia y el estado, con libertad de creencia y culto para todos los mexicanos.

Jesús dice: “No os turbéis” por las guerras, pero al ver las guerras por la televisión y las escenas de la batalla, la destrucción y el sufrimiento y ver lo grave de la situación, los niños que pierden a sus padres, y las esposas que pierden a sus maridos sintiendo gran dolor ¿Cómo podremos cumplir el consejo de Cristo: “No os turbéis”?

En otro lugar en la Biblia, también, Jesús lo dijo:

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Juan 14:1-3

Cristo dice que, en lugar de ponernos afanosos, debemos “creer”; debemos tener fe en nuestro Padre celestial y en su Hijo. Debemos también tener esperanza en la Venida de Cristo por nosotros. Él es nuestra paz.

Viene una guerra que será la guerra mas grande de todos los tiempos. La decisiva entre lo bueno y lo malo, entre Cristo y sus enemigos. Es la Guerra De Armagedón.

La Palabra

“Armagedón” es una palabra bien conocida. Cuando una persona quiere describir los horrores de la guerra casi siempre hace referencia a “Armagedón”.

El Lugar

La palabra se usa en relación con el Valle de Meguido que está a unos ciento treinta kilómetros al noroeste de Jerusalén. Al norte del Valle hay una montaña que se usaba como una torre de centinela para cuidar la tierra santa de aproximación de ejércitos invasores. Un día será el punto principal de mando en una de las guerras de todos los tiempos.

Los Ejércitos

Todos los ejércitos de la tierra tendrán sus soldados presentes para la batalla. El Ejército del (Poniente) será el principal. El líder de este Ejército (el anticristo), ya está en Medio Oriente persiguiendo a Israel. Como él ganó una guerra contra el Ejército del Norte, ya cuenta con las armas y fuerzas de ellos y al último el Ejército del Oriente viene a ayudar. El libro de Apocalipsis nos ayuda con la explicación:

“El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón”. (Apocalipsis 16:12, 14, 16)

Los ejércitos formarán una linea de batalla desde el Valle Meguido en el norte hasta el punto más sureño del mar Muerto: Una distancia de unos seiscientos kilómetros (Isaías 63:1-4).

La Razón

¿Por qué están estos ejércitos en la tierra santa? La Trinidad satánica (el diablo, el anticristo y el falso profeta) convencen a los gobernantes de las naciones que deben venir a pelear contra Dios. Parece que se han dado cuenta que Cristo regresará y quieren destruirle. Son necios, pero piensan que pueden hacer algo con sus armas modernas. Lo absurdo de todo es que las criaturas están pensando que van a poder deshacerse de su Creador.

El Tiempo

¿Cuándo será esta gran guerra? Capítulo 19 de Apocalipsis la coloca en la Venida Gloriosa de nuestro Señor Jesucristo para reinar aquí en la tierra. Cuando el viene como Rey de reyes y Señor de señores.

El Resultado

La guerra será corta, Cristo matará con el “espíritu de su boca y el resplandor de su venida” a todos sus enemigos (II Tesalonicenses 2:8). El anticristo y el falso profeta serán lanzados en el lago de fuego (Apocalipsis 19:20) y el diablo será atado en el abismo por mil años (Apocalipsis 20:2). Tanta gente va a morir que la sangre de ellos va a correr por 300 kilómetros como un río de metro y medio de profundidad (Apocalipsis 14:18-20). Zacarías dice que les caerá una plaga y que “la carne se corromperá estando en pie” y que sus ojos y sus lenguas se desharán al instante (14:12).

El ángel apocalíptico bien describe el destino final de todos estos enemigos de Cristo: “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre”. (Apocalipsis 14:9-11).

Me gusta pensar que voy a tomar parte en esta guerra de Armagedón–la guerra decisiva contra la maldad. Tendré un uniforme de lino fino, blanco, lavado en la sangre de Jesús; montaré un caballo blanco–un corcel de conquistador; seguiré a mi Gran General; no levantaré arma alguna porque mi Cristo, como siempre peleará mi batalla contra el enemigo; veré cuando el enemigo cae delante de su brillante fuerza y uniré mi voz a las de todo el mundo proclamando a Jesucristo como Rey de reyes y Señor de señores…

Tribuna Bautista

Compartir en Facebook

One Response to “La Batalla de Armagedón”

Read below or add a comment...

  1. Pastor Juan Ulcuango. says:

    Gracias por su valioso aporte, continúe en las bendiciones de Dios. Amén.
    Bendiciones y hasta pronto.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*