La codicia (bosquejo)

Éxodo 20:16

Intro.

Si analizamos el pecado para llegar al fondo, nos damos cuenta de que tiene una relación muy de cerca con la codicia. La codicia era el pecado al cual Satanás rindió y fue arrojado del cielo. Leemos de esto en Isa. 14:12-14. Él quería ser semejante a Dios. Ya era la estrella de la mañana y el ángel más hermoso de todos pero no quedó satisfecho con esto. Tenía que ocupar el lugar de Dios.

Muchas de las leyes que Dios puso por su pueblo en el Antiguo Testamento eran para guardarles de la codicia. Es un pecado que brota en el corazón y queda oculto allí.

Muchas veces no nos damos cuenta de que está allí. Tampoco nos damos cuenta de la tremenda influencia que este pecado tiene sobre nuestras acciones y actitudes. Es como la raíz de amargura que contamina a muchos. Heb. 12:15

I. La codicia trastorna la vida.

A. Por causa de ello uno siente amargura hacia Dios.

1) Porque no le ha dado todo lo que quiere.
2) Porque ha dado más a otros.
3) Porque se piensa que es más digno que los que tienen más.

a) Se ve sus fallas.
b) Parecen ser peores que los de él.

B. Nunca está satisfecho.

* Cuando Juan B. Rockefeller ganó su primer millón alguien le preguntó “¿Cuánto más precisaría para estar contento?” Él contestó, “Un millón más”.

1) No está satisfecho mientras que sus conocidos tienen más que él.
2) No está agradecido cuando sus amigos comparten algo con él.

a) Todavía tienen más.
b) Piensa que son tacaños.

3) Le molesta si sus amigos son afortunados y siguen adelante.
4) No está contento con lo que tiene.

a) El contentamiento es una gran cosa. Heb. 17:5, I Tim. 6:6

1. Paz.
2. Tranquilidad.
3. Gozo.

b) Su falta trae:

1. Preocupación.
2. Rezongo.
3. Lástima por si mismo. “Pobre de mi. Tengo menos que él”.
4. Molestia.
5. Vergüenza.
6. Inquietud.

c) Aun el rico no está contento, no importa cuanto tenga.

C. Impide una buena relación para con los demás.

1) No nos sentimos cómodos con los que tienen más que nosotros.
2) Muchos menosprecian a los que tienen más que ellos.

a) “Y, sí. Si yo tuviera lo que tiene yo estaría de fiesta también.
b) “Él vive por aprovecharse de los pobres”.

3) Ofendemos a los que, de otro modo, pudieron ayudarnos.

a) Cuesta ser bondadoso con los que tienen envidia de nosotros. Prov. 27:4 Si no están agradecidos por lo que ya hacemos, ¿Por qué hacer más?
b) Rompimos amistades y quedamos empobrecidos.

II. La codicia es la raíz de muchos otros pecados.

A. Apartarse de la fe. I Tim. 6:10
B. Mentir. II Reyes 5:22-25
C. Robar. Josué 7:21
D. Problemas domesticas. Prov. 15:27
E. Deseos necios y dañosos. I Tim. 6:9

III. La solución.

A. Hay que confesarlo.

1) Que es pecado.
2) “No tengo ningún razón por pensar así”.
3) He ofendido a Dios en no contentarme con lo que él me da.

B. Considerar lo que la Biblia dice sobre la codicia.

1) Salmo 37:1-9
2) Salmo 73:1-6

C. Ore por el bienestar de los demás.

1) Que Dios supla lo que les falta.
2) Da gracias a Dios por lo que él ha hecho por ellos.

D. Busca una manera de contribuir algo a la vida de los demás.

1) El hecho de que son superiores en una o más cosas no quiere decir que no hay nada que podemos contribuir a ellos.
2) La verdad puede ser que ellos son celosos de usted.
3) Fil. 2:3-4 “No busca lo suyo”.

E. De gracias a Dios por todo lo que él le ha dado. I Tes. 5:18

1) Hay gente por todos lados con mucho menos.

a) Pudiera haber nacido en otro país.
b) Pudiera haber nacido lisiado.

2) Todo lo que tenemos es por la gracia de Dios.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*