La evolución en las actitudes del niño que se va de casa (bosquejo)

I. LA PRIMERA ETAPA (soberbia)

Alaba a sí mismo por lo que hizo aunque hay momentos de remordimiento pero son tapados por la emoción de la nueva libertad que tiene. Está respirando por primera vez el aire de la libertad de hacer lo que quiere sin pedir permiso. Sueña del gran éxito que va a tener en la vida. Dentro de poco va a encontrar un buen trabajo. Quizás va a ganar mucho dinero como vendedor ambulante.

II. SEGUNDA ETAPA (preocupación)

A. El dinero se va demasiado rápido.
B. ¿Qué voy a hacer el día en que me quedo sin fondos?
C. Voy a buscar un buen trabajo. Únicamente los tontos trabajan por un sueldo mínimo.
D. Mi ropa se gasta.
E. Estoy quedándome sin recursos.

III TERCERA ETAPA (disolución)

A. Todos dicen que soy muy joven y que me falta educación.
B. De una forma y dentro de poco voy a tener un buen trabajo.
C. Muchas veces llora por la noche porque extraña la casa y se preocupa por su situación económica. Todavía tiene demasiado soberbia para pensar en volver a casa.

IV. CUARTA ETAPA (preocupación mayor)

A. Está obligado a vivir cada vez más en la miseria. Pasa hambre y frío, etc.
B. Se llena de rencor por una sociedad que no le ofrece caridad o trabajo.
C. Trata de convencerse que después de algunos días de sacrificio todo va a ir mejor.
D. Está afligido porque la poca plata que tiene no le permite aprovecharse de los placeres mundanos a pesar de su nueva libertad.
E. Más a menudo viene la tentación de volver a casa pero dice, “No, todavía no es tiempo. Pasaré vergüenza. Mejor esperar hasta que tengo un buen trabajo y estoy en una buena situación económica”.

V. QUINTA ETAPA (desesperación)

A. No tiene más dinero.
B. Come lo que puede recoger de residuos y por mendigar en restaurantes.
C. Los amigos que tuvo cuando tenía dinero ahora se burlan de él.
D. Se da cuenta de que tiene un mal olor pero no tiene donde bañarse.
E. Se llena cada vez más con rencor y piensa de vengarse por la falta de caridad. Tiene temor de la policía.
F. Piensa cada vez más de volver a casa pero no sabe qué va a decir.

VI LA SEXTA ETAPA (el regreso)

A. Hace la decisión de acercarse al vecindario de un conocido de sus padres con la esperanza de que ellos van a encontrarle y llevarle a casa. Así, por lo menos tendrá la apariencia que fue llevado a la fuerza y no por su propia cuenta.
B. Después de varios días en este vecindario la gente no le ve. Tiene ganas de ir a su puerta y pedir socorro pero no sabe cómo.
C. Por fin decide ir a la puerta y plantear su situación y pedir su consejo aunque él sabe lo que ellos van a hacer.
D. Llega a casa vencido, humillado, y amargado pero más dispuesto a escuchar consejo porque ahora conoce que es duro vivir en la calle.

Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida. Por el camino de la sabiduría te he encaminado, Y por veredas derechas te he hecho andar. Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos, Y si corrieres, no tropezarás. Retén el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida. No entres por la vereda de los impíos, Ni vayas por el camino de los malos. Déjala, no pases por ella; Apártate de ella, pasa. Porque no duermen ellos si no han hecho mal, Y pierden el sueño si no han hecho caer a alguno. Porque comen pan de maldad, y beben vino de robos; Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué tropiezan. Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; (Proverbios 4:10-21)

 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*