La parábola del necio rico

Lucas 12:13-21

Esta parábola del rico y próspero necio fue dada para reprender la codicia del hombre que le dijo al Maestro: “Dí a mi hermano que parta conmigo la herencia” (Luc. 12:13). Pero el Señor pudo ver que debajo de la máscara de la justicia brillaba el ojo codicioso. Cristo le replicó preguntando, “Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor? Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Luc. 12:14-15). Este hermano socialista, que quería dividir la herencia, entendió mal la misión de Cristo, que vino a salvarnos de nuestros pecados. Pero se acerca el momento en que será hecho Juez y Partidor sobre toda la tierra, porque juzgará a su pueblo y repartirá a cada hombre según sus obras. Al dirigir nuestra atención al hombre rico al que se hace referencia en la parábola, notemos aquí:

I. Su condición próspera. “También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho” (Luc. 12:16). Estaba en el camino que conduce al honor y al aplauso del mundo. “Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma, y sea loado cuando prospere” (Sal. 49:18). Evidentemente, era un propietario de tierras, porque el terreno parecía pertenecer a él mismo. Podía derribar sus graneros a voluntad, sin consultar a nadie. El día de la prosperidad es quizás una prueba mayor para el carácter de un hombre que el día de la adversidad. Una vez, a un ministro se le presentó esta petición de oración: “Se solicitan las oraciones de esta congregación por un hombre que está prosperando en su comercio”. Los necesitaba.

II. Su presente dilema. “Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?” (Luc. 12:17). ¡Ah! Este pensamiento dentro de sí mismo no fue escondido de aquel que discierne los corazones de los hombres. Probablemente se había ido a descansar por la noche, después de haber examinado esos campos tan cargados con una abundante cosecha. La visión de la abundante abundancia está ante sus ojos, la marea de la buena fortuna está llegando como una inundación. “¿Qué haré?” Está bastante inconsciente de la tremenda importancia de esta crisis. Lo que él haga ahora establecerá y determinará su carácter eterno. Meditemos en nuestra condición con toda seriedad.

III. Su propósito fijo. “Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes” (Luc. 12:18). Su suerte está echada. Se pesa en la balanza y se encuentra faltando (Dan. 5:27). No hay reconocimiento de Dios en ninguno de sus planes, y no hay reconocimiento de su bondad. Dios no está en sus pensamientos. Ha cometido el mayor error de cálculo que cualquier taimado mortal puede hacer al no permitirle al Dador de todo ningún lugar en sus cálculos. Podemos expulsar deliberadamente a Dios de nuestras vidas con nuestro “¿qué haré?”, pero cada “¿qué haré?” del “yo” tiene que ver con el “tú harás” de Dios (Hechos 9:6).

IV. Sus propias felicitaciones. “Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate” (Luc. 12:19). La vida de este rico pobre estaba completamente absorta en su propia facilidad y gratificación egoísta. Una vida egocéntrica es para siempre una vida perdida. “Muchos bienes”. Oh alma, ¿son estos tus dioses? Ciertamente serán sordos y mudos a tu clamor en una eternidad sin nada y sin Dios (Luc. 16:19-25). Una vez apareció dinero con estas palabras escritas a mano en la parte posterior: “Este es el mejor amigo que he tenido”. Así que ese pobre alma desconocido tuvo que separarse de su mejor amigo. No es así con aquellos que tienen a Cristo incambiable como su amigo.

V. Su terrible despertar. “Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?” (Luc. 12:20). Esta repentina escritura a mano de Dios en la pared de su alma satisfecha fue una terrible interrupción de sus planes impíos. Esta noche “vienen a pedirte tu alma”. ¿Quiénes? Aquellos por cuyo espíritu había sido gobernado (Efe. 2:2), y a quienes se había entregado a sí mismo como un sirviente voluntario (Rom. 6:16). “He aquí el hombre que no puso a Dios por su fortaleza, sino que confió en la multitud de sus riquezas, y se mantuvo en su maldad” (Sal. 52:7). La codicia es un tipo de locura que hace que los hombres se engañen ante los ojos de Dios. Bienaventurados los que son necios para Cristo. Entonces note por último:

VI. La aplicación del Señor. “Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios” (Luc. 12:21). Hacer que el asunto de nuestra vida sea vivir solo por interés propio es pura locura. No ser rico para con Dios cuando ha traído a nuestro alcance “las inescrutables riquezas de Cristo” (Efe. 3:8); además de las riquezas de su gracia y gloria, es jugar el papel de un imbécil. No vendas la primogenitura de tu alma al tesoro celestial y eterno por los “muchos bienes” de este mundo, que, si pones tu corazón en ellos, solo serán para ti como el desastre del potaje de Esaú. Hay una pobreza que enriquece (2 Cor. 6:10). “Procurad, pues, los dones mejores” (1 Cor. 12:31).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*