La tentación de Jesús

Mateo 4:1-11

La palabra “tentación” tiene dos significados diferentes, que provienen de dos fuentes diferentes: (1) Probar, como Dios probó a Abraham; (2) Atraer, como Satanás tentó a Cristo. Las pruebas de Dios son todas para bien, las tentaciones de Satanás siempre son para mal. Respecto a la tentación, observe:

I. El tiempo. Fue después de que los cielos se abrieron y el Espíritu Santo vino sobre él en el bautismo (Mateo 3:16-17). Fue después de que Pablo había sido arrebatado hasta el tercer cielo que el mensajero de Satanás fue enviado para abofetearlo y probarlo (2 Cor. 12:7). Observe el orden: (1) Poseído del Padre. (2) Ungido por el Espíritu. (3) Tentado por el diablo.

II. El lugar. El desierto. “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo” (Mat. 4:1). Adán fue tentado en el huerto, rodeado de todas las comodidades externas. Cristo estaba en el desierto solitario, entre las bestias salvajes. Todas las batallas de Cristo tuvieron que llevarse acabo solo en el desierto con el diablo; solo en el huerto con la copa de la muerte; solo en la cruz, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mat. 27:46). Las batallas de las almas son todas solemnes.

III. El tentado. (Mat. 4:1) Jesús, el Hijo de Dios. Esto muestra el lado verdaderamente humano de Jesús. Dios el Padre no puede ser tentado. “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15). Pero así como los oídos altamente musicales perciben discordias más agudamente dolorosas, tanto más él, sin mancha ni contaminación, debía haber sentido la fuerza de esta prueba. Cuanto más intensa sea nuestra devoción a Dios, más intensa será la sensación de acercamiento al pecado.
IV. La naturaleza. Solo podía ser externa, porque Satanás no tiene nada en él (Jn. 14:30). La naturaleza de la tentación fue triple:

1. Dirigida a la autosatisfacción. “Dí que estas piedras se conviertan en pan” (Mat. 4:3). La respuesta del Cristo hambriento muestra que hay algo más precioso que el pan: la Palabra de Dios. La vida eterna está en ello.

2. Dirigida a la autodestrucción. “Échate abajo” (Mat. 4:6). Las elevaciones del diablo son todas en vista de la autodestrucción. El orgullo precede a la caída (Prov. 16:18). Satanás busca destruir en cada cristiano su sentido de filiación divina.

3. Dirigida a la auto glorificación. “Y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares” (Mat. 4:9). Te daré todo. Él sugiere una manera fácil por la cual podría poseer el reino de este mundo sin morir por él. Cristo no aceptaría un mundo no redimido. Cuidado con los caminos fáciles del diablo.

V. El tentador. El diablo. Él es una persona, una persona de gran poder. ¿Era el mundo entero suyo para dar? ¿Por qué Cristo lo llamó “el príncipe de este mundo”? (Juan 12:31). ¿No es él el dios de este mundo? ¿No está el mundo entero en el regazo del maligno? El mundo será de Cristo cuando venga otra vez.

VI. La lucha de la fe. Los medios de la guerra de Cristo, la Palabra de Dios. “Escrito está.” Él confió en Dios. Como un hombre tentado, descansó en la promesa divina. ¿A dónde más podemos ir? ¿Qué más necesitamos hacer? Pelea la buena batalla de la fe.

VII. La victoria. “El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían” (Mat. 4:11). Su fe es recompensada con la fuerza del cielo. La posición del cristiano, como la de Cristo, es entre el amor de Dios y el odio del diablo. Mayor es él que está en nosotros (1 Jn. 4:4).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*