La transfiguración (bosquejo)

Lucas 9:27-36

Intro.

Las manifestaciones solemnes de Dios siempre han sido presenciados por algunos pocos de sus fieles. En la transfiguración eran solamente Pedro, Jacobo, y Juan.

1. Moisés y la zarza ardiente.
2. Cuando Dios llevó a Elías al cielo en un carro estaba Eliseo.
3. Moisés subió el monte solo para recibir los 10 mandamientos de la mano de Dios.
Las manifestaciones de Dios nunca son sin propósito. La transfiguración tuvo varios propósitos. Vamos a mirar a algunos de ellos.

I. Era para identificar a Cristo con los santos del Antiguo Testamento.

A. Que los cristianos no tenían que rechazar los escritos de Moisés en el Antiguo Testamento.
B. Que la religión de Cristo no era una secta nueva que no tiene nada que ver con los santos del Antiguo Testamento.
C. Que el ministerio de Cristo era una continuación de lo que Dios había hecho por medio de hombres como Moisés y Elías.

II. Era una manifestación de la naturaleza divina de Cristo.

A. Que él era más que un hombre.
1) Era su naturaleza divina que resplandecía.
2) Él estaba en la presencia de su Padre.
*La cara de Moisés resplandeció cuando él descendió del monte. Él también había estado en la presencia de Dios.

B. Los discípulos de Jesús necesitaban esta manifestación para confirmar su fe.

1) Para ellos, esto era la cumbre de su fe.
2) De ahí en adelante, su fe disminuía hasta la resurrección de Cristo.

a) Cristo anunció su muerte y ellos no pudieron entender el por qué.
b) En su juicio y muerte ellos estaban muy desanimados. Pedro dijo, “Yo voy a pescar”.

III. Era una manifestación del reino futuro de Dios.

A. Jesús dijo que ellos iban a ver el reino de Dios. v. 27

1) Los “algunos” eran Pedro, Jacobo y Juan.
2) Ellos recibieron una vislumbre de cómo será el reino de Dios.

B. Nota de Scofield. Mat. 17:2. La transfiguración tiene, en miniatura, todos los elementos que tendrá el reino futuro.

1) Jesús se revela, no en humillación, si no en gloria.
2) Moisés, ya glorificado, representa a los redimidos que a través de la muerte han entrado en el reino.
3) Elías, también ya glorificado, representa a los redimidos que mediante su traslado o el arrebatamiento de este mundo, estarán en el reino.
4) Pedro, Jacobo y Juan, quienes todavía no han sido glorificados, representan (por el momento) a Israel en la carne, en el reino futuro.
5) La multitud, al pie del monte, representa a las naciones que han de ser traídas al reino después que lo hayan establecido sobre Israel.

Concl.

Para nosotros, la transfiguración nos da la seguridad de que cuando ponemos nuestra fe en Cristo Jesús, la fe está puesta en Dios mismo. Él es el único que puede salvarnos.

También nos da la esperanza de que un día tendremos parte en su reino. Todo esto es para los que han puesto su fe en Jesucristo. Si usted no ha aceptado a Cristo como su Salvador personal, hágalo hoy mismo.

 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*