Las bienaventuranzas (bosquejo)

Mateo 5:1-12

Intro.

  1. Por leer estos versículos debemos darnos cuenta de que nuestra relación para con Dios debe darnos un gozo y una felicidad radiante. El verdadero cristianismo no es una religión triste y carente de entusiasmo y gozo.
  2. Las bienaventuranzas nos hablan de ese gozo que sale a nuestro encuentro aún en medio de dolor. Aquel gozo que no puede manchar ni el sufrimiento ni la tristeza, ni el desamparo, ni la pérdida de algo o alguien que queremos mucho. Es el gozo que brilla a través de las lágrimas y que nada, ni en la vida ni en la muerte, puede arrebatar.
  3. El mundo puede ganar y, de la misma manera, perder sus gozos.
  4. La isla Chipre se llamaba “la isla bienaventurada” o “la isla feliz” porque pensaron que allá se podía encontrar todo lo que se precisa para una vida feliz.

Prop: Usted debe vivir según estos versículos para experimentar el verdadero gozo de la vida.

I. Los pobres en espíritu.

A. ¿Quiénes son?

1. ¿Puede ser que Jesús da su aprobación a la pobreza?
2. Hay dos palabras en el griego por pobre.

a. El obrero que no es rico pero sufre miseria.
b. El que no tiene nada, que sufre una miseria terrible. Es esta palabra que fue usada aquí por Mateo.

3. Note bien que dice, pobre en espíritu.

a. Quiere decir, pobre en cuanto a las cosas espirituales.
b. Es aquella persona que se da cuenta del hecho de que no ha llegado al 10% de lo que Dios quiere ofrecerle.
c. Es posible ser rico en este mundo y pobre en espíritu.
d. Es aquella persona que clama a Dios día tras día diciendo, “Quiero más. Quiero más”.

B. Su esperanza.

1. El reino de los cielos.
2. Es este tipo de gente que Dios busca para tener una parte especial en su reino.
3. Ellos han probado que se dan cuenta de lo que es más importante en los ojos de Dios.

II. Los que lloran.

A. ¿Quiénes son?

1. No son los que han soportado la tristeza de la muerte de un ser querido.
2. Es aquella persona que se preocupa intensamente por los sufrimientos, penas y necesidades de los demás.
3. No están preocupados únicamente por los asuntos de sí mismo.
4. Tienen un corazón tierno.
5. ¿Le importa a usted que otros sufren? * San Francisco de Asisi una vez cambió ropa y lugar con un mendigo en la calle por un día para saber cómo es estar a la misericordia de los demás.

B. Su recompensa.

1. Recibirá consolación.

a. Al ver los que sufrían aliviados.
b. Dios le consolará también.

III. Los mansos.

A. ¿Quiénes son?

1. Originalmente era la palabra usada para designar un animal domesticado. Un animal domesticado es uno que está dispuesto a ceder su voluntad a la del hombre.
2. Un hombre manso es el que está bien dispuesto a rendir su voluntad a la de otros o a la de Dios.
3. No es aquella persona que siempre trata de defenderse o exaltarse o jactarse.

B. Su recompensa: “Recibirán la tierra por herencia”.

1. El mundo emplea la fuerza para ganar tierra.
2. Dios lo ofrece a los mansos. Hay muchos que dicen, “Si quiere adelantarse hay que luchar”. Es la verdad pero depende en como se lucha.

IV. Los que tienen hambre y sed de justicia.

A. ¿Quiénes son?

1. La justicia quiere decir lo que Dios quiere ofrecernos.
2. No es únicamente su justicia que él nos da.
3. Incluye cosas como:

a. Más conocimiento de la Biblia.
b. Sabiduría en hacer decisiones según la voluntad de Dios.
c. Victoria sobre el pecado y las tentaciones de la vida.

B. Su recompensa.

1. Ellos serán saciados.
2. Dios se goza en satisfacer tales deseos.

V. Los misericordiosos.

A. ¿Quiénes son?

1. Los que piensan en la miseria de los demás.
2. Por regla general, son los que han sufrido personalmente y saben la angustia. * La muerte de mi padre me ayudó a entender a los demás que sufren una pérdida así.
3. Son los que son bien dispuestos a hacer lo que pueden para aliviar la miseria de los demás.

B. Su recompensa.

1. En el día de su necesidad Dios les mandará la misericordia que necesitan.
2. La regla de II Cor. 9:6 aplica aquí.

VI. Los de limpio corazón.

A. ¿Quiénes son?

1. Los que ponen la mira en las cosas de arriba. Col. 3:2
2. Lucas 9:62 No el que pone su mano en el arado y mira hacia atrás.
3. El que no tiene una mezcla de lo puro y lo sucio en su corazón.
4. Debe ser nuestro deseo ser libre de lo que sabemos contaminará el corazón.

VII. Los pacificadores.

A. ¿Quiénes son?

1. Los que tratan de vivir en tranquilidad.
2. Los que tratan de unir a los hombres que están peleados.
3. Los que ofrecen la paz de Dios a los demás.

B. Su recompensa.

1. Serán llamados los hijos de Dios.
2. Ellos hacen la misma obra que Jesús hizo.

VIII. Los que padecen persecución por causa de la justicia.

A. ¿Quiénes son?

1. Los que viven fielmente para Dios.
2. Había mucha más persecución en los primeros 1500 años de la cristiandad.

B. Su recompensa.

1. El reino de Dios.
2. Un galardón grande en los cielos.

Concl.

1. Hay recompensas por vivir honradamente.
2. Que Dios no paga todas sus cuentas al fin de la semana.

 

Compartir en Facebook

4 comentarios en “Las bienaventuranzas (bosquejo)

Deja un comentario

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *