Ministrando a los que ministran

Gálatas 6:6 dice: “El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye”. Yo quiero aclarar un poco el significado de este versículo.

El versículo se trata de nuestro deber de compartir algo de las necesidades materiales de los que están ocupados en tiempo completo en la obra del Señor. Dios tiene un plan por su obra y por sus obreros.

Hay otras porciones de la Biblia que tocan este tema también. En el Antiguo Testamento Dios hizo provisión por los sacerdotes y levitas. En Números 18:8-10 leemos como Dios hizo provisión para los sacerdotes de las ofrendas en el templo. En el mismo capítulo y el versículo 24 él hizo provisión por los levitas. Ahora no tenemos sacerdotes y levitas pero Dios todavía tiene sus obreros y ellos tienen sus necesidades. En I Timoteo 5:17-18 leemos: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario”. Quiero llamar a su atención las palabras “Digno es el obrero de su salario”. La obra del pastor es trabajo. He escuchado de hombres que se quejan porque la iglesia pide que ellos den sus ofrendas para que el pastor no tenga que trabajar. Si ellos piensan que el pastor no trabaja, sería bueno que lo sigan por algunos días. Así van a saber que la obra del ministerio no es todo diversión y juegos.

Para poder servir bien, un pastor tiene que dedicar algunos años de su vida en prepararse. A la verdad es una prueba de su integridad y dedicación a la obra del Señor. Hay sacrificios para él y su familia. El tiempo que él pasa en las clases y en estudiar es tiempo perdido de su trabajo y de su familia. A veces él recibe algo de ayuda de su iglesia o de otros hermanos pero, al fin y al cabo, no le deja nada de sobra. Por eso, él merece recibir algo por su trabajo cuando comienza su ministerio.

Muchos pastores sirven en iglesias que no pueden pagarles lo suficiente para mantener su familia. Cuando es así, ellos tienen que dedicar parte si no todo de su tiempo en un trabajo secular. Es un gran impedimento para ellos porque no pueden dedicar suficiente tiempo a la iglesia.

Nunca ha sido la costumbre pagar a todos por todo lo que hacen en la iglesia. El Señor espera que estemos dispuestos a servirle sin pensar en recibir una recompensa. Si es una iglesia grande, tal vez sería conveniente pagar a un hombre para estar encargado del mantenimiento. Si alguien trabaja en esto en la iglesia, él debe buscar algo más que puede hacer en la iglesia para poner un ejemplo delante de los demás. Una iglesia se mantiene porque los demás están dispuestos a aceptar cargas en la iglesia. Algunos enseñan clases en la escuela dominical. Otros trabajan con los jóvenes o con la música o en la limpieza.

Hay pastores que trabajan tiempo completo fuera de la iglesia pero sirven la iglesia también. A veces ellos dicen “Yo apenas merezco un sueldo de la iglesia porque lo que estoy haciendo no es mucho más que fulano que enseña una clase de la escuela dominical o mengano que trabaja con los jóvenes”. Es lamentable cuando es así porque muchas veces la iglesia no crece y el pastor no está usando a lo máximo sus talentos. Debemos preguntarnos si hacemos bien en esto.

Muchas iglesias empezaron como una obra misionero. En tal caso el misionero puede dedicar tiempo completo a la obra. La iglesia no tiene que pagar su pastor un sueldo porque él ya tiene su sustento. Cuando el misionero se va, y la iglesia elige un pastor para reemplazarle, ellos tienen que estar dispuestos a darle un sueldo.

Jesús nos dejó el mandamiento a ir y hacer discípulos de todas las naciones. (Mateo 28:18-20) Hace falta de iglesias fuertes y sanas para poder hacerlo. Cuando nos esforzamos por el bienestar de nuestra iglesia estamos cumpliendo con este mandamiento de una forma indirecta. Lo más fuerte es nuestra iglesia, cuanto más capaz será en compartir algo a la obra misionera.

Debe orar y esforzarse para que su iglesia esté capaz de tener su propio pastor y darle un sueldo digno. No lo haga por amor al pastor. Hágalo por amor a Dios. El sueldo del pastor sirve no más para hacerlo posible para él a servir a Dios tiempo completo.

 

Compartir en Facebook

9 Responses to “Ministrando a los que ministran”

Read below or add a comment...

  1. roberto gutierrez says:

    Soy Pastor de la Iglesia que comence hace 11 años, me dan un salario que es proporcional a lo que entra, desde que lo hacen hace varios años, Dios nos ha bendecido, apoyamos ademas a dos Misioneros y para el proximo año queremos apoyar uno mas.
    Por muchos años he trabajado soy electricista, en estos ultimos dos años debido a la inseguridad que vivimos, el trabajo se escaseo, como me he dedicado mas a la Obra de Dios, estamos creciendo mas y la Iglesia me apoyan mas. Mi Fe tambien ha aumentado, se necesita enseñar mas a la Iglesia de estos temas.

  2. Anonimo Bautista says:

    Estimado hno. Russell,

    Soy cristiano Bautista hacen 20 años, en nuestra iglesia se enseña que se debe dar diezmo de 10% y ofrendas deacuerdo haya prosperado, pastor nos enseña que el diezmo que no se da es un robo a Dios según Malaquías 3:10, La iglesia actualmente reúne gran cantidad de dinero, principalmente de los diezmos, los cuales son dados íntegramente al pastor, mis preguntas para usted son:

    Hay base bíblica para asegurar que se debe diezmar hoy día el 10% y que deben ser entregados al pastor?
    Tendrán otro propósito los diezmos o solo ser entregados al pastor?

    Muchas gracias

  3. Rene Chavez says:

    ¿Cuanto se debe pagar a un pastor, es correcto que se le den todos los diezmos?
    Pienso que es mejor pagarle un promedio de los diezmos, así el tendría, un ingreso
    promedio al de la congregación, y seria lo mas justo , porque viviría como vive el promedio de los miembros.

    De otra manera si se le dan todos los diezmos, el estaría viviendo con mas ingresos que la mayoría de los miembros, estaría en algunos casos con holgura y los demás con estrechez.

    Esto aplicaría en el caso de una iglesia con años de establecida y suficiente membresia.

  4. CRISTO SE ENTREGO GRATIS MUERTE DE CRUZ EL ERA INOCENTE, PAGO EL PRECIO POR CADA UNOS DE NOSOTROS. ASI EL CREYENTE TIENE QUE SER AGRADECIDO. PORQUE CRISTO LO LIBRO DEL INFIERNO. DEBEMOS TRABAJAR POR AMOR A CRISTO. Y NO ESTAR PENSANDO EN DIEZMO Y OFRENDAS PERSONAL. DEBEMOS DAR POR GRACIAS QUE LO QUE POR GRACIAS HEMOS RECIBIDO, NO POR EL PAN QUE PERECE. SINO BUSCAR LA VIDA ETERNA. AMEN HERMANOS.

    • Leopoldo says:

      Milys, no te parece que si consideras que Cristo se entregó gratis en la cruz y solo consideras eso para este tema, estas poniendo en dudas la veracidad de La Biblia cuando dice que el obrero es digno de su salario? .
      La Palabra de Dios nos habla de la GRACIA de Dios para nosotros, pero no nos pide sacrificios ( ya los hizo el Señor), por esto el apostol menciona que “…el obrero es digno de su salario…”

      • pepico says:

        Hombre Milys, me parece que usted ha sido poco afortunado al escribir que “Dios no nos pide sacrificios”, porque sí lo hace (Romanos 12:1). Otra cosa es que quien se dedica de pleno tiempo a la obra del Reino de Dios tenga derecho a “comer y beber” (1 Corintios 9:4), pero no a lucrarse o a poner una carga pesada sobre la congregación.

  5. Dios Les continue bendiciendo a todos, sobre este tema se redunda que la biblia habla claramente, no tenemos duda de eso. Los diezmos aunque en el viejo testamento habla de ello yo personalmente lo considero biblico. El diezmo se utiliza para el sostenimiento de la casa de Dios, y esto incluyendo al pastor, y con las ofendas se sostienen los departamentos como sociedades damas, caballeros, niños, jovenes, misiones, misioneros dentro y fuera, programa evangelistic, amor Cristiano etc.Comforme las entrada. No nos olvidemos de hacer el bien a quien es debido. Dios bendice al dador alegre, y alegre significa con un corazon puro y sincero sin quejas. Nunca pongamos en dudas hacer lo que es correcto y agradable ante Dios. Si El es fiel a sus hijos, seamos fiel a El, sosteniendo y ayudando aquellos que verdaderamente trabajan para la obra de Dios. Dios Les bendiga a todos.

Responder a roberto gutierrez Cancelar respuesta

*