¿Necesitamos ser avivados?

“Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de la misericordia“. Habacuc 3:2

Introducción

Hemos escuchado bastante acerca de avivamiento; se nos ha dado la definición de lo que es avivamiento; se nos ha explicado lo que es avivamiento; se nos han dado ejemplos de tiempos de avivamiento en el pasado, y se nos ha hablado de la necesidad de que seamos avivados. Se nos ha dicho que avivamiento no es obra de hombres; se nos ha dicho que avivamiento no es para inconversos, aunque hace impacto en los inconversos; es para el pueblo de Dios, es Dios obrando en su pueblo y a través de su pueblo.

Ahora tengo unas preguntas para ti. ¿Crees que necesitamos un avivamiento? ¿Crees que las cosas están bien en medio nuestro y que no necesitamos que Dios se mueva en medio nuestro? Crees que no hay necesidad de que Dios haga algo especial entre nosotros los Bautistas fundamentalistas bíblicos. Quiero que estudiemos las siguientes cosas y decidamos si estamos en verdad en necesidad de un toque del Cielo, de una obra especial de parte de Dios en medio nuestro. De un verdadero avivamiento entre nosotros. Para averiguarlo, debemos ver cuándo es que necesitamos ser avivados. Si estas cosas que les voy a mencionar recaen sobre nosotros, entonces tenemos que gritar como gritó Habacuc, “Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer”.

1. Necesitamos Avivamiento Si Las Almas No Se Están Convirtiendo En Nuestras Iglesias

En muchas iglesias hace tiempo que nadie se convierte. Una hermana me dijo, Hermano Casillas, en nuestra iglesia hace más de tres años que alguien pasó al frente a hacer profesión de fe y convertirse al Señor Jesucristo.

2. Necesitamos Avivamiento Si El Bautisterio Hace Tiempo Que Está Seco

En una iglesia, el bautisterio estaba lleno de telarañas. Hacía años que no lo usaban.

3. Necesitamos Avivamiento Cuando No Hay Jóvenes Rindiéndose Para Servir Al Señor A Tiempo Completo En Su Obra

Algunas de nuestras iglesias llevan años funcionando y nunca han visto un solo joven rendirse para la obra del Señor. Algunos de ustedes pastores nunca han visto a un solo joven o señorita de su iglesia rendirse para la obra del Señor. Algunos pastores y misioneros hasta han desalentado a algunos jóvenes quienes les han expresado que están considerando entrar en el ministerio.

4. Necesitamos Avivamiento Cuando Hay Mundanalidad En Nuestras Iglesias

En muchas de nuestras iglesias, los jóvenes, así como también adultos hablan del cine y de teatros como una cosa normal y común para cristianos. Hablan del rock-and-roll, de la salsa, del merengue y toda música mundana y sensual como si fuera algo natural y bueno para ellos. Algunos de nuestros jóvenes están visitando los llamados “pubs cristianos”, donde oyen música mundana con palabras religiosas conducentes a pecado e inmoralidad.

5. Necesitamos Avivamiento Cuando No Hay Fervor Misionero En Nuestras Iglesias

Algunas iglesias no quieren participar en la Gran Comisión de ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura. Algunas iglesias no tienen ningún tipo de programa misionero. No dan a la obra misionera. No tienen misioneros que vengan a su iglesia a retar a los hermanos a que apoyen la obra del Señor en otros países. Jesucristo dijo: “Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Pero algunas iglesias se han quedado en su Jerusalén y ni siquiera ayudan a alcanzar a la Judea o sea a Puerto Rico. Dios tenga misericordia de esas iglesias. Cada iglesia debe de dar a lo menos el 10% de sus entradas a la obra misionera alrededor del mundo.

6. Necesitamos Avivamiento Cuando No Hay Disciplina Correctiva En Nuestras Iglesias

Muchas iglesias tienen problemas que no han sido afrontados; problemas de inmoralidad, de desobediencia, de mundanalidad, de rebeldía, de mal manejo del dinero de la iglesia, de chismes, de orgullo y altanería, de prejuicios raciales, problemas que deben ser afrontados bíblicamente y no se está haciendo.

7. Necesitamos Avivamiento Cuando Hay Contiendas Entre Hermanos En La Iglesia

Hay hermanos de iglesias que están enojados con otros hermanos y no se hablan. Algunos se han mudado a otra iglesia enojados y no quieren hablarle a los otros hermanos de donde salieron. Algunos, se fueron enojados porque no se hizo lo que ellos querían, y ahora están hablando de otros, causándole daño a la obra del Señor. Dios no va a bendecir a una congregación que tiene ese tipo de gente. Dios tenga misericordia de ellos.

8. Necesitamos Avivamiento Cuando No Hay Suficientes Pastores Para Pastorear Iglesias

Hay una escasez de pastores. En este momento hay unas cinco iglesias sin pastores. Algunas iglesias han optado por funcionar sin pastor, lo cual es incorrecto. Cada iglesia Bautista fundamental independiente debe tener su pastor; pero no hay candidatos al pastorado. La mies es mucha, los obreros pocos. Hay que “orar al Señor de la mies que él envíe obreros a su mies”.

9. Necesitamos Avivamiento Cuando Pastores Se Convierten En Profesionales y No Cumplen Su Ministerio Propiamente

Tenemos varios pastores que no están cumpliendo su ministerio como deberían. Se encierran en sus oficinas y todo lo que hacen es estudiar, nada más. No visitan, no ganan almas, no tienen escuelas de verano, no dan campañas evangelísticas, no asisten a estas conferencias. Están satisfechos con que tengan un grupito que les pague su salario.

10. Necesitamos Avivamiento Cuando Nuestras Iglesias Son Influenciadas Por Grupos Con Doctrina Diferente A La Que Se Nos Ha Enseñado

En algunas de nuestras iglesias, la influencia carismática-pentecostal se está sintiendo. La música cristiana contemporánea, el estilo de alabanza, el estilo de adoración, algunas frases carismáticas, y más, indican que influencias externas están afectando nuestra manera de ser. Treinta años atrás eso no existía en nuestras iglesias. Se nos conocía como Bautistas Independientes fundamentales. Éramos diferentes. Dios nos ayude a volver a ser lo que éramos.

11. Necesitamos Avivamiento Cuando La Iglesia No Ejerce Influencia En La Comunidad En Que Se Encuentra

Dios nos puso en la tierra para ser diferentes y para causar diferencia. Debemos influenciar al mundo, no el mundo a nosotros (lea Romanos 12:1-2, 1 de Juan 2:15-17 y Santiago 4:4). Pero hoy el mundo está influenciando grandemente a la iglesia. Necesitamos un avivamiento espiritual para corregir esto.

12. Necesitamos Ser Avivados Cuando Hay Aumento De Inmoralidad y Ociosidad En Nuestras Comunidades y No Nos Importa

Cada día que pasa, en Puerto Rico mueren de uno a tres jóvenes asesinados. Es raro el día en que un joven, una señorita, un anciano, o anciana no cometa suicidio en esta isla. El abuso a las mujeres y los niños va en crecimiento diariamente. Las drogas, la pornografía, la prostitución, el homosexualismo, el alcoholismo, los asaltos y robos se han convertido en cosa común y corriente en nuestra sociedad. Y la iglesia, como dijo alguien, hace tiempo que está durmiendo. Nos hemos vuelto duros, no nos importa lo que está pasando. Necesitamos ser avivados.

13. Necesitamos Ser Avivados Cuando El Púlpito Se Enfría

No hay fervor en el púlpito. No hay compasión, no hay entusiasmo. Se predican sermonetes a cristianetes que no quieren que los molesten. Los altares están vacíos, no hay convicción de pecado, no hay arrepentimiento, no hay consagraciones, no hay rededicaciones. Yo salgo a predicar a otros lugares y he vistos hasta 50 personas pasar a aceptar a Cristo en un solo culto. He visto a cientos de creyentes caminando al altar con lágrimas en sus ojos reconciliándose con el Señor y arreglando sus vidas con El. Pero aquí en Puerto Rico no he visto eso. Algo pasa; algo anda mal. Necesitamos un avivamiento de parte de Dios en los púlpitos de nuestras iglesias.

14. Necesitamos Avivamiento Cuando Las Sectas Falsas Progresan y La Iglesia Se Estanca

Los Mormones están creciendo, los Testigos de Jehová están creciendo, los grupos carismáticos están creciendo, los Testigos de Jehová están creciendo, los grupos carismáticos están creciendo, los ecuménicos están creciendo; y ¿a nosotros qué nos ha pasado? Leí en la prensa del país que aquí en Puerto Rico hay unas 40 comunas de sectas falsas que tiene de 300 a mil personas o más. Gente que ha sido engañada con doctrinas falsas, que les han lavado el cerebro y donde existe mucha inmoralidad.

15. Necesitamos Un Avivamiento Como El Que Hubo en Tiempos Pasados En Otros Lugares

Al comienzo de la nación de los Estados Unidos de Norte América ocurrió un gran despertar espiritual. Los hombres que Dios usó fueron Jonatán Edwards, George Whitfield y Charles Finney. Se estima que una tercera parte de la nación norteamericana, que para entonces tendría como un millón de personas, se convirtió al Señor Jesucristo.

En el siglo 19, un grupo de hombres comenzó a reunirse a orar todos los días a la hora del almuerzo en la cuidad de Nueva York. Dios comenzó a obrar. Llegó el momento cuando más de mil grupos de oración se estaban reuniendo para orar por los Estados Unidos. Dios envió un gran avivamiento y miles de personas se apartaron del pecado y se consagraron al Señor Jesucristo. Cientos de miles de personas fueron salvas. No hubo un instrumento humano que se pudiese reconocer como el líder del avivamiento. Los grupos de oración fueron grandemente usados por Dios para traer avivamiento.

En la región de Gales, Inglaterra, ocurrió otro despertar espiritual. Comenzó con un minero que se convirtió a Cristo y empezó a orar por los otros mineros. Dentro de las minas, el Espíritu de Dios descendió sobre los mineros y comenzaron a convertirse hasta cientos a la vez. Comunidades enteras fueron transformadas por el poder de Dios. Se estima que a Inglaterra no le ocurrió lo mismo que pasó en Francia por causa de la predicación de Juan Wesley y su hermano Carlos. Cientos de miles de ingleses se convirtieron al Señor Jesucristo y la nación fue salva de un gran baño de sangre como el que ocurrió en Francia.

En una iglesia en Inglaterra, durante el siglo 19, dos ancianas se pusieron a orar por la Iglesia. La iglesia estaba muerta. Tenía un auditorio que acomodaba como tres mil personas. Y solamente asistían de 30 a 40 personas los domingos por la mañana. No tenía cultos los domingos por la noche. No tenía culto los miércoles por las noches. Sólo tenían cultos los domingos por las mañanas. Esas dos ancianas estuvieron orando por más de dos años todos los días pidiéndole a Dios que tuviera misericordia y enviara un avivamiento. En contestación a las oraciones de esas dos ancianas, Dios envió al evangelista D.L. Moody y su asistente, el Hno. Ira Sankey. Comenzaron a predicar a las 30 0 40 personas que venían y Dios comenzó a obrar. En menos de tres semanas, la iglesia se llenó. Sobre tres mil personas comenzaron a asistir. Cientos de personas se convirtieron al Señor Jesucristo. Dios envió un gran despertar espiritual sobre esa iglesia.

¿No te gustaría que eso ocurriera en tu iglesia? ¿No te gustaría ver un gran despertar en nuestras iglesias? ¿no te gustaría ver un gran avivamiento en nuestro pueblo? Entonces grita como gritó Habacuc: “Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer”. Y esté dispuesto a pagar el precio. Arregla tu vida con el Señor. Conságrate a él. Apártate del pecado. Busca de Dios. Ruégale que él avive su obra. Así nos ayude Dios.

 

Sermón predicado durante la Conferencia Bíblica Anual del Colegio Universitario Bautista celebrada el 19 de abril, 2004 en la Iglesia Bautista Fundamental de Caguas, Puerto Rico

El Escudo de la Fe
Vol. 13 No. 2

 

Compartir en Facebook

2 Responses to “¿Necesitamos ser avivados?”

Read below or add a comment...

  1. Carlos Romero says:

    me parece un tremendo mensaje lindo para estas ocasiones y espero reproducirlo en mi Iglesia que necesitamos de un avivamiento. . . .

  2. Yorbel Baez Cruz says:

    No creo en el Crecimiento Exponencial, doctrina expuesta por Rick Warren, a través de la cual plantea de una u otra forma que el número de cristianos que asistan regularmente a la iglesia es un índice de la frialdad y espiritualidad en nuestras congregaciones. Existe algo que tampoco creo cien porciento, y es que algunos pastores (no es el caso del mío) están acostumbrados a decir que si la iglesia está casi vacía es un indicador de que estamos atravesando por los últimos tiempos, y en cambio, si está llena, es una bendición de Dios. Me parece que es una exageración, necesitamos urgentemente un avivamiento. Necesitamos recibir poder de Dios y predicar, con palabra y con testimonio. Gracias por este artículo, ha resultado en edificación personal.

Responder a Yorbel Baez Cruz Cancelar respuesta

*