Poemas cristianos por Francisco Estrello

Pastor

Pastor, el de las manos delicadas
Que son desbordamiento de dulzura;
Luz del cielo volcóse en tus miradas
Y tu alma es lirio blanco de ternura.

Pastor que vas por montes y collados
En búsqueda de amor, de noche y día;
En tus hermosos pastos, aromados,
Florece, flor divina, la alegría.

Pastor que vas regando en los senderos
Claveles rojos de tus pies sangrantes;
Tus manos prodigiosas, con luceros,
Van trazando caminos rutilantes.

Contigo, mi Pastor, toda la vida
Se torna mieles y florece en rosas;
Y el suave toque de tu mano herida
Estremece de amor todas las cosas.

Yo te bendigo, mi Pastor, por ello,
Y me apoyo sin miedo en tu cayado;
¡Es tan bueno el camino y es tan bello
Cuando marchas, Señor, a nuestro lado!

 

Mis puertas abiertas te esperan

A rústico albergue llegaste, Señor;
ni un sitio te hicieron en todo el mesón;
apenas las bestias te dieron calor,
y allí entre la paja naciste, Señor.

A todas las puertas tu madre llamó
y nadie a su angustia la puerta le abrió;
hallaste la vida cerrada al amor,
y sólo un pesebre el hombre te dio.

Florece en mi vida la nueva canción
que al mundo trajiste naciendo en Belén;
no importa que encuentres cerrado el mesón,
mis puertas abiertas te esperan, Señor.

 

Mantén tu Fuego Ardiendo

La senda se va haciendo impenetrable,
Es un velo de sombras el camino;
A tientas va el viajero persiguiendo
La ilusión que se fue y que ya no vino …
¡Mantén tu fuego ardiendo!

La noche se echa ya por las veredas,
El silencio se tiende en los caminos,
Y hay todavía esperanzas rezagadas
Que en carrera agitada van volviendo …
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Hay tempestad arriba … ni una estrella …
Los senderos están resbaladizos;
No se distingue nada, ni una huella,
Y un viajero perdido va cayendo …
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Mira cómo el ideal padece frío,
La vida se ha enfermado de tinieblas;
Y ese mal de las sombras va envolviendo
Todo lo que es más bello, hermano mío …
¡Mantén tu fuego ardiendo!

No te asuste la noche,
La mañana vestirá luminosa en su alegría;
Pero en tanto la luz va esclareciendo,
¡Mantén tu fuego ardiendo!

Mantén tu fuego ardiendo …
Defiéndelo del viento, ¡te lo apaga!
Cúbrelo de la lluvia, ¡te lo ahoga!
Y mientras cuesta arriba vas subiendo
O cuesta abajo ya vas descendiendo,
¡Mantén, siempre mantén, tu fuego ardiendo!

 

Dios ha de ser tan nuestro

Dios ha de ser tan nuestro,
que el alma estremecida
con su presencia ardiente
se incendie y resplandezca;
Dios ha de ser tan nuestro,
de modo que la vida
de milagro divino
se sature y florezca.

Dios ha de ser tan nuestro
que nada pueda nunca
robarnos la alegría;
Dios ha de ser tan nuestro,
que el alma alborozada
con salmos y aleluyas
despierte cada día.

 

Tu amor

Señor,
En Ti desaparecen las barreras
De raza y de color;
Tu amor traspasa todas las fronteras,
Mi divino Señor.
Haz que mi mano estreche la otra mano
De mi hermano,
Y que a todos los hombres mi alma abarque,
Y que los ame con Tu mismo amor.

 

¡El Vive!

¡El Vive! Es el salmo eterno expresado tan sólo en dos palabras.
¡El Vive! Es la sinfonía triunfal y divina que recorre los siglos.
¡El Vive! Es la afirmación más rotunda de la fe cristiana.
¡El Vive! Es el mensaje radiante de la luz que se abre camino entre las sombras de la muerte.
¡El Vive! ¡El Vive! “Y por cuanto El vive, yo también viviré”.

 

Compartir en Facebook

5 Responses to “Poemas cristianos por Francisco Estrello”

Read below or add a comment...

  1. Miguel Cruz says:

    Mi estimado hno. Fransisco, encontre en su portal estos poemas los vi interesantes y me motivo para usar en los campamentos juveniles que tenemos en cada vacaciones, le quiero hacerle saber los copiare algunos para disponerme de ello, espero que me permita utilizarlos y que conponga mas poemas.

    En Cristo Hno. Miguel.

  2. Nelly Vasquez says:

    Doy gracias a Dios por haber encontrado estos poemas de Francisco Estrello, me gusta declamar sus poemas ya que contienen unos bellos mensajes. Dios le bendiga.

  3. Alby Barrios says:

    les agradeceria me mandaran mas poemas de Francisco E. Estrello. Yo tenia un libro titulado El Cristo del camino estrecho pero se me perdio. Quisiera encontrar la poesia “Aquel hombre de blanca vestidura” Dios los bendiga. Muchas gracias.

  4. Ernesto Santiago Cruz says:

    Estos y otros hermosos poemas se encuentran en un libro titulado “Posada junto al camino” del mismo autor, yo tuve oportunidad de leerlo hace 50 anos, por favor si alguien sabe como poder conseguirlo ya sea fisicamente o en formato electronico le agradecere profundamente cualquier referencia.
    Gracias y que el Senor nos los bendiga

  5. Peter Rivera says:

    ¿Dónde se puede conseguir el libro “En comunión con lo eterno”, de Francisco Estrello? Llevo años tratando de rescatarlo, sin éxito. El autor tal vez podría publicarlo en una de las tiendas en línea. O cederlos en un blog para uso público. Hermosos recuerdos de mi juventud.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*