¿Puede una traducción de la Biblia ser perfecta?

En años recientes se ha introducido una enseñanza extraña que a mi conocimiento es nueva en el fundamentalismo hispano. Consiste simplemente en enseñar que una cierta traducción de la Biblia en español es perfecta. Los que promueven la Reina-Valera “Gómez” y la reimpresión de la Valera 1865 ahora están enseñado esto acerca de sus respectivas traducciones en una forma dogmática. Veamos cómo las siguientes observaciones demuestran la imposibilidad de sostener esta premisa en una forma bíblica y consistente.

La Biblia no enseña la perfección de traducciones

Se debe rechazar la enseñanza dogmática de la perfección de una traducción sobre todas las demás por la misma razón que rechazamos la enseñanza de la inmaculada concepción. La simple verdad es que ambas enseñanzas no se encuentran en la Biblia.

En el proceso de traducir se cambian las palabras, y con frecuencia un traductor tiene que expresar algo lo mejor posible, pero de una forma que no siempre puede reflejar el énfasis, los modismos, los matices, los asuntos idiomáticos y la construcción de frases con la misma precisión del idioma original. La traducción es una tarea de aproximación. Dicho dilema no cambia cuando se traduce la Biblia. En cuanto a traductores de la Biblia, hay que tomar en cuenta, “antes que traductor, ser humano”. Cuando un traductor traduce la Biblia, no ocurre un milagro como ocurrió cuando Dios inspiró a los escritores de la Biblia (2 Ped. 1:21). Si ocurriría un milagro, no habría múltiples versiones en un mismo idioma, ¡porque todas serían iguales! Obviamente, una traducción cuidadosa puede ser confiable y autoritaria, y se deben usar términos semejantes para describir una buena traducción. Pero al usar términos como “perfecta”, “infalible”, o aun “inspirada” para una traducción, se está enalteciendo peligrosamente una obra de hombres al nivel de los originales inspirados por Dios.

Dios no es el traductor de las versiones de la Biblia

Aunque nadie está negando nuestra afirmación de que Dios no traduce la Biblia, esta simple verdad llega al corazón del asunto. Las traducciones no son producto de una inspiración divina que protege al traductor de error humano. No estamos diciendo que una traducción no puede ser Palabra de Dios. Pero hablando en términos técnicos, tenemos que reconocer que la Reina-Valera es una traducción de la Palabra de Dios, y aun así es una autoridad totalmente adecuada para cumplir su función en español.

La traducción requiere interpretación

Una traducción típica de la Biblia contiene alrededor de 750.000 palabras. En miles de casos el traductor tiene que interpretar. Los Evangelios a solas contienen más de 700 lecturas ambiguas en las cuales el griego puede ser traducido de dos formas.1 Cuando los idiomas originales son ambiguos, es generalmente considerado mejor dejarlo ambiguo, aunque algunas veces la naturaleza del idioma receptor no lo permite. Cuando el griego y el hebreo obligan a un traductor a interpretar, ¿quién tiene el derecho de determinar cuál interpretación es correcta? Declarar que una traducción es perfecta conlleva la consecuencia inevitable de creer que un traductor fue perfecto en todas sus interpretaciones en ella, lo cual es tan absurdo como creer en la infalibilidad del papa cuando habla ex cátedra. Nadie (incluyendo un traductor o comité) es capaz de interpretar la Biblia sin la posibilidad de jamás fallar. Nunca debemos confiar tanto en las interpretaciones de un traductor al punto de declarar su obra “perfecta” en el sentido infalible. Jer. 17:5 nos advierte: Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

En lo que respecta al problema de llegar al significado preciso de las palabras en los idiomas originales, existen los factores de palabras originales con muchos significados, la expresión moderna con muchos significados, palabras sin equivalentes modernos adecuados, y las complicaciones de lexicografía, sin dejar de mencionar los problemas de sintaxis. La traducción no es tan fácil como suele pensar la mayoría de la gente. Los traductores de la King James (KJV) en la introducción de su traducción escribieron que “El querer determinar cuáles cosas el Espíritu de Dios ha dejado dudoso, no es nada menos que presunción”.

La costumbre en tiempos pasados era de utilizar notas marginales para que el traductor comparta con el lector traducciones alternas o explicaciones. Así fue con las traducciones y revisiones originales de Reina, Valera y la KJV. Es lamentable que esta costumbre haya caído en desuso.

Ejemplos donde el traductor está obligado a interpretar

1 Jn. 5:3 dice lo siguiente en la RV 1960: Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. En contraste, la RVG en ese versículo hace referencia al “amor de Dios”. La pregunta surge: ¿Se refiere este versículo al “amor de Dios”, o al “amor a Dios”? La razón por la cual hace falta interpretar es que el griego no indica si es “de Dios” o “a Dios”. Está al criterio del traductor. Cierta medida de lógica parece indicar que se refiere al amor a Dios, porque sigue inmediatamente con hacer referencia a guardar los mandamientos, y seguiría el pensamiento del versículo anterior. Pero pueden haber unas consideraciones léxicas o gramaticales en el contexto que lleven a un traductor a presumir que se refiere al amor de Dios.

Otro ejemplo donde un traductor está obligado a traducir es en Hechos 7:45 y Hebreos 4:8. En griego, “Jesús” y “Josué” comparten el mismo nombre. Pero en español obviamente no; por tanto, el traductor está obligado a interpretarlo. El contexto de Hechos 7:45 y Hebreos 4:8 circula alrededor de los eventos de Josué dirigiendo al pueblo de Dios a la tierra prometida. La KJV y la RVG2010 pusieron a “Jesús” en el texto, pero por lo menos en la nota marginal de la KJV 1611 se puso una nota aclaratoria para Hebreos 4:8 donde dice, “esto es, Josué”. La RV 1960 colocó “Josué” en el texto en Hechos 7:45 y Hebreos 4:8.

Se podría mencionar miles de casos donde un traductor de la Biblia está forzado a interpretar. Para otro caso un poco polémico, vea el artículo ¿Por qué es que la palabra infierno aparece menos a menudo en la Biblia común en español al comparársele con la KJV? acerca de la disputa sobre la traducción o transliteración de hades y seol. Otro ejemplo que mencionaremos es una palabra que aparece miles de veces, pero cada vez requiere interpretación. Se trata de la palabra hebrea elohím. Significa dioses en el sentido ordinario, pero puede representar un dios falso, varios dioses falsos, o el Dios verdadero. Aunque el contexto normalmente facilita su interpretación, empezando con Génesis 3:5 ya hay un caso donde traductores conservadores han discrepado en su interpretación.

Para darle una idea de cuán extensas pueden ser las numerosas formas en que se puede traducir una sola palabra, vea el siguiente caso: La introducción a Young’s Literal Translation menciona que la palabra hebrea panim fue traducida con 94 palabras diferentes (si uno cuenta formas idiomáticas) en la Biblia en inglés. En cambio, “to destroy” (destruir) en la KJV representa 49 palabras hebreas diferentes de acuerdo a Englishman’s Hebrew Concordance. Hay casos donde cinco traductores diferentes podrían salir con cinco traducciones diferentes del mismo pasaje usando una filosofía de traducción similar. Si se podría decir que no hay diferencias en interpretaciones entre la RVG y la KJV, es solo porque la RVG se conformó artificialmente a la KJV, lo cual concuerda con el testimonio de Humberto Gómez de que el estándar para su RVG fue la KJV.2

Otros ejemplo de complicaciones de interpretación incluirían las palabras vino, espíritu o Espíritu, nombres de algunas plantas y árboles, nombres de animales raros o posiblemente ahora extintos, etcétera.

Es posible que traductores honestos y piadosos que usen todas las fuentes a su disposición lleguen a diferentes conclusiones en sus interpretaciones. Debemos reconocer que ningún traductor o comité de traducción es capaz de interpretar 100% perfectamente en miles de casos como estos en la Biblia, puesto que “ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada” (2 Ped. 1:20).

Los que enseñan perfección de traducciones han demostrado inconsistencias

Un ejemplo de inconsistencia es el hecho de que en el 2004 el hermano Humberto Gómez declaró en un artículo en inglés que su traducción era perfecta en su opinión.3 Pero irónicamente añadió que si alguien encontrara algún error, estaría dispuesto a corregirlo. Quisiéramos hacer tres observaciones en cuanto a esto:

1. Si uno cree que algo es perfecto, no tiene sentido aceptar que pueda contener errores. No se debe abaratar el significado de la palabra “perfecto” cuando es usado en el sentido literal en español. Lo perfecto no goza de la virtud de poder perfeccionarse.

2. No le falta ironía a su opinión de perfección, ya que su traducción se cambió en cientos, y quizás miles de lugares entre el tiempo que se escribió ese artículo y la impresión de la RVG2010.

3. Humberto Gómez posiblemente fue el primer traductor bíblico en la historia que declaró por escrito que, en su opinión, su traducción era perfecta.

Otra inconsistencia es que declararon que la RVG era perfecta en la portada de un libro en 2009, aunque todavía no había salido a la luz la RVG 2010. Al comparar entre las versiones en inglés y español de este libro, hubo varias cosas que me llamaron la atención. Una es que la versión del libro en inglés promoviendo la perfección de la Biblia en inglés señala que una de las evidencias de que la KJV es supuestamente perfecta es porque no tiene derechos reservados, y hasta usaron un texto bíblico para tratar de comprobarlo. Pero si se fija en la portada de la RVG, verá que sí tiene derechos reservados. Por tanto, en la versión en español del libro tuvieron que dejar afuera ese criterio para perfección de una traducción, porque demostraría que la RVG no cumple con los criterios de perfección que se inventaron para la KJV. Otra cosa interesante es que la versión en inglés del libro enseña una doctrina que quedó afuera (por lo menos en nombre) de la versión en español. Es una doctrina de hombres que llamaron “Doctrine of Utilization” (Doctrina de Utilización). La versión en inglés no explica esta doctrina en detalle, pero creo que se refiere al hecho de que la KJV se ha utilizado por cientos de años. Eso no se puede decir de la RVG, y entonces explicaría por qué quedó eliminada de la versión en español del libro que enseña la supuesta perfección de la RVG. El hecho de que tuvieron que eliminar dos criterios para la perfección en la traducción del libro para que no elimine la RVG demuestra la debilidad e inconsistencia de esta nueva doctrina. Para más información, ver Crítica del libro “Por qué la Biblia Reina Valera Gómez es la Perfecta Palabra de Dios”.

Un ejemplo de inconsistencia de parte del grupo encabezado por McArdle que volvió a imprimir la Valera 1865 es que en el 2003 publicaron un libro en el que declararon que la 1865 tenía el 99% de las omisiones y añadiduras corregidas. Luego en el 2005 publicaron una edición donde se corrigió dicha revisión en 50 lugares. Pero más tarde este grupo abandonó la edición con 50 correcciones y ahora declaran que la edición original de 1865 es perfecta e inspirada.

Aún la creencia en un Texto Recibido perfecto refuta la enseñanza de una traducción perfecta

Creo en un Texto Recibido confiable entre sus ediciones, pero no perfecto. Se debe notar que los que enseñan que el Texto Recibido es perfecto generalmente no especifican una edición específica y tangible (si conoce de una excepción, favor de documentarlo en nuestra sección de comentarios al pie de esta página). Pero aún la enseñanza de un Texto Recibido perfecto no respalda la creencia de una traducción perfecta. Si el Texto Recibido es perfecto y la RVG nunca se aparta del Textus Receptus como alegan, ¿por qué en dicha revisión “Jesús” aparece dos veces en Marcos 2:15, pero una sola vez en todas las ediciones del Textus Receptus en las cuales me he fijado (Beza 1598, Scrivener y Estéfano 1550)? ¿Por qué en la RVG Hebreos 10:23 dice “fe”, cuando las ediciones del Textus Receptus que acabamos de mencionar tiene “elpis”, lo cual significa “esperanza”? Podríamos dar más ejemplos, pero tan solo un ejemplo de imperfección sería suficiente para demostrar que algo es imperfecto.

Para más información acerca del Textus Receptus, ver mi artículo ¿Es el Textus Receptus la autoridad final?

Los traductores de la King James no creían en traducciones perfectas

En prácticamente todos los casos que he examinado, los hermanos que creen en la perfección de la RVG y la 1865 también creen en la perfección de la versión King James en inglés. Lo interesante en esto es que los traductores mismos de la King James negaron que las traducciones eran perfectas. Note lo que escribieron en la introducción a su versión:

No hay razón por la cual la palabra traducida se debe negar que sea la palabra, o prohibida que sea actualizada, a pesar de que algunas imperfecciones y deficiencias se puedan detectar en su traducción. Porque ¿qué cosa alguna vez fue perfecta bajo el sol, donde apóstoles u hombres apostólicos, eso es, los hombres dotados con una medida extraordinaria del Espíritu de Dios, y privilegiados con el privilegio de la infalibilidad, no tuvieron en su mano?

Otra vez, hay muchos nombres raros de ciertos pájaros, de bestias y piedras preciosas, etcétera, donde aún los hebreos no concuerdan consigo mismos en sus juicios, casos donde ellos pueden parecer haber definido esto o aquello, porque ellos querían decir algo, en vez de estar seguros de lo que ellos dijeron, como S. Jerónimo en algún lugar dijo de la Septuaginta. Ahora, en tal caso, ¿no es bueno que en el margen se avise bien al lector para que busque aún más, y no concluir ni dogmatizar sobre esto ni aquello perentoriamente? Tal como es un defecto de la incredulidad, el dudar de esas cosas que son evidentes: entonces el querer determinar cuáles cosas el Espíritu de Dios ha dejado (aún en el juicio del juicioso) dudoso, no es nada menos que presunción. Por lo tanto como S. Agustín dice, la variedad de traducciones es provechosa para el encuentro del sentido de las Escrituras: tal diversidad de significado y el sentido en el margen, donde el texto no es tan claro, debe por necesidad hacer bien, si es necesario, como somos persuadidos.

Ellos que son sabios, deben librarse de juzgar en cuanto a diferencias de lecturas, en vez de estar cautivados por una, cuando puede ser la otra.

¿Será que el reino de Dios ha llegado a ser palabras o sílabas? ¿Por qué debemos estar esclavizadas a ellas si podemos ser libres; y utilizar precisamente una cuando podemos utilizar otra de igual valor, que es equivalente?

El origen de la creencia en traducciones perfectas

El caso más antiguo del cual tengo conocimiento es cuando líderes católicos enseñaron que la vulgata latina era perfecta en el siglo 16 (Hills, Edward. The King James Version Defended. 1984, págs. 196-197). Los casos de los escritores que indicaron la posibilidad de traducciones infalibles desde el caso de la Vulgata Latina hasta el siglo veinte fueron tan raros que prácticamente desapareció dicha creencia entre la gente educada en teología. Empezando con sus escritos en la década de 1960, Ruckman popularizó la enseñanza de que la Biblia King James en inglés era infalible. Él no solo enseñó que la KJV era infalible, sino que escribió muchos libros dando razones detalladas de por qué él creía que era no solo posible sino necesario que haya una Biblia infalible en inglés. A través de su influencia, su literatura, sus conferencias y su instituto, Ruckman es el más responsable por esparcir la enseñanza de una traducción perfecta en la KJV. (Si usted niega esto, le invito a enviar documentación al contrario por medio de la sección de comentarios en esta página). ¡La ironía en todo esto es que Ruckman enseñó la perfección de la KJV a pesar de que la KJV originalmente se tradujo con libros apócrifos, contenía miles de traducciones alternas en los márgenes, y los traductores mismos negaron que su traducción fuese perfecta!  Ruckman ha tenido una influencia muy grande en algunos sectores del fundamentalismo, especialmente en algunos líderes de estos grupos que ahora afirman que cierta traducción en español es perfecta. Por ejemplo, el presidente de la Sociedad Bíblica Valera (el grupo que declaró que la 1865 era perfecta y la volvieron a imprimir) estudió a los pies de Ruckman y ha traducido algunos de sus libros. Hay muchas conexiones entre algunos líderes de la RVG y Ruckman, lo cual se puede leer en mi artículo Crítica del libro promoviendo la RVG solamente “La Biblia de Dios en Español”.

Conclusión

Es probable que muchos que creen que una traducción puede ser perfecta no han tomado en cuenta las verdades que hemos compartido en este artículo. Personalmente, no tengo problema con una persona que en su opinión personal considere que una traducción es perfecta, con tal de que no trate esa creencia personal como un asunto doctrinal y no busque imponer esa creencia sobre otros. El problema surge cuando se enseña la perfección de una traducción como una doctrina, donde se trata como un fundamento de la fe, y se desprecia a otros que no comparten su creencia. El hecho de que muchos que creen que la KJV es perfecta buscan reemplazar las versiones históricamente autoritarias en español y en otros idiomas, es tan solo un ejemplo demostrando cómo desean imponer su creencia sobre otros.

En cuanto a los manuscritos originales, creo en su absoluta perfección, porque con Dios como autor (al inspirar directamente a los escritores) no puede contener errores (Tito 1:2). Sin embargo, la obra de copiar manuscritos y traducción es obra humana, aunque con la bendición de Dios, al llevar a cabo el cumplimiento de su promesa de que su Palabra no pasará. Dios no es responsable por los errores entre manuscritos, en traducciones o en diversas ediciones del Texto Recibido o Masorético. Esto es porque aunque Dios se responsabilizó de asegurar que se lleve a cabo la preservación, queda demostrado que Dios encomendó los detalles de la obra a hombres sin que Él intervenga milagrosamente como en el caso de la inspiración de los originales. La historia demuestra que Dios le ha dado al hombre falible la obra de preservar su Palabra, y es por la gracia de Dios que tenemos traducciones confiables.

Apéndice 1

Preguntas que deben contestar los que creen en una traducción perfecta

Estas preguntas llegan al corazón del asunto; entonces, no se sorprenda si los que sostienen la creencia de traducciones perfectas sean evasivos o rehúsen contestarlas:

  • ¿Es el hombre capaz de hacer siquiera una sola cosa perfecta sin un milagro de parte de Dios?
  • Si una traducción podría ser perfecta, ¿quién tendría el derecho de decidir cuál?
  • ¿Por qué esperó Dios cientos de años para proveer finalmente una traducción perfecta en español?
  • Dónde haya una diferencia entre la RVG y todas las ediciones del Texto Recibido, ¿cuál cree usted que es la correcta?
  • ¿La perfección se extiende al texto o solo al contenido doctrinal del texto?
  • ¿Cuál fue la fuente perfecta que se utilizó para verificar que cierta traducción es perfecta? (contestar con “Texto Recibido” y “Texto Masorético” no es ser preciso, porque hay múltiples ediciones con diferencias textuales).
  • ¿Cómo llegó la traducción a la perfección sin un milagro semejante a la inspiración?
  • ¿Deja la traducción de ser perfecta si contiene errores ortográficos o de imprenta?
  • ¿Dicha traducción es perfectamente idéntica a otras traducciones consideradas perfectas? ¿Por qué no?
  • Si la forma de traducir algunas palabras en una traducción perfecta no concuerda con léxicos griegos o hebreos, ¿significa que los léxicos tienen que ser corregidos para reflejar la traducción perfecta?
  • ¿La perfección incluye palabras en bastardillas, las cuales representan palabras que no se encuentran en el idioma original?

Apéndice 2

Refutación de un artículo promoviendo la perfección de la RVG

Lo siguiente es un análisis del artículo Can the Bible Today be Perfect?6 (¿Puede la Biblia hoy ser perfecta?) por el misionero Emanuel (Manny) Rodríguez. El artículo está en inglés; por tanto, he traducido todas las citas que utilizo en el análisis.

Empezando con el título y a través del artículo, el escritor se burla de los que supuestamente no creen en una “Biblia perfecta” para hoy. Esto es injusto, porque todo creyente fundamentalista cree en una Biblia perfecta como originalmente fue dada aún si no cree en traducciones perfectas. El Salmo 119:89 nos asegura de la permanencia de su Palabra: Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos.

Un argumento usado en este artículo por uno de los líderes de la RVG para justificar decir que su versión es perfecta tiene que ver con el significado de la palabra griega traducida como “perfecto” en las varias ediciones de la Reina-Valera. Su argumento se centró en Santiago 1:4, donde la palabra griega teleios fue traducida como “perfectos”. El diccionario Strong contiene el siguiente significado para esta palabra griega:

G5046
τέλειος
téleios
de G5056; completo (en varias aplicaciones de trabajo, crecimiento, mentalmente y carácter moralmente, etc.); neutro (como sustantivo, con G3588) cualidad de completo:-alcanzar madurez, completo, maduro, perfecto.

Alguien podría usar dicho criterio para decir “yo soy maduro y completo, por tanto soy perfecto”. Se podría reconocer también que aún en español a veces usamos el término “perfecto” en un sentido no literal en algunos contextos (como cuando le decimos a alguien que hizo un “trabajo perfecto”.) Pero siendo que como fundamentalistas creemos en manuscritos originales literalmente perfectos (en el sentido infalible), no debemos utilizar la misma palabra para una traducción si no es en el mismo sentido.

Si los líderes de la RVG solo quisieran decir que su traducción es completa y madura, su argumento tendría más validez. Pero el mismo escritor en otro escrito declaró que la RVG era “la perfecta, infalible e inspirada Palabra de Dios”.8 Por esto podemos notar que declaran la RVG perfecta en el sentido de ser infalible, no meramente madura o completa. El libro promovido por los líderes de la RVG implica que no podían errar al apoyarse en la obra de los traductores de la KJV: “Con respecto al trabajo de los traductores de la Biblia King James, ¿cómo podría errar hoy el traductor de la Biblia a otro idioma si se apoya en los hombros de estos gigantes”? (La Biblia de Dios en Español, p. 95).

El artículo empieza con el primer punto titulado “el mito de los autógrafos originales”. Lo que quiso señalar el autor en este punto se manifiesta en la segunda oración del párrafo: “Una colección completa de los autógrafos originales de todos los 66 libros de la Biblia NUNCA existieron”. De que los originales no se compilaron en un solo libro es muy probable, pero esto no justifica referirse a los autógrafos originales como un “mito”. Los autógrafos originales existieron, si no obviamente no tendríamos traducciones ni Texto Recibido ni manuscritos. El hecho de que los autógrafos originales probablemente no fueron reunidos juntos en un solo lugar no les quita su valor y no lo constituye en mito. La forma regular en que nos referimos a los autógrafos originales es en plural. Decimos generalmente “autógrafos originales” o “manuscritos originales”. Ningún fundamentalista niega que la Biblia sea una colección de 66 libros, aunque ahora los tengamos compilados convenientemente en uno solo. Siendo que el escritor considera que traducciones como la KJV y RVG son perfectas, y están compiladas en un solo libro, ¿será que en una forma sutil, sin decirlo, estaba tratando de implicar que dichas traducciones son superiores a los originales?

El autor declara algo alarmante desde el principio tratando de igualar la obra mayormente humana de preservación con la obra divina de inspiración:

Ahora, los que niegan la perfección de la Biblia para hoy dicen que la inspiración es totalmente diferente porque inspiración fue una obra sobrenatural de Dios. ¡Pero un momento! ¿Desde cuándo es que la preservación se convirtió menos que una obra sobrenatural de Dios? De acuerdo a Salmo 12:6-7 y otros versículos, ¡la preservación es providencial! Esto significa que es una obra guiada por Dios. La preservación es tanto una obra de Dios, en la cual él utiliza a los hombres. En lo mecánico pueda ser diferente, ¡pero todavía es el mismo Dios obrando a través de los medios humanos!

El escritor no explicó qué quiso decir con “en lo mecánico pueda ser diferente”, siendo que él cree que tal como la inspiración, la preservación es sobrenatural y guiada por Dios. Si la preservación se lleva a cabo de forma sobrenatural guiada por Dios tal como ocurrió con la inspiración, ¿qué es diferente en lo mecánico?

Una evidencia por la cual sabemos que Dios no obró de la misma forma en la preservación como en la inspiración es por el hecho de que no hay dos manuscritos con porciones grandes de la era antes de que se inventó la imprenta que sean 100% idénticos en sus lecturas. Si incluimos traducciones o las ediciones del Texto Recibido y los del Texto Masorético en la preservación, tampoco ha habido dos traducciones o ediciones 100% idénticas en sus lecturas o interpretaciones. Si Dios fuera el que hiciera la obra de preservación sin que sea menos una obra sobrenatural que en la inspiración como se alega, resultaría en un Dios que comete errores. Recuerde, aunque la preservación ha sido increíblemente cuidadosa, un manuscrito bizantino típico tiene 3-5 variantes por página.7 Por tanto las diferencias también afectan los manuscritos bizantinos, los cuales tienden a reflejar la lectura de las diversas ediciones del Texto Recibido más de cerca que los demás manuscritos.

El autor hace hincapié en Salmo 12:6-7 para establecer su teoría ilusoria. Este pasaje dice lo siguiente en la RV 1960 con el versículo 5 incluido para proveer el contexto ampliado:

Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, Ahora me levantaré, dice Jehová; Pondré en salvo al que por ello suspira.
Las palabras de Jehová son palabras limpias, Como plata refinada en horno de tierra, Purificada siete veces.

Tú, Jehová, los guardarás; De esta generación los preservarás para siempre.

Quisiera hacer varias observaciones acerca de este pasaje:

1. Hay desacuerdo entre eruditos conservadores en cuanto a si el pasaje se refiere a Dios preservando a los necesitados en el versículo 5 (en parte porque hay concordancia en géneros) o si se refiere a preservar su Palabra. La nota marginal para la palabra clave “them” en Sal. 12:7 en la KJV edición 1611 tiene una aclaración que dice “Él, cada uno de ellos”.

2. Aun si aceptaríamos la interpretación de que se refiere a preservar su Palabra, no da detallas de cómo, hasta qué punto Dios se involucra, y si dicha preservación incluye traducciones. Sabemos que en su soberanía Dios ha escogido hacer mucho de su obra a través de hombres imperfectos, sin intervenir para impedir errores.

3. En la RVG cambiaron “los” (la lectura histórica del linaje de la Reina-Valera) en Salmo 12:7 a “las” dos veces, aunque en hebreo la palabra correspondiente es en masculino.

Este artículo se apoya mayormente en un solo pasaje (cuya interpretación está en disputa) e ignora datos históricos en el proceso de declarar que Dios “personalmente supervisó y controló” la preservación. Obviamente, sentimientos o presuposiciones teológicas de este escritor antecedieron el juicio de los datos. Si uno decide de antemano lo que uno debe creer acerca de preservación, los datos históricos deben encajar bien con esa conclusión.

A veces somos tentados a no aceptar cómo Dios en su soberanía hace las cosas. Por ejemplo, Dios podría habernos dado Biblias traducidas perfectamente en tablas de oro en todos los idiomas del mundo, pero sabemos que Dios no ha escogido hacer esto. Dios podría haber dado a los ángeles la obra de esparcir el evangelio en todo el mundo, pero Dios en su soberanía honró a los hombres por permitirles ser embajadores de Cristo. No debemos exigir que Dios preserve su Palabra en una forma que encontremos deseable o cómodo. Lo que Dios ha dicho y queda demostrado en la historia cancela cualquier ilusión contraria.

El siguiente párrafo debe preocupar a los que entienden que la preservación no se llevó a cabo en forma milagrosa como la inspiración:

Si no tenemos la Palabra perfecta de Dios entonces Dios falló en llevar a cabo su promesa de preservar puras sus Palabras. Eso haría a Dios un mentiroso. Y si Dios sí preservó Sus Palabras pero no las preservó perfectamente entonces eso haría las habilidades de Dios no mejor que el hombre imperfecto. ¡Ambos pensamientos son una blasfemia! Es imposible que Dios mienta. Y es imposible para un Dios perfecto hacer una obra imperfecta.

¡Ojo con el que dice cómo Dios debe hacer algo! No podemos exigir que se crea que Dios ha hecho algo de cierta forma, cuando no se puede verificar con datos históricos, especialmente cuando la Biblia no lo enseña explícitamente. Para que este punto de vista sea lógico, exige que haya por lo menos un manuscrito griego y hebreo perfectamente preservado, y que esos manuscritos sean idénticos al Texto Recibido y al Texto Masorético, y que en cambio esos textos sean idénticos a las traducciones que se alegan son perfectas. ¿Dónde está ese manuscrito perfectamente preservado? Esta enseñanza extrema deja muchas preguntas sin contestar e ignora muchos datos de la historia. También el que acepta esta enseñanza podría dudar de Dios al llegar a informarse de diferencias en manuscritos y ediciones impresas en griego y hebreo.

Siendo que la Biblia no abunda en detalles de cómo, qué manera y hasta qué punto su Palabra sería preservada, no está mal observar los datos históricos para verificar de qué manera Dios permitió la preservación de su Palabra, aunque no sea de la forma que personalmente nos haya gustado. No debemos aferrarnos a una presuposición teológica con un pasaje aislado, cerrar los ojos a los datos históricos que indican lo contrario, y afirmar que otra creencia sea una blasfemia.

El artículo continúa con otro intento de nublar la diferencia entre inspiración y preservación: “Preservación es tanto una obra de Dios como la inspiración”. Y también: “La doctrina de la preservación garantiza la perfección de las Palabras de Dios. La preservación es una obra del Espíritu Santo que involucra al hombre tanto como en el caso de la inspiración”.

Lo que este artículo está enseñando, ¿no se parece a una teoría de inspiración continuada? Aunque el escritor niega que su enseñanza constituya doble inspiración, veamos el proceso y el resultado de su enseñanza:

1. El escritor explica la obra de preservación como si Dios obrara en la misma forma milagrosa como cuando inspiró a los originales.

2. Lo que resulta de esa preservación supuestamente sobrenatural, el escritor lo declara inspirado. (Por ejemplo, el escritor declara que la RVG es inspirada).

3. Por tanto, en esta teoría hay más de un caso de una obra divina sobrenatural que resulta en una obra inspirada.

¿Qué diferencia hay (para el escritor) entre el proceso de preservación y el proceso de inspiración? No mencionó ninguna diferencia específica. ¿Cuál es la diferencia entre los resultados de la preservación y de la inspiración según este autor? Ninguna. Ambas resultan en obras inspiradas bajo su teoría. Bajo esta premisa, la inspiración no acabó con Apocalipsis.

En nuestra opinión, la enseñanza que encontramos en el artículo se parece mucho en algunos aspectos a la enseñanza de Peter Ruckman, bajo la cual estudió el pastor del escritor del artículo. Reconocemos que el escritor niega que cree en la doble inspiración (una enseñanza de Ruckman), pero ¿no es posible que haya caído en la trampa de creerla y enseñarla con la única diferencia de repudiar el término controvertido “doble inspiración?” Muchos saben de la mala fama de Peter Ruckman; por tanto, si quieren enseñar una de sus doctrinas lo hacen en una forma encubierta. En otros casos algunos enseñan algo semejante al Ruckmanismo, siendo ignorantes del origen de la enseñanza.

El artículo continúa, tratando de igualar la preservación con inspiración:

Si el involucramiento del hombre no impidió que Sus Palabras sean perfectas en el proceso de Inspiración, ¿por qué deberíamos pensar que el involucramiento del hombre impidiera que las Palabras de Dios sean perfectas en el proceso de Preservación? La preservación es tanto una obra de Dios como la Inspiración.

El asunto no tiene que ver con lo que Dios puede hacer, sino lo que Dios realmente ha hecho o permitido. Lo que Dios ha hecho y permitido es observable y verificable.

El escritor tomó un párrafo entero para enfatizar que es lógico pensar que Dios preservaría su Palabra al modo de su teoría. Yo estoy de acuerdo que la premisa hasta cierto punto tiene su lógica, pero debemos cuidarnos de aferrarnos a una lógica humana si la Biblia no indica claramente que es la lógica soberana de Dios, y si al fin no queda demostrado que Dios obró a través de la historia de acuerdo a nuestra lógica.

Bajo otro punto, el autor acusa a los que no creen que la Biblia pueda ser perfecta hoy de haber conseguido la idea de inconversos, modernistas y apóstatas. El artículo también nos acusa de tener una perspectiva humanista. Esto es desorientador, porque aunque creamos que traducciones son imperfectas, creemos en una Biblia perfecta como originalmente fue dada (Sal. 119:89).

El artículo nos acusa de que hemos “puesto a Dios en una caja” y limitado al Santo de Israel. El artículo continúa: “El poder de Dios anula las limitaciones del hombre”. No dudo que Dios tiene este poder, pero esto solo ocurre cuando él lo decide. Dios es soberano. Señalar la imperfección de traducciones no es una falta de fe en la habilidad de Dios como implica el artículo. Para Dios nada es imposible (Lucas 18:27), pero Dios no está obligado a hacer algo en la forma que nosotros creamos ideal o perfecta si él en su soberanía encarga una obra al hombre sin impedir que ellos cometan errores.

A pesar de diferencias entre manuscritos, la preservación colectiva entre ellos es destacable. No queremos dejar a los lectores con una duda acerca de la confiabilidad general de los manuscritos. Note la siguiente observación de la página 44 del libro Evidencia Que Exige Un Veredicto por Josh McDowell (Editorial Vida, 1982):

Phillip Schaff en Comparison to the Greek Testament and the English Version llega a la conclusión de que solamente 400 de las 150.000 implican duda respecto del significado textual, y que solamente 50 de éstas eran realmente de gran significado. Ninguna de las variantes, dice Schaff, altera “algún artículo de fe o precepto del deber que no esté abundantemente respaldado por otros pasajes de los cuales no hay duda, o por el tenor completo de la enseñanza escritural.

El autor del artículo que revisé no reconoció en ningún lugar de su artículo que todos los manuscritos contienen diferencias, que todas las ediciones del Texto Recibido tienen diferencias, y que las traducciones que declara ser perfectas contienen diferencias entre sí. Obviamente, al omitir estos detalles gigantescos, no explicó su ilusión de cómo la preservación podría todavía ser perfecta a la luz de esos detalles que nos vimos obligados a señalar. Dios se responsabilizó de que su Palabra se preservara, pero los hechos demuestran que en su soberanía escogió al hombre falible para hacer esta gran obra.

Damos gracias a Dios que no tenemos que vagar en las tinieblas sin su Palabra. Aunque no estemos todos de acuerdo en todos los detalles de cómo se llevó a cabo, podemos confiar en el hecho de que Dios no falló y su Palabra se preservó. Tenemos su Palabra en una forma confiable, autoritaria y fidedigna. Que Dios nos ayude a amarla, leerla, compartirla y obedecerla.

Apéndice 3

Citas advirtiendo acerca de posiciones extremas en el tema de la preservación

La gran mayoría de los defensores de la KJV no enseñan preservación como si fuera casi idéntica a la inspiración. El Dr. Edward Hills, defensor del Textus Receptus, quien el escritor del artículo le gusta citar con aprobación, escribió lo siguiente en cuanto a diferencias entre ediciones:

“Los textos de las varias ediciones del Textus Receptus fueron guiados por Dios. Se hicieron bajo la orientación de la providencia especial de Dios. Por tanto, las diferencias entre uno y el otro son mínimas. Pero los desacuerdos no fueron eliminados totalmente, porque esto requeriría no solo una mera orientación providencial, sino un milagro. Para decirlo brevemente, Dios escogió preservar el texto del Nuevo Testamento en forma providencial en vez de milagrosa, por tanto eso es porque aun entre las varias ediciones del Textus Receptus hay leves variaciones”. (Hills, Edward F. Believing Bible Study. Des Moines, IA: The Christian Research Press, 3rd edition 1991, p. 209).

También, como hemos visto, a veces las varias ediciones del Textus Receptus difieren una de la otra, y con la versión King James…En otras palabras, Dios no revela cada verdad con igual claridad. En la crítica textual bíblica, como en cualquier otro departamento de conocimiento, todavía hay algunos detalles de los cuales debemos estar satisfechos con permanecer inciertos. Pero la providencia especial de Dios ha mantenido esas incertidumbres al mínimo. (Hills, Edward F. The King James Version Defended. Des Moines, IA: The Christian Research Press, 4th edition 1984, p. 224).

La siguiente cita proviene de un escritor defensor de los manuscritos bizantinos, los cuales reflejan más de cerca las diversas ediciones del Texto Recibido:

Presentar la preservación como una necesidad coralaria de inspiración, y luego implicar que la preservación de la Escritura debe ser tan fiel y precisa como la inspiración de las Escrituras, parece tomar una posición que no es solo contraria a la Escritura sino imposible de demostrar. …Un peligro de tal posición [de que Dios tenga que preservar su Palabra en cierta forma] es que la fe de algunos se ha debilitado cuando llegan a informarse de lecturas variantes en los manuscritos, precisamente porque han confundido preservación con inspiración. Aunque ambas son doctrinas bíblicas, las Escrituras no las vinculan en una forma inescapable. (Struz, Harry. The Byzantine Text-Type and New Testament Textual Criticism. Nashville, TN: Thomas Nelson Publishers, 1984, pp. 37-38)

La siguiente cita es por un escritor altamente respetado por muchos líderes de la RVG:

Estamos preparados para hacer la mayor concesión para descuidos, aún para transcripción licenciosa; y podemos inventar las excusas por el afán erróneo, la laboriosidad si hombres prefieren llamarlo así, de los que con frecuencia no dudaron en adoptar enmiendas conjeturales al texto. … Yo no digo que los herejes fueron los únicos ofensores aquí. Estoy inclinado a sospechar que los ortodoxos fueron tan culpables como los impugnadores de la verdad. (Burgon, John. The Causes of the Corruption of the Traditional Text of the Holy Gospels. 1896, págs. 191, 197)

La siguiente cita fue escrita por el editor de la Concordancia Strong:

No tenemos derecho a esperar que la inspiración del escritor original sea seguida por un milagro en el caso de cada copista. ¿Por qué creer en copistas infalibles, más que en imprentas infalibles? (Strong, Augustus. Systematic Theology. Revell, 1907, p. 226)

Esta cita proviene de un libro respetado acerca de la inspiración del siglo 19:

d. No es cierto que la inspiración plenaria del original sería inútil, a menos que las copias fueran aseguradas por un milagro perpetuo contra los efectos del tiempo, y de una transmisión descuidada y corrupta. Un original verdaderamente divino, incluso si se copiase con no más que cuidado humano ordinario humano y fidelidad, es vastamente superior a un original, sin importar con cuanta precisión se preservó, si no tuviese autoridad divina. Y obviamente, el hecho de que fue reconocido y aceptado como de Dios serviría mucho para asegurar que sea preservado con más atención que lo ordinario.

e. Tampoco puede ser dicho con razón que no hay probabilidad de que Dios inspiraría en forma sobrenatural a los escritos, sin que también milagrosamente los preservaría de transcripción errónea. Él podría hacer lo primero, que sólo Él podría hacer, y dejar lo segundo, como en muchos otros asuntos, a la fidelidad de sus siervos encargados de esa responsabilidad. (Manly, Basil. The Bible Doctrine of Inspiration. Nashville: Broadman & Holman, 1888, 1995, p. 177)

Esta cita fue hecha por un autor quien escribió un libro defendiendo la Biblia de sus críticos:

Pero ningún credo evangélico afirma que las traducciones o erratas son infalibles. (Clark, Gordon. God’s Hammer: The Bible and its Critics. Jefferson, MD: The Trinity Foundation. 1987, p. 132)

Esta cita es de un libro de 1850 escrito para defender la KJV:

Ningún hombre reclamará perfección para las Escrituras en inglés. Una versión perfecta es una entidad inexistente, y creemos que es una imposibilidad, mientras que traductores imperfectos y faltos de inspiración sean los únicos agentes que la proporcionen; y un idioma viviente, en constante cambio por el mero hecho de ser viviente, sigue siendo el único material con el cual los traductores puedan trabajar. Ningún hombre sobrio puede esperar alcanzar–ningún erudito modesto o concienzudo se atrevería a prometer una traducción que se acercara a la perfección inmaculada. Pero hay un grado de perfección, lejos, muy lejos de lo absoluto, que podemos desear en cristianos, en las iglesias, y en las Escrituras vernáculas que aquellos cristianos e iglesias adopten como su norma. (Anderson, Christopher y Williams, William. The Common English Version: An argument sustaining the common English version of the Bible… J. Grapy, 1850, p. 50)

Lo siguiente proviene de una enciclopedia bautista del siglo 19:

No reclamamos que los copistas y traductores de las Escrituras originales disfrutaron de la misma protección divina del error que controló a los escritores originales. (Cathcart, William. The Baptist Encyclopedia. Paris, AK: Baptist Standard Bearer, 1881, p. 1,019)

De la Amonestación de la Biblia de Casiodoro de Reina de 1569:

Primeramente en que habiendo hecho con toda fidelidad todo lo que habemos podido, ningún sano juicio nos reñirá por lo que nuestras fuerzas no alcanzaron. Quien lo pudiere y quisiere hacer mejor, nuestro presente trabajo no le estorbará, antes le ayudará aun con las mismas faltas y errores que tuviere. Segundamente, en que tampoco pretendemos poner regla a la Iglesia, la cual de necesidad haya de graduar y canonizar por infalible (digo cuanto es de nuestra versión) solamente pretendemos ayudar con lo que podemos, corto o largo, hasta que Dios dé más abundante provisión en su Iglesia. Terceramente, en que (para quien nos quisiere corregir con caridad) por la gracia de Dios, no somos del número de los que o corazón o fin ella presumen tanto de sí. Que tengan por tan acabado lo que una vez sale de sus manos, que nada se le pueda añadir ni quitar. …Por las faltas que en ella hubiere de nuestra parte (las cuales no negamos, aunque no las sabemos) nadie la debe menospreciar, mucho menos calumniar (excepto Satanás, cuyo oficio es o abiertamente o con santos pretextos calumniar lo bueno, y estorbar todo lo que en el mundo puede adelantar la gloria de Dios, y la salud de los hombres)…

1 Nida, Eugene A. Bible Translating. New York: American Bible Society, 1947, p. 57.

2 http://www.literaturabautista.com/?p=234

3 http://www.reinavaleragomez.com/node/3

4 McArdle, Jeff. The Bible Believer’s Guide to Elephant Hunting. 2003, p. 58

5 http://www.valera1865.org/es/page12/page12.html

6 http://www.4thesaviour.com/resources/CAN+THE+BIBLE+TODAY+BE+PERFECT.pdf

 http://walkinhiscommandments.com/Pickering/Authority/In%20Defense%20of%20the%20Objective%20Authority%20of%20the%20Sacred%20Text.pdf

8 http://www.facebook.com/#!/topic.php?uid=283674958623&topic=11484 (Aug. 30, 2010)

 

Compartir en Facebook

21 Responses to “¿Puede una traducción de la Biblia ser perfecta?”

Read below or add a comment...

  1. Ricardo says:

    Si la Biblia que ud tiene en sus manos no es inspirada se sigue que no es palabra de Dios. Punto. Si Dios inspiró y no preservó entonces hizo un trabajo inútil que resulta en una mera curiosidad académica. Deberíamos entonces decir que “hubo una vez un libro que Dios inspiró pero durante el proceso de copia y traducción quedó a merced del cuidado (o falta de el) de los hombres y del ataque de Satanás, de modo que lo que hoy tenemos es un documento que contiene palabra de Dios mezclada con palabra de hombre y se requiere un trabajo similar al de un buscador de piedras preciosas que escarba mucha mugre para encontrar entre ella un diamante o un rubí” No dudo que éso es lo que deben necesariamente hacer los adoradores de las “per”versiones bíblicas modernas como la RV 1960. En castellano la Biblia Valera 1602 es la versión que Dios dió a su pueblo de habla hispana y lo será hasta que el lenguaje sea actualizado (no modernizado) por traductores fieles. No he leído sino porciones de la RVG y de la Valera actualizada, de manera que no emito opinión sobre ellas más que decir que al menos están basadas en el texto correcto (hebreo masorético de Ben Chayyim y texto recibido editado por la SBT).

  2. Calvin George says:

    Gracias por comentar. La Biblia que tengo en mis manos en lo técnico no es inspirada, porque es una traducción. Inspirado significa “exhalado por Dios.” Mi Biblia en español no fue exhalada por Dios, fue traducida. Solo los originales fueron exhalados por Dios, lo cual es un milagro que no se volverá a repetir.

    “Si Dios inspiró y no preservó…”

    No estamos enseñando tal cosa. El hecho de que yo no presente la preservación del mismo modo de usted (ignorando datos de la historia y dejando preguntas sin contestar) no significa que yo no crea en preservación.

    “…escarba mucha mugre…adoradores de las ’per’versiones bíblicas modernas como la RV 1960.”

    Su comentario está fuera de lugar. Si vuelve a comentar de la misma forma, su mensaje será borrado. Podemos dialogar como caballeros cristianos.

    No enseñamos la preservación de la forma que usted lo presenta, como si yo creería que habría que “escarbar mucha mugre” de una traducción que supuestamente adoramos. Hemos dicho vez tras vez que lo que tenemos es confiable.
     

    • yorbel baez says:

      Creo que en su artículo expuso cosas incoherentes. Creo que la Palabra de Dios infalible, inerrante, preservada y verbalmente inspirada para los hispanohablantes es la Versión Reina-Valera (en sus ediciones con lenguaje actualizado, no alterado, dígase desde 1602-1960). Los bautistas fundamentalistas creemos que Dios puso su mano en cada traductor, no porque fuesen especiales, sino porque su Palabra debía ser preservada en todos sus detalles, las interpretaciones que hicieron los traductores, fueron, pues, guiadas por el Espíritu Santo. Si no creemos esto, la confianza en nuestra Biblia sería nula, y vendríamos a ser peores que los evangélicos liberales. Creo que decir lo que usted dijo está fuera de lugar. Dios le bendiga

      • Calvin George says:

        Gracias por aportar. Con todo respeto le recuerdo que la Biblia no afirma que los traductores son inspirados. Usted no proveyó un respaldo bíblico para su afirmación. Un cristiano debe guiarse por lo que dice la Biblia, la cual es nuestra autoridad final. Yo también creo que la Palabra de Dios infalible, inerrante, y verbalmente inspirada, pero eso es una característica de los originales.

        La Biblia sí indica que los escritores fueron inspirados por el Espíritu Santo. En la Biblia hay muchas declaraciones por los escritores tal como en 2 Sam. 23:2 “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua”. Ocurrió un milagro cuando los escritores fueron inspirados por el Espíritu de Dios. Sin embargo, no ocurre un milagro cuando los traductores traducen. Pero sí se ve la providencia de Dios en la preservación de las Escrituras y su traducción. Diccionario de la lengua española 2005 Espasa-Calpe define providencia como sigue:
        1. Disposición anticipada,prevención que se toma para lograr un fin o remediar un daño.
        2. Suprema sabiduría de Dios que rige el mundo y a los hombres y cuida de ellos.

        He leído varios libros escritos por traductores de la Biblia, y ninguno afirma haber sido inspirado o que ocurrió un milagro al hacer su obra de traducción. Al contrario, muchos escriben acerca de sus frustraciones al intentar traducir ciertos términos que no tienen un equivalente preciso en el idioma receptor.

        Los traductores sí varían en sus interpretaciones. Por eso existen múltiples versiones y luego ediciones de esas versiones. Eso comprueba que es una obra humana. Si Dios guiaría los traductores de forma milagrosa como en la inspiración original, solo haría falta una sola traducción para cada idioma del mundo sin necesidad de revisarla. Usted mismo aboga por “1602-1960”, lo cual representa numerosas ediciones con diversas interpretaciones. Los traductores pueden ser llenos del Espíritu Santo, y pueden orar al hacer su obra, pero como no están siendo inspirados, todavía pueden existir los errores por causa de debilidad humana.

        La inspiración se acabó. Si no fuese así, se podría añadir más libros al canon de las Escrituras.

        Lo que se puede lograr en una traducción es confiabilidad. Por el hecho de que una traducción no sea inspirada no significa que no sea confiable. Algunos presentan una dicotomía falsa, donde dicen que tiene que haber una traducción inspirada e infalible, si no la alternativa es una traducción inconfiable, llena de errores, etc. Pero como dije es una dicotomía falsa. No tenemos el derecho de exigir o esperar algo (como inspiración de traducciones) que Dios en su soberanía no prometió.

        Usted no fue muy específico. No indicó cual edición de una versión en particular es inspirada. Tampoco indicó cuales traductores o revisores en la historia de la Biblia en español fueron inspirados. No citó nada específico de mis escritos para refutar y demostrar mi supuesta falta de coherencia.

        Le invito a refutar los puntos principales de este artículo uno por uno. Sencillamente afirmar que lo que escribí es ilógico sin refutar nada no le hace justicia a lo que escribí.

  3. Luis Chavarría says:

    Me parece interesante el análisis dado, en el tanto se sostenga que la Biblia ahora utilizada debe demostrar su vinculo divino mediante la obra que el E.S. opera en el lector. La gran preocupación se está dando por cuanto nuevas traducciones han querido “familiarizar” tanto la palabra de Dios a fin de que sea aceptada por la mayoría, que posiblemente se ha caido en un mayor grupo de inconsistencias.

    La versión RV ha demostrado que con todas las posibles omisiones y errores humanos que el Señor permitió, en esencia sigue siendo autoridad y ella se defiende sola al ser el instrumento mediante el cual el E.S. ha operado el milagro de la salvación en millones de personas.

    En cuanto a gustos se refiere (que también es un factor por analizar) la modernidad y/o actualidad de las nuevas traducciones en lo personal han dejado un sabor de irreverencia en mi boca, arriezgandome a ser tomado como dogmático, la RV se “siente” diferente, viva, motivadora, llamativa, excitante…Lo que en lo personal no me sucede con las traducciones con vocabulario “popular”

    Gracias.

  4. Anonymous says:

    hno Calvin, Dios bendice su vida… no le escribo para defender una version o atacar a otra, pero sí me interesa su punto de vista en dos cuestiones:

    Al ver las definiciones de TRADUCCION muchas veces vemos una asociación con la palabra INTERPRETACION, esto es, q en muchos casos para traducir se requiere interpretar, y esto involucra el aspecto humano, por lo que, como podemos leer en el Auxiliar Bíblico Portavoz de Wilimington, ninguna traducción puede garantizar perfección.

    Que opinión tiene de Esdras 8 donde los levitas traducían-interpretaban el Pentateuco? No había un factor humano (imperfecto) en este proceso? Desde ese entonces, aún el pueblo de Dios, contaba con algo “sólo” confiable, pero NO perfecto?

    Mi otra pregunta:
    Usted habla de confiabilidad de traducciones, esto no debiera preocupar a nadie si en los aspectos doctrinales, las diferentes versiones coincidieran, pero hablando de la Salvación, por mencionar una doctrina, qué sucede cuando en la 60 la salvación PARECE ser algo “alcanzable”, y en la Gómez o en la Purificada, se le menciona como algo “consumado”: 1a Pedro 2.2. En cuál INTERPRETACION confiar?? La Religión Católica, me propondría la CONFIABILIDAD de la 1960!!

    Le agradezco sus respuestas

  5. Calvin George says:

    Hola. No sé si entiendo su primera pregunta donde menciona Esdras 8. En tiempos bíblicos hubo veces que Dios habló en forma sobrenatural a través de hombres de Dios. Cualquier interpretación o traducción en ese caso hubiera sido perfecto. Hubo interpretación cuando el Espíritu Santo inspiró a los escritores de la Biblia. Pero eso no es comparable la traducción de la Biblia en nuestros tiempos en una era cuando Dios no nos habla en forma audible.

    En cuanto a su segunda pregunta, a veces la Biblia presenta la salvación como algo que para el cristiano tendrá su cumplimiento final en el futuro, como en Romanos 13:11: “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”. Vea también 1 Pedro 1:5: “que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” 

  6. Anonymous says:

    Humildemente se lo digo: no veo precisión en su respuesta, y sí, sí entendió usted mi pregunta.
    A ver sí entendí yo a su respuesta:
    Los levitas, al traducir-interpretar el Pentateuco, por el hecho de haber realizado tal proceso, en una época en la que Dios llegaba a hablar AUDIBLEMENTE (revelación), se trató de un proceso perfecto? NO SON DOS COSAS DISTINTAS INSPIRACION Y TRADUCCION? Quiere usted decir, que en estos procesos de traducción-interpretación Dios intervino audiblemente? Si los procesos de traducción-interpretación en los tiempos que Dios hablaba audiblemente, eran procesos perfectos, porque no sucedió así con sectas como la de los fariseos?

    Y en relación a la otra pregunta, más rápido: usted refiere versículos que hablan de la redención, no de la regeneración

    Dios le bendiga

  7. Calvin George says:

    Alguien me informó de lo que alguien (quizás usted) colocó algo en facebook donde solicitaba a otros que encontraran contradicción con lo que contesté aquí. Veo que allí se reconoció hace casi un mes que la referencia era Nehemías 8 en vez de Esdras 8, pero no tuvieron la gentileza de informarme aquí. Yo había dicho que no estaba seguro si entendía su pregunta, y con razón. Resulta que la pregunta estaba basada en una referencia errónea. Pero se insistía que yo entendía la pregunta, como si no la quería contestar. Pero bueno, todos nos equivocamos (incluyendo traductores de la Biblia).

    Nehemías 8:8 dice: Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. Este versículo está describiendo interpretación. Cuando Nehemías interpretaba en momentos cuando no estaba escribiendo su libro bajo inspiración del Espíritu Santo, su interpretación estaba sujeta a error humano. Cuando Nehemías interpretaba en momentos cuando no estaba oyendo la voz de Dios en sueños o visiones, su interpretación estaba sujeta a error humano. Inspiración e interpretación son dos conceptos diferentes, pero hubo veces que la inspiración incluyó interpretación. Por ejemplo, la parábola del buen sembrador en Lucas 8 son escritos inspirados, pero a la vez nos interpreta el significado de tales cosas como la semilla, las piedras, los espinos, etcétera. Pero en este caso proviene de Jesucristo, quien siendo perfecto y sin pecado no podía malinterpretar bajo ninguna circunstancia.

    Un ejemplo que se ilustra mejor en este caso sería la interpretación de Pedro en el libro de Hechos. Él era pecador sujeto a errores en sus interpretaciones de la Biblia, pero cuando ocurre una interpretación en lo que habló o escribió bajo inspiración del Espíritu Santo, no podía estar en error porque estaba ocurriendo una obra sobrenatural de Dios cuando fue inspirado. En Hechos Pedro interpreta varios pasajes del Antiguo Testamento. En Hechos 2:25-33 el interpreta Salmo 18, por ejemplo. Siendo que él interpretó Salmo 18 bajo inspiración del Espíritu Santo, su interpretación no estaba sujeta a error. Bajo otras circunstancias, si Dios no se estaba revelándose a Pedro en forma sobrenatural (como en sueños o visiones), sus interpretaciones personales estuvieron sujetas al error como las interpretaciones mías y tuyas y las de cualquier traductor, incluyendo el hermano Humberto Gómez.

    Las dificultades de interpretación se pueden ilustrar vívidamente en nada menos que la versión King James y la RVG2010. Éxodo 10:15 en la KJV dice que la plaga de langostas cubrió la faz de toda la tierra mientras que la RVG dice que la plaga de langostas “cubrió la faz de todo el país”. Éxodo 12:34 en a KJV dice ropa mientras que la RVG dice “sábanas”. Números 13:24 en la KJV habla de un arroyo mientras que la RVG menciona en su lugar un valle. Deuteronomio 1:44 en la KJV tiene abejas mientras la RVG tiene “avispas”. Jueces 15:8 en la KJV dice que Sansón moró en la cima de la roca Etam mientras que la RVG dice que Sansón “se fijó en la cueva de la peña de Etam”. 1 Samuel 20:12 en la KJV dice cualquier momento mientras que la RVG en cambio dice “a esta hora”. 1 Samuel 21:5 en la KJV dice pan es en una manera común mientras que la RVG dice “el camino es profano”. 2 Samuel 3:22 en la KJV tiene tropas mientras que la RVG en cambio tiene “campo”. 2 Samuel 4:5 en la KJV tiene mediodía mientras que la RVG tiene “siesta”. 1 Reyes 6:4 en la KJV dice luces angostas mientras que la RVG en cambio dice “anchas por dentro, y estrechas por fuera”. Esto es solo un pequeño ejemplo de diferencias en interpretación al traducir la Biblia, algunos de las cuales pueden cambiar el significado un poco.

    En cuanto al asunto de acusar la 1960 de enseñar que la salvación es alcanzable (a base de 1 Pedro 2:2), supuestamente favoreciendo enseñanza católica, no me sorprende que al señalar Romanos 13:11 y 1 Pedro 1:5 (que lee similar en la RVG) ahora cambien la acusación para reducirlo a regeneración y no redención. Estoy de acuerdo que la salvación tiene varios aspectos, incluyendo la regeneración que viene en primer lugar y que la redención no se completará hasta llegar a la presencia del Señor. ¡El problema ahora con su acusación es que 1 Pedro 2:2 está claramente dirigida a creyentes! Esto significa que en 1 Pedro 2:22 se refiere al aspecto de salvación que llamamos redención. Ver el capítulo entero de 1 Pedro 2. Hasta el mismo versículo 1 Pedro 2:2 usa la expresión como niños recién nacidos, dando a entender que se refiere a creyentes nuevos. Más adelante en el mismo capítulo es obvio que se refiere a creyentes al escribir, Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

     

  8. Josue says:

    Observo que ha dedicado estudio a conocer las traducciones actuales de la Biblia al español, ¿Qué traducción o versión me recomienda personalmente? Muchas gracias, también me gustaría saber por qué eligió particularmente esa versión.

  9. Calvin George says:

    Hola. Personalmente recomiendo la Reina-Valera 1909 (la “antigua”) o la 1960. Es una recomendación personal, porque no deseo promover lo que pueda parecer como un movimiento “1960 solamente”.

  10. Angel says:

    La autoridad Divina de la Palabra está en sus textos madres hebreo, arameo y griego del NT hasta el ultimo versículo de Apocalipsis.
    Lo de mas allá solo tiene estatus de copia, traduccion, o interpretación, etc.
    El valor de las menciones de la linea anterior, está en que tan bien o mal con estas herramientas se haga una buena traducción para los creyentes.
    LA PALABRA DE DIOS ES UNA COSA MUY BIEN DEFINIDA POR SU AUTOR, DIOS MISMO. La traducción es obra de hombres, solo eso, traduccion de la palabra, NO LA PALABRA MISMA. LO QUE SALE DE ESTO es BIBLIOLATRIA.
    ANGEL

  11. JLA says:

    Quien duda de la perfeccion en la traduccion de las escrituras quiere decir que duda que la biblia que tiene en sus manos sea la palabra de Dios, o quiza en las versiones de sus biblias ya les quitaron 2 Pedro 1:20-21, comparemos el contenido de estas citas con el siguiente comentario: “La Biblia no enseña la perfección de traducciones” entonces como es el Dios del que se habla en su Version, y esta otra: “Dios no es el traductor de las versiones de la Biblia” Sr. Calvin con esto usted esta diciendo que Dios no tuve nada que ver en la Biblia que usted tanto defiendde, analice su comentario, o mejor dicho interptrete bien las citas de 2 Pedro 1:20-21 y analice cada uno de sus comentarios porque usted mismo da entender una cosa y debate otra.
    Saludos

    • Calvin George says:

      Gracias por compartir su inquietud conmigo. Siendo que hace referencia a 2 Pedro 1:20-21, sería bueno citarlo y analizar lo que dice:

      2 Pe 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,
      2 Pe 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

      Este pasaje hace referencia a como la Biblia fue impartida al hombre, mediante la inspiración del Espíritu Santo. Es una explicación del proceso de cómo la Biblia fue revelada. El hombre tuvo una parte, pero bajo la inspiración del Espíritu Santo, lo cual permitió que fuera un milagro. Los hombres no pueden hacer algo sobrenatural sin la intervención de Dios. Este pasaje se trata de los escritos originales, porque lo que describe (revelación por medio de inspiración de Dios) no ocurre cuando traductores traducen la Biblia. Si se repetiría el proceso al traducir, significa que habría múltiples inspiraciones, y que la inspiración no acabó cuando se terminó de escribir Apocalipsis.

      No se debe interpretar 2 Pedro 1:21 como si dijera “las traducciones no tienen ningún elemento humano, porque fueron traducidas por santos hombres de Dios quienes en el proceso de traducir estaban siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Quizás esa interpretación absurda no es su posición, pero el contexto en que usted menciona 2 Pedro 1:21 me da la impresión de que esa es su interpretación.

      Aunque no creo en traducciones perfectas, creo que una traducción puede ser confiable, y por tanto tal traducción debe considerarse una traducción confiable de la Palabra de Dios.

      Por supuesto afirmo que Dios no es el traductor de las versiones de la Biblia. Solo hace falta ir a la portada de cualquier traducción donde dirá algo como “traducido por/traducción de” y muchas veces seguido con “revisado por”. En el caso de la traducción común en español, fue traducido originalmente por Casiodoro de Reina. Reina era un creyente, y no dudo que oró mucho y buscó la llenura del Espíritu Santo al emprender su gran obra de traducir la Biblia entera al español. En mi libro acerca de la historia de la traducción RV1960 mencioné que sus revisores no comenzaban su tarea de traducción sin tener un periodo de oración pidiendo la sabiduría de Dios. Por tanto no estoy diciendo que Dios no tuvo nada que ver con la traducción que defiendo (ni con cualquier otra traducción buena). He mencionado en mis escritos que se nota la mano de Dios en como Dios ha usado la Reina-Valera.

  12. yorbel baez says:

    Su artículo puede resultar destructivo para los cristianos bíblicos, los traductores de las Escrituras fueron inspirados por el Espíritu Santo para interpretar correctamente la Palabra de Dios de sus idiomas originales.

  13. Pepico says:

    Cualquiera que haya estudiado con objetividad la historia de la transmisión de la Biblia a través de las épocas, sabe que ninguna traducción es perfecta. El mismo Casiodoro de Reina, en su introducción a la Biblia del Oso, anima a que se emprenda una revisión de su trabajo. Él jamás afirmó, ni creyó que hubiera sido inspirado para llevar a cabo su traducción.

  14. JLA says:

    Estimado Calvin si contendemos sin la ayuda del Espiritu Santo de Dios, quizá nuestros argumentos no sean claros, o tal vez no sea lo correcto, analizando sus comentarios veo con sinceridad en usted contradicción: analicemos sus comentarios:
    Usted dice: “Los hombres no pueden hacer algo sobrenatural sin la intervención de Dios.” Y esto es verdad en un 100%, pero luego usted sigue agregando: Este pasaje se trata de los escritos originales, porque lo que describe (revelación por medio de inspiración de Dios) no ocurre cuando traductores traducen la Biblia. Si se repetiría el proceso al traducir, significa que habría múltiples inspiraciones, y que la inspiración no acabó cuando se terminó de escribir
    Mi comentario es el siguiente: usted ya no cree que el Espiritu Santo esté en los traductores o al menos no son guiados por El para llevar a cabo el trabajo de su traducción, recuerde la palabra del Señor.
    Actos 11:24 Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo, y de fe; y mucha gente fue añadida al Señor.
    Actos 13:2 Ministrando pues éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: apartadme a Barnabás y a Saulo para la obra para la cual los he llamado.
    Actos 13:4 Así que ellos, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia; y de allí navegaron a Chipre.
    Creo yo y me queda claro como usted dice que no es lo mismo Inspiracion que traducción, que la Biblia fue escrita por los Santo hombres de Dios siendo Inspirados por el Espiritu Santo, Pero creo también que los Traductores pueden ser guiados por el mismo Espiritu Santo para llevar a cabo la tarea de traducción. ¿O no es asi? , le aclaro lo siguiente, eso no quiere decir que estoy de acuerdo con todas las traducciones de la Biblia, por eso como regla, para ver si una traducción es confiable o no yo necesito saber:
    Con la ayuda de Dios y la guía del Espiritu Santo necesito conocer la vida (aunque quizá no toda), biografia, su testimonio, del Autor en lo mas posible que se pueda, y si es todo un comité el que esta a cargo de tal tarea, tal comité debe darse a conocer y dar a conocer las razones que los lleva a la tarea de traducción, y no solamente dejarse llevar que porque el lenguaje es muy anticuado o porque su obra sea muy aceptada y /o agrade a la mayoría, o sea muy vendido, o tenga mucha popularidad, esto no es razón para aceptar una versión. porque es lo que esta pasando hoy en dia, nada mas porque la mayoría lo usa yo también, eso esta pasando con versiones actualizadas de la Biblia, necesitamos tener mas que los ojos abiertos, un corazón recto delante de Dios para que verdaderamente podamos ser usados por El.
    Saludo

    • Calvin George says:

      Un traductor puede ser guiado por el Espíritu Santo en el proceso de traducir. Usted dice que yo creo lo contrario, pero no he dicho semejante cosa. Yo también creo que un predicador puede ser guidado por el Espíritu Santo al predicar, y un escritor cristiano puede ser guiado por el Espíritu Santo al escribir un libro. Pero eso no significa que cada cosa que dice dicho predicador del púlpito tiene que ser perfecto, o que el libro que dicho escritor escribe tiene que ser declarado perfecto. No estoy queriendo menospreciar la obra del Espíritu Santo, pero si solo haría falta la llenura del Espíritu para que un traductor produzca una traducción de la Biblia perfecta, entonces no haría falta estudiar griego y hebreo o conocer íntimamente el idioma al que se traducirá. Hechos 11 y 13 no es un caso de traducir la Biblia con perfección por causa de la llenura del Espíritu Santo. Es por la gracia y la providencia de Dios que tenemos traducciones confiables.

  15. Edgard says:

    Saludos hno, también hay que considerar el derecho de libertad de acción de su criatura, aunque no total como la del ser humano, la de Satanás a quien todas las cosas de este mundo le han sido otorgadas, por citar el caso de Job. Siendo imposible que Satanás haya intervenido en el momento exacto de la inspiración y escritura de la palabra divina, Dios le concedió obrar en honor a su libertad en el proceso siguiente, de otro modo Dios nos habría legado sus primitivos escritos en materiales duraderos, o volver a inspirarse para cada idioma de traducción. Y el trabajo de Satanás empezó en el copiado de dichos escritos inspirados:

    Jer 8:8 ¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas.

    Pero no estamos totalmente desamparados, Satanás solo ha podido tergiversar palabras, frases y hasta versículos de las intachables escrituras originales, pero no el resto, el contenido adyacente o distante, el cual determina o descubre el error.

    Me gustaría contactarme con Ud. para seguir tratando de este tema puesto que considero muy importante para el alcance del verdadero conocimiento divino y que no va a ser fácil, ni rápido, creo que aún en la nueva tierra su adquisición también será como la luz de la aurora….

    Mi correo se lo estoy enviando con este mensaje.

    Que Dios lo bendiga.

    • Hay algo que no han notado, y es el dios comercio, cada vez más tenemos paráfrasis bíblicas hechas por los mercaderes del Evangelio pero, hay demasiada congruencia o coherencia en medio de los errores como señalan los críticos de la Biblia. La fe es de gran vitalidad e importancia, ya que, es lo que ha mantenido a la Iglesia de Dios hasta nuestros días y no meramente los errores o veracidades bíblicas. El más ignorante que cree en Jesucristo através de las biblias actuales no puede ser condenado cuando sobresale la Fe en ese Jesucristo. Los críticos textuales creen que los errores que tiene la Septuaginta en comparación con los textos hebreos como el Masorético, o el Tanaj; piensan algunos de ellos que se ha de suprimir la LXX. -solo porque tiene errores al traducir del hebreo al griego? Discúlpenme pero estamos por Fe y para Fe, el mensaje esencial de la Biblia es el amor de Dios hacia los hombres através de Cristo y no en querer demostrar el misterio de como Dios inspira a los hombres hasta hoy día, es un misterio que hasta hoy debe vivirse con Fe. La Biblia es un libro abierto a miles de preguntas de las cuales podríamos morirnos y no enterderlos para darles respuesta hasta hoy. Sí no sirven las traducciones entonces solamente valen los originales hebreas, siriacas,griegas, arameas.latinas etc. Quememos el resto de versiones porque tienen muchos errores, por favor no pretendamos ser sabios, cuando apenas vemos o leemos un poco de crítica textual. Quitemos los Evangelios solo porque cada escritor tiene un punto de vista diferente de los hechos de Cristo. No hermanos cada quien narró según su forma de expresar, lo que vió y recopiló acerca de los acontecimientos, no que sean errores humanos.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*