Sí, se puede vivir sin Dios

Sí, se puede vivir sin Dios. Muchos lo hacen. Yo también lo hice los primeros 18 años de mi vida. No quiero volver a esos años para nada. Fueron mis peores años. No digo que eran los peores años porque pasé por hambre o gran necesidad. No pasé por angustias de salud. No había peleas en la familia. Yo pensaba que estaba viviendo bien, hasta el día en que llegué a conocer lo bueno de ser un hijo de Dios. De aquel día en adelante tuve una paz en mi corazón como nunca. También tenía una razón por el cual vivir que no tenía antes.

Me costó entender por qué yo necesitaba ser salvo. En cuanto a mis creencias, era ateo. No estaba convencido de la existencia de Dios. No tenía padres ni parientes que fueran creyentes. No tenía compañeros en la escuela ni en el trabajo que lo fueran. Por eso, no tenía mucha razón por la cual pensar en Dios. Yo pensaba como los demás.

Siendo estudiante en la facultad de agronomía llegué a conocer algunos jóvenes que eran creyentes de verdad y vi algo distinto en ellos. Era algo atractivo. Ellos tenían normas morales, pero eran alegres. Parecía que ellos tenían una razón por la cual vivir que superaba mucho las metas mías. Por fin tenía que reconocer que ellos eran distintos por su fe en Cristo. Por un tiempo intenté adaptarme a su estilo de vida y a su manera de pensar pero todavía me quedaba un gran vacío en mi corazón.

Una noche caí de rodillas al lado de mi cama con el corazón quebrantado por la gravedad de mis pecados. A los ojos de los demás, yo era un buen joven. Pero a los ojos de Dios, yo era un gran pecador. Con lágrimas confesé mis pecados a Dios y pedí su perdón. A su vez, pedí que él me salvara y que me recibiera como uno de sus hijos. Me levanté de mis rodillas sabiendo que algo hermoso había sucedido en mi vida. La carga de mis pecados no estaba más. Tuve una paz en mi corazón que no tenía antes. Nunca he tenido dudas de mi salvación. Mi vida fue transformada. I Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

Muchas veces me pregunto, si no hay muchos en nuestras iglesias que intentan adaptarse a la vida cristiana sin realmente ser salvos. Puede ser que ha habido un momento en sus vidas cuando tomaron una decisión, pero la decisión era más bien ser un creyente como otros y adaptarse a su estilo de vida. Ellos van luchando, intentando lo mejor posible a ser un buen cristiano, pero llega a ser muy difícil. Así será si no han experimentado el nuevo nacimiento. Están intentando vivir la vida cristiana en su propia fuerza sin el poder del Espíritu Santo adentro. Si esta es tu experiencia, te hace falta humillarte y arrepentirte delante de Dios y pedir su perdón y su salvación. Así llegarás a ser un hijo de Dios de verdad. Únicamente así podrás disfrutar de una vida transformada y del gozo y paz que Dios da a los suyos.

Si estás tratando de vivir la vida cristiana en tu propia fuerza, tarde o temprano vas a rendirte vencido y abandonar el camino. No dejes que esto pase. Ven a Dios hoy mismo, dispuesto a ser honesto con Dios. Sí, se puede vivir sin Dios, pero ¿para qué? Es tanto mejor vivir con Dios.

Sí, se puede vivir sin Dios, pero no se puede morir sin Dios e ir a la gloria. En realidad, no se pierde nada por vivir con Dios. Viviendo sin Dios, sí, se pierde mucho. Ya es tiempo de volverte a Dios arrepentido y listo a entregarte a él. Si quiere ayuda para reconciliarse con Dios y no conoce nadie que pueda hacerlo, le sugiero que busque la ayuda en un pastor evangélico.

 

Compartir en Facebook

9 Responses to “Sí, se puede vivir sin Dios”

Read below or add a comment...

  1. aldo lopez says:

    cuales son los pasos para no dudar de Dios y mantenerce en el camio de cristianismo

  2. jdad h says:

    Que bonito testimonio Dios lo bendiga

  3. jose says:

    La vida tiene sentido por que dios nos creo asu semejansa eso sinifica que sin el no somos nada

  4. Alfredo Pech says:

    Dice el necio en su corazon, no hay Dios,
    Solo Cristo puede quitar la venda de la necedad. Cristo dijo: Bienaventurados los que no vieron y creyeron. Gloria a Dios.

  5. Dios le bendiga siempre es de bendiciones está página mil bendiciones

  6. Patricio rivas says:

    Se puede vivir sin Dios? Racionalmente, sí . Moralmente, no.

  7. MIGUEL MARTINEZ says:

    yo he querido alejarme de Dios, porque a veces pienso que no me quiere ayudar a tener un trabajo, o por no sanarme de una enfermedad como de 8 años, ya que se lo he pedido con todo mi corazon, aunque no sea su obligacion ayudarme creo yo, pero siempre termino nuevamente alabandolo y no puedo sacarmelo de mi corazon ya que siempre esta en mi vida a cada momento, sin contar que he compuesto para el 13 cds de musica, ya que soy musico y compongo musica para el, y no puedo decirlo que lo amo porque puedo mentirle al mundo pero a El no, gracias Dios los siga bendiciendo. atte. Miguel

    • Nora says:

      Miguel tu lucha interna es inmensa y hermosa, no desmaye tu Fe porque aunque no lo creas tienes FEen Dios, recuerda a Pablo el Apóstol JAMAZ le quitó el agigon así murió. Pablo sabía que eso le recordaba quien había sido… el perseguidor de los Cristianos, y en que lo convirtió Jesucristo.
      Sigue dando Gloria a El en tus penas, alegrías, enfermedades, y en la salud.
      Bendiciones y cuídate mucho.

  8. luis antonio perez diaz says:

    Ese testimonio es tan precioso,de primero lo vi algo raro pero al leerlo me di cuenta
    que eso muchos pasamos lo mismo hasta que encontramos el verdadero camino,Que Dios le bendiga

Responder a MIGUEL MARTINEZ Cancelar respuesta

*