Simeón toma al niño Jesús en sus brazos

Lucas 2:25-32

Simeón parece haber sido uno de los ocultos del Señor, quien, bajo la guía de Dios, lo sirvió con calma y tranquilidad. Pero el ocultado es aquí traído a la luz. Él ha orado en secreto, ahora es recompensado abiertamente.

I. Vea su carácter santo

1. Era justo y piadoso (Luc. 2:25). Justo en su trato con los hombres, y piadoso en su trato con Dios. Justo y santo. Estos son los dos lados de una vida cristiana, deben ser igualmente honestos y verdaderos.

2. Esperó la consolación de Israel. “Esperaba la consolación de Israel” (Luc. 2:25). Esperó y oró porque creyó. Este querido anciano hombre de Dios no tenía fe en ningún otro medio o esfuerzo para consolar a Israel que la venida del Rey. Esto sigue siendo la esperanza de Israel, porque “Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto” (Isa. 51:3). Su espera fue recompensada; su esperanza se cumplió. “Y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que esperan en mí” (Isa. 49:23). Espera en el Señor.

3. Fue dotado con el Espíritu. “El Espíritu Santo estaba sobre él” (Luc. 2:25). Siempre hay una conexión vital entre esperar en el Señor y ser llenos de poder (Hechos 2:1-4). El efecto del Espíritu Santo que descansaba sobre él era doble:

A. Le enseñaron. Le fue revelado por el Espíritu Santo que no debía ver la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. “Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor” (Luc. 2:26).
B. Fue guiado. “Y movido por el Espíritu, vino al templo” (Luc. 2:27). Todo poseído por el Espíritu tiene las cosas de Cristo que le han sido reveladas, y serán guiados por el Espíritu. Se puede simplificar el asunto revertiendo el orden aquí:

(1) Estar lleno del Espíritu, entonces
(2) estarás dispuesto a esperar en y para el Señor; y luego
(3) podrás vivir una vida justa y devota ante Dios y los hombres, siendo enseñado por Dios y guiado por el Espíritu.

II. Escucha su testimonio alegre

La suya es, de hecho, una actitud sorprendente, ya que se para con el niño Salvador en esos brazos que tanto se habían extendido en oración y paciente espera. ¿Quién puede abstenerse de dar un brillante testimonio cuando los brazos de su fe se han llenado con el Salvador personal? Él bendice a Dios como alguien cuya vida ahora estaba plenamente satisfecha con su don. Coronado con su honor, y dispuesto a partir en paz. Tal es siempre el poder satisfactorio de Jesucristo cuando se recibe por fe. Él testifica de:

1. Cristo como la salvación de Dios. “Porque han visto mis ojos tu salvación” (Luc. 2:30). Hermoso es el título así dado a Jesús. “Tu salvación”. El gran amor, la misericordia y el poder de Dios unidos para redimirnos y bendecirnos en la persona de su Hijo. Estaba revelando el brazo como profetizado en Isaías 52:10: “Jehová desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación del Dios nuestro”. Este brazo desabrigado revela la potencia salvadora fuerte y poderosa de Jehová. “Despiértate, despiértate, vístete de poder, oh brazo de Jehová; despiértate como en el tiempo antiguo, en los siglos pasados” (Isa. 51:9). ¿Qué otra cosa mejor, que el Cristo vivo en nuestros corazones podrá servir para partir en paz?

2. Cristo como la luz de los gentiles. “Luz para revelación a los gentiles” (Luc. 2:32). Cristo es la luz revelada de Dios a las naciones de la tierra. Con respecto al carácter de Dios y al camino de la salvación, no hay otra luz. Todo lo demás no es más que la luz de la razón ciega al pecado, que es solo suposición o superstición. “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn. 8:12). La salvación es una salida de las tinieblas a su luz admirable (1 Ped. 2:9). Las chispas de nuestra propia creación nunca convertirán la noche en día (Isa. 9:2). No puede salvarnos nuestras propias obras. La presencia de Cristo con nosotros y en nosotros es como el foco de búsqueda del cielo puesta sobre el Padre para que le veamos y que la luz se vuelva sobre nosotros mismos, sobre el pecado, la muerte y la eternidad para que podamos ver esto, por así decirlo, con sus ojos. “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1:7).

3. Cristo como la gloria de Israel. “Y gloria de tu pueblo Israel” (Luc. 2:32). Este es el orden revelado por el Espíritu Santo a Simeón. Cristo debía ser primero una luz para los gentiles, y después la gloria de su pueblo Israel. ¿Hubo otro en Israel que creyó que el Cristo bendeciría primero a las naciones gentiles antes de ser glorificado entre su propio pueblo antiguo? El Espíritu Santo no podía equivocarse. El Mesías sería cortado, y contado con los pecadores (Isa. 53:12). Pero vendrá de nuevo, no como ofrenda por el pecado, sino como el Rey de Israel, con gran poder y gloria. Lamentarán a causa de él (habiéndole crucificado), pero la gloria del Señor entonces habrá resucitado sobre ellos. Donde esté el glorificado, habrá gloria, porque la gloria siempre mora en la tierra de Emanuel, ya sea en la tierra o en el cielo, en el tiempo o en la eternidad. Cristo es nuestra salvación; Cristo es nuestra luz; Cristo es nuestra gloria. ¡A él sea la gloria!

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*