Una mujer llena de gozo (bosquejo)

La Vida Espiritual

Pasos para encontrar la Voluntad de Dios

1. Ríndete completamente a la voluntad del Señor. Juan 7:17 La clave para saber la voluntad de Dios es estar dispuesta a hacerla. Salmo 40:8
2. Pide en oración fervientemente y anticipando la respuesta. Santiago 1:5. Cree que Dios está muy contento y listo revelar su voluntad a ti aun mucho más que quieres saberla.
3. Estudia las Escrituras buscando principios Bíblicos que se puede aplicar a esta situación. Dios mayormente revela su voluntad por medio del estudio diario de su palabra. II Timoteo 3:16-17. La Biblia no es un libro que debes abrir en una forma mágica mas bien tienes que estudiarla.
4. Busca consejo sabio de los consejeros espirituales. Una persona sabia escucha el consejo. No pasas por el alto el valor de buscar consejo de tus padres, tu pastor, un profesor cristiano, etc. Proverbios 20:18, 11:14
5. Usa tu sentido común que has entregado a Dios y ya es santo. Dios espera que uses tu mente que El te ha dado. Aquí hay una herramienta que te puede ayudar hacer tus decisiones objetivamente. Divide una hoja de papel en dos con una raya. En un lado anotar las ventajas y en el otro lado anota las desventajas de hacer una decisión en particular. Proverbios 16:3

Fíjate en los siguientes puntos dados por la hermana Jesse Sandburg acerca del sentido común y la voluntad de Dios.

a. Dios muy raramente se mueve fuera de los límites de lo que es lógico y razonable.
b. Dios nunca pide que uno hago algo incorrecto para después hacer algo que es correcto.
c. La voluntad de Dios no se mueve fuera de la cortesía y respeto para los derechos de otros.
d. La voluntad de Dios involucra las preocupaciones normales de seguridad, buena salud, y buenos hábitos de nutrición.

6. Considere las circunstancias. ¿Dios te ha abierto la puerta para ti? Hechos 16:10. Si parece que Dios ha cerrado una puerta en particular entonces espérale por más dirección.
7. Empieza a ser obediente a Dios en cada área de que ya sabes y entonces ya puedes pedir su dirección por tu camino. Proverbios 3:5-6. Si hay cualquier área de tu vida donde tú estás intencionalmente ignorando las instrucciones de Dios entonces él no está obligado a darte más luz. Obediencia a la luz revelada trae más revelación de luz.
8. Deja la paz de Dios reinar en tu corazón. No te mueves en una dirección si tienes dudas fuertes. Espera hasta que Dios te quita las interrogaciones. Colosenses 3:15

Principios adicionales acerca de cómo hacer las decisiones.

Por la hermana Jesse Sandburg

A. Date cuenta de las responsabilidades de hacer decisiones.

1. Tenemos una responsabilidad a otros. Lucas 6:31
2. Tenemos una responsabilidad a valores eternos. Colosenses 3:2
3. Tenemos una responsabilidad a la influencia que tiene nuestra vida. I Corintios 6:12
4. Tenemos una responsabilidad a nosotras mismas. Isaías 30:15, Mateo 11:28-30

B. Haz compromisos espirituales.

1. «Señor enséñame. Salmo 86:11, 119:133
2. Señor trae gloria a ti mismo. Salmo 57:11, 63:1-2
3. Señor dame hambre para la justicia. Salmo 107:9, Proverbios 11:3-5
4. Señor dame un corazón pronto. Haré lo correcto pase lo que pase. Salmo 57:7
5. Señor dame un corazón contrito, no sé todo. Salmo 51:17

C. Anticipa los lazos que existe en hacer una decisión. No hagas decisiones basado en:

1. Dinero. Génesis 13:10
2. Comodidad.
3. Opinión popular o del mundo. Salmo 73
4. Dejando pasar lo que va a pasar.
5. Basado en lo que parece ser mejor para este momento.
6. Sin considerarlo bien y estudiarlo.
7. Emoción o cómo te sientes.

La Mujer llena de Gozo

Introducción: Es la intención de Dios que seamos mujeres de gozo. Puedes ser una mujer gozosa y aun más que esto tienes que ser gozosa si vas a ser un creyente obediente. Si no somos mujeres de gozo algo está mal.

Filipenses 4:4, I Tesalonicenses 5:16-18, Salmo 16:11

Características del gozo

A. Ser gozosa es un mandato, un imperativo, y no una sugerencia.
B. No está basado en tu temperamento o carácter natural: mas bien se basa en una elección. Regocíjate o sé desobediente a un mandato de Dios.
C. Así hay que ser todo el tiempo, SIEMPRE. I Tesalonicenses 5:16
D. Este gozo se encuentra «en el Señor.» Es basado en una relación y no en las circunstancias. Salmo 16:11
E. Es el mismo gozo que tenía Jesús. Juan 16:20-33, 17:13

1. Juan 16:20b
2. Juan 16:33b
3. Juan 17:13

F. Nadie puede robarnos nuestro gozo. ¿Quién es que te hace triste? Nadie más que tú. Juan 16:22.
G. Es un gozo cumplido o completo o una llenura. Juan 16:24
H. Es gozo aun en medio de la tribulación.

1. II Corintios 6:4-10
2. II Corintios 7:4
3. Recuerde Hechos 5:41
4. Mateo 5:11-12

Cinco fuentes del gozo

I. El gozo de la salvación. Lucas 10:17-20, Isaías 12:3 Seguridad de tu salvación es una necesidad para tener gozo y ser útil para el Señor.

A. Factores que pueden llevarnos a la duda y la depresión.

1. Comparando experiencias — esto sucede muchas veces cuando escuchamos el testimonio de otra persona especialmente si tu experiencia era diferente, ¿Lloré suficiente? ¿He dicho las palabras correctas?
2. Viviendo según mis emociones en vez de las promesas de Dios. (No me siento salva.)
3. La falta del conocimiento y discipulado. Estas dudas pueden surgir si el recién convertido no recibió un trato cuidadoso y la seguridad espiritual no fue compartida.
4. Problemas físicos

a. Hipoglucemia
b. Anemia
c. Tensiones premenstruales
d. Menopausia
e. Depresión postparto
f. Diabetes
g. Tiroides que no está funcionando a su debido nivel
h. Condiciones relacionadas a la nutrición
i. Fatiga extrema

5. Problemas sicológicos
6. Pecado que no has confesado – después del pecado de David vemos que él ora y pide que Dios le devuelva el gozo de su salvación.
7. Falta de una fe verdadera en Dios – una persona puede dudar porque nunca fue salva de verdad.

B. Depende en la Palabra de Dios y no en tus sentimientos o emociones y no en tu experiencia. Los siguientes versículos pueden ser utilizados para darnos seguridad de nuestra salvación. Romanos 10:13, Juan 6:37, 5:12, I Juan 5:11-13, Hebreos 10:23. Tu salvación está basada en su fidelidad y no la tuya.

II. El gozo de rendirse. Romanos 12:1-2. Efesios 5:18. Tiene que haber una aceptación gozosa de la voluntad de Dios para tu vida. Diariamente debes confesar tus pecados y presentar tu cuerpo a Cristo. Deja el Espíritu Santo controlar cada parte de tu vida. Rendirse quiere decir que dirás al Señor lo siguiente:

1. Salmo 139:13-16
2. I Corintios 6:19-20
3. Señor tú me conoces completamente pero a pesar de esto tú me amas sin condición. Lo que tú dejas pasar en mi vida tiene que pasar por tu amor.
4. Señor te doy a ti el cuidar mi cuerpo, alma y espíritu. Te doy mis sueños y mis ambiciones.

Gozo es la bandera volando muy alto del castillo de tu corazón mostrando que el rey está morando allí.

III. El gozo de las Escrituras.

Haz la palabra de Dios tu guía diaria. Jeremías 15:16.

A. Seis reglas acerca de la Biblia.

1. Léela. Es la comida de cada día y no solo medicina para las emergencias.
2. Conócela. Aprende las verdades grandes de la palabra. Estúdiala cuidadosamente.
3. Disfrútala. Es una carta de amor de Dios. Salmo 1:2
4. Medita en ella. Ten metas de cuanto y cuando vas a memorizar y entonces medita en las Escrituras y «Pídala por tu vida.» Salmo 1:2
5. Practícala. Pregúntate como debe cambiar tu vida cuando tú respondes a la palabra de Dios. Santiago 1:22-25
6. Compártala. Diles a otros lo que tú has aprendido. Gálatas 6:6

B. ¿Por qué debo leer la Biblia?

1. Es la manera de crecer espiritualmente. I Pedro 2:2, Mateo 4:4
2. Es la manera de conseguir fe. Romanos 10:17
3. Es la manera de tener victoria sobre el pecado. Salmo 119:11
4. Es la semilla para nuestro testificar. Lucas 8:11. I Pedro 1:23, Salmo 126:5-6
5. Es la fuente de la sabiduría y dirección. Salmo 119:105
6. Da instrucción en cada doctrina mayor – fundamento de nuestras creencias, bautismo, ganar almas, oración, mayordomía, separación, la iglesia, etc. II Timoteo 3:16

C. ¿Cómo y cuándo debo leerla?

1. Fija un tiempo definido cada día para leer la Biblia. Tiene que ser una cita que cumples con Dios. Sería mejor pasar 10 minutos seguidamente que planear pasar una hora al día y no ser constante. Muchas creyentes prefieren leer la palabra temprano en el día pero la preocupación primordial es tener un tiempo de cita y cumplirla.
2. Mantén la Palabra delante de ti en varios sitios para meditar en ella durante el día.
3. Pide al Señor que te ayude a entender su palabra. Salmo 119:18
4. Léela con cuidado y en orden. No saltas de un lado a otro sin un plan. Lee todo un libro antes de empezar en otro sitio.
5. Escribe las cosas que aprendes en tus devociones y como respondes a la palabra de Dios.
6. Fíjate en los mandatos y promesas de Dios. Subráyalos en tu Biblia o guarda notas en cuaderno. Mantén datos de tu lectura.
7. Usa una parte de tiempo para estudiar de verdad una porción. Lee los libros cortos varias veces en la misma hora devocional y lee los libros más largos por sección. Aprende temas mayores, etc.

Hay muchos planes que puedes seguir cuando escoges lo que vas a leer en la Biblia. Uno de los más sencillos es leer 4 capítulos cada día quizás 3 del antiguo testamento en la mañana y 1 del Nuevo Testamento o Salmos en la tarde. Puedes leer toda la Biblia en un año siguiendo este plan. Quizás algunos les gustaría adoptar el plan de leer el libro de Proverbios cada mes leyendo el proverbio del número del día. También puedes leer los Salmos en la misma manera leyendo 5 salmos por día empezando con el número de la fecha del día y sumando 30 cada vez hasta que no haya salmos.

IV. El gozo de la oración

Compañerismo con Dios y respuestas a la oración traen gozo. Juan 16:24.

A. Aquí hay algunos principios Bíblicos acerca de la oración.

1. Vive de tal manera que Dios contestará tus oraciones. I Juan 3:22, Juan 15:17
2. Ora en todo tiempo – En tiempos definidos pero también durante todo el día. Efesios 6:18, I Tesalonicenses 5:17
3. Ora acerca de todo. Filipenses 4:6-7, Marcos 11:24
4. Ora acera de cosas específicas y definidas. Santiago 4:2
5. Ora persistentemente. Lucas 18:1-8, 11:9-10
6. Espera grandes cosas de Dios. Salmo 81:10, Jeremías 33:3
7. Mantén datos de tus oraciones y las respuestas.

B. ¿Para qué debo orar?

1. Perdón del pecado. I Juan 1:9
2. Provisión diaria. Lucas 11:2-3
3. Poder del Espíritu Santo en mi vida. Lucas 11:13
4. Mi familia. Job 1:5 – Job constantemente estaba intercediendo por su familia.
5. Almas perdidas, (consejo: «haz una lista de 10 personas que más deseas ver aceptar a Cristo)
6. Mis líderes espirituales – pastor, diáconos, misioneros, y otros que ministran espiritualmente. (Pablo decía muchas veces «Hermanos ora por nosotros.» II Tesalonicenses 3:1
7. Amigos cristianos. Santiago 5:16
8. Sanidad – físicamente y espiritualmente. Santiago 5:13-16, Mateo 8:2, 6, 15:22
9. Líderes gubernamentales. I Timoteo 2:1-4
10. Cualquier cosa que te preocupa. Filipenses 4:6. Si no estás seguro que lo que deseas es la voluntad de Dios para tu vida, entonces sigue orando y pide a Dios que te ayuda desear solo lo que es su voluntad.

C. ¿Que puede estorbar mi oración?

1. Pecado que no he confesado. Isaías 59:1-2, Salmo 66:18
2. No estar viviendo bien en mi casa. I Pedro 3:1, 7
3. Un espíritu de no perdonar. Marcos 11:25-26
4. Motivos equivocados. Santiago 4:2-3
5. No permanecer en Cristo y su Palabra. Juan 15:16, I Juan 3:22
6. Errores u ofensas que no he arreglado – deudas no he pagado, hermanos ofendidos, etc. Mateo 5:23-24

D. Cuándo y cómo debo orar?

1. Orar durante el día pero ten también un tiempo o cita especial para orar por los que están en tu lista de oración.
2. Ora el primer minuto que despiertas–«buenos días Señor. Aquí está mi cuerpo. Tómame y úsame hoy por tu honra y gloria. Salmo 5:3
3. Ora en el último minuto antes de ir a dormir: «buenas noches Señor. Me encomiendo en tus manos para que me cuides.» Salmo 4:8
4. Siempre de las gracias antes de comer. Lucas 24:30, I Timoteo 4:4-5
5. Cuando alguien te habla de un problema trata de orar de inmediato con esta persona. Entonces puedes añadir la petición a tu lista de oración.
6. Trata orando en diferentes posiciones y lugares. Esto ayuda a no dormirse. A veces de rodillas, en voz alta, mientras que camines, mientras que te bañes.
7. Cuando sea posible ora usando las mismas palabras de las Escrituras. Encuentra un buen ejemplo de la oración que llena tu necesidad y ora esta oración.
8. Da gracias a Dios por cada respuesta a tus oraciones y entonces comparte la bendición con alguien más.
9. Recuerde que la oración es solo hablar con Dios como hablarías con un buen amigo. Él está preocupado con la actitud de tu corazón que en ciertas formas del idioma o lenguaje.
10. A veces ayuda escribir tus oraciones y ponerlas delante de Dios como un símbolo que estás reclamando ciertas respuestas.
11. Depende del Espíritu Santo para ayudarte a orar según la voluntad de Dios. Romanos 8:26-27

E. ¿Qué pasa si no contesta mi oración? Pregúntate a ti mismo:

1. ¿Estoy pidiendo en fe? Marcos 9:24, Mateo 21:22
2. ¿De verdad deseo esto fervientemente o solo estoy siguiendo un rito? Marcos 11:24
3. ¿Estoy dispuesto a perseverar en la oración y orar por meses o aun años por esta petición? Lucas 18:1-7
4. ¿De verdad creo que Dios va a ser honrado en esta petición?
5. ¿Estoy dependiendo de la justicia de Jesús y no en ningún mérito propio mientras que vaya orando?
6. ¿Es posible que Dios está guiándome a cambiar mi petición en alguna manera?
7. ¿Hay alguien quien puede orar conmigo acerca de este asunto? Mateo 18:19-20
8. ¿Me he asegurado que no haya ni un estorbo de la oración en mi vida?

V. El gozo de ganar almas. Salmo 126:5-6

A. ¿A quién toca ganar gente para Cristo? Es la obligación de cada cristiano no solo unos cuantos líderes ganar almas. Mateo 28:19-20. Testificando no solo era el deber de los discípulos originales; es el deber de cada uno que ha sido salvo.
B. ¿Por qué no ganamos almas?

1. Somos flojos. A veces una persona que tiene hambre espiritual vendrá a ti preguntando como ser salvo pero esto no es lo normal. Lucas 14:23
2. Estamos demasiado ocupados. A veces estamos tan enredados en las preocupaciones de la vida, la rutina normal del trabajo, comiendo, durmiendo, que nosotros fallamos en hacer las cosas que tendrán valor en la eternidad. ¿Cuán seguidamente estamos tan ocupados que no podemos comer, dormir, ver televisión, o leer el periódico?
3. Tenemos miedo. Temimos que vamos a decir algo que no debemos decir o que no vamos a poder contestar todas las preguntas. Recuerda la promesa de Jesús en la Gran Comisión, Mateo 28:19-20. Recuerda que hay 3 personas involucradas en el ganar almas.

a. El ganador de almas – solo tienes que hacer lo que es tu parte. Ir con compasión, llevando la semilla preciosa (la Palabra de Dios)
b. El pecador – él tiene que responder en fe a la Palabra de Dios.
c. El Espíritu – el bendito Espíritu Santo va delante de ti – es su responsabilidad convencer y dar luz a esta persona. Recuerda que cada persona aun los más grandes y experimentados de los ganadores de almas pueden tener miedo. La persona de valentía no es la persona que no siente miedo mas bien es la persona que sí tiene miedo pero sale a testificar de todos modos.

4. No tenemos amor y compasión. Necesitamos una preocupación para los que no son salvos. Debemos recordarnos que cada persona que encontramos va a pasar la eternidad en el cielo o en el infierno. Dios nos amó tanto para darnos su hijo; Jesús nos amó suficiente para morir por nosotros; por esto tenemos que amarles suficiente para ir y decirles de Cristo. No podemos tener el regocijo de ganar almas sin tener las lágrimas y la compasión. Recuerda que normalmente tendremos una carga para ganar almas mientras que estamos yendo. Cuando no encontramos con los que son perdidos en las tinieblas entonces nuestros corazones van a ser conmovidos con su compasión.

C. ¿Cuáles son los requisitos para los ganadores de almas?

1. Tenemos que estar seguros de nuestra propia salvación. I Juan 5:13
2. Tenemos que ir donde están los pecadores. Si vas a pescar unos peces tendrás que ir donde están los peces o donde se encuentran.
3. Tenemos que mostrarles un gran Salvador. No enseñas tu propia experiencia. Usa la Palabra de Dios para mostrar el plan de Salvación de Dios mismo. No tienes que tener un plan largo y complicado de la Salvación. Unos cuantos versículos explicados con cuidado bastan.
4. Tenemos que brillar con su poder, su resplandor, su confianza. Hechos 1:8. Reclama su poder mientras vayas. Fíjate en el libro de Hechos cuantas veces vemos que se habla del poder del Espíritu Santo y cuantas veces tiene que ver con poder y denuedo para testificar.

D. ¿A quién debemos ganar?

1. Nuestra familia. Pablo habla con el carcelero de Filipos en Hechos 16:31 10:24. Cornelio tenía un deseo de conocer a Dios Hechos 10:24. Él envía para traer a Pedro para venir a predicarles. Este día todo su familia entera confiaron en Cristo y fueron bautizados. Hechos 10:44-48. Dios cuenta contigo para ganar tus seres queridos.

a. nuestros maridos – fíjate como ganar a tu marido en I Pedro 3:1-7.

1. Nuestra conducta – una actitud de amor, un espíritu manso, y enseñable y un espíritu quieto o callado.
2. Mas nuestro andar y no tanto nuestro hablar. I Pedro 3:1 Sin palabra por su conducta o en otras palabras su manera de vivir.
3. No tanto por la Palabra Escrita de Dios como por la vida de la esposa o el ejemplo vivo de la Palabra.
4. Mucha oración.
5. Por medio de una compasión constante y una ternura diaria. Revisa tus motivos. Asegura que deseas su salvación y no solo hacerte la vida para ti misma. Dios puede aun llamarle a predicar. No te rindes. Sé persistente. No le insultes ni le reniegues. Un espíritu sumiso es muy difícil resistir.

b. Nuestros hijos.

1. Ora por ellos aun antes de nacer. Después ora con ellos seguidamente.
2. Enséñales que el pecado es malo por medio de tu constante disciplina amorosa. Tú estás preparando sus corazones para la salvación.
3. Enséñales la Palabra de Dios. Aun antes que tú crees que pueden entender, enséñales del amor de Dios, el amor de Jesús para los niños, su muerte y su resurrección. Enséñales los 10 mandamientos. Habla de la Palabra de Dios como una parte normal de la conversación. Deuteronomio 6:6-9
4. Se sensible a sus necesidades. Nunca subestimas la comprensión espiritual de un niño. Jesús dijo: Marcos 10:13-15, 9:36-37, II Timoteo 1:15, 3:15
5. Cuando confían o ponen su fe en Cristo dales seguridad de su salvación de la Palabra de Dios. Hazles un partido de nacimiento espiritual y anímales a hablar de su decisión.

c. Otros miembros de la familia.

1. Ámales. Usa cada vínculo de amor para ganarles. Busca oportunidades para estar cerca de ellos incluyendo celebraciones y otros tiempos familiares.
2. No les hace sentir rechazados ni condenados por ti. Ellos lo sentirán y lo van a resistir si ellos creen que tú estás juzgándoles a ellos. No te preocupes de sus convicciones o manera de vivir; estas cosas cambiarán cuando entran en la familia de Dios.
3. Busca maneras creativas para compartirles el evangelio; como cartas llenas de amor que les explica el plan de la salvación; un libro o librito de vez en cuando; una invitación a los cultos o reuniones especiales, una campaña, programa cristiano, vídeo etc.
4. Ora persistentemente. R. A. Torrey oró por 27 años por su hermano antes que el hermano aceptó a Cristo.

d. Otros. Recuerda que hay gente en todos lados que necesitan la palabra de Dios. Pocas personas han escuchado una presentación clara del evangelio de Cristo. Sé sensible a la gente en todos lados.

1. Vecinos.
2. Conocidos – aun la gente que conoces en viajes aun.
3. Vendedores

E. ¿Cómo podemos hacerlo? Veremos más de esto después en otro estudio también.

1. Principios para ganar almas:

a. Comprométete a ganar almas. Separa un tiempo definido para hablar con gente de Cristo cada semana
b. Si es posible busca a una amiga que puede ir contigo.
c. Pide a Dios que te guíe a gente. Sé consciente de las almas.
d. Ten un plan para seguir. Practica hasta que te sientes cómoda.
e. No te rindas. Sé persistente. Anticipa que Dios va a traer los resultados en su hora.

2. El método de ganar almas.

a. Muestra a la persona que todos nosotros somos pecadores. Romanos 3:10, 23
b. Muestra que hay un castigo por el pecado. Romanos 6:23a
c. Muéstrale que Jesús nos amó tanto que ha pagado o tomado nuestro castigo por nosotros. Juan 3:16, Romanos 5:6-8. Explica la muerte, sepultura, resurrección de Jesucristo.
d. Muéstrale que todo que él tiene que hacer para ser salvo es creer a Jesús o poner su fe en él confiando en él para ser su Salvador. Romanos 10:9, 10, 13, Juan 5:24, 6:37. Si responde bien entonces guíale a orar la oración de un pecador. Dale la seguridad de su salvación de las Escrituras. I Juan 5:13 y cuida tu discípulo o hijo espiritual con más instrucciones.

¿Qué de tus dudas?

I. Muchas creyentes tienen dudas.

A. Personas de la Biblia

1. Tomás el dudoso – Él era por la naturaleza un pesimista, duro en su trato consigo mismo y con otros también. Estaba tan lleno de dudas que dijo que nunca iba a creer hasta palpar las heridas en el mismo cuerpo de Cristo. Jesús tuvo mucha paciencia con él y después apareció y le invitó a palpar las heridas hechas por los clavos. Pero esta vez Tomás creyó sin tocarle y declaró «¡Mi Señor y mi Dios!» Juan 20:24-28.
2. Juan el Bautista – A pesar del hecho que él había anunciado acerca de Jesús, «¡He aquí, El Cordero de Dios!» cuando él estaba en la cárcel y aislado de Jesús, se desanimó y empezó a dudar. Envió a sus discípulos a preguntar si de verdad Jesús era el Cristo. Lucas 7:19. Vemos que Jesús respondió con ternura en Lucas 7:22, Isaías 61:1-3.

B. Grandes Cristianos de los días más recientes:

1. Carlos H. Spurgeon–Después de un día de gran victoria en su iglesia de Londres él muchas veces se le pegó una gran depresión. Él escribió acerca de este problema en su libro «Discursos a mis Estudiantes» donde habla de los tiempos de desmayar en la obra.
2. Hanah Whitall Smith en su libro clásico «El Secreto del Cristiano para tener una Vida Feliz,» ella cuenta como Satanás casi le arruinó haciéndola dudar de su salvación.

II. ¿Qué causa las dudas?

A. La duda y la depresión pueden tener causas físicas.

1. Hipoglucemia (lo opuesto de diabetes). Los síntomas pueden incluir el estar nervioso, fatiga, insomnio, depresión, dolor de la cabeza, nausea, desmayos.
2. Desbalance Hormonal – Cuando las mujeres están pasando por la menopausia a veces sufren una depresión severa por un nivel muy bajo de estrógeno.
3. Regla menstrual – Algunas mujeres están muy dispuestas (débiles emocional y fácilmente se prestan para) a dudar y estar desanimadas en estos tiempos. Los tejidos del cuerpo, incluyendo el cerebro, tienen la tendencia para retener agua, produciendo un inflamiento. El cambio en niveles de las hormonas es significante también. Estas síntomas serán (más probablemente) un problema en los 4 ó 5 días antes que empieza la regla.
4. El embarazo – aunque una mujer puede estar muy contenta acerca del bebé que ella está llevando puede ser que tenga algunos problemas causados por los cambios de hormonas. Después del alumbramiento ella puede tener una severa depresión postparto. Solo reconociendo esta posibilidad ayuda a una mujer a manejar el problema.
5. Una variedad de problemas físicos – anemia severa, presión alta de la sangre, problemas de los tiroides, diabetes, infecciones menores, o cualquier enfermedad grave.

A pesar del hecho que tu depresión puede tener una causa física esto no será un pretexto para que empieces a actuar basado en tus sentimientos, mostrando una actitud de ira, odio, o faltando el leer tu Biblia, o dudando a Dios. Entender la fuente de tu dificultad te da ideas y sabiduría de cómo manejar tu depresión. Por supuesto si es un problema físico debes ir al médico para tener su ayuda con los problemas físicos.

B. El pecado y la rebeldía puede causar dudas.

1. Si hay un área de pecado no confesado o una falta de rendirte al Señor, esto puede causar dudas. ¿Cómo puede el Espíritu Santo testificar a tu espíritu que eres una hija de Dios si tú estás a propósito apagando el Espíritu Santo y rehusando escuchar la Palabra de Dios?
2. Fíjate en el ejemplo del Rey David el hombre «conforme al corazón de Dios». Después que había pecado con Betsabé, él perdió su gozo y la seguridad de su salvación. Su pecado le había aislado de Dios. Vea Salmo 51:12.
3. Asegura que hayas confesado tu pecado a Dios y pedido perdón de los involucrados haciendo también restitución a todos con cuales sería necesario. I Juan 1:9
«Nada entre mi alma y el Salvador para que pueda ver su rostro bendito, nada que estorbaría lo menor de sus favores, manteniendo el camino abierto y nada éntrenos.» Tindley

C. Las dudas pueden surgir de las circunstancias difíciles.

1. Familia incrédula.
2. Presiones económicas.
3. Persecución de los que se burlan de tu fe.
4. La pérdida de un ser querido.

a. Reclama las promesas de Isaías 43:2-5.
b. «Es mejor caminar en las tinieblas agarrando la mano de Dios que andar a solas en la luz del día.»
c. «Nunca dudas en las tinieblas lo que Dios te ha dicho en la luz.»
d. «Cuando llegas al fin de tu soga entonces haz un nudo y agarra fuerte.» (Similar al dicho «La gota que derramó el vaso» pero con la idea de no rendirte.)

D. Dudas pueden surgir porque estamos viviendo por los sentimientos en vez de la fe.

1. Los sentimientos nunca son una buena prueba de lo que es la realidad, sea que en nuestras vidas cristianas o en la vida diaria. Por ejemplo, tú puedes subir el ómnibus y pasar todo el tiempo si vas a llegar a tu destino o no. Pero tu seguridad no depende de tu sentimiento de ser segura, pero más bien en la habilidad del chofer quien está manejando el carro.
2. Basa tu seguridad de la salvación en las promesas de Dios.

a. Romanos 10:13. Fíjate que no dice que el que invocare el nombre del Señor y se siente salva será salva.
b. Juan 6:37.
c. Juan 5:24

3. Dios tiene que cumplir sus promesas – II Timoteo 2:13. ¡Qué base tan tremenda para nuestra seguridad!

a. Hebreos 10:23
b. Hebreos 10:35-36

¿Por qué dejas de permitir que tu vida sea gobernada por tus sentimientos y empieza a vivir en el nivel de obediencia a la Palabra de Dios que no cambia?

¿Qué de las convicciones de otros?
¿Cómo debe el creyente reaccionar?

Por Jessie Sandberg

I. Sé amable

A. Recuerda que aun entre los buenos cristianos que va a haber diferencias de opinión en cuanto a la interpretación de las Escrituras.
B. Reconoce las diferencias culturales. No piensas que el ser campesino (ser de una provincia, del campo, la sierra, o la selva) o la falta de experiencias y conocimiento con el ser espiritual.
C. Deja los cristianos nuevos tiempo para crecer. No los hieres con una actitud crítica.
D. No saques conclusiones rápidas acerca de otras personas y sus convicciones sin saber de lo que hablas. No culpes (haces parecer mal) los motivos de otros siempre debes darles el beneficio de la duda.
E. Desarrolla una humildad que reconoce que tu juicio no es sin error siempre. Date cuenta de tus propias debilidades y fracasos. I Corintios 9:27, 5:15

II. Sé un ejemplo

A. Recuerda que tu obediencia gozosa a la Palabra de Dios hablará más fuerte que cualquier cosa que podrías decir. I Timoteo 4:12
B. Sé constante. Asegúrate que tus propias convicciones de cómo vivir la vida separada del mundo son basadas en principio y no en las circunstancias, basadas en la Palabra de Dios en no en la opinión de los hombres.
C. Recuerda que el tener unas convicciones personales (convicciones de como vivir la vida separada del mundo) que son muy estrictas requieren un espíritu de más amor, de un amor genuino en el Señor. Revisa tus actitudes.

III. Sé dispuesta y lista para ayudar.

A. Sé un estudiante de la Palabra de Dios. Mide todas tus creencias, prácticas y valores por medio de la Biblia.
B. Empieza un estudio de las Escrituras sobre las convicciones personales (convicciones de cómo vivir la vida separada del mundo) para que aprendas como relacionar cada problema a la Biblia.
C. Pide al Señor que te de un ministerio ayudando a otras mujeres determinar lo que van a ser sus convicciones personales (convicciones de cómo vivir la vida separada del mundo). Cumple el mandato bíblico de Tito 2:3-5.

IV. Rehúsa ofenderte cuando otros no están de acuerdo contigo.

A. Recuerda que el tomar un puesto de liderazgo puede requerirte tener convicciones más altas o estrictas que las que tienen otros, vivir en una manera que quizás otros no van a entender.
B. No te permites llegar a ser amargada cuando otros no están de acuerdo con tus convicciones personales (convicciones de cómo vivir la vida separada del mundo) o cuando se burlan de ti. Levítico 19:17-18
C. Nunca deja que un desacuerdo sobre las convicciones personales sea una razón para romper el compañerismo con otros hermanos cristianos. Aprende amar aun cuando haya diferencias de opinión sobre los asuntos menores. Mateo 5:23-24

V. Sé dispuesta a crecer y cambiar.

A. Recuerde que más que estudias la Palabra de Dios más que vas a encontrar creencias y practicas que están equivocadas. Solo los verdaderamente grandes pueden decir «Creo que me equivoqué en este asunto. Perdóname.»
B. Estudia los asuntos con mucho cuidado. Revisa la interpretación Bíblica con varios comentaristas y líderes cristianos. Proverbios 15:22, 11:14
C. Nunca te alejas o aíslas de más verdad. Guárdate abierta para verdad nueva de la Palabra de Dios. Ten cuidado en decir «Ya sé lo que creo y no quiero más de esto.» Proverbios 28:9

VI. Desarrolle una actitud correcta hacia las convicciones personales.

A. Lo más cerca o íntima que buscas estar con el Señor menos que te vas a fijar en los límites que existen pero cuando tú quieres ser como el mundo te darás cuenta de cada límite. En otras palabras los que han decidido vivir para el Señor están tan preocupados y metidos en lo de buscar a Dios que no ven nada como un límite de su libertad, pero los que desean ser como el mundo pensarán que todo es un límite a su libertad personal.
B. Hay tres tipos de convicciones personales.

1. Convicciones morales de la Biblia. Estas son absolutas y no se puede negociar ni discutirlas.
2. Convicciones sociales. Comportamiento aceptable en nuestra sociedad. «La gente buena no se portan así.» Cortesía, ética, siendo sensible a las necesidades de otros, todos estos son principios que contribuyen al bienestar de todo el grupo.
3. Reglas que nos convienen. Son reglas que nos ayudan hacer lo correcto o dirigir un grupo, familia, iglesia, colegio más eficazmente. «Por ejemplo en el seminario hay reglas acerca de cuándo apagar las luces, no salir a solas en una cita, etc. No cumpliendo con una de estas reglas por causa de tu rebeldía causa esto ser el violar una convicción moral. Un seminario tiene derecho de poner unas reglas que convienen para decidir cual sea el comportamiento aceptable y lo que no sea aceptable. En una fábrica de china fina los platos que se producen no pueden fijar las reglas acerca de la calidad que se fija como la decisión de cual va a ser un plato de china fina y cual va a ser rechazado. Gálatas 3:24

C. Recuerda la ley de amor. Amor para el Señor y amor para otros quita la presión de las reglas y las hace parte de la sumisión voluntaria. Mateo 22:36-40
D. Dios tiene un nivel de perfección que es más alta que lo que cualquier persona espera de ti. Tu seminario, tu pastor, tus padres, tu marido, tu iglesia no tienes convicciones personales tan altas para tu vida como las que tiene Dios.

Como tener un devocional eficaz.

Por Jessie Sandburg

1. Si es posible aléjate de todas las distracciones. Programa tener tus devociones en un tiempo cuando los niños deben estar dormidos y otras distracciones serán de un mínimo. Este tiempo es algo muy especial. Tener tus devociones en el mismo sitio a veces ayuda preparar tu corazón por un tiempo especial con el Señor.
2. Evita la tendencia de tener sueno. Unos 5 minutos de ejercicio antes de tener tu tiempo devocional será bueno para ti y también te ayudará a estar alerta para el Señor. Si hace calor en el cuarto abre la ventana para tener aire fresco.
3. Ora que Dios te de un corazón y una mente abierta mientras que vas leyendo la Palabra de Dios. Pide a Dios que te ayude a poner a un lado todos los problemas y afanas del día hasta que estés lista tratar con ellos en la perspectiva de la meditación, lectura y oración con Dios. Determina que obedecerás a cualquier mandamiento o revelación que el Señor te revela.
4. Usa un cuaderno de devociones. Se sistemática en guardar notas acerca de tu estudio y también tus peticiones de oración. Pon allí la fecha cuando empiezas a orar y entonces la fecha cuando Dios contesta la oración. Anota cualquier idea especial o lecciones que has aprendido de cada porción de las Escrituras. Puedes poner allí también una lista de himnos, coros, poemas, etc. que han sido una bendición. También puedes incluir una lista de versículos que estás procurando memorizar. Quizás vas a querer añadir bosquejos de mensajes que han sido una bendición o unas citas que han sido de bendición y que podrían ser de ayuda en un día de desánimo.
5. Tu tiempo devocional debe ser más que solo pedir unas cosas de Dios. Esto sí es vital e importante en la vida del cristiano. Meditando y disfrutando al Señor son experiencias que la mayoría de nosotros tenemos que aprender por medio de la práctica y la paciencia. Debemos aprender como tener hambre para esta relación con él que solo se puede comparar con lo que el niño siente cuando se sienta en la falda de su mamá para recibir el consuelo y amor que necesita cuando algo está pasando. Devociones privados siempre deben tener un tiempo de leer la Biblia pero esto no debe ser todo el tiempo y esfuerzo que ponemos en leer y estudiar la Biblia. Nuestro tiempo devocional es solo cuando empezamos este estudio. Idealmente tú vas a descubrir una idea o un principio que te va a dar ganas de estudiar más profundamente más tarde.
6. Nunca jamás debes faltar el tener tu tiempo devocional porque estás tan cansada que no vas a recibir nada de la lección de todos modos. Si lees la Biblia y te parece que no recibes nada de tu lectura entonces sigue leyendo hasta que encuentras especial que el Señor tiene planeado para ti. Satanás siempre va a procurar convencerte que estás perdiendo tu tiempo. Si estás yendo muy lentamente y no recibiendo mucho en el libro de Jeremías entonces toma un tiempito para leer los Salmos o uno de las epístolas. El mero hecho de leer la Biblia y orar aun cuando no tienes ganas es en sí mismo un paso de fe. Esto te mantiene en un sitio donde el Señor puede arreglar lo que sea que te está preocupando.
7. No te sientes atada a un solo sistema de lectura de la Biblia. Sigue probando otros métodos para aprender. Usa otros libros y comentarios para ayudarte pero recuerde que no tienes que tener otros libros para entender la Biblia. El Espíritu Santo es tu mejor intérprete.
8. Ora específicamente y francamente. Ora en voz alta aun para darte cuenta de lo que estás pidiendo. Entonces:

a. Confiesa tu pecado y tu necesidad de tener la ayuda de Dios.
b. Recuerda al Señor de su poder y tu debilidad.
c. Anota bendiciones pasadas y respuestas a tus oraciones.
d. Alaba al Señor aun antes de ver la respuesta.
e. Haz exactamente lo que Dios te dice que debes hacer.
f. Cuando viene la respuesta asegurar que todos sepan que Dios ha contestado la oración.

9. Encuentra algo especial en tus devociones que puedes llevar contigo durante el día. Si un versículo en particular es una bendición entonces escríbelo en una tarjeta y ponlo sobre el lavatorio en la cocina o en tu trabajo para que lo veas seguidamente. Comparte tus bendiciones con alguien más.

La Mujer que Dios transforma.

Por Jane Hall y Rut Myers

¿Has escuchado el cuento del «Patito Feo»? Muchas mujeres son como el patito feo que nunca reconocen que fueron creadas para ser un cisne bello.

Muchas veces nuestras metas, nuestras ideas de lo que debemos llegar a ser están mucho más allá de lo que realísticamente podemos lograr. Muchas veces cuando leemos las Escrituras nosotros muchas veces metemos nuestras propias ideas de lo perfecto, tradiciones de nuestra cultura, y las ideas de lo que piensan nuestros amigos cristianos. Entonces salimos más orientadas a gente que a Dios. Muchas veces lo que vemos como mandamientos de Dios son las cosas que estamos imaginando que quiere la gente que conocemos o unos líderes espirituales. Metemos ideas en la Biblia que no están allí. Por esto no podemos ser lo que pensamos que debemos ser pero ni es lo que dice la Biblia. No debemos estar tratando de hacer lo que la gente desea pero lo que Dios desea. Muchas veces sentimos culpables porque estamos tratando de lograr lo que otros desean en vez de ver lo que dice Dios en su Palabra. La razón que muchas veces nos sentimos tristes, culpables, y como hemos fracasado es que estamos procurando lograr lo que otros esperan de nosotros y no lo que dice Dios.

Mas probablemente nuestras metas son demasiadas altas en algunos aspectos y demasiada baja en otros. Para ser una meta que podemos lograr tendrá que ser una meta que Dios tiene en mente para nosotros. Un estudio cuidadoso de sus mandamientos y promesas, las vidas que él felicita, y el mensaje total de las Escrituras nos sorprende mucho. Destruyendo las metas inalcanzables nos quita la carga puesta encima. Revelando metas altas pero a nuestra alcance nos motiva y anima.

Metas y esperanzas que son fuera de la realidad

1. Una mujer piadosa no es una mujer que enfrenta menos tentaciones y batallas mientras que va pasando el tiempo. O sea una mujer que cada día se encuentra con menos batallas. Estamos siguiendo a uno que se encontró en su peor batalla en el huerto de Getsemaní en las afueras de Jerusalén al fin de su vida aquí en la tierra. Uno que fue a una cruz. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; Hebreos 5:8. La realidad le causa esperar pruebas y problemas, esto provee una armadura de protección que le ayuda a estar preparado para ellos.

Sabiendo que las dificultades tienen un propósito nos ayuda.

Un hombre sentía pena por una oruga que estaba en su capullo tratando de salir. Para ayudarle el hombre cortó el capullo para ayudarle a salir más fácilmente. La mariposa estaba libre ya pero sus alas nunca llegaron a ser tan fuertes para poder volar ni salió la belleza de sus colores. Las batallas y presiones son una parte del programa de Dios para fortalecernos y embellecernos en nuestras vidas. Por esto la mujer piadosa deja de anticipar la vida fácil que ella desea que venga. Ella aprende como dar la bienvenida a las dificultades como amigas en vez de resentirles como invasores. Santiago 1:2-4.

2. Una mujer piadosa no es una que siempre responde correctamente. Ella no ha llegado a un plano en su vida donde automáticamente está confiando en Dios sin la necesidad de dirigir su voluntad a confiar y obedecer. Tampoco está buscando una experiencia dramática que va a volverla perfecta de repente. No es que está satisfecha en su pecado pero sus ojos están en Dios esperando que él obra en ella en la manera que el escoge. Ella no está tratando de tener las mismas experiencias de otras. Ella está segura en el hecho que ella es aceptada en el Amado Efesios 1:6. Dios nos conoce totalmente y todavía nos acepta completamente como somos, sin condiciones, a pesar del hecho que él sabe de todas nuestras debilidades, inseguridades, fracasos, temores, y faltas. Salmo 139:1

3. La mujer de Dios nos es una persona ideal más probablemente. Ella no es el producto acabada. No es necesariamente una que ha trabajado en esto y aquello y es ahora una reserva de virtudes para ser admirada. «Por favor sé paciente conmigo porque Dios no me ha acabado todavía.» Reconociendo que esto ayuda cuando se desanima. Uno día estaremos en su presencia y entonces ella será el producto acabado. Filipenses 1:6

Su meta amorosa para mí es que llegue a ser más y más como el Señor Jesucristo. ¡Qué honor y privilegio precioso es esto el poder demostrar en mi actitud, mis palabras, y mis acciones como El es de verdad! Juan 17:18

4. La mujer de Dios no es una mujer que super-espiritualmente se retira de la vida con sus pruebas, gozos, y enlaces para pasar tiempo en la meditación. Todavía ama a la Palabra de Dios y el tener compañerismo a solas con El. Ella no se detiene de buscar el tiempo para pasar con El cuando pueda aun hacer planes para tener tiempo con Dios, pero el ministerio no es como otro trabajo con horas de oficina. Muchas veces hay que estar involucrado en la obra de Dios de día y de noche dependiente de los circunstancias.

5. Ella aprende que su vida es de temporadas o estaciones. Hay temporadas cuando se le permite más tiempo para aprender la Palabra de Dios y estudiarla. Otras temporadas son para arar, sembrar, crecer calladamente, cosechar con alegría, y cada uno tiene un propósito en su vida. Especialmente cuando ella tiene hijos pequeños.

6. Ser piadoso no quiere decir que tenemos que fingir o jugar un papel de lo que la gente esperan que seamos. En vez de esto debemos reconocer que somos de gran valor para Dios y él desea usarnos en una manera única. Es bueno pensar en el valor que Dios ha puesto en ti. Tú eres importante para Jesucristo a tal punto que él dejó el cielo, su Padre, y todo esto para venir a la tierra para salvarte a ti. Somos coherederas con él. Juan 15:15

7. La mujer piadosa probablemente no se pondría la etiqueta de piadosa exactamente como Moisés no se daba cuenta de lo que Dios había hecho en su vida. Exodo 34:29, Job 42:5-6, Isaías 64:6

Creyendo la evaluación de Dios de mí persona

1. Dios te ha diseñado. No eres una casualidad. Eres y tienes las características que Dios te puso. Salmo 139:14-15. Tú eres su creación maravilloso.

2. Una verdad que Dios impresiona en su corazón es que «en Cristo ella es justa.» Ella ha sido justificada. Esto no quiere decir que Dios ha escondido lo que ella es de verdad de bajo de una fachada de justicia o que él la ve en una manera rara y espiritual pero que ella tiene el Espíritu Santo viviendo en ella y ella comparte su justicia. Llena su espíritu, ella es limpia. Su naturaleza anterior no es justa y nunca será. Dios nunca va a mejorarla ni hacerla de nuevo. En vez de esto El declara que es muerta y lo trata así. No trata con aquella naturaleza y pide a su hija hacer lo mismo. El comunica con su nuevo ser, su nueva naturaleza, esta naturaleza está en Cristo y con ella desea tener comunión. I Pedro 1:18-19

3. La mujer piadosa sabe que ella fue creada especialmente para Su placer. En Salmo 139:15-18 vemos que David alaba a Dios por esto. Deuteronomio 7:6.

4. La mujer piadosa se goza en el amor de Dios sabiendo que El la ama profundamente. Una prueba de que El tanto ama con un amor sin límites es que él dio su tesoro más precioso para ti – Jesucristo. Cuando tú estabas en tu peor condición, Dios dio su mejor de un corazón de amor que ni podemos entender. Romanos 8:32

Otra verdad que debes recordar es que Dios te ama con un amor con no tiene condiciones. Muchas veces sentimos amor de otros cuando nosotros hacemos lo que es aceptable o lo que les impresiona pero esto no es la verdad acerca de Dios. No condición de tu corazón, tu mente, o circunstancias cambia su amor para ti. Romanos 8:35-39, Jeremías 31:3.

5. La mujer piadosa se da cuenta que ella fue creada y designada por un propósito maravilloso. Tu eres la persona que Dios has escogido y tiene el propósito de mostrar su carácter en tu vida. Pero para hacer esto El nos dice que tenemos que conocerle, confiar en él y entenderle. Esto sí requiere tiempo Job 22:21.

Viviendo Feliz

Por Jane Hall

1. Cree que Dios te ama y de verdad tiene un plan maravilloso para tu vida. La situación donde yo me encuentro hoy día es parte de su plan en como él quiere tratar y perfeccionar mi alma para llevarme a la madurez. Cada situación o circunstancia donde me encuentro es un descubrimiento de cuan bueno es Dios conmigo. Nada me puede pasar fuera de los límites de su amor. Salmo 145:9. Bueno es Jehová para con todos, Y sus misericordias sobre todas sus obras.
2. Recuerde que las condiciones siempre están cambiando: Por esto no debo depender de mis condiciones o circunstancias. Lo que sea que es mi condición o circunstancia ahora es solo pasajero y temporal y no me puede robar del gozo que me espera.
3. Cree que puedes cambiar. Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo. Proverbios 23:7 Otros han tenido problemas similares a los tuyos y han cambiado. Pedro y Pablo son buenos ejemplos de esto. Satanás te hará pensar que no hay esperanza. Cristo y toda la divinidad vive en ti y quiere vivir su vida por medio de ti. ¡Déjale!
4. Da gracias a Dios por todo. Teniendo una actitud de gratitud salta de tus emociones, pero el dar gracias sale de tu voluntad. Dios quiere controlarnos por medio de nuestra voluntad y no nuestras emociones.
5. Hay que tener una actitud de perdonar. Reconocer y confesar toda tu amargura que de verdad estás dirigiendo hacia Dios por que le culpas por la situación donde te encuentras. Dios quiere librarte de esta amargura.
6. Rehúsa compararte. Desarrolla el hábito de no compararte con otros. Dios tiene un plano (él es el arquitecto) para tu vida y sabe exactamente como él quiere usarte. II Corintios 10:12
7. Reconoce tu problema. Haz una lista de áreas en los cuales quieres cambiar y entonces busca un versículo para ayudarte cambiar como piensas en relación a esto.
8. Toma la responsabilidad personal para tu vida. Tú eres la causa de tu propio problema. Que Romanos 14:22 sea tu actitud.
9. Ora específicamente. Que tus oraciones sea específicas en las áreas donde necesitas cambiar. Se honesta con Dios y habrás ganado la mitad de la batalla así.
10. Aprende disciplinar tu mente. Por medio de un acto directo de tu mente tú puedes escoger obedecer hoy día. Ofreceré mi obediencia completa a Dios hoy día. II Corintios 10:5
11. Aprende como compartir. I Pedro 2:9, Salmo 107:2, Hebreos 12:15
12. Aprende como encontrar tu placer y satisfacción en Cristo y siempre en Cristo. Tenemos que aprender como depender de El y para hacer esto tenemos que aprender como conocerle a El. Tenemos que aprender como tener comunión con él. Tenemos que aprender como encontrar nuestra placer en él. LO QUE DE VERDAD IMPORTA ES MI RELACION PERSONAL CON DIOS. ESTO ES LA PRIMERA COSA EN MI VIDA. Salmo 16:11

La manera de aprender esta lección será ver la vida y ejemplo de Cristo mismo. Hebreos 12:1-4. Pablo puso sus ojos en Cristo y vio su ejemplo perfecto y lo aplicó a su propia vida.

Como Dios contesta las necesidades específicas de las mujeres

por Mrs. Jane Hall

Preocupación o Ansiedad

Salmo 55:22; Proverbios 16:3; Salmo 56:3, 4; I Pedro 5:7; Salmo 127:2; Mateo 13:7, 22; Lucas 21:34; Mateo 6:25,31, 32; Filipenses 4:6;

Tiempo para Dios cada Día

I Crónicas 16:11; Salmo 55:16, 17; Mateo 26:41; Efesios 6:18; Marcos 6:46, 47; Marcos 1:35;

Ira

Proverbios 14:17, 29; Proverbios 17:14; I Timoteo 2:8; Proverbios 15:1, 18; Efesios 4:26, 31; Santiago 1:19, 20; Proverbios 16:32; Colosenses 3:8

La Lengua (malvada)

Salmo 12:3, 4; Proverbios 16:27, 28; Santiago 3:5-10; Proverbios 6:16-19; Proverbios 17:9, 20; I Pedro 3:9, 10; Efesios 4:25, 29, 31; Proverbios 18:8, 21; Santiago 1:26; Proverbios 15:28; Proverbios 26:20-23; II Tesalonicenses 3:11, 12

La Lengua (usada en sabiduría)

Proverbios 12:14-18; Proverbios 16:21-24, 32; Proverbios 21:23; Proverbios 15:1-4, 28

Paz

Proverbios 14:30; Isaías 26:3; Colosenses 3:15; Proverbios 16:3; Juan 14:27; Salmo 1:1, 2; Filipenses 4:6, 7; Gálatas 5:22; Salmo 4:8;

Satisfacción que se busca en las cosas materiales

Deuteronomio 6:10-15; Proverbios 11:24-28; I Timoteo 5:6; Proverbios 3:9, 10; Lucas 14:17-24; Hebreos 11:24-26; Mateo 6:25-34; Romanos 12:2; Proverbios 15:6; Mateo 16:26; I Juan 2:15-17; Proverbios 13:7, 11; Colosenses 3:2, 5; Lucas 12:19; Hageo 1:6; Proverbios 8:10, 11; Santiago 2:1-4; Filipenses 3:18, 19; Lucas 8:14

Amargura

Efesios 4:30-32; Hebreos 12:15; Santiago 3:14-18

Viudas

Job 29:13; Salmo 146:9; Jeremías 49:11; I Timoteo 5:3-16

Ejemplos:

Noemí – Rut 1:3
Ana – Lucas 2:36, 37
Rut – Rut 14

I Reyes 17

El Plan de Dios para las Esposas – ¿Piedras de tropiezo o ayuda idónea?

Génesis 2:18, 23, 24; I Samuel 25:3, 14-42; Efesios 5:21-33; I Corintios 11:3-12; Tito 2:3-5; Proverbios 12:4; Colosenses 3:18, 19; Génesis 31:14-16; Proverbios 14:1; I Pedro 3:1-7; Ester 1:10-22; I Corintios 7:2-16

Instrucción de los hijos

Deuteronomio 11:18-21; Proverbios 22:6, 15; Efesios 6:1-4; Proverbios 3:12; Proverbios 29:15, 17; Colosenses 3:21; Proverbios 13:24; Mateo 10:37; I Timoteo 5:8; Proverbios 19:18; II Corintios 12:14; Hebreos 12:6, 7

Fuentes de Duda

Inmadurez, ingratitud, inestabilidad, ignorancia, indiferencia, iniquidad, injuria

¿Qué pasa cuando un creyente peca?

Por Roger Martin

1. Muchas veces nos causa perder la seguridad de nuestra salvación. II Pedro 1:9, I Juan 3:21-22
2. Nos causa perder nuestra paz y gozo. Salmo 51:11-12, Lucas 22:62
3. Contriste al Espíritu Santo. Efesios 4:30
4. Estorba nuestra oración. Isaías 59:1-2, Salmo 66:18
5. Trae vituperio sobre el nombre de Cristo. II Samuel 12:14
6. Tiene un afecto malo en las vidas de otros. Exodo 20:5-6, II Samuel 12:10-11
7. Te causa perder su poder espiritual y utilidad o el poder ser usado por Dios. Jueces 16:20, II Reyes 5:26-27
8. Trae castigo de Dios sobre tu vida. Hebreos 12:5-7
9. Hasta puede traer enfermedades o muerte. I Corintios 11:30, Hechos 5:5, 10
10. Puede causar la perdida de recompensas en el cielo. I Corintios 3:15

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*