El llamado a la obra misionera

Debo dar, en la medida en que el tiempo lo permita, una respuesta a la pregunta: “¿Cómo puede saber uno que ha sido llamado al campo misionero?” Muchos están considerando el trabajo misionero extranjero, y lo que digo se aplicará particularmente a ese trabajo, aunque los principios son los mismos en todos los aspectos de la obra del ministerio.

Cosas tomadas por sentado

En primer lugar, debemos establecer ciertos supuestos o cosas que se dan por sentadas como la base de todo lo que se dirá. Hay cuatro de estas suposiciones.

1. Se supone que el campo es el mundo. Esta es la palabra de Cristo con respecto al asunto (Mateo 13:38). No podemos limitar la predicación del evangelio a ningún lugar en la parte habitada del mundo. El mundo entero es el campo.

2. Se supone en segundo lugar que Dios ama a todas las partes del mundo por igual. No quiero decir, por supuesto, que la parte cristianizada no le agrade más a él que la parte no cristiana. Pero es incuestionablemente cierto, que toda la tierra es querida por el corazón de Cristo. Si lo ponemos así, el mundo gira sobre su eje dentro del corazón de Jesús. No hay campo extranjero para él.

3. Se supone en tercer lugar que Dios quiere que el mundo sea evangelizado lo más rápido posible. Él no quiere que el trabajo se haga de una manera leve, ni quiere que entremos en la obra de forma prematura desde el punto de vista de nuestra propia preparación para ello. Él quiere hombres bien entrenados para hacer este trabajo. Pero teniendo en cuenta todo esto, ciertamente podemos presumir que él quiere que el mundo sea evangelizado completamente en el momento más oportuno.

4. Se supone en cuarto lugar que el predicador está bajo órdenes. Él no decide sobre su campo de trabajo por sí mismo. Se mantiene dispuesto a obedecer el mandato de Cristo. Es vano intentar instruir a un hombre sobre cómo encontrar un campo de actividad en el ministerio, a menos que su voluntad sea sometida a la voluntad de Cristo. Por lo tanto, debemos presumir desde el principio que la mente del predicador es obediente a Cristo.

La voluntad de Dios implica tres cosas

Tenemos, entonces, a un lado, Dios que busca disponer de las fuerzas. Él es el gran estratega quien mira al campo desde lejos. Designa a los obreros a diversas partes del campo. Por el otro lado tenemos al predicador que busca conocer la voluntad de Dios. Ahora bien, este último hecho de que el predicador está buscando conocer la voluntad de Dios implica tres cosas con respecto a él:

1. Primero, implica que el predicador enfrenta toda la cuestión. No excluye ninguna parte del campo de su vista como un campo posible para él. No excluye de su pensamiento a China, Japón, África, Brasil, India o cualquier otra parte del campo misionero. Su mente está abierta a aquellas regiones tan ampliamente como las regiones en casa.

2. Lo segundo que es implícito es que él está activamente interesado en conocer la voluntad de Dios. Él no está simplemente esperando ser empujado en el trabajo. No se desea conscriptos. Él busca descubrir la voluntad de Dios para sí. Su mente está en un estado de actividad. Él no está esperando alguna manifestación extraordinaria, pero aprecia la importancia de la pregunta y está buscando seriamente determinar la mente del Espíritu.

3. También es implícito que él está genuinamente dispuesto y listo para obedecer las órdenes de ir a cualquier parte. A veces, la lucha está más sobre este punto, en lugar de la cuestión de ir realmente a un campo extranjero. Algunos hombres son desobedientes en espíritu, y cuando se enfrentan al mundo, se encogen de una entrega completa para ir a cualquier parte. Cuando se entregan completamente, a menudo encuentran que la voluntad de Dios para ellos es quedarse en casa. Es de suma importancia que no haya en el corazón y vida del predicador una falta de voluntad, sino que sea enteramente dispuesto en cualquier momento para hacer el todo de la voluntad de Dios.

Cómo se da a conocer la voluntad de Dios

Llegamos, pues, a la pregunta: “¿Cómo se da a conocer la voluntad de Dios?” Y la respuesta es la siguiente:

1. A través de la fe del hombre, más su estado físico, más su sentido común. La aptitud para el trabajo, por supuesto, se inscribe en la cuestión del deber del hombre: aptitud física, aptitud mental y aptitud espiritual. Sin embargo, muchos hombres se imaginan que no son aptos cuando no es así. Razonablemente buena salud, buen sentido común, tacto para tratar con otras personas, perseverancia y paciencia—estos son cualidades que se incluyen en la aptitud para el trabajo. Aptitud espiritual—por supuesto, hay que dar por sentado—que un hombre ama al Maestro y ama las almas por las que murió. En resumen, las cualidades de todos los días que hacen que un hombre tenga éxito en el campo de su propia región son las cualidades que le permiten realizar un trabajo misionero exitoso en el extranjero. El campo misionero necesita a los mejores hombres, al igual que el campo local necesita de los mejores hombres, y las calificaciones para uno son, en la mayoría de los casos, las mismas que para el otro.

2. La voluntad de Dios también se da a conocer, en segundo lugar, a través de las necesidades relativas de las distintas partes del campo y la distribución de fuerzas. Es natural suponer que Dios quiere hombres donde los hombres escasean. Quiere trabajadores donde la cosecha es blanca y los obreros son pocos (Juan 4:35; Lucas 10:2). Quiere que el grupo de rescatistas preste atención al punto donde se destaca la necesidad urgente. Hay otras cosas que deben tomarse en cuenta, por supuesto, además de la distribución de fuerzas, pero seguramente este es uno de los factores importantes en la consideración de uno sobre este tema.

3. Dios también nos muestra a través de la guía providencial de los eventos externos y las opiniones de los hermanos. A veces ocurren eventos en nuestras vidas que nos impiden ir al campo extranjero, lo que prácticamente hace imperativo que nos quedemos en casa. En otros casos, Dios nos abre la puerta y nos muestra claramente por eventos que esta es su voluntad. El hombre sabio generalmente consultará a los hermanos sabios sobre este tema del deber en cuanto al trabajo misionero. Con frecuencia, la opinión de los demás sobre nosotros es mejor que nuestra propia opinión de nosotros mismos. Es sabio el hombre que sabe cómo consultar a los hombres sabios y que es lo suficientemente sabio como para aprender de las opiniones de los sabios.

4. En las primeras etapas de la indagación sobre este asunto, con frecuencia todo lo que puede hacer el predicador es mantener una actitud de alerta para ir a donde sea que Dios lo llame. Muchos estudiantes en el seminario o predicadores jóvenes en otros lugares comienzan a lidiar con esta pregunta en un período temprano de su vida como ministro, y no toman una decisión hasta que finalizan su curso de seminario. Cuando la voluntad de Dios no es perfectamente claro, es mejor que espere el momento oportuno con paciencia, pero se debe mantener con una actitud de oración e indagación, con un deseo activo de conocer la voluntad de Dios. Junto con esto, debe mantener una actitud alerta y lista, listo para seguir hacia donde Dios lo guía, siendo rápido para responder. Con frecuencia esto es lo más que uno puede hacer al principio. Puede verse obligado a aplazar su decisión final por un año o dos, o incluso más. Esto, sin embargo, no es necesario en todos los casos. A veces Dios deja el camino perfectamente claro a una vez, y uno se establece en una convicción fija y tiene paz y gozo en el Señor.

5. Si se mantiene la actitud anterior, a su debido tiempo una convicción se vuelve fija y definida, y el deber se vuelve claro. Un hombre puede depender de eso si está sinceramente deseoso de conocer la voluntad de Cristo y se mantiene abierto a la convicción, enfrenta toda la cuestión, todo el campo, no tiene reservas mentales, y desea sobre todo hacer lo que será para la gloria de Cristo y la salvación del mundo. A su debido tiempo, el camino quedará perfectamente claro. Los puntos principales en la actitud de uno son la sinceridad del motivo, la espiritualidad obediente, y el deseo de conocer la voluntad de Dios.

De un discurso a los estudiantes del Seminario Teológico Bautista del Sur en 1906. Se añadieron las referencias bíblicas en el momento de traducción.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*