La apariencia de piedad en la música

Tres mil jóvenes con brazos extendidos se mueven como las olas de un mar tempestuoso con la música que les azota a través de las docenas de grandes bocinas que ocupan casi la mitad del auditorio público. Es como si un dios hubiera descendido, porque todos están alabando al cantante […] Leer más »