Cristianos como la luz y la sal de la tierra

Mateo 5:13-16

La sal y la luz representan lo que todo cristiano debería ser: una influencia penetrante e iluminadora, algo que se debe ver y sentir, un poder para atraer y transformar. Notemos aquí:

I. Su doble esfera.

1. La tierra. “Vosotros sois la sal de la tierra” (Mat. 5:13). La tierra es el lugar de la maldición, y puede representar el corazón del hombre como el asiento de sus afectos y la fuente de sus deseos. “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mat. 6:10)—en el corazón del hombre como en el cielo. Debemos permitir que Dios purifique el manantial (2 Reyes 2:21).

2. El mundo. “Vosotros sois la luz del mundo” (Mat. 5:14). El mundo aquí puede significar la esfera de la mente y el pensamiento del hombre. Apartado de la luz de la revelación, este es un mundo de oscuridad espiritual. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isa. 8:20).

II. Su doble acción.

1. Penetra como la sal. Es invisible, pero efectivo en su funcionamiento. Primero debe ponerse en contacto con las corrupciones de la impiedad antes de que pueda sanar. Representa la influencia inconsciente.

2. Ilumina como luz.  La luz no es algo para ponerse, es algo para ser visto. Es el resultado de una llama encendida. La vida del cristiano es la luz. La vida es la luz de los hombres (Jn. 1:4). Si hay abundancia de vida, habrá brillantez de luz. Un Cristo vivo en el interior creará una luz constante en el exterior.

III. Su doble naturaleza.

1. La sal debe tener sabor. La sal es buena, pero la sal sin sabor es inútil. El mero nombre y forma sin esto carece de poder. El sabor es un emblema del Espíritu Santo. Podemos llevar el nombre de cristiano y tener la forma de piedad, pero sin el Espíritu Santo somos sal sin sabor, “No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mat. 5:13). “Tened sal en vosotros mismos” (Mar. 9:50). Debemos ser salados con el fuego del Espíritu Santo. Es el sabor lo que es precioso y poderoso. “Sed llenos del Espíritu” (Ef. 5:18).

2. La vela debe tener luz. Aquí, nuevamente, el mero nombre y la forma son inútiles sin la llama viva. Una vela debe estar encendida; no puede encenderse a sí mismo. Dios ha brillado en nuestros corazones, dándonos la luz. “Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas” (Sal. 18:28).

IV. Su doble propósito.

1. Sal de la tierra. Si los cristianos pierden su sabor, ¿con qué será salado? Si el mundo no ve a Cristo en el cristiano, ¿dónde lo verá? Si los impíos no sienten el poder de la presencia de Cristo en las acciones de su pueblo, ¿cómo lo sentirán?

2. Para glorificar al Padre. “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mat. 5:16). La luz es para brillar, no para que los hombres puedan alabar la luz, sino para que sean guiados a confiar y glorificar al Padre. Deja que tu luz brille.

V. Su doble obstáculo.

1. En perder el sabor. “Si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mat. 5:13). ¡Qué imagen triste de un cristiano impotente! Como una rama seca. Sansón era sal sin sabor cuando el Espíritu se apartó de él (Jueces 16:20). No apaguéis al Espíritu de Dios.

2. En esconder la luz. Si Dios ha resplandecido en nuestros corazones, es para dar luz (2 Cor. 4:6). Deja que brille en un testimonio audaz y constante para Cristo. El miedo al hombre es a menudo el almud que oculta la luz, o la cama de facilidad egoísta. Recuerde que una luz cubierta puede ser sofocada.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*