¿Cuánto hace desde que se bañó?

¿Cuánto hace desde que se bañó? ¿Te bañaste esta mañana? El hecho de mantenerse limpio no es una prioridad de todos. De la mayoría, sí. Por eso, es de suma importancia que nos mantengamos limpios.

En el mundo antiguo era de suma importancia para algunos pero no para todos. Muchas de las religiones antiguas pusieron importancia en bañarse. Se dicen que los sacerdotes de Egipto se bañaban cuatro veces por día. La gente común fueron al río cada día para bañarse. Los ricos tenían una pieza en su casa para este propósito. Ellos se metían en la pieza y los esclavos tiraban agua sobre ellos.

Artistas griegos pintaron retratos de gente bañándose con esponjas al lado de grandes fuentes de agua. Muchas veces las ciudades tenían un edificio, o sea una bañera pública, donde la gente podía ir para bañarse. Iban allí para charlar con sus amigos mientras que se bañaban. Algunas bañeras, en las ciudades grandes, eran lo suficiente grande para que 1600 pudieran bañarse a la vez. Los judíos también tenían leyes en cuanto a la limpieza. Jesús dijo algo sobre esto en Mateo 23:27.

Pero en los años 1200 -1400, el bañarse no tenía tanta importancia. Era un tiempo cuando había mucha ignorancia. La gran mayoría no sabía leer ni escribir. Algunos médicos aun dijeron que era peligroso bañarse. La iglesia Católica no aprobaba de bañarse. Casi nadie tenía facilidades para bañarse. Dicen que algunos de los pobres se bañaban 2 veces en su vida; antes de bautizarse, siendo una criatura, y antes de ser sepultado después de la muerte. En el verano los hombres y muchachos nadaban en el rio pero no permitían a las mujeres y chicas hacerlo. El rey Juan, de Inglaterra, impresionó a la gente por el hecho de que se bañaba cada tres semanas.

En los años 1800 en adelante el hecho de mantenerse limpio empezó a tener más importancia. Los ricos empezaron a instalar baños en sus casas con una bañera. Tenían que calentar agua y echarla en la bañera. Los más pobres compraron una palangana grande hecha de chapa galvanizada. Así fue mi primera bañera.

Mi madre hizo una ducha que servía en verano cuando había mucha sol. Consistía de un tambor montado sobre una torre. Abajo ella hizo una pequeña cabina de cortinas de nylon. A la tardecita nos bañábamos en agua caliente que fue calentada por el sol durante el día.

El ser negligente en bañarse nos deja con un olor ofensivo y los demás prefieren quedarse lejos. Siempre es bueno bañarse antes de ir a la iglesia, o a la escuela o un lugar público. Ponga perfume también si hay. Si no, bañarse es lo más importante. También debemos lavar las manos después de pasar al baño, después de sacar la basura y antes de comer.

La Biblia dice que debemos ser limpios. “Limpio te mostrarás para con el limpio, y rígido serás para con el perverso” (II Samuel 22:27). Es importante estar limpio por adentro también. Jesús dijo. “No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre” (Mateo 15:11). También I Juan 1:9 dice “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.

 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*