Doctores sin valor

Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentira; Sois todos vosotros médicos nulos. (Job 13:4)

La condición pasada y presente de Job en el capítulo 13 ciertamente forma un contraste muy sugestivo. Los que saben algo sobre el proceso de pérdida saben también el valor de los consoladores sinceros. Aquí hay un hombre con todas las comodidades terrenales, pero sin esperanza de alivio. Pongámonos en su posición, como totalmente indigentes e indefensos, clamando por la salvación. Llamemos a los médicos mundanos, y preguntemos: «¿Qué debo haber hacer para ser salvo?» (Hechos 16:30).

I. Doctor Ateo. «No hay Dios» (Sal. 14:1). «Todas las cosas permanecen así como desde el principio» (2 Pedro 3.4). No hay más allá; no necesitas problemas con estas cosas. En nuestra ansiedad le preguntamos: «¿Cómo sabes que no hay Dios? ¿Has buscado en cada rincón del universo para ver? «¡Hombre pequeño! Un médico sin valor.

II. Doctor Agnóstico. La receta de este sanador sería, «ningún hombre puede saber nada sobre el futuro, todo es incierto.» Si no puedo estar seguro, ¿por qué tengo una conciencia? ¿Por qué deseo y anhelo por certeza? Estoy consciente de mi pecado, ¿por qué no puedo ser consciente del perdón? Un médico sin valor.

III. Doctor No Hay Infierno. Este anciano caballero, vestido de moda moderna, declara que no tiene por qué temer, «Dios es misericordioso, y nunca castigará a ninguno de los hijos de Adán.» Pero, me pregunto, si no hay juicio más adelante, ¿por qué los malvados prosperan aquí? ¿No hay infierno? Estoy tan atormentado con una conciencia despierta que yo mismo ya soy el infierno. Otro médico sin valor.

IV. Doctor Falsa Paz. Este cuco de cara dulce, con lengua aceitosa, dice, «paz, paz, esto es sólo emoción, el tiempo es un gran sanador.» Pero la tormenta interior y la tempestad no le obedecen. Mi alma hambrienta necesita pan. Decir «sed alimentados,» cuando no hay nada para comer, es comodidad miserable. Es como decir a un hombre condenado, “paz, paz,” cuando no hay paz.

V. Doctor Suficientemente Bueno. Este hombre tiene una manera que se adapta a un ángel. Su receta para un alma convicta de pecado es, «nunca le hizo daño a nadie; siempre has pagado tu camino. ¿Qué más puede hacer alguien?» Pero estoy convencido de que he pecado contra Dios, aunque el hombre no tiene nada en contra de mí. Su santidad me condena. ¿Cómo puedo yo, un quebrantador de leyes, ser reconciliado con Dios? Su diagnóstico es totalmente falso. Otro médico sin valor.

VI. Doctor Hacer Mejor. Este supuesto médico es muy hablador. Es bastante cierto, él dice, usted es muy malo, pero usted sencillamente debe intentar hacer mejor en el futuro. Pero siento que mi propia justicia son trapos sucios a la vista de Dios; Además, ¿cómo hacer mejor en el futuro podrá borrar mi pasado culpable? Usted es un médico de ningún valor.

VII. Doctor Tiempo Suficiente. Sí, deberías preocuparte por tu alma, pero no hay prisa, puedes salvarte en tu lecho de muerte. ¿Pero cómo voy a saber que alguna vez tendré un lecho de muerte? La vida es incierta. La muerte puede venir repentinamente y sellar en un momento mi terrible perdición por la eternidad. Usted es otro médico de ningún valor.

VIII. Doctor Demasiado Tarde. Con tonos solemnes dice, «no puedo hacer nada por ti. Debiste haberme visto antes.» Pero en una agonía de desesperación, lloro: «¿es imposible para el Dios Todopoderoso satisfacer mi necesidad?» ¡Afuera, consoladores miserables! Vana es la ayuda del hombre. ¡Oh Cristo, Cordero de Dios, huyo a ti para refugiarme!

IX. El Gran Médico, el Doctor Celestial, con una voz fija y tierna, dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mat. 11:28

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*