El Calvinismo excesivo

Un factor sofocante, que ha contribuido a la sofocación del celo evangelístico en nuestras iglesias de hoy, es un calvinismo excesivo. Sin duda, la cuestión de la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre ha aturdido a los teólogos desde el principio de los tiempos. ¡Cualquiera que piense que tiene todas las respuestas sobre este asunto sencillamente aún no ha escuchado todas las preguntas!
Es indudablemente cierto que la elección divina es una enseñanza de la Palabra de Dios (Efesios 1:4; Juan 15:16; Hechos 13:48; 1 Tesalonicenses 1:4). No es una fantasía del hombre: es un misterio de Dios. Dado que las Escrituras se niegan a explicar el misterio, debemos ser cautelosos de dogmatizar nuestra visión particular de este tema tan difícil.
Por el contrario, es innegablemente cierto que, de alguna manera, dentro del círculo de la soberanía divina, Dios ha otorgado a los que ha creado según su imagen un ejercicio auténtico de sus voluntades (Mateo 23:37; Hechos 7:51; II Pedro 3:9, 15; Romanos 10:13). Son criaturas responsables que darán cuenta ante su Creador. Esto solo puede significar que hay en el asunto de la salvación personal una sinergia inescrutable, una obra misteriosa conjunto de las voluntades divinas y humanas. Por mi parte, me he contentado con decir que Dios ha ideado un plan que asegura el cumplimiento de la voluntad divina sin interferir con la integridad de la voluntad humana. Sin duda, es solo la omnisciencia la que podría idear tal plan. Quizás es por eso que nosotros simples mortales lo encontramos tan desconcertante. Richard Halverson lo expresó de esta manera: “Nada de lo que Dios planeó interfiere con la libertad humana … ¡Nada de lo que hacen los humanos frustra el plan soberano de Dios!” (Briscoe, Stuart. Let’s Get Moving. Ventura: Regal Books, 1978, p. 17)
Lo que sé y entiendo sobre la integridad de Dios me da confianza con respecto a lo que no sé o entiendo sobre la soberanía de Dios (Génesis 18:25). Nuestra ignorancia de sus caminos nunca es una justificación para el pesimismo, el cinismo o la crítica de sus caminos. Lo que necesitamos con respecto al asunto de la soberanía divina y la responsabilidad humana es un equilibrio bíblico. Necesitamos la honestidad para reconocer la existencia de ambos lados de esta ecuación teológica y la humildad para reconocer nuestra ignorancia de cómo se pueden reconciliar. Quizás Spurgeon tenía razón al decir, cuando se le preguntó cómo conciliar estas dos verdades, “no lo intentaría. Nunca reconcilio a mis amigos”. Ni el calvinismo ni el arminianismo funcionarán, ya que ambos tienden a ser sistemas razonables o lógicos. Y el problema con lo que es razonable o lógico es que no siempre es bíblico o teológico. Existe la tendencia de ir más allá de lo que dice la Escritura, o de reinterpretar radicalmente ciertas secciones para hacer que se ajuste al sistema preconcebido de uno. El historiador de la iglesia, Philip Schaff, pide moderación y equilibrio:
El calvinismo enfatiza la soberanía divina y la gracia libre; El arminianismo enfatiza la responsabilidad humana. El uno restringe la gracia salvadora a los elegidos; el otro lo extiende a todos los hombres bajo la condición de fe. Ambos tienen razón en lo que afirman; ambos están equivocados en lo que niegan. Si una verdad importante se presiona para excluir a otra de igual importancia, se convierte en un error y pierde su control sobre la conciencia. La Biblia nos da una teología que es más humana que el calvinismo y más divina que el arminianismo, y más cristiana que cualquiera de ellas. (Barackman, Floyd. Practical Christian Theology. Grand Rapids: Kregel Publications, 1992, p. 17)
Mi intento personal de documentar este equilibrio se presenta en el siguiente cuadro:
No es difícil ver cómo la visión de uno de estos temas podría impactar radicalmente su visión del evangelismo. Un calvinismo excesivo casi siempre termina en un fatalismo muerto. La gente se vuelve estoica, islámica (“¡Es voluntad de Alá!”) y apática. Los siervos de Dios comienzan a excusar su responsabilidad personal sobre la base de una visión excéntrica y desequilibrada de la soberanía divina. Entre otras cosas, esto constituye un fracaso para ver que un Dios soberano es libre de ordenar no solo el fin sino los medios. Y en materia de evangelismo, el medio es el testimonio cristiano urgente de todos los miembros del cuerpo de Cristo.
Pero lo contrario es igualmente cierto. Si un calvinismo excesivo termina en un fatalismo muerto, entonces un arminianismo excesivo termina en un fanatismo destructivo. La gente se vuelve frenética y humanista. El resultado en tales contextos es la generación de una gran cantidad de calor y muy poca luz. Si todo está en manos humanas, entonces lo que funcione se vuelve permisible. Allí se desarrolla una especie de “humanismo salvador” que es casi tan peligroso como el humanismo secular. El humanismo puede invadir incluso el evangelismo. Siempre puedes reconocer esta invasión porque todo en evangelismo se vuelve psicológico y sociológico. Inevitablemente, el evangelio está empaquetado y comercializado casi como si fuera un juguete de plástico.
Para el auténtico testimonio cristiano, ni el calvinismo estoico ni su antónimo, el arminianismo frenético servirá. En cambio, debe prevalecer una postura bíblica equilibrada. El testigo auténtico posee, como ya hemos visto, una confianza tranquila porque reconoce una soberanía divina en la que Dios está obrando. Y está marcado por una actividad energética porque reconoce una responsabilidad humana en la que el hombre es obediente al mandato divino de estar en la obra. Esta combinación de confianza en Dios e inversión en los hombres, de equilibrar la soberanía divina con la responsabilidad humana contribuirá en gran medida a permitirnos recuperar la urgencia y la autenticidad en nuestro evangelismo. Pero un desequilibrio a ambos lados de la ecuación lo sofocará.
Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*