El hombre con espíritu inmundo librado por Jesús

Marcos 1:21-27

Jesús había ido a Capernaum. En el tranquilo día de reposo, se dirige a la sinagoga para declarar la voluntad de su Padre Celestial. Toda oportunidad de hacer el bien es aceptada por nuestro Señor. Él siempre está a la disposición. ¡Que su Espíritu Santo obre esta buena obra en nuestros corazones! Guiado por el Espíritu Santo, Jesús es puesto en contacto con un espíritu inmundo. Es un día de gracia para el pobre hombre poseído por un demonio. Observe:

I. Su carácter. “Un hombre con espíritu inmundo” (Mar. 1:23), o podemos leerlo, “Un hombre en, o siendo controlado por, un demonio”. Un hombre endemoniado es, por supuesto, un hombre inmundo. Es muy posible, entonces, que un hombre esté completamente poseído por un espíritu maligno. Hay un “espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Ef. 2:2). El dios de este mundo todavía ciega las mentes de los que no creen. Si el espíritu es inmundo, todo el hombre es corrupto.

II. Su posición. “En la sinagoga de ellos” (Mar. 1:23) en el día de reposo. Un hombre inmundo guardando el sábado y reverenciando el santuario. O sea, un demonio religioso. Los actos externos de un hombre no siempre determinan su carácter moral. Es posible tener la “apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (2 Tim. 3:5). Los espíritus inmundos pueden ir regularmente a la casa de Dios.

III. Su pregunta. “¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos?” (Mar. 1:24). Estos adoradores inmundos no tienen nada que ver con Jesús. Este espíritu maligno clama: “¿Qué tienes con nosotros?” El hombre y el espíritu inmundo son como uno. Somos uno con el espíritu que nos posee, ya sea el Espíritu de Dios o un espíritu maligno. “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” (Rom. 6:16).

IV. Su confesión. “Sé quién eres, el Santo de Dios” (Mar. 1:24). ¿Por qué no dice que te conocemos? Este demonio habla por sí mismo y traiciona un conocimiento muy superior al pobre hombre impulsado por el diablo. Observe cuidadosamente su lenguaje: “¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres” (Mar. 1:24). Jesús no vino para destruir, sino para salvar. Esta confesión es como la de muchos espíritus inmundos modernos; es una confesión sin fe. Recuerda a Judas (Hch. 3:14).

V. Su solicitud. “Déjanos” (Lucas 4:34). Aunque esta palabra no aparece en todas las versiones en Marcos 1:24, sin duda expresa el profundo deseo de cada espíritu inmundo. Todo pecador que ama el pecado desea que el Santo de Dios lo deje solo. Aman las tinieblas en vez de la luz, porque sus obras son malas. Si Jesús dejara a los inmundos tranquilo, ¿qué pasaría? Permanecerían para siempre bajo el poder condenatorio del pecado y Satanás, arrojados junto con el diablo y sus ángeles. “Quédate con nosotros” (Lucas 24:29).

VI. Su poder. “Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él” (Mar. 1:26). Cuidado con el pecado; primero grita: “Déjanos”, luego rompe en pedazos. Tiene poder para contaminar y destruir. El “yo” es uno de los espíritus seductores más peligrosos de todos. En la obra de Dios a menudo es como una mosca en el ungüento. El espíritu de la impureza ha destrozado las mentes, los corazones, las vidas y las esperanzas de muchos, y arrancaría la Palabra de Dios de nuestras manos.

VII. Su Vencedor. “Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!” (Mar. 1:25). Lo amordazó y lo echó fuera. Los impuros deben ser reprendidos, incluso cuando hablan religiosamente, como cuando dicen, “Tú eres el Santo de Dios”. Es fácil para un espíritu inmundo vencer a un hombre impío, pero la presencia y el poder del Santo son suficientes para silenciar y separar. Para que el pecado sea amordazado y vencido por dentro, se debe permitir y confiar en el Espíritu Santo para que ejerza su poderosa autoridad en el alma, porque con autoridad manda a los espíritus inmundos, y ellos le obedecen.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*