El hombre de la mano seca sanado por Jesús

Marcos 3:1-7

Observe aquí:

I. Donde estaba el Salvador

Estaba en la sinagoga, el lugar público de culto. ¿Cuál es la casa de oración si Jesús no está allí? Sería una mera sala de conferencias. Cuando Jesús está presente, seguramente habrá un interés. Le encanta frecuentar la casa de oración. Así hacen todos los que son como él. ¿Te encanta la reunión de oración, o es para ti una ceremonia seca y sin sentido? Si es este último, debes ser un extraño al amor de Jesús. Aquellos que no desean comulgar con él no pueden estar en forma para vivir con él. Ahora note:

II. Con quien se reunió el Salvador

1. Un hombre con una mano seca, paralizada. Lucas dice que era su mano derecha, la mano que estiramos para recibir. Esto puede ser tomado para representar la fe por la cual el alma toma las promesas de Dios. ¿Cuántas manos secas aún se pueden encontrar en las reuniones de oración, cuán poco se apoderan de Dios? Amigo, ¿tu mano está seca? Quizás te has apartado, y puedes recordar el momento en que tu mano de fe fue sana y fuerte. Pero ahora solo tienes la forma seca e indefensa.

2. Hombres con corazones secos. “Y le acechaban para ver si en el día de reposo le sanaría, a fin de poder acusarle” (Mar. 3:2). Los que buscaban razón por acusarle. Esta clase aún no ha cesado en la casa de Dios. Además de la indiferencia adormilada, a menudo hay un vigilante buscando fallas. ¿Está tu corazón tan seco que no tienes amor por Jesús ni simpatía por su obra? Buscar el defecto en el sabio Hijo de Dios y su Palabra infalible y su obra es, sin duda, el colmo de la arrogancia humana. Recuerda, los ojos del Todopoderoso te están mirando. Ahora oiga:

III. Lo que dijo el Salvador

1. Al hombre con la mano seca. “Levántate y ponte en medio” (Mar. 3:3). Esto no sería un ejercicio muy agradable para alguien que deseaba ocultar su necesidad. El que encubre sus pecados no prosperará (Pro. 28:13). No puede estar en un estado adecuado para ser salvado mientras se sienta avergonzado de confesar su necesidad. El Señor podría haber curado a este hombre sentado tan fácilmente como de pie, y en su propia casa tan fácilmente como en la sinagoga; pero con toda probabilidad, si se hubiera quedado en su propio hogar, nunca habría sido sanado. Si tu alejamiento de Dios y tu incredulidad han de ser sanadas, debes confesarlas; y si confiesas, él es “fiel y justo para perdonar tus pecados y limpiarte de toda maldad” (1 Jn. 1:9).

2. A los que tienen los corazones secos, a los que buscan faltas, les dijo: “¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla?” (Mar. 3:4). No hacer el bien cuando puedes es hacer el mal; no salvar cuando podrías es matar. “Pero ellos callaban” (Mar. 3:4). ¡Ah, sí! Una sola palabra de sus labios y los acusadores se quedan sin palabras. ¿Está usted entre aquellos que preferirían tener una cierta forma de religión que mata, que abandonarla por la realidad que da vida? “La letra mata, mas el espíritu vivifica” (2 Cor. 3:6). ¿Es la suya, entonces, la religión de la libertad gozosa, o de la esclavitud formal y miserable?

IV. Lo que sintió el Salvador

1. Estaba enojado. “Entonces, mirándolos alrededor con enojo…” (Mar. 3:5). En el Antiguo Testamento se dice mucho acerca de “la ira de Jehová”. En el Nuevo Testamento se dice mucho sobre “el amor del Señor”. Pero recuerda, este es un Señor. “La ira del Cordero” es tan santa como “la sangre del Cordero”. ¡Oh! ¡Pobre pecador confiado en tu justicia y en busca de fallas en otros, ten cuidado! Si no confiesas tus pecados y buscas su misericordia y recibes su perdón ahora, la mirada horrible que deja sin palabras y la terrible ira que forma la miseria eterna, será tuya. Desprecia su amor, y serás despreciado. Pero hay más:

2. Fue apenado. “…Entristecido por la dureza de sus corazones” (Mar. 3:5). Mientras está justamente enojado con la presunción del hombre, lamenta tristemente la ignorancia del hombre. No le entristecieron porque lo vigilaban, lo entendían mal y lo difamaban. Él dice: “No lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos” (Luc. 23:28), porque el Salvador sabe bien cuál será su fin si lo niegan. Si nunca te has afligido por tu propia ignorancia y dureza de corazón, piensa en el dolor del misericordioso Salvador por ti.

V. Lo que hizo el Salvador

1. Restauró la mano seca. “Y la mano le fue restaurada sana” (Mar. 3:5). Nada es imposible con él. Cuando este hombre se puso al medio ante la palabra de Jesús, sin duda esperaba que Jesús lo sanara. Entonces, si haces una confesión completa y honesta del pecado, puedes esperar con confianza el perdón. Adán extendió su mano y tomó fruto prohibido, e inmediatamente su mano espiritual se secó. Todos sus hijos nacen con una mano seca. No pueden recibir nada a menos que les sea dado por Dios. Pero cuando la mano se restaura, pueden apoderarse de la vida eterna. ¿Está tu mano seca? Solo Jesús puede restaurarlo.

2. Se retiró. (Mar. 3:7). Hay tres clases de personas de las cuales Jesús se retira: (a) los que buscan fallas, como vemos aquí; (b) los meramente curiosos (Juan 12:21-36); y los que no lo aceptan (Lucas 8:37). ¡Qué triste cuando el que es la Luz del mundo tiene que darle la espalda a los que están ciegos! Cuida cómo tratas al tierno Cordero de Dios. Si le dices “ven”, él viene; pero si dices “vete”, al fin se va.

Aquí está tu elección solemne: Restauración o retiro. ¿Serás restaurado, o tendrá él que retirarse?

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*