El inhumanismo del humanismo

La gran mayoría son partidarios de la filosofía del humanismo sin darse cuenta. Aun muchos que se dicen que son cristianos han sido muy influenciados por el humanismo. La filosofía del humanismo ha sido metida en la mente de la gente sutilmente. Raras veces hacen mención del humanismo.

En las escuelas el humanismo se está enseñado bajo la materia de “ciencias sociales”. La gran mayoría de lo que está incluido en esta materia no es ciencia. Es más bien filosofía o teoría. Raras veces hacen mención del nombre “humanismo”. Los alumnos equivocadamente piensan que están estudiando otra rama de la ciencia.

Por regla general, la materia no incluye todas las enseñanzas del humanismo porque ellos saben que esto chocaría con lo que, para ellos, son “dogmas y mitos de la religión tradicional”. Lo que sí enseñan es que el hombre, en sí mismo, es capaz de solucionar todos sus problemas a través del razonamiento humano. “El humanista secular John Dunply dio a conocer volúmenes sobre este aspecto ‘religioso’ al declarar: ‘Estoy convencido de que la batalla para el futuro de la humanidad ha de ser lidiada y ganada en los salones de la escuela pública por maestros que perciben correctamente su rol como los proselitistas de una nueva fe… Estos maestros deberían encarnar la misma dedicación abnegada que tiene el predicador fundamentalista más rabioso, pues serán ministros de otra categoría, utilizando el salón de clases en lugar del púlpito para impartir valores humanistas en cualquier materia que enseñen, no importando el nivel académico –bien sea preescolar, de cuidado diurno o una universidad grande estatal”. Citado de un artículo de Internet focuspress.org

Hay lo que se llama “humanismo cristiano”. La verdad es que es ridículo hablar del humanismo cristiano porque los dos son mutuamente exclusivos. El humanismo niega la existencia de Dios y rechaza la Biblia como una revelación divina. Lo que pasa es que hay los que son teólogos cristianos liberales que no aceptan la Biblia como una revelación divina de Dios. Ellos son eclécticos, o sea partidarios de los que intentan reunir lo que, para ellos, parece ser lo mejor de varias sistemas de doctrina.

El humanismo cristiano no es nada más que humanismo articulado en términos teológicos en vez de términos filosóficos. Un ejemplo de esto es un artículo escrito por Carlos Hartshorne y publicado en la revista “Christian Century” El dijo que no hay diferencia entre un feto humano y un mosquito o una bacteria. Los dos tienen vida. El aún dice que después del nacimiento de un bebé no es totalmente humano hasta que se desarrolla sus relaciones sociales. Por eso, él dijo, “No comparto la creencia que el infanticida es asesinato”. Por naturaleza él tomó el paso siguiente y dijo que no ve nada mal en quitar la vida de una persona que es senil o en coma. ¿Esto de alguien que dice que es un cristiano? Y, a pensar, que semejantes palabras salieron en una revista que lleva el nombre “cristiano”.

Alguien ha dicho, “El humanismo y el cristianismo son sistemas mutuamente exclusivos y diametralmente opuestos. El humanismo declara que la materia es eterna, que Dios no existe, que el hombre y su entorno son el resultado de fuerzas evolutivas, que las éticas son situacionales, que nadie puede conocer una verdad absoluta, que no existe la vida después de la muerte, que los puntos de vista de la salvación son ilusorios y dañinos, que el hombre es la cosa más importante en el universo, que el hombre no tiene alma, que el cielo y el infierno no existen, y así sucesivamente”. Citado de un artículo escrito por Bert Thompson, Phd., y publicado en la página Internet apologeticpress.org. Los humanistas mismos niegan aceptar lo que se llama “humanismo cristiano”. En el artículo citado arriba hay una cita del Dr. Paul Kraz, un humanista, en el cual él dice “El humanismo, en algún sentido razonable, no se puede aplicar a uno que todavía cree en Dios como la fuente y Creador del universo. El humanismo cristiano sería posible solamente para aquellos que están dispuestos a admitir que son humanistas ateos. Con seguridad esto no se aplica a los creyentes intoxicados de Dios”.

En vez de solucionar problemas, el humanismo ha dejado la humanidad peor que antes. A pesar del hecho que muchos han aceptado la filosofía, tenemos problemas sociales cada vez más graves. En gran parte es porque el humanismo enseña que la moralidad es relativa. Para ellos, no hay normas fijas. Todo es relativo. Lo que, para ellos, es la ley moral es lo que está aprobado por la mayoría en la sociedad. Así, lo que se acepta va cambiando. Lo que importa para la gente hoy en día es paz personal, comodidad y prosperidad. Así que, lo que amenaza uno o más de estas prioridades puede ser eliminado.

El cristianismo enseña que la vida humana es sagrada. En contraste, el humanismo aprueba de la eliminación de seres humanos si perjudican lo que los hombres quieren lograr. Ha resultado en la matanza de millones de personas que no compartieron o no contribuyeron a gobiernos tiránicos como los islámicos, los nazismos y los comunistas. También el humanismo aprueba del aborto, infanticida y eutanasia. Resulta que el humanismo es más bien inhumano.

Nos conviene distinguir entre el de ser humanitario y el humanismo. Humanitario es preocuparse por el bienestar de la humanidad. Las humanidades se tratan de estudios sobre el arte, la música, literatura, etc. Cada hijo de Dios debe ser humanitario pero no humanista.

En conclusión, quiero citar lo que dijo Bert Thompson su el artículo citado arriba. “El pueblo de Dios debe guardar lo que es correcto, y oponerse a lo que es incorrecto. Al hacerlo, damos un buen ejemplo para todos alrededor nuestro. Tenemos que oponernos al humanismo porque sus enseñanzas son contrarias a las enseñanzas de la Palabra de Dios. Debemos entender, y ayudar a otros a entender, la locura de la ‘sabiduría’ humana como la del humanismo”.
 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*