La historia del Texto Recibido y los manuscritos griegos, Lección 4: El Texto Alejandrino

Estos son los manuscritos en que se basan más que todo las ediciones modernas críticas del Nuevo Testamento griego (como Westcott-Hort y Nestle-Aland). Se llaman alejandrinos porque muchos de los manuscritos son asociados con el área o personajes de Alejandría en Egipto. Los manuscritos en este grupo tienden a ser más antiguos, pero son una minoría comparado a los demás manuscritos, y contienen más variantes textuales entre sí que en el Texto Bizantino. Las lecturas de los códices en esta familia textual tienden a ser más cortantes y menos armonizados. Algunos de sus manuscritos omiten versículos enteros que se encuentran en manuscritos bizantinos y ciertos manuscritos Alejandrinos contienen libros apócrifos. Algunos eruditos se refieren al Texto Alejandrino como el texto Egipcio o Neutral. Veamos un resumen de los manuscritos principales de esta familia textual:

El códice Vaticano

También conocido como códice B, es uno de los manuscritos antiguos inferiores (en nuestra opinión) en el cual se basó principalmente el texto griego de Westcott y Hort en 1881. Se sabía de este manuscrito en la biblioteca del Vaticano desde el siglo 15, y algunos investigadores lograron verlo desde entonces y observar sus lecturas, pero no fue hasta el siglo 19 que se hizo público su contenido a través de una reproducción del manuscrito entero. Contiene la mayor parte del Nuevo Testamento y la Septuaginta. Data de alrededor del siglo 4. Para una crítica de este manuscrito y otros relacionados, recomendamos el libro Codex B and its Allies por Herman Hoskier.

El análisis en pasajes selectos reportados por Aland indica que el códice Vaticano tiene 21 (%) lecturas Bizantinas, comparada a 489 (65%) lecturas que coinciden con el Texto Crítico Nestle-Aland26 (que representa mayormente el Texto Alejandrino, y en menor escala el Texto Occidental), coincidencia de Nestle-Aland26 con el Texto Bizantino en 117 (16%) lecturas, con una adición de 121 (16%) lecturas variantes especiales. (Aland, Kurt. The Text of the New Testament, Grand Rapids: Eerdmans, 1989, p. 109)

El códice Sinaítico

Este códice es también llamado Álef, porque se designa con la letra hebrea א que lleva ese nombre. Contiene el Nuevo Testamento entero, y partes del Antiguo. También contiene los libros apócrifos de la Epístola de Bernabé y fragmentos de El Pastor de Hermas. Fue descubierto en 1844 en el Monasterio de Santa Catalina (de la Iglesia Ortodoxa), al pie del Monte Sinaí en Egipto por Tischendorf. Se cree que el manuscrito data del siglo 4 d. C.

El análisis en pasajes selectos reportados por Aland indica que el códice Sinaítico tiene 131 (14%) lecturas Bizantinas, comparada a 473 (50%) lecturas que coinciden con el Texto Crítico Nestle-Aland26 (que representa mayormente el Texto Alejandrino, y en menor escala el Texto Occidental), concidencia de Nestle-Aland26 con el Texto Bizantino en 153 (16%) lecturas, con una adición de 183 (19%) lecturas variantes especiales. (Aland, Kurt. The Text of the New Testament, Grand Rapids: Eerdmans, 1989, p. 107)

Diferencias sustanciales entre los códices Sinaítico y Vaticano

Estos dos manuscritos difieren tantos entre sí, que el erudito John Burgon escribió que “es más fácil encontrar dos versículos consecutivos en los cuales estos dos manuscritos difieren el uno del otro, que dos versículos consecutivos en las cuales están enteramente de acuerdo”. (Burgon, John. The Revision Revised. 1883, p. 12).

Edward Miller, un aprendiz de John Burgon, relata las siguientes precauciones en su libro: “Sin duda en las palabras temperantes del Dr. Scrivener, ‘le adscribimos al códice B [Vaticano] por lo menos tanto peso como cualquier otro documento en existencia.’ Pero no podemos estar de acuerdo con los que lo hacen valer a ese o al Sinaítico a un nivel extremadamente alto; y el hecho de que estos dos se encuentran con otros pocos en una pequeña minoría debe causar que examinemos su testimonio, excepto cuando esté bien apoyado, con sospecho y cuidado”. (Miller, Edward. A Guide to the Textual Criticism of the New Testament. 1886, 1979 Dean Burgon Society, págs. 56-57)

El hecho de que hay tantas diferencias entre sí debe ser tomado en consideración. En nuestra opinión, los manuscritos Sinaítico y Vaticano carecen de la clase de autoridad que muchos eruditos quieren asignarles.

Códice Alejandrino

Este manuscrito que ha sido designado con el símbolo A, es del quinto siglo. Estuvo en la biblioteca patriarcal de Alejandría desde el siglo once. Según Miller este códice es el exponente más antiguo del Texto Bizantino, pero a la vez es independiente, porque solo refleja lecturas bizantinas mayormente en los evangelios. (p. 95) Los investigadores textualistas Dupont-Roc y Mercier están de acuerdo con este asesoramiento del Códice Alejandrino, y lo explican de la siguiente forma: “El texto de los evangelios es de tipo bizantino; el resto del NT es de tipo alejandrino”.

El análisis en pasajes selectos reportados por Aland indica que el códice Alejandrino tiene 198 (27%) lecturas Bizantinas, comparada a 301 (42%) lecturas que coinciden con el Texto Crítico Nestle-Aland26 (que representa mayormente el Texto Alejandrino, y en menor escala el Texto Occidental), coincidencia de Nestle-Aland26 con el Texto Bizantino en 144 (20%) de sus lecturas, con una adición de 80 (11%) lecturas variantes especiales. (Aland, Kurt. The Text of the New Testament, Grand Rapids: Eerdmans, 1989, p. 109)

Códice C

El texto recuperado del códice C es del quinto siglo, y es el códice palimpsesto más conocido. El análisis en pasajes selectos reportados por Aland indica que el códice C tiene 145 (24%) lecturas Bizantinas, comparada a 249 (42%) lecturas que coinciden con el Texto Crítico Nestle-Aland26 (que representa mayormente el Texto Alejandrino, y en menor escala el Texto Occidental), coincidencia de Nestle-Aland26 con el Texto Bizantino en 108 (18%) de sus lecturas, con una adición de 92 (15%) lecturas variantes especiales. (Aland, Kurt. The Text of the New Testament, Grand Rapids: Eerdmans, 1989, p. 109)

Observaciones acerca del Texto Alejandrino

Lo que acabamos de compartir es solo un resumen de los manuscritos principales de esta familia textual. Aunque no coincida con la mayoría de los eruditos, nuestra opinión es que los manuscritos del Texto Alejandrino son inferiores. Compartiremos las diversas razones poco a poco a través de estos escritos. Aun cuando los manuscritos del Texto Alejandrino se consideren inferiores a los del Texto Bizantino, no deben ser descartados en su totalidad. Se debe tomar en consideración las siguientes palabras de Erasmo, el editor de la primera edición del Texto Recibido: “¿No ocurre con frecuencia que de varios manuscritos errados—aunque no errados de la misma forma—se halla la lectura genuina y verdadera?” (Schnaiter, Sam & Tagliapietra, Ron. Bible Preservation and the Providence of God. Xlibris, 2002, p. 97)

En nuestra opinión, creemos que el Texto Bizantino es de más confianza, y trataremos esa familia textual en otra lección. Es cierto que el Texto Alejandrino por regla general es más antiguo que el Bizantino. Hay cierta lógica en presumir que los manuscritos griegos más cercanos a los originales se supone sean más fieles. Pero a pesar de esto, hay varias cosas acerca del Texto Alejandrino que nos preocupan:

  1. Son una pequeña minoría en comparación con el Texto Bizantino
  2. Hay menos armonía entre sus manuscritos.
  3. Es preocupante la cantidad de versículos que faltan además de porciones de versículos.

En una futura lección haremos una comparación entre el Texto Bizantino, el Alejandrino, y el Occidental. Presentaremos varias razones porqué creemos que uno es de mucho más valor que el otro. Por ahora solo estamos ofreciendo datos que nos ayudará a llegar a una conclusión informada.

En la próxima lección estudiaremos el Texto Occidental.

Lección anterior:

Clasificación de familias textuales

Reglas para comentarios personales

Por varias razones, este tema a veces resulta en comentarios de personas con ideas muy extremas o expresiones muy provocativas. Seremos estrictos en aprobar comentarios. Pero el hecho de que un comentario se apruebe no indica necesariamente el acuerdo del equipo de literaturabautista.com con el punto de vista del contenido.

 

Compartir en Facebook

6 Responses to “La historia del Texto Recibido y los manuscritos griegos, Lección 4: El Texto Alejandrino”

Read below or add a comment...

  1. cristian says:

    EL SEÑOR VIENE PRONTO.. Y NO DEBEN CAMBIAR LA PALABRA DEL SELÑOR. DIOS ES REAL Y EL TODO LO ESTA MIRANDO.. ARREPIENTANSE. Y QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DE TODOS LOS QUE ADULTERAN LA PALABRA DEL SEÑOR TODOPODEROSO..

    • Luis Vélez says:

      Usted procure estudiar su palabra y no vivir tras dogmas humanos que se ve a leguas que sabe, lo que se no entrego son replicas de replicas y de traducción tras traducción así que hay que buscar cual nos acerca mas a la verdad.

  2. cristian says:

    EL SEÑOR VIENE PRONTO.. Y NO DEBEN CAMBIAR LA PALABRA DEL SE
    ÑOR. DIOS ES REAL Y EL TODO LO ESTA MIRANDO.. ARREPIENTANSE. Y QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DE TODOS LOS QUE ADULTERAN LA PALABRA DEL SEÑOR TODOPODEROSO..

  3. José Ramón Nava says:

    Saludos a todos los que componen la web.
    Leyendo éstas líneas, veo que se ha omitido la consideración de los papíros como el 45 o el 72 entre otros de la familia Bodmer, los cuáles respaldan en su mayoría el TA además de ser más antiguos que los mss presentados en este reporte.
    Realmente a mi criterio tales mss, lejos de servir de base para negar la divinidad de nuestro Señor y Salvador Jesucristo aportan luz legítima sobre la autenticidad de la palabra de Dios. Gracias y Bendiciones a todos.

  4. baldemar Díaz says:

    Para nosotros los cristianos es muy difícil hacer un trabajo de erudición para tratar de establecer que textos son los más adecuados para hacer una traducción de NT, sin embargo, y, sin otra alternativa a la mano, podemos tomar en cuenta las contradicciones que tienen las biblias que se sustentan en testigos como el códice sinaítico, vaticano o egipcios. Es evidente que el Texto Mayoritario (Textus Receptus o texto recibido), tiene todos los elementos necesarios, para darle a las traducciones del NT, que se basan en él, la unidad y la coherencia, que suponemos, tiene, la Palabra de Dios. Pero cuando leemos y analizamos la traducción de la Ciencia Crítica Textual, en la edición del Nuevo Mundo, por ejemplo, no encontramos, nada de unidad y mucho menos de coherencia. Es como encontrar cosas dispersas, sin ningún sentido. Cuando por ejemplo se mutila mateo 19:9, lo primero que percibe nuestro entendimiento es que, Cristo, según esa traducción, es un tipo común y corriente, que habla a medias y sin mayor conocimiento y entendimiento de lo que dice. Se percibe, que en Mateo dijo una cosa y en los otros testigos, otra. lo que de ninguna manera se puede aceptar.

  5. Jorge Sánchez Castro says:

    Bueno, mi opinión es: revisar con detalle los escritos de los discípulos de los Apóstoles y sus discípulos posteriores y que sean ellos los jueces. Todo lo que se diga a hoy es nulo, no Vale, y si se insiste en ignorarlos es por querer aceptar ir contra Dios mismo y su palabra. Creo que ignorarlos es una semilla metida por Roma a través de los Jesuitas infiltrados entre los pretestantes para destruir desde adentro los cimientos del cristianismo.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*