La posibilidad de evangelizar el mundo en esta generación en vista de los logros de la primera generación de cristianos

Una de las características más distintivas del cristianismo primitivo fue la amplia propagación del evangelio. La era de los apóstoles fue preeminentemente una era misionera. La primera generación de cristianos hizo más para lograr la evangelización del mundo accesible que cualquier otra generación posterior. Esta primera generación puede considerarse como el período que se extiende desde el día de Pentecostés hasta la destrucción de Jerusalén, o desde el 30 d.C. hasta el 70 d.C. Los Hechos de los apóstoles contienen el registro principal de los logros de los cristianos durante este período. Describe valientemente el progreso del cristianismo desde sus comienzos en Jerusalén, la capital del mundo judío, hasta su establecimiento en Roma, la capital del mundo pagano. Uno de sus objetivos es mostrar cómo los primeros cristianos trabajaron para extender el reino de Cristo. Varias de las epístolas también arrojan luz valiosa sobre la naturaleza y el alcance de la obra evangelística de la época. La iglesia apostólica ha brindado muchas lecciones útiles a los cristianos de todas las generaciones posteriores; pero en ningún sentido es su ejemplo más instructivo y más inspirador que en lo que enseña sobre la evangelización mundial.

El campo de las operaciones cristianas de la primera generación, hasta donde nos informan los registros auténticos, se limitaba prácticamente al imperio romano. Ese imperio llegó desde Escocia hasta los desiertos africanos y las cataratas del Nilo; y del Atlántico al valle del Éufrates. Se extendía de este a oeste a una distancia de más de tres mil millas. Comprende Italia, el estado gobernante y treinta y cinco provincias de las cuales tres eran insulares, siete estaban en Ada, cinco en África y veinte en Europa. Unió a pueblos que diferían ampliamente en la civilización y en la raza. Los cálculos de la población oscilan entre ochenta y ciento veinte millones.

La condición social, moral y religiosa del imperio en el primer siglo fue muy angustiante, a pesar de circunstancias atenuantes que podrían darse. Según el historiador Gibbon, no menos de la mitad de la población eran esclavos. Había un desprecio general por el trabajo. La extravagancia y el lujo se llevaron a extremos sin igual. La sociedad estaba completamente desmoralizada. El matrimonio había caído en desprecio, y la poligamia, el concubinato y el infanticidio fueron santificados por hombres destacados. Las peores formas de vicio y contaminación prevalecieron de una forma terrible. Había una pasión general por los juegos crueles. Las antiguas religiones mitológicas habían perdido su dominio sobre las clases inteligentes. La filosofía se había encontrado con el materialismo, el escepticismo y el pesimismo. Las asociaciones asociadas con nombres como Tiberio, Gayo, Claudio y Nerón; las revelaciones de las recientes excavaciones de las ciudades de Italia y el Levante; los registros de Tácito, Séneca, Juvenal y otros escritores clásicos, todos confirman la veracidad de la descripción de Pablo en el primer capítulo de Romanos del terrible estado del mundo pagano en su día. En una sociedad así los primeros cristianos fueron a proclamar el evangelio. En ninguna parte del mundo hoy se necesita más a Cristo de lo que estuvo en todo el imperio romano en los días de los apóstoles.

Hubo varias circunstancias favorables que ayudaron a hacer posible la proclamación amplia y rápida del evangelio. La empresa comercial, el derecho y el gobierno romano, el sistema imperial de carreteras y otras comunicaciones, y el uso general del latín y los idiomas griegos habían unido estrechamente todas las partes del imperio para facilitar la propagación de ideas e impulsos. El profesor Ramsay escribe: “La transportación estaba más desarrollado, y el poder divisorio de la distancia era más débil bajo el imperio que en cualquier otro momento anterior o posterior, hasta que llegamos al siglo diecinueve”. Aunque la filosofía griega había demostrado su incapacidad para satisfacer la mente y el corazón—sin embargo—ayudó a preparar algunas mentes para la comprensión más clara de la fe cristiana.

La prevalencia de la lengua griega y el hecho de que la versión Septuaginta del Antiguo Testamento fue ampliamente difundida, permitieron a los apóstoles hacerlo entender en todas las ciudades. En casi todos los grandes centros de población había una unidad de comunicación judía, y también una sinagoga en la que se exponían las Escrituras del Antiguo Testamento. Además de esto, había en todos estos lugares prosélitos judíos que habían sido recogidos de los paganos y que demostraron ser los oyentes más susceptibles del evangelio. Así, en cierto sentido, “cada sinagoga era una estación misionera del monoteísmo, y proporcionaba a los apóstoles un lugar admirable y una introducción natural para su predicación de Jesucristo como el cumplidor de la ley y los profetas”.

La primera generación cristiana realizó maravillas hacia la evangelización del mundo en su día. Esto es claro, a juzgar incluso de los registros Escriturales comparativamente escasas, y está esforzada por varias consideraciones. En primer lugar, las diferentes ciudades, distritos y provincias alcanzadas por los cristianos primitivos con el evangelio sugieren la mayor extensión de su trabajo. Entre la multitud presente en Jerusalén en el día de Pentecostés había “Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes” (Hechos 2:9-11). No es improbable que los hombres de casi todas estas regiones estuvieran entre los miles convertidos en el momento del sermón de Pedro, y que a través de su espiritualidad el evangelio fue llevado a partes diferentes y ampliamente separadas del imperio, e incluso más allá de sus confines.

La persecución en relación con el trabajo de Esteban dispersó a los discípulos “por las tierras de Judea y de Samaria” (Hechos 8:1), donde llevaron a cabo una activa campaña evangelística. Luego tenemos un registro del trabajo de evangelización en la ciudad y las aldeas de Samaria por parte de Felipe, Pedro y Juan, de las visitas de Felipe, y más tarde de Pedro, a varias ciudades de Judea. El relato de Lucas también muestra que los discípulos perseguidos viajaron a Fenicia, Antioquía, Damasco y Chipre, predicando a Cristo.

Con dos o tres excepciones, el evangelio hasta el momento había sido proclamado a judíos y a judíos prosélitos. Luego vino la conversión de Pablo, el gran apóstol a los gentiles. Después de pasar unos años trabajando en Cilicia y Siria, principalmente en Tarso y Antioquía, inició su gran carrera misionera, que continuó durante más de diez años. Hizo tres extensas giras misioneras, que lo llevaron a varias provincias del imperio. Evangelizó las cuatro provincias, Galacia, Asia, Macedonia y Acaya, en todas las cuales estableció iglesias que continuaron enviando luz durante siglos. De sus cuatro años en cautiverio, dos pasaron en Roma y se llenaron de labores de evangelización. Es posible también que haya realizado su expresado deseo e intención de visitar a España.

Las Escrituras nos dicen poco sobre el trabajo posterior de los otros apóstoles. Pedro probablemente se dedicó a trabajar entre los judíos en diferentes partes del imperio. La tradición es generalmente aceptada de que predicó y sufrió el martirio en Roma. Más allá de toda duda razonable, Juan vivió y trabajó durante años en Éfeso. Aunque las numerosas tradiciones sobre los otros apóstoles no están bien respaldadas, podemos estar seguros de que no estaban inactivos ni silenciosos con referencia a la misión de Cristo a los hombres. Que otros apóstoles predicaron en naciones paganas y bárbaras “se representa probablemente por la extrema antigüedad y el carácter marcado Judeo-cristianas de iglesias que todavía existen Persia, India, Egipto y Abisinia”, según el historiador Farrar. Además de Pablo y los doce, debe haber habido muchos otros cristianos de entre los centenares de personas que vieron a Cristo después de su resurrección, por no hablar de la siempre creciente multitud de creyentes desde el día de Pentecostés en adelante, quienes, llenos del mismo espíritu misionero que Esteban, Felipe, Bernabé y Pablo, dedicaron sus energías a predicar el evangelio en el imperio Romano y también en las tierras paganas periféricas.

Las referencias de las Escrituras a los resultados de la predicación de los apóstoles también son sugerentes tanto de la magnitud como de la minuciosidad de su trabajo de evangelización. Después del sermón de Pedro en el día de Pentecostés, “se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos 2:41). Durante el período que siguió, “El Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47). El sermón de Pedro en el pórtico de Salomón dio lugar a muchas conversiones, “Pero muchos de los que habían oído la palabra, creyeron; y el número de los varones era como cinco mil” (Hechos 4:4). Como resultado del trabajo posterior de los apóstoles, “Los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres” (Hechos 5:14). Después del período de persecución que siguió la muerte de Esteban, “Las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo” (Hechos 9:31). Cuando los cristianos de Chipre y Cirene vinieron a Antioquía y predicaron el evangelio a los griegos, “gran número creyó y se convirtió al Señor” (Hechos 11:21), y más tarde bajo la predicación de Bernabé en la misma ciudad, “una gran multitud fue agregada al Señor” (Hechos 11:24).

También en Antioquía de Pisidia, cuando Pablo y Bernabé estaban en el primer viaje misionero, se dice que “se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios” (Hechos 13:44), y que los gentiles “se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna” (Hechos 13:48) y que “la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia” (Hechos 13:49). En Iconio estos dos misioneros “hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos” (Hechos 14:1). Cuando Pablo regreso a la región cubierto durante su primer viaje a las iglesias, no solamente estaban “confirmadas en la fe”, (Hechos 16:5) sino también “aumentaban en número cada día” (Hechos 16:5). En Tesalónica, Pablo predicó a Cristo durante tres días de reposo, y entre los que creían hubo “de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas” (Hechos 17:4). En Berea “Creyeron muchos de ellos [judíos], y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres” (Hechos 17:12). Incluso en Atenas “Algunos creyeron, juntándose con él” (Hechos 17:34).

En Corinto, el Señor habló a Pablo por una visión y le aseguró: “Tengo mucho pueblo en esta ciudad” (Hechos 18:10). También se dijo que como resultado de la predicación de Pablo, “muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados” (Hechos 18:8). Sus pocos años de trabajo en Éfeso fue tan exitoso que “todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús” (Hechos 19:10). Incluso antes de que Pablo visitara a Roma, podía escribir a los cristianos allí diciendo, “vuestra fe se divulga por todo el mundo” (Romanos 1:8). En la misma carta, también pudo afirmar que “desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico [en las orillas del Adriático], todo lo he llenado del evangelio de Cristo” (Romanos 15:19). Mientras que estuvo en Roma le escribe a los Filipenses, “Mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás” (Filipenses 1:13). Aún más impactantes son las declaraciones hechas a los Colosenses. Les recuerda lo que habían “Oído por la palabra verdadera del evangelio, que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo” (Colosenses 1:5-6). Él también les exhorta a aferrarse al evangelio “que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo” (Colosenses 1:23). Podemos inferir con seguridad de los pasajes anteriores, no solo que el cristianismo había sido difundido muy rápida y ampliamente, sino que también había ganado un gran número de adherentes.

Los logros evangelísticos de los primeros cristianos son notables, no solo cuando se los ve de manera territorial y numérica, sino también cuando consideramos las diversas clases en la sociedad a las que se llegó mediante su predicación. Gibbon, al dar voz a la carga de los que son hostiles al cristianismo, dice que el núcleo de sus primeros adherentes eran “compuestas casi enteramente por la escoria de la población—de los campesinos y los mecánicos, de los niños y las mujeres, de los mendigos y esclavos”. Esto es engañoso; porque aunque la mayoría de los cristianos de la primera generación pertenecían a personas de rango inferior, había muchos que venían de las clases media y alta. En realidad, el profesor Ramsay mantiene que el cristianismo “se extendió en primer lugar entre los más instruidos más rápidamente que entre los no educados” y señala en otro lugar cómo “las clases trabajadoras y pensadores, con los estudiantes, si no los profesores, por las universidades se sintieron atraídas por la nueva enseñanza; y se extendió entre ellos con una rapidez que a muchos críticos modernos les pareció increíble y fabulosa, hasta que fue justificado por descubrimientos recientes”.

Un número desproporcionadamente grande de los convertidos mencionados en las Escrituras pertenecían a las mejores clases de la población romana. Se alcanzaron hombres y mujeres que poseían propiedades, tales como Bernabé de Chipre, Ananías, Lidia y la madre de Juan Marcos. La difusión del cristianismo entre los ricos se puede inferir también de las diversas referencias a ellos en las epístolas. Los esclavos no solo se convirtieron en cristianos, sino también sus amos. Hombres de educación fueron ganados para Cristo, como Pablo, Crispo y “también muchos de los sacerdotes” en Jerusalén “obedecían a la fe” (Hechos 6:7). No pocos de los conversos eran hombres en rangos políticos o sociales elevados, entre los cuales encontramos a Cornelio, Manaén, el hermano de crianza o compañero de Herodes el tetrarca, y el procónsul Sergio Paulo. Festo, Agripa y miembros de la corte suprema de Roma, aunque no se convirtieron en cristianos, se les predicó el evangelio. Entre los conversos en Tesalónica se encontraban “mujeres nobles no pocas” (Hechos 17:4) y en Berea “mujeres griegas de distinción” (Hechos 17:12). El profesor Harnack en un artículo muy sugerente muestra cómo el cristianismo llegó pronto a la familia imperial: “¡Qué cambio! Entre cincuenta y sesenta años después que el cristianismo llegó a Roma, una hija del emperador [Vespasiano] abraza la fe”.

La persecución de los cristianos en el siglo I da testimonio a la rápida propagación del cristianismo. La persecución neroniana, el primer encuentro sangriento con el estado romano, ocurrió en el año 64 d. C. y en relación con él hubo “un inmenso número” de mártires. La inferencia de Milman parece justa de que “la gente no habrían consentido en recibirlos [a los cristianos] como víctimas expiatorias del terrible desastre de la gran conflagración; ni la tiranía imprudente del emperador hubiera condescendido a seleccionarlos como ofertas de sacrificio para apaciguar la furia de las masas, a menos que hubiesen sido numerosos, muy por encima del desprecio, y ya los hubieran visto con celos. Tampoco está menos claro que, incluso para el discernimiento ciego de la indignación popular y la crueldad imperial, los cristianos ya estaban en ese momento distinguidos de los judíos”. Aunque la siguiente persecución imperial fue la de Domiciano a fines del siglo primero, hubo una proscripción constante de cristianos entre las dos persecuciones.

Hay ciertos hechos acerca de los cristianos en la segunda generación en los que se indica claramente que se realizó una gran obra de evangelismo en la primera generación. Cuando consideramos, por ejemplo, la multitud que sufrió el martirio en la segunda generación, estamos seguros al suponer que hubo una amplia y completa evangelización de la generación anterior. Los descubrimientos de De Ross y otros que indican que millones de cristianos fueron enterrados en las catacumbas cerca de Roma dentro de las ocho o diez generaciones posteriores al primer siglo, son una razón para creer que el cristianismo manifestó un poderoso poder de propagación en la era apostólica.

Los feroces ataques literarios que la religión cristiana invocó en el segundo siglo, así como las poderosas disculpas en su defensa, brindan evidencia adicional de que los logros misioneros de la primera y la segunda generación deben haber sido notables. Plinio el Joven, que vivió durante la generación que siguió a los apóstoles, en una carta al emperador escrita en el año 112 mientras era procónsul de Bitinia y Ponto, observó que el cristianismo se había extendido a lo largo de su provincia, no solo en las ciudades, pero también en los pueblos y distritos rurales, que los ritos paganos estaban siendo interrumpidos, y que los templos estaban casi desiertos. Si esto pudiera decirse tan temprano y de una provincia tan distante, ¿no es razonable suponer que el evangelio debe haber sido predicado ampliamente en la generación anterior? Gibbon pensó que Justino Mártir exageró cuando, en el siglo II, declaró: “Porque no hay una sola raza de hombres, ya sean bárbaros o griegos, o lo que sea que se les llame, nómadas, vagabundos o pastores morando en tiendas de campaña, entre las cuales no se ofrecen oraciones y acciones de gracias a través del nombre del Jesús crucificado”. Sin embargo, el profesor Orr, comentando sobre la crítica de Gibbon, dice justamente: “Si uno refleja que Justino no afirma que todas las razas o tribus del que habla habían sido convertidos al evangelio, o fueron mayormente cristianos, pero solo que el evangelio había llegado a ellos y había ganado de cada uno su tributo de creyentes, la exageración no tiene que ser tan grande al fin de todo”.

Lo que los primeros cristianos lograron parece muy notable teniendo en cuenta el hecho de que en el momento de la ascensión de Cristo, el número total de creyentes no superó unos pocos cientos, y que la iglesia primitiva tuvo que lidiar con prácticamente todas las dificultades que enfrenta la iglesia de hoy día. ¿Qué generación cristiana ha encontrado victoriosamente tal combinación de dificultades y soportó tales sufrimientos? Los obstáculos sociales en el camino de la propagación de la fe cristiana fueron grandes. Uhlhorn afirma que “quien se convertía en cristiano se veía obligado a renunciar no solo a los prejuicios conmemorativos, sino también, por lo general, padre y madre, hermanos y hermanas, amigos y familiares, al igual que su lugar y empleo”. Ya se ha prestado atención a la condición moral terriblemente corrupta del mundo y la prevalencia y el vigor de las fuerzas del mal. La superstición aún ejercía un gran poder sobre las mentes de las personas. El politeísmo presentaba una fuerte barrera para el cristianismo. El judaísmo con sus exigencias legales exageradas, su exaltación de ritos y ceremonias y su intenso sentimiento de casta fue una fuente de constante dificultad para los misioneros. Los falsos maestros y seductores también fueron un obstáculo para el progreso del evangelio. El catálogo gráfico de los peligros y las aflicciones de Pablo en su segunda carta a los corintios habla mucho de las dificultades que afligieron a los apóstoles en su obra.

En muchos aspectos, la dificultad más seria fue la oposición del gobierno. Aunque el cristianismo no violó ninguna ley del imperio, los cristianos a menudo fueron perseguidos en virtud de la autoridad policial de los magistrados que los autorizó a oponerse a cualquier movimiento que amenazara la paz o el bienestar de la comunidad. Hay buenas razones para creer que para el año 64 d.C. el gobierno distinguió a los cristianos de los judíos y la persecución se convirtió en su política. Las feroces y persistentes persecuciones que comenzaron tan pronto y continuaron por generaciones fueron inevitables. “Nunca en el curso de la historia humana, dos poderes tan desiguales se opusieron entre sí: el antiguo paganismo y el cristianismo primitivo, el estado romano y la iglesia cristiana”.

¿Cuál fue el secreto de los logros de los primeros cristianos en sus esfuerzos para evangelizar al mundo? Las circunstancias externas favorables no proporcionan una explicación adecuada. Las razones subyacentes pueden descubrirse examinando más de cerca la práctica y el equipo de los cristianos de la era apostólica. En primer lugar, los líderes de la iglesia parecen haber tenido el objetivo definitivo de predicar el evangelio lo más ampliamente posible dentro de su día. Solo así se puede explicar la amplia distribución y la marcada actividad y urgencia de los obreros.

No sólo los apóstoles, sino los cristianos de todas las clases reconocieron su responsabilidad para la extensión del reino de Cristo y se dedicaron a la obra de proclamar el evangelio. Los apóstoles le dieron la bienvenida a todos como obreros, tanto ministros como laicos, hombres o mujeres. Solo tres de los apóstoles se mencionan en los Hechos después de Pentecostés, mientras que al menos cinco personas se hicieron prominentes en la empresa misionera. Se nos dice que después de la dispersión que los discípulos, y no solamente los apóstoles, se dedicaron a predicar la Palabra. Toda la iglesia estaba llena de entusiasmo por el trabajo. Gibbon coloca primero entre las causas de la rápida expansión del cristianismo el hecho de que “se convirtió en el deber más sagrado de un nuevo convertido difundir entre sus amigos la bendición inestimable que había recibido”. De tal manera, el deber de evangelizar al mundo, no fue la carga de los líderes de la iglesia solamente, sino de cada discípulo que sintió que el poder del Espíritu de Dios tenía como un gran deseo y objetivo controlador de la vida la salvación de sus semejantes.

Los primeros cristianos predicaron el evangelio en cada oportunidad y en todos los lugares. Lightfoot observa: “Una actividad maravillosa se despertó entre los discípulos de la nueva fe”. Esta actividad no se limitó a los tiempos y lugares establecidos. Cada cristiano se convirtió en un testigo activo dentro de la esfera de su llamado diario. Por ejemplo, los artesanos y comerciantes itinerantes, como Aquila y Priscila, salieron a enseñar la fe. Friedlander afirma que “los mensajeros de la nueva doctrina visitaron no sólo las ciudades, sino también aldeas y granjas; es más, no se detuvieron de forzarse entre los que se relacionaban por sangre”. El profesor McGiffert expresa la opinión de que “fue a través de este trabajo mano a mano que él [Pablo] indudablemente logró lo más destacable, y no a través de la predicación pública, ya sea en sinagogas o en otros lugares”. Un mecánico contaría la historia de lo que Cristo había hecho a un miembro del mismo comercio, un esclavo a su compañero esclavo, un miembro de la familia a otro. Esta constante colisión de almas individuales se convirtió en el medio más efectivo para la difusión del conocimiento de Cristo.

Los cristianos de la primera generación seguían presionando en las regiones no evangelizadas. Aparentemente era la norma entrar por puertas abiertas. Pablo, por escrito a los romanos, pudo decir que se había esforzado, o había sido ambicioso, al predicar el evangelio donde no se mencionaba a Cristo (Romanos 15:20). Incluso cuando anunció su plan para visitar a Roma, donde el evangelio ya se había esparcido, tuvo cuidado de señalar que España era el objetivo de su viaje (Romanos 15:24; 28). La iglesia de Tesalónica se ganó el elogio de ser un modelo para todos los creyentes en Macedonia y Acaya, porque por medio de ellos se había esparcido la Palabra del Señor en las regiones más allá: “Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada” (1 Tesalonicenses 1:8). La iglesia en su conjunto parecía tener la ambición de proclamar el evangelio en todo el mundo.

Los líderes centraron sus energías en los puntos estratégicos del imperio romano—las grandes ciudades. El cristianismo se estableció firmemente en las ciudades antes de que se extendiera ampliamente por los distritos rurales. Pablo en particular, con carácter estadista, se dedicó en gran medida a las ciudades. Sin mencionar los años que entregó a Antioquía y Tarso, lo encontramos pasando dieciocho meses en Corinto, dos años en Roma, tres años en Éfeso, y probablemente de seis semanas a ocho meses cada uno en Antioquía de Pisidia, Iconio, Derbe, Tesalónica, Berea, Filipo y Atenas. Casi todos estos lugares eran grandes centros no solo de población sino también de gobierno, comercio y educación. Eran centros de maldad también. Atenas era la gran ciudad universitaria del mundo. Corinto no solo era la metrópolis de Acaya, sino también una de las ciudades más grandes del imperio. Éfeso fue un gran enfoque que fusionó las corrientes de la vida tanto del este como del oeste, y Roma fue la metrópoli del imperio, y probablemente la ciudad más cosmopolita de cualquier época.

Pablo se entregó a estas ciudades, y los consideró no sólo como fines en sí mismos, sino como bases para operaciones evangelísticas apasionadas en los distritos aledaños. Esto lo vemos claramente al notar su esfuerzo en Éfeso. Fue la capital de la provincia de Asia, una de las provincias más grandes, ricas y pobladas del imperio. Se dice que había quinientas ciudades en la provincia. Pablo fue capaz de decir con respecto a trabajos inmediatos en la ciudad, “Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hechos 20:31) y Lucas declara respecto al trabajo realizado en dicha provincia directa e indirectamente que “todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús” (Hechos 19:10). Es muy probable que el mismo Pablo hiciera giras por la provincia. También es probable que haya enviado obreros. Muchas personas que vinieron a la ciudad por negocios o por placer escucharon la nueva doctrina, cedieron a su influencia y volvieron a sus hogares para difundir la verdad. Si bien se dio libertad a la obra de evangelización, los apóstoles tuvieron cuidado de conservar los resultados. Los convertidos fueron bautizados y organizados en iglesias. El objetivo era hacer que estas iglesias fueran autónomas, autosuficientes y misioneras; y cuando se tienen en cuenta todas las dificultades, el éxito alcanzado en todos estos aspectos fue realmente notable. Pablo estaba acostumbrado a visitar las iglesias que había ayudado a establecer. Visitó a las congregaciones de Galacia por lo menos dos veces. Envió delegaciones a las diversas iglesias para corregirlas, edificarlas e inspirarlas. Tenía varios ayudantes subordinados como Timoteo, Tito, Marcos y Erasto, a quienes mantenía ocupados en este importante trabajo. Los Hechos y las epístolas dan los nombres de aproximadamente cien compañeros y discípulos de Pablo. Se enviaron cartas apostólicas y de otro tipo, según fuera necesario, a diferentes iglesias y a menudo se transmitían de una iglesia a otra. La comunicación por medio de delegaciones y correspondencia se mantuvo entre las congregaciones cristianas dispersas, no solo en la misma región sino también entre partes del imperio ampliamente separadas. Los apóstoles y los profetas itinerantes eran muy numerosos en los primeros días, según el historiador McGiffert. Como resultado del empleo de estas diversas agencias, los cristianos de la primera generación estaban conscientes de su unidad y sentían la creciente fuerza de sus números.

La iglesia apostólica comprometió el trabajo de extender el reino de Cristo a hombres de fuertes calificaciones. Uno debe ser impresionado con la minuciosidad del equipo de trabajadores como Pablo, Bernabé, Apolo y Timoteo. Entre sus calificaciones llamativas se incluirían su habilidad política, claridad de visión, la amplitud de su simpatía, su intensa seriedad, su propósito singular, el heroísmo, la abnegación, su devoción total a Cristo, su gran fe en Dios, y la dependencia en la oración y en el Espíritu Santo. Es especialmente notable que las calificaciones espirituales se magnificaran y se consideraron absolutamente indispensables para todos los obreros, incluso aquellos en los puestos subordinados. Al elegir los siete, los apóstoles ordenaron que se eligieran hombres que estuvieran “llenos del Espíritu Santo” (Hechos 6:3). Al parecer, no se animó a los trabajadores a salir a evangelizar quienes no habían sido llenos del Espíritu Santo de antemano.

La oración tuvo un lugar muy destacado en la iglesia primitiva, no solo como un medio para promover la vida espiritual, sino también como una fuerza para ser utilizada en nombre de la obra de evangelización. La exhibición de poder en Pentecostés fue introducida por la oración. Los trabajadores recibieron la unción divina solo después de la oración. Cuando iban a ser enviados, la iglesia se reunía para una oración especial. El gran movimiento misionero extranjero fue inaugurado en oración. Si llegaba la persecución, los cristianos se reunían para orar. Una de las dos razones para elegir diáconos fue para que los apóstoles, los líderes de la iglesia, pudiesen entregarse a la oración. Cuanto más cuidadosamente se estudia el tema, más evidente se reconoce que lo que se logró en la era apostólica se debió en gran medida al empleo constante de la fuerza oculta y omnipotente de la oración.

El Espíritu de Dios guió y empoderó a los trabajadores y por lo tanto gobernaba y vigorizaba la entera empresa misionera de la iglesia. Él designó y separó a los trabajadores y los envió a su trabajo. Los vistió con un poder irrevocable. Abrió y cerró puertas. Los condujo en tiempos de perplejidad. En su poder, llevaron el mensaje del evangelio a lo largo y ancho del vasto imperio de Roma e incluso a las regiones más allá.

¿Cuál es la importancia de los logros de los cristianos de la primera generación para los cristianos de hoy en día al enfrentarnos con la iniciativa de la evangelización mundial en esta generación? Si bien la práctica apostólica puede no ser pensada en todos los aspectos como el modelo para la empresa misionera en todas las épocas, por la simple razón por la que cambian las condiciones; el ejemplo y el verdadero secreto de sus triunfos deberían levantar nuestra fe y guiarnos hacia el éxito del cumplimiento de nuestra tarea. Los primeros cristianos tenían algunas condiciones externas favorables que, como hemos visto, facilitaron enormemente la proclamación amplia, rápida y completa del evangelio. Pero a medida que recordamos la pequeñez de su número y las dificultades que asolaron su camino, y, por otro lado, al recordar no solo de nuestros obstáculos sino también de las maravillosas oportunidades y recursos de la iglesia hoy y las instalaciones a nuestra disposición, ¿quién dirá que el saldo de ventaja no está con nosotros?

Las palabras del Dr. Richard S. Storrs, con motivo del septuagésimo quinto aniversario del American Board, sugieren la semejanza de nuestra propia generación a la era apostólica como un tiempo para la predicación mundial del evangelio: “No puedo pensar que es una exageración decir, en vista de los cambios que ocurren dentro del siglo, que la preparación asombrosa del mundo para la primera proclamación del Maestro ahora nos es seguido, si no sobrepasado, por una preparación majestuosa de la humanidad para tal testimonio que ha de darse a él como ningún sueño del corazón ha imaginado que sea posible. … El maravilloso progreso secular de la humanidad en los últimos ochenta años, los avances o recesiones inesperados de las naciones, con las conexiones más cercanas resultantes, y la apertura de regiones a la fuerzas de dominación moral del cristianismo—estos dan una oportunidad igualmente majestuosa, en nuestro tiempo, para la exhibición más remota y rápida de Aquel en quien el mundo tiene su ayuda y su esperanza. La preparación gradual, que culmina en una consumación repentina, es a menudo el método de Dios en la historia. Fue así antes de la llegada del Maestro, fue antes de la conversión del imperio. Así fue, antes de la Reforma. Parece ser así en nuestros días”.

Sin embargo, se debe enfatizar una vez más que lo que logró la iglesia apostólica no se debió tanto a las condiciones externas prevalecientes como al equipamiento de los trabajadores y su concepción de su trabajo, y que en todos estos aspectos esenciales podemos ser como los cristianos de aquellos días. Teniendo en cuenta los obsequios milagrosos, ¿qué método tan importante emplearon los primeros cristianos que no se puede usar hoy en día? ¿De qué potencia se sirvieron que no podemos utilizar? El objetivo esencial y el carácter del trabajo misionero en ambos períodos siguen siendo los mismos. El programa del cristianismo no ha cambiado d. El evangelio es igual. La Palabra de Dios todavía es viva y eficaz. El poder de ayer no ha disminuido. “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” y permanece hasta el fin de las edades con todos aquellos que salen a representarle. El hombre es todavía el instrumento débil que Dios utiliza, y el Espíritu Santo sigue siendo la fuente inagotable de poder. Seguramente el Rev. Thoburn tiene razón cuando dice: “Si pudiéramos traer de vuelta a la iglesia de Pentecostés a la tierra, o, más bien, si pudiéramos recibir de nuevo universalmente el espíritu de esa iglesia modelo de todas las edades, la idea de evangelizar el mundo en una sola generación ya no parecería visionario; sino, por otro lado, parecería tan razonable, tan práctico, y el deber de cumplirlo tan imprescindible, que todos comenzarían a preguntarse por qué los cristianos inteligentes jamás hubiesen dudado de su posibilidad, o que pudiesen contentarse con que los años pasen sin un gran movimiento universal en todas las iglesias del cristianismo avanzando de inmediato hacia adelante para cumplir la tarea”.

(Un capítulo tomado del libro The Evangelization of the World in this Generation por John Mott. Publicado originalmente en el año 1900. Levemente editado al traducirse).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*