La regla de oro

Lo de bueno de un conocimiento bíblico es que nos equipa con principios que nos guían en tomar decisiones sabias. Cada día tomamos decisiones. Nos hace falta de algo para guiarnos. Muchos toman decisiones al azar. Dicen, “Voy a hacerlo de tal manera y esperar que me salga bien”. Aparte de esto, tomamos decisiones basadas sobre “lo que me conviene”. Sería imposible tener un código de leyes que diría exactamente lo que debemos hacer en cada situación. Con un buen conocimiento bíblico podemos decir, “En semejante caso debo ser guiado por este o aquel principio”. Es por eso que la Biblia pone tanta importancia en la meditación. Vea Salmo 1:2.

La Regla de Oro se encuentra en Mateo 7:12, y dice; “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. Es uno de los principios bíblicos de gran utilidad. Dijo Jesús, “Esto es la ley y los profetas”. Por esto, él quería decir que todo lo dicho en la ley y por los profetas está sumado en estas pocas palabras. Así que, no tenemos que revisar todo el Antiguo Testamento para encontrar algo para guiarnos.

La regla no dice lo que debemos hacer pero nos dice como, a través de ella, podemos saber lo que debemos hacer. Su aplicación demanda que pensemos un poco. El perezoso quiere que alguien le diga lo que debe hacer en vez de pensar y tomar su propia decisión. Nos conviene meditar también sobre la Regla de Oro. Es decir, “Si un día estoy en tal o cual situación, ¿qué voy a hacer? Bueno, según la Regla de Oro, debo hacer esto o aquel”.

La aplicación de la Regla de Oro demanda primeramente que nos preguntemos, “¿Qué quiero yo?” Por ejemplo, quiero que los demás sean amables conmigo. Si hago mal, quiero que no me corrijan sin censura. No quiero que se aprovechen de mí. Quiero que me den un poco de reconocimiento por lo bueno que hago; que por lo menos me digan “gracias”, etc.” Esta regla dice, si esto es lo que quieres que los demás hagan contigo, así también debes hacer con ellos. Es lógico, ¿no? Es razonable. Es justo.

Muchas veces queremos pensar, “Sí, sí, es lo que hago”. Pero muchas veces no es lo que hacemos. Muchas veces, en el momento, tomamos la decisión que “más me conviene” sin pensar en el bienestar de los demás. Si, por ejemplo, estas caminando por la vereda y delante tuyo va caminando una pareja desconocida. Ellos están discutiendo sobre algo. De repente ves que ellos dejan caer un billete. Al alcanzarlo ves que es un billete de cien pesos. ¿Qué vas a hacer? Seguro vas a decir, Ah, yo voy a recogerlo y alcanzarlos y decir, aquí, toma. Perdieron esto”. Pero con el billete en la mano y tu mente llena de preocupación por deudas que no puedes pagar, no es tan fácil tomar esta decisión. Será la tentación a pensar, “Pero son desconocidos. Era por culpa de ellos. Estaban discutiendo. Estaban negligentes. Están bien vestidos. Debe ser que yo necesito el dinero más que ellos”.

Un gran número de nuestros problemas son por causa de relaciones personales. Si todos vivieran conforme a la Regla de Oro, que distinta sería la vida. Muchas veces somos ciegos a nuestras fallas pero muy prontos en ver las de los demás. Pero no tenemos derecho esperar que los demás sean buenos con nosotros si no somos buenos con ellos. Si vivimos según la Regla de Oro no quiere decir que los demás en nuestro alrededor van a ser buenos con nosotros. Puede ser que no tendrá un gran impacto sobre ellos, pero lo de bueno es lo que hace por nosotros.

La Regla de Oro es positivo. No es un asunto de negarme de una y otra cosa. Es hacer por querer. Hago lo que hago porque es lo que quiero que los demás hagan conmigo. También es no hacer algo pero es con un motivo positivo. A veces parece que perdemos por aplicar la Regla de Oro, pero ¡qué agradecido vas a estar si un desconocido te busca para devolverte tu monedero que perdiste en el tren. Aun más todavía si todo el dinero está adentro todavía. ¿Cómo vas a pensar de aquella persona? Vas a decir, “¡Pero qué tonto era!” Me parece que no. ¿Pero tú hubieras hecho lo mismo?

Quiero animarte a aprender de memoria la Regla de Oro. Medite en ella. Hágala un principio que te guíe en tus decisiones y en tus relaciones para con los demás.

 

Compartir en Facebook

9 Responses to “La regla de oro”

Read below or add a comment...

  1. Salvo por gracia says:

    Que regla tan simple y tan efectiva que sabio es nuestro Señor Jesucristo Dios los bendiga

  2. LISETTE says:

    DIOS LE BENDIGA .ES EDIFICANTE ESTA EXPLICACION DE LA REGLA DE ORO. LA VERDAD ES QUE SI TODOS HICIERAMOS CON DEMAS LO QUE OUISIRAMOS QUE HAGAN CON NOSOTROS ,Y POR AMOR A DIOS TODAS LAS RELACIONES HUMANAS SERIAN PERFECTAS .EJEMP LOS HIJOS CON LOS PADRES ,LOS PADRES CON LOS HIJOS ,ESPOSOS ,COMPAANEROS DE TRABAJO,HERMANOS DE LA IGLESIA:QUE AVECES NOS CREEMOS DIOS PARA JUZGAR A LOS DEMAS DE UNA MANERA FARICEICA Y SIN AMOR. PIDAMOS A DIOS QUE NOS AYUDE A CUMPLIR ESTA HERMOSA ENSENANZA.

  3. ROUSS says:

    DIOS BENDIGA AL QUE DIOS LE REVELO Y TAMBIEN AL QUE LO LEE. BENDIGO SU VIDA EN EL NOMBRE DE JESUS Y RECIBE EL CONOCIMIENTO Y LA SOLUSION A SU PROBLEMA QUE ESTE PASANDO Y POR ESO LA BUSQUEDA DE ESTO. NO EXISTEN CASUALIDADES CUANDO UNA LEE ALGO. PERO EN PARTICCULAR ESTE MENSAJE ESTA REFLEXION COMO LE QUIERAN LLAMAR. LA VERDAD ES QUE SIEMPRE PENSAMOS EN LO QUE QUEREMOS NOSOSTROS MISMO ANTES DE PENSAR EN LOS DEMAS EN CUANTO DAÑO SE HACE CUANDO SE ES EGOISTA. PERO DE LA MISMA MANERA NO CABE DUDA LO QUE SEMBRAMOS ESO COSECHAMOS. CUANDO SEMBRAMOS BIEN SEMBRAMOS EN EL REINO DE LOS CIELOS. DE ALGO ESTOY SEGURA TRATO DE HACER EL BIEN NO VIENDO A QUIEN Y UNQUE HE COMPROVADO QUE LA GENTE ES MAL AGRADECIDA (ALGUNOS LO HACEN POR IGNORANCIA A LA PALABRA Y AHI QUIENES LO HACEN POR REVELDIA Y ORGULLO) Y TE PAGAN MAL LE DIGO AL SEÑOR NO IMPORTA SE QUE LA PAGA EN ESTA VIDA ES CONOCER CADA DIA MAS DE DIOS Y TENER CONOCIMEINTO DE SU PALABRA Y ESPIRITUALMENTE QUE ME ESPERA CON LOS BRAZOS ABIERTOS MI REY Y MI SEÑOR PARA QUIEN SIRVO. BENDICIONES. ADELANTE CON CRISTO ¡NO TE ARREPENTIRARAS TE LO ASEGURO!!!

  4. SERGIO says:

    ME PARECE EXELENTE LA REGLA DE ORO TAMBIEN SU APLICACION A LA VIDA DIARIA DIOS LE BENDIGA

  5. carolina says:

    me encanta la regla de oro

  6. Manuel Luque says:

    Fallamos a veces por no cumplir la regla de oro no somos perfectos y Dios manda que si un hermano hace algo debemos perdonarlos y preguntarle que pasa solo Dios es perfecto

  7. Gladys says:

    Esta regla de oro, es muy importante tenerla presente en nuestra vida, pues amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos, llevamos una vida honesta y con mucho amor y así apreciamos todo lo hermoso que Dios nos ha dado, para que hagamos uso y vivamos en paz y con mucha felicidad….amén

  8. Marino says:

    Excelente principio nos enseña la Palabra de Dios en esta Regla de Oro, nuestra vida cambiara porque de todo lo que sembremos eso vamos a cosechar, y por lo general la cosecha es mucho mas abundante que la siembra.

  9. Ángel Noguera Hernandez says:

    Amen; Como está escrito.

    Isaías
    Capítulo 33:1
    ¡Ay de ti, que saqueas, y nunca fuiste saqueado; que haces deslealtad, bien que nadie contra ti la hizo! Cuando acabes de saquear, serás tú saqueado; y cuando acabes de hacer deslealtad, se hará contra ti.

    El Dios justo suele pagar a los pecadores con su propia moneda.

    Los que por fe esperan humildemente en Dios, hallarán que los trata con gracia; como el día, así será la fuerza. Si Dios nos deja solos cualquier mañana, somos deshechos; cada mañana debemos encomendarnos a Él y seguir adelante en su poder para hacer la obra del día.

    Cuando Dios se levanta se dispersan sus enemigos. La sabiduría y el conocimiento verdadero guían a la fuerza de la salvación que nos hace constantes en los caminos de Dios; y la piedad verdadera es el único tesoro que nunca puede ser saqueado o gastado.

    Dios les bendiga mis amados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*