La sangre del refugio

Éxodo 12:1-33

La historia de la primera Pascua es sencillamente una edición temprana del evangelio de Cristo. El orden de enseñanza en este capítulo es muy parecido a la que tenemos en los primeros diez versículos de Romanos 5. Hay un camino de pensamiento bien transitado que recorre esta parte del jardín del Rey, pero las flores y las especias son tan hermosas y fragantes como siempre. Alabemos a Dios por la perenne frescura de su Santa Palabra. El primer pensamiento es solemne. Todos los cimientos de Dios son muy profundos.

I. Condenación

“Heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto” (Ex. 12:12). La sentencia de muerte fue pasada sobre todos los primogénitos. Todos ya fueron condenados. No hubo diferencia aquí entre judío o egipcio. Esta es la condición de todos los hombres bajo la ley, están bajo la maldición, la sentencia de muerte ya ha sobre todos, ya que “por cuanto todos pecaron” (Rom. 3:23).

II. Sustitución

“Tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia” (Ex. 12:3). Cada condenado necesitaba un cordero para redimirlo de la muerte. O el primogénito o un sustituto inocente debe morir. Este era el método de Dios, no había escapatoria de ello. El Señor Jesucristo es el Cordero divinamente designado (Juan 1:29). El que no cree, muere en sus pecados. “Nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” (1 Cor. 5:7).

III. Apropiación

“Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer” (Ex. 12:7). La muerte del cordero no les sirvió de nada hasta que la sangre fue aplicada. El alma individual no se salva por la muerte de Cristo en la cruz, sino por aceptación personal y apropiación de esa muerte como el único fundamento de nuestra justificación ante Dios. Solo cuando la sangre estaba en los postes de la puerta estaba entre el primogénito y el vengador. Por la fe alzamos el sacrificio de Cristo entre nuestras almas culpables y un Dios vengador del pecado.

IV. Confirmación

“Veré la sangre y pasaré de vosotros” (Ex. 12:13). Cuando Jehová pasó a través de Egipto esa noche, él no estaba buscando israelitas o egipcios, sino la sangre del cordero. La preciosa sangre de Cristo está siempre ante sus ojos, aunque nosotros, como los israelitas, no podemos verlo. La sangre les dio protección, la promesa les dio seguridad.

V. Purificación

“El primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas” (Ex. 12:15). La levadura tipifica el pecado secreto y oculto debe ser desechado (1 Cor. 5:7-8) en el primer día. La sangre por fuera no solo justifica, sino que también conduce a la limpieza interior. “Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu” (2 Cor. 7:1). “Se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio” (Tito 2:14). “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado” (Juan 15:3).

VI. Resignación

“Ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana” (Ex. 12:22). Hasta que el Señor pasaba en juicio debían cumplir, descansando tranquilamente detrás de la sangre del refugio. Al hacerlo, tuvieron tranquilidad, confianza y fuerza (Isaías 30:15). ¿Dónde más podemos escondernos hasta que las calamidades sean superadas? No hay seguridad para nosotros fuera de la sangre, la sangre rociada de la casa de refugio. En paciencia posean sus almas con respecto a los juicios que prontamente vendrán sobre la tierra. “Veré la sangre y pasaré de vosotros” (Ex. 12:13). El pueblo que el compró por su sangre son queridos como la niña de sus ojos.

VII. Separación

Faraón dijo: “Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel” (Ex. 12:31-32). Después de que la sangre había sido derramada y aplicada, los israelitas no tuvieron dificultad en salir de entre ellos. Todos los redimidos de Dios deben estar separados para él. “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré” (2 Cor. 6:17). Si la atmósfera es recibir al águila y sostenerla, debe lanzarse por completo sobre ella. La renuncia completa al mundo y el yo nos prepara para la totalidad y la perfección de la salvación de Dios. Deja todo y poseerás todo. “El que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 10:39).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*