La significancia del velo roto

Éxodo 26:30-32; Marcos 15:38; Hebreos 10:19-20

I. El nombre

El nombre “velo” sugiere algo que oculta, algo escondido detrás que aún no se puede ver. El velo en la cara de Moisés cubrió la gloria brillando por dentro. El velo de la incredulidad en el corazón esconde el alma de la gloria de la gracia de Dios, como se ve en el rostro de Jesús. El velo del tabernáculo escondió, o se interpuso, entre el sacerdote y la gloria de la presencia divina, que descansaba en el propiciatorio en el lugar santísimo. Es un tipo del cuerpo del Señor Jesucristo. Él tomó sobre sí la “semejanza de carne de pecado” (Rom. 8:3). Esta carne, como un velo, ocultó la gloria de su carácter divino. Su transfiguración en el monte fue un estallido incidental de la gloria oculta que habitaba en su interior. La majestad divina siempre estuvo ahí, pero el cuerpo de carne débil lo ocultó. Nuestros propios cuerpos no son más que velos que esconden de nosotros el rostro de nuestro Señor amoroso y glorificado. La muerte no es más que la ruptura del velo, la apertura del camino para nuestro acceso a su presencia inmediata. “Ausentes del cuerpo, y presentes al Señor” (2 Cor. 5:8). Ahora mismo—cuan dulce el pensamiento—¡sólo un velo entre nosotros y el Señor!

II. El personaje

1. Estaba hecha de “lino torcido” (Ex. 26:31). Que no veamos aquí la pureza moral de Jesucristo como hombre. El estudio de la palabra hebrea indica un lino fino. Su personaje era como “lino fino”, puro e impecable. Satanás vino pero no encontró nada en él. El manto de sus pensamientos y vida estaba sin mancha. Esta ropa debía ser bien entrelazada. ¿Quién puede ver la textura de la vida y el carácter de Cristo sin exclamar ¡qué maravilloso!? Las naturalezas divina y humana estaban ciertamente finamente entrelazadas. Tan bellos fueron juntos, tan estrechamente unidos, que al mirar uno solo puede exclamar: “¡He aquí el hombre!” (Juan 19:5).
2. Tenía que ser de “obra primorosa” (Ex. 26:31). Ahora debemos mirar con más profundidad que la textura visible de la vida de Jesús. Venimos a su nacimiento, el misterio de la encarnación. Esto es en verdad un “obra primorosa”, porque es la obra del Espíritu Santo. “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lucas 1:35). ¡Obra primorosa! “¡Grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne!” (1 Tim. 3:16). Quién, sino Cristo mismo, podría haber sugerido tal tipología.
3. Era “azul, púrpura y carmesí”. Los mismos colores aparecen en portón y la puerta, porque es el mismo Hombre Divino todo el camino. El “azul” habla de aquel que vino del cielo. El escarlata de aquel que era nacido de mujer. La púrpura, formado por la mezcla de azul y escarlata, habla de él como Dios y hombre en una persona, el mediador, el sacerdote real, Emanuel. ¿Podemos unirnos a María diciendo: “Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador?” (Lucas 1:46).

III. La posición

Este santo velo colgaba justo delante del propiciatorio. Era el único muro de separación entre el lugar santo y el lugar santísimo. Fue solo a través del velo que el sacerdote pudo entrar a la santa presencia. Es solo a través de Cristo que podemos tener acceso a Dios. “Yo soy el camino” (Juan 14:6). Este velo solo podía ser separado una vez al año, cuando el sacerdote entraba “no sin sangre” (Heb. 9:7). Pero note que antes de que él pudiera entrar adentro el velo se debía quitar. Esto debe haber sido un acto profundamente solemne de parte del sacerdote. Al dejar a un lado el velo que tuvo que ver inmediatamente con Jehová mismo. ¡Qué significativo! Acerquémonos a la verdad con profunda reverencia. Cristo debe ser removido. El santo debe ser apartado del hombre a través de la sangre expiatoria para entrar en comunión con Dios. Cuando esos sacerdotes y gobernantes cegados de pecado gritaban: “¡Fuera! ¡Fuera!” (Juan 19:15), estaban despiadadamente destrozando el santo velo a un lado y exponiéndose a la ira del Dios de Israel (Hechos 2:23). Sin embargo, el propósito de Dios estaba siendo cumplido.

IV. La rotura

Tan pronto como Jesús entregó el espíritu, “el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo” (Mateo 27:51). El velo del templo se supone que es el mismo velo que se usó en el tabernáculo. La muerte de Cristo en la cruz y la rotura del velo sobre los pilares son estrechamente vinculados entre sí, porque significan lo mismo, que podemos tener libertad para entrar en el lugar santísimo “por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne” (Heb. 10:20). Fue:

1. Partido divinamente. Fue partido desde la cima. Partido desde arriba, partido por Dios. Si hubiera sido la obra del hombre, habría sido arrancada desde abajo. Hay un profundo significado en todo esto. Era cierto que le crucificaron “con manos perversas” y lo mataron. Sin embargo, él podría decir: “Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo” (Jn. 10:18). Aquí está el punto. “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento” (Isa. 53:10). “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Salmo 22:1). Él hizo que nuestros pecados se encontraran en él. El velo fue partido desde arriba, las manos de Dios se estiraron, lo tomó y lo abrió, indicando que la muerte de su Hijo amado había cumplido con todos los reclamos justos, y que ahora él pone ante nosotros una puerta abierta a la presencia de su propiciatorio.
2. Partido por el centro. No por el costado. No fue una entrada lateral la que Cristo hizo para nosotros por su muerte expiatoria. El arca, con su propiciatorio y gloria de Jehová, estaba en el centro del lugar santísimo y cerca del velo. El velo, al ser partido en medio, fue roto justo en frente del propiciatorio. La fe en Cristo pone al pecador en contacto inmediato con un Dios misericordioso (Rom. 3:25).
3. Partido completamente. Desde la cima hasta el fondo. No quedó un hilo en el camino. La gracia lo comenzó y la gracia lo completó. “¡Consumado es!” (Jn. 19:30). Él ciertamente ha perfeccionado lo que nos concierne. Cada dificultad en la forma en que Dios salva a los hombres es ahora eliminada, y eliminada por él mismo. El cordero de Dios ha quitado el pecado del mundo (Juan 1:29). Dios se levanta y rompe el velo de separación, para poder ofrecer su misericordia para todos los que se acercan a él en el nombre y por la sangre de Jesucristo, su amado hijo. “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados” (2 Cor. 5:19). “En ti me refugio” (Sal. 143:9). No hay salvación en “ningún otro nombre” (Hechos 4:12). Ahora que el velo está partido todas las pretensiones sacerdotales humanas son inútiles. “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*