Lo que el cáncer no puede hacer

Traducido por Calvin George el 17 de octubre de 2019, el día que fue diagnosticado con cáncer

El cáncer es tan limitado …

• El cáncer no puede paralizar el amor.

Imagine que tuviera un amigo que lo amara lo suficiente como para eliminar el cáncer de tu cuerpo y ponerlo en su propio cuerpo. Y haría esto sabiendo que moriría, pero vivirías tu vida como una persona sana. ¿No sería maravilloso para ti, pero un gran sacrificio para él? Del mismo modo, Jesucristo que nos amó tanto que murió en tu lugar para que puedas ser perdonado de todos sus pecados y vivir para siempre en el cielo. ¡Tres días después de que Jesús murió en la cruz, volvió a vivir! Ahora él, como Salvador vivo y resucitado, te ofrece la vida eterna en el cielo como un REGALO GRATUITO (pagado en su totalidad por Jesucristo).

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23

Adán y Eva, las primeras criaturas, pecaron. Debido a su pecado, la humanidad fue maldecida. Ahora todos nacemos pecadores, y sufrimos enfermedades y muerte. (Romanos 5:12). La enfermedad física en sí misma no es pecado; es simplemente el resultado del pecado de Adán. Pero la presencia de cáncer en tu cuerpo de ninguna manera disminuye el gran amor de Dios por ti, como se demostró en la cruz del Calvario.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Dios comprende las necesidades de tu cuerpo y alma, y él realmente te ama. Aunque Dios puede sanar el cuerpo, no siempre lo hace. Todos morimos al fin, y Dios está mucho más preocupado por nuestra alma, la parte interna de cada individuo que vive por toda la eternidad.

• El cáncer no puede destruir la esperanza.

La Biblia dice que, dado que todos hemos pecado, no podemos ganarnos el favor de Dios ni depender en nuestros propios méritos ante un Dios santo.

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23

Este versículo nos indica claramente que no podemos tener ninguna esperanza con respecto a nuestro destino futuro aparte de la gracia de Dios. Si Dios juzgara a todos por sus pecados, tendría que condenar a cada persona a un infierno eterno, porque esto es lo que todos merecemos. Pero ante estas malas noticias, ¡la Biblia nos declara las buenas noticias! Dios el Padre proveyó una solución perfecta: su único Hijo que se hizo hombre, Jesucristo. Jesús, siendo Dios en la carne, no tuvo pecados propios. Él estaba especialmente calificado para morir en nuestro lugar y recibir el castigo por todos los que hemos pecado contra un Dios santo. En la cruz, Jesucristo clamó: «CONSUMADO ES» (Juan 19:30), al pagar por nuestros pecados, pasados, presentes y futuros. Dios ahora insiste en que aceptemos su oferta del cielo como un REGALO GRATUITO. Dios lo da gratuitamente a los pecadores inmerecedores porque Cristo lo pagó por completo a través de su muerte en la cruz. Muchos hoy se ofrecen a pagar por el cielo haciendo buenas obras o actividades religiosas. En lugar de pagar por el cielo por lo que has hecho para Dios, él quiere que vengas a él confiando en lo que él ha hecho por ti. La Biblia dice en términos claros que no habrá jactancia en el cielo:

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:9

El cáncer no puede destruir tu verdadera esperanza si has confiado en Jesucristo como tu Salvador personal para salvarte de la pena del pecado.

• El cáncer no puede corromper la fe.

Si crees en la Biblia, entonces puedes tener fe en el Señor Jesús en los momentos más oscuros y los valles de la vida. La fe en Jesucristo como tu Salvador te permite SABER con absoluta seguridad que tienes vida eterna ahora y en el cielo después:

Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. 1 Juan 5:11-13

Aunque es mi deseo que sobrevivas tu cáncer, sabemos que la realidad es que algún día moriremos. Por tanto, Dios quiere que SEPAS sin lugar a dudas que ahora tienes vida eterna (solo a través de la fe en Cristo) y que el cielo será tu futuro hogar para siempre. Entonces puedes decir con confianza como el salmista de antaño:

Jehová es mi pastor; nada me faltará. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:1, 4

• El cáncer no puede acabar con la paz ni destruir la confianza.

Tu paz y confianza se pueden basar en el hecho de que Jesucristo es el único camino verdadero hacia Dios y que él quiere guiarte a través de la vida hasta la eternidad:

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. (Juan 14:6) Si nunca has confiado en Jesucristo y en su obra acabada en la cruz para salvarte, te invito a que lo hagas ahora y poseerás una paz duradera con Dios.

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Romanos 5:1

Si ya conoces a Jesucristo como tu Salvador, ¿por qué no colocas ante el Señor en oración la prueba de tu cáncer y confías en él con los resultados mientras disfrutas de la paz de Dios?

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:7

Tu cáncer nunca destruirá tu paz con Dios a través de Jesucristo, ni necesita robarte la paz de Dios como creyente en Jesucristo a medida que aprendes a descansar por fe cada día en su cuidado y las preciosas promesas que él tiene para ti en su Palabra, la Biblia.

• El cáncer no puede matar amistades ni borrar recuerdos.

Una vez que hayas confiado en Jesucristo para ser salvo, aun cuando hayas fallado o pecado en el futuro, él nunca te desamparará ni te dejará (Hebreos 13:5). Dios nunca quita el regalo de la vida eterna que él te dio libremente, ni falla en sus promesas. Dios no miente (Tito 1:2). Puedes confiar en Jesucristo para que siga siendo tu verdadero amigo durante toda tu prueba de cáncer:

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10:27-28

• El cáncer no puede silenciar la valentía.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12

No tendrás el valor adecuado para enfrentar el futuro si continúas confiando en los medios equivocados para llegar al cielo: usted mismo, tu religión, el bautismo, las buenas obras, los sacramentos o falsos encubrimientos. Te pido que confíes en la gracia de Dios. Pon toda tu fe en el único medio confiable de salvación: el Señor Jesucristo. Luego, cada día, mientras lidias con tu cáncer, puedes recurrir a los increíbles recursos de gracia de Dios de la misma manera que fuistes salvo por la fe en Jesucristo.

• El cáncer no puede reducir la vida eterna.

El camino a la vida eterna es una solución muy simple, proporcionada totalmente por Dios. No tienes que prometer ser bueno, porque Dios te acepta tal como eres, con corazón arrepentido. ¡Simplemente tienes que confiar en que Jesucristo murió por tus pecados y resucitó para salvarte, y el regalo del cielo es tuyo! Si bien tu pronóstico sobre tu cáncer puede que no sea bueno, el Evangelio de Jesucristo es, de hecho, «buenas nuevas».

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16

• El cáncer no puede quitar el sello del Espíritu; y no puede disminuir el poder de la resurrección.

La salvación es provista totalmente por Dios y ofrecida gratuitamente por la gracia de Dios. La gracia se refiere a la bondad y el favor inmerecido de Dios. En el momento en que confías solo en Jesucristo como tu Salvador, recibes el Espíritu Santo que te sella para siempre como hijo de Dios. Una vez sellado, la Biblia garantiza que no puedes perder el don de la vida eterna y que algún día recibirás un cuerpo nuevo glorificado en la resurrección. Este nuevo cuerpo será un cuerpo que no estará sujeto a la muerte o enfermedad; ¡estarás libre de cáncer para siempre! Si estás en Cristo, tu alma irá al cielo después de la muerte para esperar el cumplimiento de la promesa de Dios de una futura resurrección corporal:

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. Efesios 1:13-14

EL REGALO DE LA SALVACIÓN solo puede ser recibido por la gracia de Dios, solamente por la fe, solamente en Cristo. ¿ESTÁS DISPUESTO A ESTAR DE ACUERDO CON DIOS Y ACEPTAR SU PALABRA, QUE ESTE REGALO DE SALVACIÓN ES EXACTAMENTE LO QUE NECESITAS AHORA MISMO?

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*