Ejemplo de un pacto de una iglesia bautista

Nuestro Pacto

Teniendo la convicción de haber sido guiados por el Espíritu Santo aceptar al Señor Jesucristo como nuestro Salvador personal y habiendo sido bautizado en virtud de nuestra profesión de fe, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora en presencia de Dios, de los ángeles y de esta congregación, hacemos pactos los unos con los otros de la manera más solemne y gozosa como un cuerpo que somos en Cristo: (Juan 1:12; Mateo 28:19; 1 Cor. 12:27; Rom. 12:4-5; Juan 15:5)

Prometemos ayudarnos por el Espíritu Santo, andar juntos en amor cristiano; procurando el adelanto de esta iglesia en conocimiento, santidad y bienestar; promover su prosperidad y su espiritualidad, sostener su culto y ordenanzas, disciplina y doctrina, contribuir fija y gustosamente para el mantenimiento del ministerio, los gastos de la iglesia y el socorro de los pobres y el entendimiento del evangelio por todas las naciones. (1 Cor. 1:10; 2 Pedro 3:18; 1 Cor. 16:2; Rom. 6:3-14; 2 Cor. 9:6-7; Mal. 3:10)

Prometemos cultivar una devoción familia y privada; educar bíblicamente a nuestros hijos, procurar la salvación de nuestros parientes y demás amistades y toda la humanidad en general, andar con circunspección (prudencia) en el mundo; ser justos en nuestras acciones, fieles en nuestros compromisos e irreprochables en nuestra conducta, evitar la chismografía, la difamación y el excesivo enojo, abstenerse de la venta y uso de bebidas intoxicantes, tabaco y cosas semejantes, ser celosos en nuestros esfuerzos por el engrandecimiento del Reino de Dios. (Mateo 6:6; Prov. 22:6; Mateo 5:13-16; 1 Juan 2:15; Col. 3:17; Heb. 13:20-21; Mateo 12:36; Prov. 26:20; Prov. 23:29-32; 1 Tes. 5:22; 1 Cor. 15:58)

Prometemos cuidarnos los unos a los otros con amor fraternal; recordarnos mutuamente en oración, ayudarnos unos a otros en las enfermedades y en los infortunios; cultivar la simpatía cristiana en el sentimiento y en la cortesía de la palabra, ser tardos para ofendernos y prestos para reconciliarnos; abundando en los preceptos de nuestro Salvador para obtenerla sin tardanza. (2 Tes. 3:14-15; San. 5:16; Marcos 2:1-5; Col 4:6; Mateo 18:21-22)

Prometernos finalmente, que cuando tengamos que cambiar nuestra residencia a otro lugar nos uniremos tan pronto como sea posible a otra iglesia, en donde podamos continuar desarrollando el Espíritu de este pacto y los principios de la Palabra de Dios. (Hechos 18:27; Heb. 10:25)

 

Compartir en Facebook

10 comentarios sobre “Ejemplo de un pacto de una iglesia bautista”

  1. Me siento muy orgullosa del Seño Jesucristo en mi vida.
    Por todas las bendiciones que cada día nos regala,
    Y muy orgullosa de ser Bautista, con 52 años de bautizada
    para la gloria de mi Señor amen.

  2. Es importante que todo el Pueblo de Dios tenga este sentir y que estemos todos envueltos en la Causa de Cristo y que esta causa nos Consuma mediante el pacto o el compromiso con el Señor, con los hermanos y la Iglesia local
    Muchas bendiciones, desde Cuba, un servidor

  3. Soy pastor bautista hace casi 20 años y me siento bendecido por haber conocido al Señor en esta denominación. Oro a Dios para que nos siga bendiciendo y que podamos enseñar nuestros principios bíblicos, aquellos que nos han caracterizado y guiado hasta hoy.

  4. Siempre digo, doy gracias por haber sido salvo por la muerte de Cristo,y que hermoso que fue en la iglesia bautista,de esto hace 38 años su solida doctrina me a sostenido.

  5. Yo aprendi el Pacto de niña en la iglesia Bautista, 1940s…y tenia otra frase, «abstenernos del uso y venta de bebidas alcoholicas’ ademas abstenernos de participatcion en juegos de azar»
    Ahora parece que esta ultima frase se ha dejado fueEra.

    1. Interesante. Lo de las bebidas está en el tercer párrafo. Lo publiqué tal como lo encontré. Pero una iglesia local si le interesaría un pacto semejante, podría editarlo para añadir lo de juegos de azar o lo que sea. Los bautistas creemos en la autonomía de la iglesia local, por tanto sería la decisión de una iglesia individual entre sus miembros, y no una sede lejana que impone o tiene que aprobar decisiones.

Responder a Esther Eva Piña Cancelar la respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *