La suegra de Pedro sanada

Marcos 1:29-31

En Marcos 1:21-34 tenemos el breve registro de lo que debe haber sido un día muy ocupado para el Señor, y un día muy bendecido para los que estaban con él. En la mañana de este sábado, entró en la sinagoga y enseñó, y libró a un endemoniado de su opresión; por la tarde va a la casa de Pedro con Jacobo y Juan y sana a la suegra de Pedro de la enfermedad y la fiebre; en la tarde curó a muchos que estaban enfermos de enfermedades diversas y echó fuera muchos demonios. Sin embargo, no desaceleró su obra el día siguiente, ya que Mar. 1:35 dice: “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”. Debe ser que estamos trabajando en la energía de la carne si nuestra obra no incluye la oración secreta. Notemos lo siguiente acerca de la suegra de Pedro:

I. Su relación. “Y la suegra de Simón…” (Mar. 1:30). ¡Entonces Simón Pedro obviamente debe haber tenido una esposa! Si él fue el primer papa, como afirman los papistas, ¿de dónde obtienen su autoridad para su dogma del celibato?

II. Su triste condición. “Estaba acostada con fiebre” (Mar. 1:30). La fiebre y la enfermedad siempre traen desamparo. “Estaba acostada”. Mientras perduraba la enfermedad, permanecía en una condición de incapacidad. La fiebre de la atracción mundanal trae a muchos la enfermedad de la incapacidad espiritual. Nuestras iglesias son más como hospitales que cuarteles de hombres armados y sanos. “¿Por qué tal y cual no es tan activo como solía estar en servicio de Cristo? Oh, él está ofendido, o ella se está enfriando”. Sí, “enfermo de fiebre” y “bueno para nada”, como sal sin sabor.

III. Sus intercesores oportunos. “Y en seguida le hablaron de ella” (Mar. 1:30). Este es un trabajo bendecido, haciendo intercesión continua por los débiles y necesitados. El Señor no se ofende con nuestra continua venida a él. La condición de nuestros amigos y profesantes enfermos y febriles puede darnos muchas oportunidades en el servicio de Cristo. “En seguida” es el secreto de la oración que prevalece. Dile. Dile una y otra vez. No es que tenga problemas de audición, o lento para entender nuestra necesidad, pero le encanta ver en nosotros la fe persistente. “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gál. 6:9).

IV. Su gran liberación. “Entonces él se acercó, y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre” (Mar. 1:31). Es tan fácil para él hacer una gran cosa. Hubo:

(1) Un contacto personal. “La tomó de la mano”. ¡Cuán tiernamente trata con los enfermos!
(2) Un poder edificante. “La levantó.” Todo contacto con Cristo en oración o comunión implica una elevación. El poder de elevación es suyo. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filp. 4:13).
(3) Una sanidad inmediata. “Inmediatamente le dejó la fiebre”. ¿Cómo podría ser de otra manera? El Cristo personal es el remedio para todos.

V. Su servicio dispuesto. “Y ella les servía” (Mar. 1:31). ¿Que podría ser más natural que los mismos salvos le sirvan? Los redimidos no solo deben “decirlo” (Sal. 107:2), sino “hacerlo”. Al servirle, ella solo estaba usando la fuerza para él que él mismo le había dado. “¿Robará el hombre a Dios?” (Mal. 3: 8). Sí, y lo hace cuando retiene del servicio de Cristo lo que Cristo reclama como propio. El ministerio de la suegra de Pedro, como todo servicio verdadero, fue voluntario, espontáneo y cordial. “Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo” (Sal. 100:2). “El Cordero que fue inmolado es digno” (Ap. 5:12).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*