El noviazgo y los peligros de las caricias amorosas

Título del original inglés “Courtship and the Dangers of Petting”

Contenido

  • Los abrazos y caricias amorosas atraen y tientan a millones a cometer adulterio
  • La Biblia y las caricias amorosas
  • El amor matrimonial y las caricias amorosas del marido y la esposa
  • El amor apasionado y los deseos físicos estimulados frecuentemente; abruman la razón y vencen la voluntad
  • Las caricias amorosas preparan el cuerpo para la relación matrimonial
  • Otros resultados dañinos de las caricias amorosas además del adulterio
  • Algunas reglas acerca del romance para evitar el pecado
  • Sugerencias a los comprometidos a casarse
  • Sea caritativo; no juzgue duramente

Los abrazos y caricias amorosas atraen y tientan a millones a cometer adulterio

Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. – Mateo 5:8

No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos. – 1 Tim. 5:1-2

Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. – 2 Tim. 2:22

Que a cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como a los gentiles que no conocen a Dios. – 1 Tes. 4:4-5

El cine, el baile, la moda y la desnudez, el descubrir imprudente de los cuerpos de mujeres y chicas guían a los abrazos y caricias amorosas. Y estos son el último paso antes del adulterio. Pienso que podemos decir que en algunos casos de agresión criminal y violación ocurren sin caricias amorosas, y abrazos, y quizás algunos casos de adulterio que hacen con prostitutas profesionales. Pero raramente o nunca ocurre el adulterio entre la gente común y decente que quiere hacer lo correcto, sino por las caricias amorosas, besos, abrazos, tocando los cuerpos desnudos de ellos con quienes hacen el pecado de adulterio. Los abrazos y caricias amorosas son en un sinnúmero de casos el camino al adulterio, un camino que pronto guía hacia abajo donde resbala la gente, tal vez aún contra su voluntad al pecado horrible. Y todos los demás elementos que guían a los abrazos y caricias amorosas entre gente no casada están guiando directamente hacia el adulterio. Los shows de desnudos, mallas de baño que exponen mucho del cuerpo, particularmente el cuerpo femenino, cuentos de revistas y fotos que llevan la mente especialmente al romance, los cines, los abrazos del baile; estas cosas guían al deseo sexual y así a las caricias amorosas. Todas estas cosas han destruido la modestia y las inhibiciones naturales de pureza, aun han destruido el sentido de respeto y decencia, hasta que en cada plaza, en cada cine oscuro, en los hogares, aún en el salón de baile y (más peligroso que todo) en los vehículos lejos de acompañantes responsables, los jóvenes toman libertades con el cuerpo del otro; abrazan, besan y se acarician unos a otros. Ellos acarician cuando no hay fingimiento de amor verdadero ni intención pura de casarse. Lo hacen promiscuamente, tan desavergonzadamente como el apareamiento de los animales promiscuos de granja. Abaratan el amor santo; prostituyen instintos puros; despiertan las pasiones de sus cuerpos y provocan la concupiscencia en sus mentes. Luego en innumerables casos de ellos llevan al próximo paso, uno que naturalmente sigue, y cometen el pecado escarlata, el adulterio.

La Biblia y las caricias amorosas

Frecuentemente la Biblia menciona las caricias amorosas como expresiones apropiadas y hermosas de amor. A menudo se dice que los hombres cristianos de la Biblia se besaron uno al otro. Suponemos que tal beso era en la mejilla. Los hombres más nobles en algunos países europeos se abrazan uno al otro y se besan uno al otro en la mejilla como una expresión de amor o admiración. Así lo hicieron en los tiempos bíblicos. Así le besó Jacob a su padre, Isaac (Génesis 27:27). Así Jacob y Esaú se besaron uno al otro (Génesis 33:4). Así José besó a sus hermanos (Génesis 45:15). Así se besaron el uno al otro Jonatán y David (1 Samuel 20:41). Así besó David a su hijo Absalón (2 Samuel 14:13). Así Absalón besó a los hombres de Israel y robó el corazón del Rey David (2 Samuel 15:5). Entre los creyentes del Nuevo Testamento, el abrazo y el beso eran frecuentemente usados como una expresión de amor fraternal. Una escena tierna se describe cuando Pablo vino a Mileto. Y allá se congregaron los ancianos de la iglesia de Efeso para encontrarle. Pablo percibió que nunca más les vería a ellos otra vez, entonces hubo gran llanto de todos; y echándose al cuello de Pablo, le besaban, lo hicieron estos hombres piadosos con lágrimas (Hechos 20:37). En el Nuevo Testamento cinco veces los creyentes son mandados a saludarse unos a otros con ósculo santo, o el beso de amor fraternal (Romanos 16:16, 1 Corintios 16:20, 2 Corintios 13:12, 1 Tesalonicenses 5:26, 1 Pedro 5:14). Suponemos que en casi todos los casos, no de todos, se propuso que los hombres cristianos debían saludar a los hombres cristianos con un beso y las mujeres debían saludar a las mujeres cristianas de la misma manera. Por lo menos debemos entender que las caricias y el afecto fueron alentados, con las tradiciones decorosas. Estas son las expresiones normales de corazones cariñosos bajo el debido resguardo.

Bajo el resguardo de ser parientes, el beso en hombres y mujeres es generalmente apropiado. Por ejemplo, el beso de un padre y su hija. Así besó Labán a sus hijas casadas y sus nietos (Génesis 31:55). Jacob besó a su prima Raquel (Génesis 9:11). Sin duda alguna ese primer beso fue basado en ser parientes. Sin embargo, desde aquel día parece que fueron enamorados y luego se casaron. Así vemos que los vínculos fuertes de afección natural reguardados por carácter y el sentido de responsabilidad, hacen correctos los besos entre padre e hija, madre e hijo, y en otros casos donde hay consanguinidad y donde sea controlada correctamente la atracción sexual.

Parece que fue agradado el Salvador con el cariño del apóstol Juan quien estaba cerca del pecho de Jesús (Juan 13:23-25). También fue agradado cuando una mujer pecadora vino a Jesús para recibir el perdón de su pecado, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos (Lucas 7:36-50).

Por largo rato ha sido la costumbre en unos círculos cuando un pastor piadoso tiene la ceremonia de bodas para una novia quien ha sido criada en su iglesia, que él debía darla un beso de felicidad y cariño, un beso casto en la mejilla como haría un padre. Seguramente, en casos de una larga amistad, el mismo que tal vez la guío a Cristo, la bautizó a la pequeña chica, ya una madura señorita, sin ofensa o injuria podría expresar su cariño y felicidades en esa manera. Y también, otros haciendo lo mismo, respetuosamente, serían sin culpa. Yo recuerdo cuando hace muchos años que fui al ejército en la primera guerra mundial. En esa ocasión una mujer piadosa me besó en la mejilla en lugar de mi madre quien había ido al cielo mucho antes. Bajo los debidos resguardos y el obedecer a las tradiciones decorosas, las caricias pueden ser apropiadas y buenas.

Estoy diciendo que las caricias deben ser hermosas y benditas, deben venir del corazón, jamás deber guiarnos mal, sino hacernos más ricos y más alegres y más fuertes para hacer lo correcto.

Porque las caricias son destinadas para ser cosas santas y hermosas, deben ser resguardadas como todas las cosas santas. La historia de Lot, borracho cometiendo incesto con sus dos hijas muestra que las caricias pueden ser vergonzosas cuando el alcohol destruye las restricciones naturales del amor paternal. La historia de Amón con su amor y vergonzosa violación de su media hermana, Tamar (2 Samuel 13:1-14) muestra que debe haber una debida cautela para evitar la tentación y el pecado aún entre hermano y hermana. Por supuesto, la verdad es que los malos y licenciosos hombres y mujeres pueden hacer profano y vil lo que debe ser santo y puro.

El amor matrimonial y las caricias amorosas del marido y la esposa

La Biblia nos da una exposición hermosa de amor matrimonial casto y puro. Los Cantares de Salomón relata la historia del novio y la novia. Creo que el libro muestra el amor de Cristo para su iglesia y la iglesia para Cristo. Pero también muestra el amor, el éxtasis, y el gozo mutuo de un joven y la señorita cuyo amor ya les guió al matrimonio. En los Cantares de Salomón cada novio puede hallar algo de su regocijo acerca de la hermosura del cuerpo de su esposa y la dulzura de su entrega. Pensamos que Salomón está descrito como el novio. Así habló:

He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus cabellos como manada de cabras Que se recuestan en las laderas de Galaad. Tus dientes como manadas de ovejas trasquiladas, Que suben del lavadero, Todas con crías gemelas, Y ninguna entre ellas estéril. Tus labios como hilo de grana, Y tu habla hermosa; Tus mejillas, como cachos de granada detrás de tu velo. Tu cuello, como la torre de David, edificada para armería; Mil escudos están colgados en ella, Todos escudos de valientes…Toda tú eres hermosa, amiga mía, Y en ti no hay mancha. – Cantares 4:1-4, 7

Y otra vez habla el esposo:

¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, Oh hija de príncipe! Los contornos de tus muslos son como joyas, Obra de mano de excelente maestro. Tu ombligo como una taza redonda Que no le falta bebida. Tu vientre como montón de trigo Cercado de lirios. Tus dos pechos, como gemelos de gacela. Tu cuello, como torre de marfil; Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim; Tu nariz, como la torre del Líbano, Que mira hacia Damasco. Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey Suspendida en los corredores. ¡Qué hermosa eres, y cuán suave, Oh amor deleitoso! Tu estatura es semejante a la palmera, Y tus pechos a los racimos. Yo dije: Subiré a la palmera, Asiré sus ramas. Deja que tus pechos sean como racimos de vid, Y el olor de tu boca como de manzanas, Y tu paladar como el buen vino, Que se entra a mi amado suavemente, Y hace hablar los labios de los viejos. – Cantares 7:1-9

Esta es tierra santa. Debe leer estas Escrituras reverentemente; y tal romance es para el marido y su esposa, por supuesto. Es apropiado y el plan de Dios evidentemente es que el marido debe estar orgulloso de las hermosuras del cuerpo de su esposa, y que ella sea hermosa para él. Pero el cuadro dado aquí sería manchado y profano si representó solamente las caricias sensuales entre dos personas que no se han dado uno al otro para toda la vida, dos personas cuyos cuerpos no han hecho una sola carne, dos personas que no se han prometido completamente el uno por el otro.

Pienso que es apropiado mencionar aquí también como muestra la Escritura los sentimientos de la esposa hacia su marido “¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino”. Cantares 1:13-17; 2:4-6

Del amor puro matrimonial, dice Cantares 8:6-7 que este amor es tan fuerte como la muerte. No se puede apagar con agua ni ser ahogado por los diluvios ni comprado por todas las posesiones de uno. Pero tiene que ser puro amor matrimonial con ambos cónyuges dándose uno al otro completamente y con su amor limpio del pecado, porque “los cielos son tan crueles como la tumba”.

Las Escrituras precedentes son la Palabra inspirada de Dios. Son santas; son buenas. Deben ser leídas reverentemente. El Dr. Scofield dice: “No hay otro lugar en las Escrituras donde la mente no espiritual recorra un terreno tan misterioso e incomprensible como en este libro, mientras que a través de los siglos las almas más piadosas han encontrado aquí una fuente de genuino y exquisito deleite. Que el amor del divino Esposo corresponda a todas las analogías de la relación sexual parece incorrecto solamente a aquellas mentes que son tan ascéticas que consideran no santo el mismo deseo sexual”. La libertad absoluta de caricias y el romance es correcto dentro del matrimonio. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17). En el huerto de Edén Adán y Eva, quienes fueron tan puros e implacables como los ángeles de Dios, estaban desnudos y no tenían vergüenza (Génesis 2:25).

Pero todo esto está propuesto para gente casada, y claramente es malo y vil cuando las caricias son un asunto de concupiscencia, profano, sin restricciones, sensualidad sin carácter, en vez del debido y santificado amor matrimonial.

Evidentemente tenía intención de que el romance íntimo y las caricias guíen a las relaciones sexuales. Eso quiere decir que las caricias son para gente casada.

También es bien claro en las Escrituras que los besos y las caricias, afuera del matrimonio, muchas veces guían al adulterio. Por ejemplo, nos dice en Proverbios 7 como un joven falto de entendimiento está siendo guiado al pecado por una ramera. “Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo…Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; alegrémonos en amores” (Proverbios 7:13-18).

Así los besos y la adulación y el placer del cuerpo de una mujer pueden guiar al adulterio. La Escritura dice claramente en Proverbios 5:15-23 que ciertos privilegios de caricias son para el matrimonio solo y nadie más. “Y alégrate con la mujer de tu juventud, como sierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre”. Así dice el Señor. Están reservadas estas intimidades para el esposo y la esposa. Al contrario pueden guiar al adulterio y traer la maldición de Dios.

Varias veces habla Dios de acariciar los senos en relación con el pecado de la prostitución o el adulterio. Ejemplo: Ezequiel 3:8, 21. La Palabra de Dios revela el castigo en este caso del adulterio en Deuteronomio 22:28-29: Cuando algún hombre hallare a una joven virgen que no fuere desposada, y la tomare y se acostare con ella, y fueren descubiertos; entonces el hombre que se acostó con ella dará al padre de la joven cincuenta piezas de plata, y ella será su mujer, por cuanto la humilló; no la podrá despedir en todos sus días.

Apenas se nota en esta versión Reina-Valera de la Biblia que es una indicación que las caricias, o para que un hombre toque el cuerpo de una mujer, precede y frecuentemente guía al adulterio. La palabra hebrea taphas, traducida aquí “la tomaré” se traduce también manejar, meter, tocar, tener, sostener, atrapar, prender y siete veces tomar. La palabra usada aquí acerca de un hombre tomando una joven virgen, básicamente quiere decir “tocar”. Y el “tocar” naturalmente guiará al adulterio, como indica este versículo.

Otra provisión importante de la Ley Mosaica dada en Deuteronomio 25:11-12 que dice: “Si algunos riñeren uno con otro, y se acercare la mujer de uno para librar a su marido de mano del que le hiere, y alargando su mano asiere de sus partes vergonzosas, le cortarás entonces la mano no la perdonarás”. ¿Podría ser alguna evidencia más fuerte del peligro y la maldad de los hombres y las mujeres afuera del matrimonio tomando libertad con los cuerpos de otras personas?

El amor apasionado y los deseos físicos estimulados frecuentemente; abruman la razón y vencen la voluntad

Bueno es recordar que el sexo es de Dios. Preparó Dios los cuerpos de hombres y mujeres para que cada uno sintiera una necesidad para el otro. Luego los dos, unidos en matrimonio santo, podrían tener una parte de la reproducción de la raza humana. Por el plan de Dios, la naturaleza ha sido arreglada para que el amor completo del hombre y su esposa les guiara a la relación sexual y la concepción de hijos. En otras palabras, planeó Dios que en el curso natural de los acontecimientos todos los matrimonios normales resultará en debida forma y automáticamente en el nacimiento de los hijos. Así el romance estimula los deseos sexuales. Pero cuando, afuera del matrimonio, el deseo sexual se estimula por las caricias, puede vencer todas las limitaciones. La modestia, crianza cristiana, pureza de corazón, buenas intenciones, fuerza de voluntad, todas estas cosas pueden ser rotas en presencia del deseo sexual excitado.

En otras palabras, el instinto sexual es un asunto automático. Es uno de los instintos humanos más poderosos y se dice que es más fuerte que cualquier otro instinto sino lo de la auto-preservación. Hombres y mujeres o jóvenes quienes juegan con el sexo por las caricias y por los abrazos y besos probablemente se encontrarán siendo llevados al pecado actual del adulterio, el cual jamás habían planeado. Cuando juega la gente con el cuerpo humano, a veces luego las pasiones carnales toman control y son más fuertes que la voluntad, más fuerte que el carácter.

Debemos recordar que esto es verdad tanto en la mujer como el hombre. Es verdad tanto en los buenos hombres como los malos hombres. El deseo sexual excitado frecuentemente es casi sin control. Se puede ignorar que el deseo sexual dirigido hacia cualquier persona sino su propio cónyuge es pecaminoso y peligroso. También se ignora el peligro y el pecado de beber o tomar las drogas, cuando un deseo profundo ha sido estimulado por el hábito prolongado. No obstante el pecado y el peligro están aun.

Aun el mejor creyente en el mundo, si no puede guardarse de las caricias, tal vez no será bastante bueno para guardarse del adulterio. Se puede estimular la concupiscencia por un conocimiento casual (como de paso), como si fuera un deseo sagrado entre el marido y la esposa. Y tanto como el borracho puede hacer promesas con lágrimas y firmar un compromiso y prometer que nunca más le aflija a su esposa por el beber, pero luego, si bebe una cerveza, puede volverse a la embriaguez y perdición otra vez. Así un hombre o una mujer pueden romper todos su votos y olvidar todas sus promesas y todo de su amor puro por su cónyuge bajo la fuerza cegadora y paralizadora del alma de un deseo sexual estimulado.

Asistió una señorita a un baile con su novio con quien iba a casarse. Después de bailar varias veces con un amigo escolar a quien no lo amó, ambos (ella y él) fueron profundamente estimulados y cayeron en el pecado escarlata. Llorando más tarde me dijo que no amó a ese joven, sino que aun amaba al joven con quien fue comprometida. Ella había sido llevada al pecado por los instintos físicos, los cuales son perfectamente normales, instintos que tienen toda la gente normal, pero nunca debían ser estimulados sino en el matrimonio por su propio esposo.

El sexo es un don de Dios. Fue dado para nuestra felicidad y nuestro bien. Fue dado para unir el esposo y la esposa juntos en amor mutuo y devoción por una larga vida. Fue dado para resultar en familias felices e hijos amados. Sin embargo, corrompido y perversamente utilizado, contrario a los mandamientos de Dios, el sexo puede hacerse el enemigo más mortal de cualquier hombre o mujer y puede guiar a la horrible ruina.

Las caricias amorosas preparan el cuerpo para la relación matrimonial

Acariciar, la expresión utilizada entre jóvenes, que tiene referencia a las acciones íntimas y el abrazo que causa la estimulación sexual fuerte, es propuesto solamente para los cónyuges. Normalmente se prepara el cuerpo para sus varias funciones. Por ejemplo, la vista y el olfato de las comidas causan que la sangre vaya al estómago de una persona hambrienta y comienza la saliva en la boca y el jugo gástrico en el estómago, para digerir la comida. El temor produce el extracto de ciertas glándulas y llegando a la sangre prepara el cuerpo para una acción violenta. El temor produce una dilatación de los ojos para ver cualquier peligro. El temor causa que la respiración sea más profunda automáticamente, y el cuerpo toma más oxígeno, preparándose para pelear o correr. Así las caricias estimulan al cuerpo en preparación para el romance (acto de sexo). Los vasos sanguinos se engrandecen cerca de los órganos sexuales y se llenan con sangre, se hacen más sensitivos, aumentando el deseo sexual. Ciertas glándulas están estimuladas para descargar secreciones. En el hombre se produce el semen más rápidamente, y millones de células embrionarias están preparadas. Luego la condición del cuerpo pide el apareamiento. Late más rápido el corazón, la respiración puede ser más profunda. Esta condición es causada por las caricias, los besos y los abrazos, como es costumbre entre los jóvenes. Se produce por el contacto físico cercano del baile. Se produce cuando la mente y la imaginación se concentran en asuntos sexuales, como el mirar una película de sexo o el leer cuentos sexuales, o mirar las imágenes o cuerpos desnudos del sexo opuesto. Esta estimulación, especialmente en el caso del hombre, no es temporaria. La gran cantidad de semen producido en los órganos masculinos tiene la tendencia de causar el deseo sexual repetido hasta que sea descargado, o en acto sexual o masturbación, o “sueño mojado”. Sueños mojados frecuentes generalmente se causan por la extra estimulación sexual.

Aun la memoria de acariciar sirve para agitar la imaginación y el deseo sexual por mucho tiempo después.

Toda la gente casada pensativa sabe que lo que digo es verdad, y los jóvenes que se han entregado a las caricias y cuidadosamente han averiguado lo que sucedió saben que hay una tentación espantosa al acariciar.

Otros resultados dañinos de las caricias amorosas además del adulterio

Aunque las caricias frecuentemente guían al adulterio y traen gran peligro a todos los que participan en ellas, hay otros resultados dañinos. Por la misericordia de Dios, si no está guiado al pecado escarlata por las caricias hay otros resultados costosos en su futuro.

Primero, los abrazos y caricias promiscuas de otros pueden perder mucho de la dulzura del matrimonio más tarde. Mucho de la belleza del matrimonio que es nueva y pura se disfruta por los dos. ¿Qué hombre, después de examinar los cuerpos de otras mujeres, después de acariciarlas, abrazarlas, besarlas, puede venir a su esposa con la misma reverencia santa y el gozo como si hubiera vivido limpio y puro y hubiera guardado su cuerpo e interés sexual completamente para ella? Al contrario, ¿piensa que un hombre disfrutará los encantos de su esposa tanto como si supiera que ella ha sido acariciada, abrazada, y tuvo sus pasiones despertadas por las caricias de varios hombres? Sin duda, las caricias antes del matrimonio producen un matrimonio inseguro. Sin duda, muchos se divorcian porque no había dulzura ni unión espiritual en el matrimonio. Las primeras experiencias de la vida matrimonial deben unir juntos al marido y su esposa para siempre en el amor mutuo y respeto y encanto. Deben sus sentimientos que fueron hechos uno para el otro y para nadie más. Cada uno tiene un lugar en el corazón y la vida que nadie jamás ha tenido ni podrá. Si el matrimonio no significa ciertos derechos exclusivos, ¿por qué deben sentirse atados los hombres y las mujeres por el matrimonio? Las caricias antes del matrimonio ciertamente a veces guían al divorcio después del matrimonio.

Segundo, acariciar frecuentemente causa que una señorita pierda la oportunidad de casarse felizmente. Aunque los hombres pueden ser tentados en acariciar y tientan a las señoritas en lo mismo, generalmente los hombres de ideales altos luego están repugnados con ellas quienes se dejan ser acariciadas.

Mujeres y señoritas que no tienen respeto por sus propios cuerpos frecuentemente pierden el respeto de los hombres a los cuales acarician. De una larga asociación con hombres y jóvenes conocidos, hay cientos de casos que prueban que los hombres tendrán citas con una señorita y acariciará con la cual jamás se casaría bajo ninguna circunstancia. Cualquier hombre debe sentir que si la atracción principal de una mujer es su cuerpo, no sería una esposa fiel y deseable. Y los hombres saben que una mujer que le gusta acariciar seguiría a otras cosas sexuales. ¿Cuál hombre quiere casarse con una mujer que posiblemente ha adulterado con cualquier hombre el cual ha acariciado su cuerpo?

Además, las caricias producen muchos matrimonios apurados e infelices. Cuando las caricias han terminado en el adulterio, a veces los jóvenes que no se amaron uno al otro, se sienten forzados a casarse. Recién una mujer me dijo como había odiado a su marido por muchos años. Siguieron demasiado en sus caricias. Deseo excitado siguió al adulterio, y se sintió obligada en casarse con él, aunque no le respetó a él después de su pecado y siempre le culpó a él por ello. ¿Cuántos hogares infelices han salido? A veces las caricias pueden seguir al deseo sexual tan fuertemente que se confunde por amor verdadero. Muchas veces la gente parece profundamente enamorada. Sin embargo, cuando termina la luna de miel, descubren que tienen casi nada en común. No se disfruta el compañerismo de la otra persona. ¡La atracción sexual sola es la base peor en el mundo para un matrimonio feliz!

Aun el plan europeo donde los padres planean los matrimonios de los jóvenes que aun no se aman uno al otro, pero aprenden el amor después de las bodas, al fin y al cabo sale más feliz que los matrimonios basados solamente en la pasión sexual. Un cónyuge elegido por una buena familia, hermosura de carácter y personalidad produce un hogar más feliz que uno elegido solamente basado en la atracción sexual. Por supuesto, la manera ideal es que la gente aprenda en amar al otro antes de las bodas. Pero este amor debe ser basado mayormente sobre el carácter, en la admiración verdadera, y la concordia de intereses y planes y ser santificado por un entendimiento claro de la dirección y bendición de Dios. Cuando sea basado un matrimonio solamente sobre la pasión sexual excitada por las caricias, luego cuando mengüe la belleza o se hace común el cónyuge, lo que unió el matrimonio se va y cualquier cónyuge puede ser atraído a otra persona ajena, como sucede en muchos casos, y resulta un hogar destruido. Los matrimonios basados solamente en la atracción sexual generalmente no producen matrimonios felices y exitosos.

Además hay gran daño físico en la estimulación de las caricias que excitan la pasión sexual si no la satisface. Frecuentemente resulta la excitación en ambos hombres y mujeres. La excitación continua de los deseos puede resultar en auto-abuso, produciendo una conciencia culpable o aun una neurastenia a veces. En la edad madura, muchos hombres sufren problemas de la glándula próstata que requiere cirugía seria, causada por la estimulación sexual en la juventud que resulta de las caricias.

Uno de los resultados lamentables de la caricia es que los asuntos sexuales controlan la mente, para desviarla de los placeres saludables, trabajo y deberes. Los placeres ordinarios pierden su atracción a la gente dedicada en acariciar. He conocido hombres que desarrollaron una mentalidad en la cual cada mirada a una mujer fue sensual, y hablaron de asuntos sexuales con sus amigos todo el día. Los pensamientos perversos y la costumbre de concentrarse sobre los asuntos obscenos pueden durar por años. Muchos hombres creyentes me han dicho que una excitación sensual de pasiones sexuales y pensamientos del sexo en la juventud les habían dejado con una repetición de pensamientos perversos por un largo rato, los cuales fueron vencidos después de mucha oración y frecuente tristeza.

El sexo, usado correctamente, es bendito de Dios, y resulta en felicidad; salud y provecho para hombres y mujeres. Pero el sexo pervertido, y cuando los deseos sexuales están excitados por las caricias ilegítimas con la persona del sexo opuesto, gran daño puede resultar.

Algunas reglas acerca del romance para evitar el pecado

Amistad, compañerismo, disfrutando la compañía del sexo opuesto es apropiado para señoritas de todas las edades y para hombres y mujeres, sean casados o solteros. Pero el romance es otro asunto. Creo yo que estas reglas serán útiles:

1. Sea honesto y sincero. Las acciones de amor siempre son falsas y perversas cuando no son sinceras. Cuando un muchacho y una señorita se besan, y el beso es una mentira, eso es pecado. Cuando se conducen como gente casada o como la gente ya prometida a casarse por toda la vida, y cuando eso no es el sentimiento verdadero y la intención de sus corazones, pues su romance es una mentira. El amor de dos buenos amigos, o aun el amor de un hermano y una hermana, no exige las libertades con el cuerpo del otro. Si no es casado, pues no se porte como si fuese casado. Si no piensa en casarse, no se porte como que está planeando casarse. Cualquier caricia ilegítima es perversa y peligrosa.

Si toma las libertades destinadas para la gente casada solamente, con alguien que no es su cónyuge, es hipócrita e insincero, y está diciendo una mentira, está fingiendo como una mentira. La Escritura dice, “Procurad lo bueno delante de todos los hombres” (Romanos 12:17).

2. Guarde la regla de oro como dada por nuestro Salvador en Mateo 7:12: Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos. Porque esto es la ley y los profetas. Cuando se acarician un joven y una señorita y estimulan la pasión sexual y toman el camino que les guía al pecado escarlata, deben recordar que hay otras gentes involucradas y profundamente interesadas en lo que están haciendo. Esta señorita tiene un hermano. Joven, ¿está tratando bien ese hermano cristiano? ¿Está dispuesto que otros traten a su hermana como está tratando la hermana del otro?

Joven, si tomas las libertades con una señorita con la cual va a casarse otro joven, cuando no quiere que otro joven tome las libertades con su propia esposa futura, pues no está guardando la regla de oro. Usted está defraudando. Está pecando profundamente contra un hombre, aunque no le conoce, y él tendría el derecho en pedir que Dios le castigue por su pecado. Y señorita, usted debe guardar la regla de oro también. No haga con el esposo futuro de otra mujer lo que no quisiera que hagan con su futuro esposo.

3. Propongo la tercera regla: Juzgue a sí mismo por la misma medida por la cual juzga a otros. Dijo Jesús, “Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en el ojo tuyo?” (Mateo 7:3). ¿Pensaría que es correcto si los creyentes más respetuosos conocidos acariciasen como los jóvenes mundanos y perversos acarician, hombres tomando las libertades con los cuerpos de mujeres, abrazando, acariciando, excitando los deseos sexuales? ¿Pensaría que es correcto que lo hagan los predicadores? ¿Sería correcto para su madre, con un hombre que no es su esposo? ¿No creería que sería una cristiandad falsa si los creyentes responsables, casados tanto como solteros, predicadores tanto como los demás miembros, acariciarían como algunos de los jóvenes? Pues, Jesús dijo que debe juzgarse por la misma medida con la cual juzga a otros. Si es malo para otros, es malo para usted. Si es malo para predicadores, es malo para los miembros de la iglesia. Si es malo para los casados (con otros que no sea su propio cónyuge), es malo para los solteros.

4. La próxima regla es: Siempre sea un buen ejemplo a otros. Dios requiere que los creyentes jóvenes se pongan como un ejemplo cristiano. 1 Timoteo 4:12: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza”. ¡Jóvenes deben ser ejemplos en la pureza! Es responsable para aquellos en su alrededor. Somos mandados a estimularnos a las buenas obras (Hebreos 10:24). Y Romanos 14:13 nos manda, “Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano”. Romanos 14:15 dice, “Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió”. Romanos 4:21 dice: “Bueno no es comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite”. Si su ejemplo les guiará a otros a hacer lo malo, pues es pecado. O si su acción lastima la conciencia de otros, entonces las Escrituras enseñan que usted ha pecado. Hablando de la carne ofrecida a los ídolos, el comer de ella no fue mal en sí. Luego Pablo dice en 1 Corintios 8:9-13 “Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles. Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano”.

Si por su ejemplo otra gente hace cosas que lastima sus conciencias, a ellos es un pecado, y Dios le hace a usted culpable por el daño que ha hecho a su hermano.

He recibido muchas cartas de gente quien fue guiada por otra gente a acariciar, aunque ofendió a su conciencia y perdió la seguridad de la presencia del Señor y el gozo de su poder, ellos que le siguieron a otros al pecado. ¿Es bueno o malo su ejemplo cuando acaricia? Si es honesto con usted mismo en contestar esa pregunta, puede evitar años de una conciencia afligida y un sentido de contaminación a otros que pueden ser descarriados por seguir su ejemplo.

5. El creyente debe guardarse sagrado para Dios quien mora adentro. El joven creyente tiene una razón especial para guardarse de las pasiones físicas. Su templo es el cuerpo del Espíritu Santo quien mora dentro de él. 1 Corintios 6:13-20 nos advierte “Pero el cuerpo no es para la fornicación” (v. 13), que “vuestros cuerpos son miembros de Cristo” (v. 15), que pecados sexuales son pecados contra el cuerpo como ningún otro pecado (v. 18). Luego nos da el mandamiento sencillo, “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (V. 19-20).

Pero aun jóvenes no convertidos y adultos tienen que recordar que ellos no son bestias, para vivir como animales, gozándose en la pasión sexual promiscuamente sin lazos legales y santos, sin fidelidad sagrada a un cónyuge dado por Dios. Porque somos hechos a la imagen de Dios. Cristo tenía un cuerpo humano como el nuestro. Que malo es deshonrarse y ensuciar vuestros cuerpos en concupiscencia, incitando las pasiones sexuales a propósito como los fornicarios y las rameras, porque fuimos hechos a la imagen de Dios.

Otra vez nos manda 1 Corintios 10:31 “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. ¿Honra a Dios el acariciar y el excitar la pasión sexual?

6. No haga nada que pondría obstáculos en su vida de oración, su felicidad espiritual, su gozo en el Señor. Hay un pasaje largo en Efesios capítulo cuatro versículo 17 a capítulo cinco, versículo 20 que toca el gozo y el poder del creyente. Después de enumerar muchos pecados, nos dice en Efesios 4:30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. Luego sigue una lista de otros pecados, y Efesios 5:3 dice, “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos”. Y dice en v. 5 “Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”. Luego nos dice en v. 11-12 “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino mas bien reprendedlas; porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto”. Las cosas vergonzosas que hacen los jóvenes en las tinieblas, “Las obras infructuosas de las tinieblas” relacionadas a la fornicación, lastima al Espíritu Santo, y están mandados los creyentes que no participen con ellas. Luego en Efesios 5:18 somos mandados, “antes bien sed llenos del Espíritu”.

Hará una diferencia cuando ore. Fue mandado Timoteo, un joven creyente, “Huye también las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”. ¿Puede invocar al Señor de corazón limpio si no huye de las pasiones juveniles? Y Timoteo fue mandado que se trate “a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza”. Ciertamente eso nos muestra que él no podía agradar a Dios por acaricias, besarlas, abrazarlas hasta que ambos, él y ella, fueron excitados sexualmente y sus mentes llenas con pasiones ilegítimas.

El matrimonio es santo, y no hay culpa, ni violación ni pecado en el romance del marido y esposa quienes recuerdan reverentemente que pertenecen el uno al otro y a Dios. ¡Pero como está lastimado el Espíritu Santo cuando sus templos, nuestros cuerpos, están manchados por las caricias! Ningún creyente puede mantener su prosperidad espiritual si peca contra su propio cuerpo y otros y Dios.

Me escribió una señorita para decirme como había perdido el gozo del Señor y se sintió culpable y sucia después que había participado en las caricias. Muchos otros me han dicho la misma cosa básicamente. Ceder a la estimulación de la concupiscencia en acariciar, lastima al Espíritu Santo.

Dígame, es fácil orar después de encender sus pasiones y ensuciar su conciencia por las caricias? ¡Oh, jóvenes, sobre todas las cosas, le ruego que procure guardar una buena conciencia ante Dios y no lastime al Espíritu Santo quien mora dentro de su cuerpo!

¡No haga nada para estorbar su testimonio cristiano! ¿Podría ganar a otros a Cristo si ellos supieran todo lo que hace usted? ¿Creerían ellos en su sinceridad? Y si intentase ganar a Cristo a la gente con la cual acaricia y estimulan los malos y peligrosos deseos, ¿tendría el poder del cielo para ayudarle? Oh, si fuese un alma al infierno porque usted había arruinado su testimonio, porque había actuado como un incrédulo, ¡qué terrible sería! Pablo escribió, “Por lo cual siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número” (1 Corintios 9:19). ¡Cualquier cosa para ganar las almas! Y otra vez escribió, “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1 Corintios 9:22). Por todos los modos en el mundo Pablo procuró salvar a algunos. En el mismo capítulo, continuó (1 Corintios 9:25-27). Pablo dijo que otros que participan en competencias atléticas se abstienen de todas las cosas para poder ganar en los juegos olímpicos y ganar la corona de laurel. ¿Y no debe abstenerse el creyente, guardando cuidadosamente su cuerpo en toda sujeción, para que pueda ganar la corona del ganador de almas, cuando los que enseñan la justicia a la multitud resplandecerán como las estrellas a perpetua eternidad según Daniel 12:13? ¡Así que Pablo, después de predicar a tanta gente, se cuidaba para que no esté puesto en un estante, inútil para Dios en ganar almas, porque no controlaba sus pasiones y deseos físicos!

Oh, creyente joven, no pierda su testimonio por ceder a los deseos carnales! ¡No sea responsable por el alma perdida por la cual murió Cristo porque acariciaba como un perverso pecador perdido!

Sugerencias a los comprometidos a casarse

Cuando un hombre y una mujer han venido a saber que ellos se aman sinceramente el uno al otro, y por este amor permanente y probado están planeando casarse, ciertamente no van a actuar como si fueran extraños ni fueran solamente amigos de paso. Creo yo que creyentes honrables y serios, cuando están comprometidos para casarse, desde luego esperarían alguna caricia en algunos casos, pero no sería necesario. Bajo unos resguardos tradicionales apropiados, creo que buena gente no tendría nada contra un beso honesto de despedida. Sin embargo, algunos matrimonios más felices que he conocido ni se besaron hasta las bodas. Pero los comprometidos deben ser estrictos entre sí mismos. No son casados, y no deben actuar como gente casada. Precisan observar cierto decoro y ciertas limitaciones en sus expresiones de amor. Los que verdaderamente aman al otro pueden esperar un rato para disfrutar uno al otro después de las bodas.

Cuando los comprometidos se acarician mucho, la estimulación del deseo sexual puede causar mucha frustración e infelicidad. Es tonto estimular los deseos por los cuales no tenemos el derecho de satisfacer. Sin embargo, los comprometidos que se tientan pueden caer en el gran pecado del adulterio. Aunque estén comprometidos, aun el adulterio es un gran pecado y a veces tiene resultados dolorosos.

Tristemente me dijo un joven de suspender todos los planes para el futuro. Él amó a una hermosa señorita, y ella le amó a él. Pero en su libertad entre sí mismos, sus excitadas pasiones carnales les vencieron. No esperando las bodas, violaron su amor en el pecado del adulterio. Luego murió su amor. Me dijo el joven que los dos tenían tanta vergüenza y dolor y perdieron el respeto entre sí, que despreció su amor y el matrimonio fue imposible. Así que, jóvenes, si quieren matrimonios felices, pues mientras estén comprometidos sean moderados y decorosos. Cuídense para que luego ningún crítico pueda decir nada acerca de su infidelidad antes de su casamiento. Tengan tanto respeto, cada uno entre los dos, que el matrimonio será más dulce por razón de las actuales restricciones hacia la otra persona. Que sea su amistad tan modesta que no estimule las pasiones, sino que exprese el cariño en una manera que no afligiría al bendito Espíritu Santo de Dios, y en una manera que jamás tendría razón de lamentar, y en una manera que jamás tendría razón de tener vergüenza.

Si por las caricias y demasiada intimidad los comprometidos caen en el pecado del adulterio, aunque sigan y se casen, probablemente producirá un dolor constante. Cuando esté enojado el marido puede acusar a la esposa de haber sido infiel antes de las bodas, y ambos pueden sentir que el otro fue tan débil en carácter que posiblemente pecó con otras personas, o por lo menos lo hubiera hecho durante un tiempo de fuerte tentación. El único camino a la mejor felicidad en el matrimonio es continencia y dominio de sí mismo y amor decoroso antes de las bodas.

Hemos escrito claramente y ampliamente de este tema de acariciar. Lo hicimos porque creemos que millones de jóvenes que pecan y son tentados a cometer el pecado de adulterio después de las caricias habituales, pueden ser salvados de la angustia y muchos problemas y el pecado, si hubieran sido amonestados con amor e inteligencia.

Sea caritativo; no juzgue duramente

Creo que la gente madura necesita una amonestación aquí. Muchos de los lectores son maduros. Están abiertos sus ojos a los peligros de pecados sexuales más que los jóvenes. A veces los creyentes, licenciosos y perversos en su juventud antes de ser salvos, ahora piensan que ven todo tipo de maldad en los jóvenes quienes siguen las costumbres fáciles, peligrosas y equivocadas del mundo, no habiendo sido enseñado el resultado de acariciar. Ciertamente las caricias y el romance son más perversos cuando se planea el adulterio, que cuando los jóvenes ignorantes, no avisados, piensan solamente en buen compañerismo y afección amable. Pero no nos equivocamos en ser amargos y acusarles de malas intenciones a aquellos que nunca pensaron en el adulterio y estarían sorprendidos en saber de su peligro.

Jóvenes y los más maduros cuyas mentes están manchadas con un mal pasado y pensamientos perversos, también deben cuidarse en no juzgar a otros. Dios ve el corazón. Buenos médicos, frecuentemente hombres creyentes, estando acostumbrado a cuidar a los pacientes en la cirugía y en los partos, pueden encontrarse tan disciplinados hasta no ser tentados por el contacto necesario con el sexo opuesto en sus deberes profesionales. Esto demandaría ideales superiores, una buena conciencia, una mente limpia. ¿Debemos pensar mal de los parientes abrazándose en sus despedidas? Una de las mujeres más modestas que conozco, una admirable ganadora de almas llena del Espíritu, una noche después de muchos ruegos y enseñanza ganó un hombre a Cristo, como su esposa se juntó en la súplica, y luego abrazó al hombre por gozo cuando fue salvo. Estuvo desacostumbrado. Si hubiera sido una mujer más joven, tratando con un extraño, el abrazo estaría fuera de lugar. Podría ser dañino y por lo menos estaría sujeto al comentario desfavorable. Pero en esa piadosa mujer, completamente dada a ganar almas, todos los presentes pensaban que fue la reacción gozosa natural por un pecador ganado después de muchos ruegos. Y yo quería abrazarle, también. La vejez tiene una tendencia a enfriar las pasiones de la juventud si vive limpiamente la gente. Y cuando las mentes son puras y guardadas en santa sujeción, la gente está guardada del pecado más fácilmente.

He dicho en anterior caso que unas mentes contaminadas intentan hacer sucio cada acto de la gente inocente. Si somos limpios de corazón, nosotros mismos podemos ayudar a otros en ver el peligro en las caricias promiscuas. Pero pecaríamos grandemente si intentamos juzgar los corazones de otros, acusándoles de intenciones supuestas de pecados supuestos. Oh, jóvenes, vivamos para que el bendito Espíritu Santo de Dios dentro de nosotros no sea lastimado, para que no seamos guiados al doloroso pecado, ni tentemos a pecar a otra gente, ni causemos que otros sean ofendidos o que tropiecen y dañen la causa de Cristo.

Como un ministro de Jesucristo, yo le envío a usted este mensaje con la oración que pueda bendecir a muchos. ¡Amen!

Escrito por el Dr. John R. Rice

Traducido por Manuel Nevius con permiso escrito del autor.

 

Compartir en Facebook

22 Responses to “El noviazgo y los peligros de las caricias amorosas”

Read below or add a comment...

  1. Anonymous says:

    muchas gracias por este material. la verdad es muy edificante y de mucha ayuda, aqui entendemos que lo que Dios nos pide que hagamos o que nos cohibamos de cosas, es para nuestra bendición, porque el nos quiere ver felices y con el proposito cumplido en nuestras vidas….y recordemos que debemos ser testimonio para que por nuestra conducta muchas almas lleguen al Señor.

  2. anonim@ says:

    ha sido de bendicion al ministerio que Dios me ha dado

  3. Anonymous says:

    Es para mí una gran bendición este tema, me ha sido de mucha ayuda!

  4. humbe says:

    creo que es un tema que se seberia enseñar mas en la iglesia a los jovenes

  5. Nestor says:

    Es necesario hablar mas abiertamente estos temas con los jovenes en las iglesias.
    y a pesar de que estos temas se predican, es preciso ser mas insistentes en recordar los grandes peligros y las terribles consecuencias del pecado sexual. en mi corta vida he visto mucho, y tambien he cometido muchos errores, pero Dios es misericordioso conmigo y me ayuda a pelear cada dia para servirle mejor.
    puede parecer molesto para algunos el preguntar y preguntar como estan sus vidas en esta area, pero hay jovenes que gritan en su interior por ayuda para vencer sus tentaciones, los lideres deben poner mas atencion en los jovenes que Dios puso bajo su responsabilidad, se pueden evitar resultados lamentables.
    Bendiciones.

  6. Anonymous says:

    esta buenisimo. supongo que muchos a leido este documento antes de acariciar o hacer algo similar ahora viven una vida mejor porque es mejor consultar antes de hacer cosas que despues puedan arrepentirse o que les arruinen la vida. me suscribo deciendo a las personas que han puesto contenidos similares a la red muchas gracias

  7. maybely says:

    Esta interesante esta exposicion en la cual entendemos lo que en realidad Dios quiere para nuestras vidas, unicamente pedirle a el que el nos guie y nos ayude a huir de todo esto que esta turbando la mente de los jovenes.

    Bendiciones!!

  8. Anonymous says:

    muchas gracias por la información es lo que nesecitaba…estoy convencida que es este el camino a Dios…ademas debo decirle q yo antes tenia adulterio con él hasta q un dia me di cuenta de que no es nada mio y q en cualquier momento el se podia ir de mi vida me dio tanta pena angustia y depresion q era espantosa corri a la iglesia mas cercana llore y le pdi a Dios q me quite este dolor..luego me entere q no se debia de tener relaciones antes del matrimonio en un pincipio me reia decia q tonteria hasta q un dia me arme de valor y dije si yo le pido tanto q ayude entonces yo tengo q darle algo y elegi no hacerlo mi novio en un principio se puso triste luego caimos en pacado otra vez y luego me entro una depresion aun mayor q la de antes…hasta q me arrodille y le pedi a Dios q me ayude le prometi q nunca mas tendre coito con él y lo cumpli ya es 1 año de realcion con mi novio el cariño ha aumentado si antes me queria poco ahora me quiere muchisimo mas pero lo mejor de todo no es eso sino q el estar sin relaciones me da claridad mental para verlo tal cual es sus defectos y virtudes asis abre si él es para mi algo q no se puede ver si solo tienes sexo…deesa manera te aseguras q es la persona indicada lo mismo le sucede a el tiene mas claridad pero lo mejor de todo es q si algun dia nos damos cuenta q no somos el uno para el otro yo sé q la ruptura no sera dolorosa como hubiese sido antes sino sera un paso para ambos y la amistad no se perdera…sino q ambos estaremos agradecidos el uno con él otro..

  9. Anonymous says:

    Este tema es muy importante para todo joven cristiano, yo estuve buscando material acerca de este tema y la verdad se habla muy poco, especialmente de la manera tan clara y verdadera como se expresa en este escrito. Muchas gracias. Bendiciones

  10. Hadasa says:

    No es el pecado de Adulterio, es el de al Fornicaciòn cuandi se tiene realciones con alguien antes de casarse !!

  11. Paula says:

    Que El Señor les continue bendiciendo, totalmente de acuerdo contigo..
    El que ama a Dios le busca y le obedece, no tiene sentido tener el noviazgo como aquellos que no conocen de Dios.

    Estoy comprometida, ya voy para dos años con mi prometido y aun no nos hemos besado la primera vez. Sera el día de la boda, no es un sacrificio pues amamos a Dios, y nos respetamos mutuamente! Y nuestro noviazgo ha sido excelente , pues es de Dios.! No tenemos necesidad de hacer alguna otra cosa, será para despues !
    Muy bueno lo que hablaste:), sin embargo cabe destacar que Fornicaciòn ea cuando se tiene relaciones sexuales antes del matrimonio.
    Bendiciones a todos,!

  12. Laura says:

    muy bueno la verdad..me gustaria que puedan dejar mas sitios web asi para orientarnos a los jovenes y hacernos ver lo importante de llegar castos o virgenes al matrimonio para no caer en pecado…Gracias me a servido de mucho! =) Saludos

  13. Lety says:

    muchas gracias por tocar este tema en lo personal me ayuda mucho, es lo q se debe impartir a la juventud, Dios le bendiga abundantemente.

  14. Claudia Sanchez says:

    Buenos días, con mi novio tenemos 5 años de relación, hemos aprendido demasiado y han sido los años más hermosos de nuestras vidas. Anhelamos profundamente casarnos, dentro de nuestras posibilidades, estamos haciendo planes y averiguaciones para ese gran día; sin embargo nos es difícil tomar la decisión de dar el paso ya que ahorita mismo somos estudiantes y no contamos con una fuente de ingreso fija. Nuestro amor nos une de una forma admirable, podemos saber lo que pensamos, nos hemos conocidos en diferentes facetas de nuestras vidas quizás las más importantes y siempre hemos vivido un amor de niños, alejado de caricias y tentaciones que pudieran alejarnos de Dios. Pero los últimos meses la atracción se ha vuelto muy fuerte entre nosotros, siento que ha comenzado a fluir una pasión entre nosotros, nos abrazamos fuertemente, lo cual temo que arruine lo que hasta hora hemos construido. Queremos casarnos, porque nos amamos y sentimos que nuestra atracción nos esta llevando al nivel de los casados. Pedimos orientación ya que queremos cuidar este tesoro que Dios nos dio, queremos darle la forma de matrimonio amparado por él. Agradezco todo su apoyo y consejos, bendiciones!!

  15. Daniela Reyes says:

    Muy pero muy bueno…yo como joven diria q esta chidisimo todo esto..Dios los bediga 😀

  16. JUAN says:

    TODO MUY INTERESANTE Y VALIDO, POR DESGRACIA NO HEMOS A VECES TENIDO LA FORMACIÓN ADECUADA Y ESO NOS HA CAUSADO PROFUNDOS TRAUMAS MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN TRABAJADO PARA ELLO.

  17. J. Enrique says:

    Realmente las caricias en las relaciones de pareja antes del matrimonio pueden convertirse en un catalizador que pudiera afectar de tal manera nuestra relación con Dios y en casos específicos nos desacridita para muchas labores en el servicio para el Señor.
    Considero que está bien pronunciado todo lo relacionado con el tema pues todas las precauciones son pocas cuando queremos agradar a Dios.
    Un saludo desde Cuba para todos los hermanos.

  18. dIANA says:

    Yo como se llama, creo que el articulo publicado es de gran bendicion para los jovenes que aun no maduran en las cosas de la vida y de pareja, porque, como se llama, ccomo se llama, ellos muchas veces no han recibido una buena induccion de las relaciones amorosas, las mismas, como se llama, que deberian ser transmitidas inicialmente desde el hogar donde provienen y reforzado, como se llama, en las aulas de preparacion secular; ademas es importante que cada persona , como se llama, viva en constante santidad

    DIANA

  19. susi says:

    Hola quizá nunca creo nozcan donde vivo pero agradezco mucho este tipo de información porque nosotros como joveneS ignrroraMos algunas coss con la que hacemos ereir al espíritu de Dios. Gracias por esta bonita informacion bendiciones

  20. marisela says:

    Hermoso me encanto que bueno es Dios que nos sigue ablando para que le seamos buenos hijos me ayudó para cambiar de pensamiento… Muchas grasias por compartir este tema.. Bendiciones 🙂

  21. Angela says:

    Agradezco este tipo de información ya que es de mucha ayuda para mi vida. Aún soy joven y como tal quiero guardarme para mi Dios y para aquel que un día será mi futuro esposo. Aunque actualmente recién e iniciado una relación, quiero que como tal Dios nos guarde a ambos para el matrimonio, y por ello es que agradezco que este tipo de información sea compartida con nosotros para orientarnos, educarnos, disciplinarnos(esto ultimo es lo que muchos no toman en cuenta) y estar atentos y prevenidos para no caer en las artimañas del enemigo. Estoy orando mucho a Dios para que todo sea conforme a su voluntad, y ÉL nos lleve de su mano a conducirnos con pureza nuestra relación. Dios os bendiga.

Responder a Claudia Sanchez Cancelar respuesta

*