El testimonio de Juan acerca de Cristo

Juan 1:29-34

“Los eventos venideros proyectan sus sombras ante ellos”. La venida del Cristo solitario y sufriente fue anunciada por la aparición del bautizador solitario y sufriente. La confesión de Juan de sí mismo preparó el camino para su testimonio de su Señor: “Yo no soy el Cristo”; “No soy Elías”. “Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor” (Jn. 1:19-23). Es necesario que nos conozcamos a nosotros mismos si hemos de dar un verdadero testimonio de Cristo. El que dijo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil. 4:13), también dijo: “yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien” (Rom. 7:18). En estos versículos, Juan nos dice siete cosas acerca del Señor Jesucristo, a las que bien podemos prestar atención.

I. Él es el Cordero de Dios (Jn. 1:29). El Cordero escogido por Dios para quitar el pecado del mundo, al que apuntaban todos los sacrificios de la antigua dispensación. Antes era “un cordero para una casa”, ahora es un cordero “para todo el mundo” (1 Jn. 2:2). El Cordero de Dios fue la manifestación de Dios de su propia mansedumbre y sumisión a la terrible necesidad del sufrimiento divino para la expiación del pecado. Este es el Cordero que, en el propósito de Dios, “fue inmolado desde el principio del mundo” (Apoc. 13:8). Como era necesario un “cordero sin mancha y sin contaminación” (Ex. 12:5; 1 Ped. 1:19), ciertamente es igual con los suyos. La sangre de Cristo derramada sobre la cruz es una señal para el mundo entero de la voluntad de Dios de “pasar por alto”, en gracia perdonadora, a todos los que creen en él (Éx. 12; 1 Jn. 4:10).

II. El cual es antes de mí (Jn. 1:30). Sí, mucho tiempo antes de Juan, porque él es “antes de todas las cosas” (Col. 1:17). Aunque Juan era consciente de que él era el precursor de Cristo, también era consciente de la verdad más profunda de que Cristo era antes que él, como lo es un padre antes que su hijo. El ministerio de Juan fue el nombramiento de Dios, pero solo por el ministerio mayor de su Hijo. Es fácil para nosotros creer que Cristo fue antes que nosotros, pero también es fácil que olvidemos que somos llamados a ser sus siervos, en virtud de este hecho.

III. Él era primero que yo (Jn. 1:30). En todas las cosas, él debe tener la preeminencia (Col. 1:18). El Cordero de Dios debe estar siempre al frente de todos nuestros propósitos, como lo hace en la vanguardia de todos los planes y propósitos de Dios. Cuando un siervo de Cristo se vuelve más ansioso por ponerse a sí mismo antes que su Maestro en el lugar de la eminencia ante la gente, comienza a tomar el lugar de traidor. Dios prefiere a su Hijo sobre todos sus siervos, por lo tanto, no permite que el siervo lo insulte al preferirse a sí mismo.

IV. Él sería manifestado a Israel (Jn. 1:31). El cordero pascual se guardaba el décimo día del mes y se manifestaba el decimocuarto (Éx. 12). Hubo tres etapas en la manifestación del Cordero de Dios: (1) Su bautismo; (2) Su transfiguración; (3) Su crucifixión. En la primera tenemos la prueba de su misión divina; en el segundo tenemos una revelación de su carácter irreprensible como un cordero; en el tercero tenemos el cumplimiento de su obra sustitutiva como un ofrecimiento de pecado.

V. Él es el Ungido. “Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él” (Jn. 1:32). El Espíritu, en forma de una paloma, vino de un “cielo abierto” y fue acompañado con una voz segura: “Este es mi Hijo amado” (Mat. 3; Lucas 3). Dios el Padre le selló para ese día de redención, realizado en la cruz del Calvario. Con el Espíritu Santo vino la voz divina que atestigua. Cada vez que viene la santa unción, la voz de Dios debe ser escuchada claramente. Con Pentecostés vinieron las lenguas de fuego. Cada bautismo del Espíritu Santo será seguido con el testimonio de Dios. “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos…” (Hechos 1:8).

VI. Él es el que bautiza con el Espíritu Santo. “Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo” (Jn. 1:33). Juan da testimonio enfático de los dos grandes aspectos de la obra de Cristo: (1) Él quitará el pecado; (2) Él bautizará con el Espíritu Santo. El uno es el correlativo del otro. Tenemos la misma base para esperar que Cristo nos bautice con el Espíritu Santo al igual que él quite nuestros pecados. Seguramente estas son dos experiencias distintas, y cada creyente en Jesús debe disfrutarlas definitivamente. Pentecostés es la contraparte del Calvario.

VII. Él es el Hijo de Dios. “Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios” (Jn. 1:34). Como el Cordero, él quitó el pecado por el sacrificio de sí mismo; como el Hijo, él es todopoderoso para salvar. Juan fue un hombre enviado de Dios para que pudiera dar testimonio de que él es el Hijo de Dios, para que Israel, como nación, pueda reconocerle como el Mesías prometido. Fue como “el Hijo de Dios” que Satanás le tentó en el desierto. Debido a que él es el Hijo de Dios, con poder, él es capaz de cumplir todas las promesas que ha hecho. “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Jn. 8:24).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*