El veneno del rencor (bosquejo)

Hechos 8:9-25

Intro.

La palabra “hiel” en el v. 23 puede ser traducido veneno.  En la Biblia significaba lo que hoy en día se llama opio, la droga que fabrican del fruto de las adormideras. Como esta droga filtra por la sangre y produce un sentido de euforia, también el rencor filtra por la vida y llena la vida de amargura.

Mirad bien que ninguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que ninguna raíz de amargura brote y cause estorbo, y que por ella muchos sean contaminados; (Hebreos 12:15) Si dejamos una raíz de amargura brotar en nuestra vida es casi seguro que va a producir mucho daño.

I. Las fuentes del rencor.

A. Gente.

1) Su carácter.
2) Sus inconsistencias.
3) Puede resultar en:

a) Disgusto.
b) Celos.

4) Simón se sentía celoso.

a) Antes todos le oían atentamente porque les había engañado por sus artes mágicos.
b) Él vio que los apóstoles tenían un poder que él no tenía.

1. Al  convertirse dejó la magia.
2. Quería seguir gozando de la popularidad.

5) Unicamente por hacerse un ermitaño se puede escaparse de esta fuente de rencor.
6) Algunos están amargos porque no tienen lo que otros tienen.

a) Más guapo.
b) Más inteligente.
c) Amistades con gente importante.
d) Más talentos.

7) Otros están amargos porque han visto inconsistencias en la vida de otros.

a) Sus padres.
b) Sus maestros.
c) Sus patrones.

B. Características personales.

1) Porque tenemos un aspecto feo.

a) Una nariz larga.
b) Calvo.
c) Ringo.
d) Gordo o flaco.

2) Porque no  tenemos talentos.

a) No soy artista.
b) Para mí, la matemática me sale muy difícil.

3) Nos rendimos vencidos.  Decimos a nosotros mismos; “No voy a esforzarme.  Si Dios quiera que yo tenga éxito en la vida, ¿por qué es que no me hizo más capaz?”

C. Nuestro ambiente.

* Simón tenía que llenar el papel de ser un seguidor en vez de ser líder como antes.  Para él, no le cayó bien.

1) Muchos dicen que siendo que sus padres son pobres, no hay esperanza para ellos.

a) Son perezosos.
b) Piensan, quizás tendré suerte en algo.

2) Hay muchos en este país en este momento que están amargos porque las cosas andan tan mal.  Dicen. “no vale la pena trabajar”.

a) No hay esperanza.
b) Echan la culpa por su situación sobre el gobierno.

II. Tres trampas.

A. Deseos necios.

*Simón anhelaba algo al que no tenía derecho.  Era únicamente para los apóstoles.

B. Deseos no realizados.

*En los ojos del mundo, el éxito consiste de alcanzar lo que queremos.  Algunos ponen sus metas demasiado alto y están amargos porque alcanzaron muy poco de sus anhelos.

C. Deseos no controlados.

* Puede ser que Simón sabía que el don que buscaba no era para él, pero de todos modos lo buscaba.

III. Las consecuencias del rencor.

A. Es estar encarcelado por la maldad. v. 23

1) No importa cuánto tratamos de justificar nuestro rencor. Igualmente es maldad.
2) En Efesios 4:31 la amargura se encuentra entre otras maldades. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad. (Efesios 4:31)

B. Dolor.

*Dicen los veterinarios que un animal sufre dolor increíble cuando muere de ser envenenado.

1) Una persona amarga nunca es una persona contenta.
2) La amargura resulta en muchos dolores en el cuerpo.

a) Dolor de la cabeza.
b) Úlceras.
c) Dolor de la espalda.
d) Indigestión.

C. La persona amarga tiene dificultades en amar a Dios.

1) Muchas veces él dice Dios no es justo en lo que ha hecho.
2) Juan 4:20-21

“Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Créame, mujer, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre”. (Juan 4)

D. El rencor estorba su crecimiento espiritual.

1) Si no estamos agradecidos por lo que Dios ha hecho y está haciendo por nosotros, no vamos a estar dispuestos a dejarle cumplir su obra en nuestra vida.
2) Si no amamos a Dios, fracasamos en cumplir el primer mandamiento.

E. Dudas en cuanto a nuestra salvación.

1) El Diablo quiere convencernos que no somos salvos.
2) No nos sentimos el gozo de la salvación mientras que estamos amargos.

F. Enfermedades emocionales.

1) Depresión.  Porque no podemos aceptar a nosotros y los demás como son.
2) Extenuación.  Él va a la cama fatigado pero su conciencia no le deja dormir.
3) Aborrecimiento.  De sí mismo.

IV. La solución para la amargura.

A. Simón dijo, “Rogad por mí”.  Oración.
B. Confesión.  Desde que es un pecado, tenemos que confesarlo.
C. Poner la mira en Dios.

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumidor de la fe; El cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. (Hebreos 12:2)

1) No hay imperfecciones en Dios.
2) Lo más que ponemos la mira en Dios, lo más que llegamos a ser parecidos a él.

D. Seguir el ejemplo de Jesús.

1) No leemos que él tuvo rencor aunque sufrió injusticias sin número.
2) Mientras que moría, él pidió perdón por los que le clavaron en la cruz.

E. Ponerse de acuerdo con Dios en cuanto a lo que él dice en cuanto al rencor.

Concl.

La vida pasa tan rápido.  No debemos dejar que la amargura nos robe de la tranquilidad que Dios nos ofrece.

 

Compartir en Facebook

2 Responses to “El veneno del rencor (bosquejo)”

Read below or add a comment...

  1. herminio morado escobar says:

    es clarisimo lo que dice lastima que hay personas tas molestas que no se dan cuenta de lo maravillosa que es la vida, claro la VIDA EN CRISTO. Dios le bendiga.

  2. ALFREDO says:

    ESTIMADOS HERMANOS Y HERMANAS GRACIAS POR ESTE ESTUDIO QUE NUESTRO BUEN DIOS NOS SIGA DANDO SABIDURIA

Responder a ALFREDO Cancelar respuesta

*