Esdras: su vida y carácter

Esdras 7:10

Esdras, quien dirigió el segundo grupo de exiliados de Babilonia regresando a Jerusalén, era a la vez sacerdote y escriba, un ministro del santuario y un exponente de la ley de Moisés. Entre el primer y el segundo destacamento hay un período de cincuenta y siete años. Los últimos cuatro capítulos del libro son descriptivos del trabajo realizado bajo la guía personal del autor. Al observar a este hombre y su obra, encontraremos mucho que estimula la fe y el servicio.

I. Su preparación. “Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos” (Esdras 7:10). Los preparativos del corazón pertenecen al hombre (Pro. 16:1). Cuando un hombre está preparado en su corazón para buscar la Palabra de Dios, para cumplirla y enseñarla, ya ha comenzado una gran obra de avivamiento. El corazón debe ser corregido por Dios antes de que nuestra vida pueda ser útil para él. Estas preparaciones pertenecen al hombre, pero las revelaciones pertenecen a Dios. El primer mensaje de Cristo fue “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mat. 4:17). Cambie de opinión; prepare su corazón para esa nueva orden de cosas que, en gracia, está a su alcance.

II. Su calificación. “Este Esdras subió de Babilonia. Era escriba diligente en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado; y le concedió el rey todo lo que pidió, porque la mano de Jehová su Dios estaba sobre Esdras” (Esdras 7:6). Debido a esta mano invisible y poderosa sobre él, el rey le concedió “todo lo que pidió”. La poderosa mano de poder, guía y defensa de Dios vino sobre él después de haber preparado su corazón para buscar aquellas cosas mediante las cuales su nombre podría ser glorificado. La mano que todo lo conquista es el acompañamiento del corazón preparado. Pensemos en los discípulos de Cristo preparando sus corazones durante los diez días en que esperaron el poder prometido del Espíritu Santo. Todos los que están llenos del Espíritu tienen la mano del Señor su Dios sobre ellos.

III. Su provisión. “Y por mí, Artajerjes rey, es dada orden a todos los tesoreros que están al otro lado del río, que todo lo que os pida el sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo, se le conceda prontamente, hasta cien talentos de plata, cien coros de trigo, cien batos de vino, y cien batos de aceite; y sal sin medida” (Esdras 7:21-22). Aquí tenía la seguridad de que todos sus deseos serían satisfechos. Esdras preparó su corazón, y Dios, de esta manera singular, preparó para todas sus necesidades. Él nunca envía a sus siervos una guerra estando ellos indefensos. La medida de suministro debía ser incluso de “cien talentos de plata”, pero la medida de nuestro suministro es “de acuerdo a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19). ¡Qué riquezas inescrutables! “Mirad a mí, y sed salvos” de tu debilidad e impotencia.

IV. Su comisión. “Y tú, Esdras, conforme a la sabiduría que tienes de tu Dios, pon jueces y gobernadores que gobiernen a todo el pueblo que está al otro lado del río, a todos los que conocen las leyes de tu Dios; y al que no las conoce, le enseñarás” (Esdras 7:25). Aquellos que tienen la sabiduría de Dios en sus corazones deben convertirse en mensajeros “de Jehová de los ejércitos” (Mal. 2:7). El consejo de este rey pagano avergonzaría a muchos cristianos profesantes y maestros religiosos. Si Dios tiene la oportunidad de obtener victorias morales entre aquellos que no conocen su voluntad, seguramente su Palabra debe ser enseñada claramente por aquellos que han experimentado el poder de la misma en sus propios corazones y vidas. La fe viene por oír, y el oír por la Palabra de Dios. La audición que despierta la fe en Dios no consiste de escuchar la sabiduría humana, sino de oír la palabra que es la sabiduría de Dios. ¡Predica la Palabra!

V. Su consistencia. “Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes. Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan” (Esdras 8:21-22). Para decir lo menos, esta es la simple honestidad de la fe. Si nuestra fe está en Dios y sabemos que la causa es suya, ¿por qué deberíamos rogar por el patrocinio de los hombres? Nuestra vida debe ser consistente con nuestro testimonio. Predicar la “fe en Dios”, y ser hallado solicitando favores de los impíos, es hacer que la causa de Jesucristo apeste ante los hombres razonables. Si el Señor es Dios, síguelo. Pero, ¿qué hizo Esdras? Hizo del asunto una cuestión de oración especial, y el Señor de los ejércitos le respondió (Esdras 8:23). Echemos nuestra ansiedad sobre él.

VI. Su devoción. “Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos, y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado. Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo” (Esdras 9:2-3). Esto fue una violación del mandato divino (Deuteronomio 7:3), y la noticia de esto llegó a Esdras como un dolor desgarrador. Lo sintió más agudamente debido al ardor de su propio corazón hacia la Palabra y los caminos de Dios. La profundidad de nuestro dolor por los pecados de los demás será de acuerdo con la profundidad y la realidad de nuestra simpatía con la causa de Dios. Que un pueblo, separado para Dios (Deu. 7:6), esté en unión desigual con los incrédulos, es suficiente para asombrar a cada verdadero siervo de Cristo. Es una visión paralizadora y enfermiza del alma. Si tuviéramos más de la devoción de Esdras, sabríamos más sobre los sufrimientos de Cristo (Jer. 8:21). No podía hacer nada más que caer de rodillas y extender el caso ante Dios (Esdras 9:5-15), porque sentía que mientras vivieran en pecado no podrían ser aceptados ante él (Esdras 9:15).

VII. Su triunfo. “Respondió toda la asamblea, y dijeron en alta voz: Así se haga conforme a tu palabra” (Esdras 10:12). Y los sacerdotes culpables “dieron su mano en promesa de que despedirían sus mujeres” (Esdras 10:19). La oración ferviente y el testimonio fiel de este escriba consagrado prevaleció, y se ganó una gran victoria para Dios en la elevación espiritual del pueblo. Algunas de esas “mujeres extranjeras” (Esdras 10:44) podrían haber sido tan deseadas por algunos de esos hombres como un ojo o una mano derecha, pero hacía falta la separación. Cuanto más estrechamente se entrelazan los afectos con cualquier objeto prohibido, más fatal es el lazo. El secreto del éxito de Esdras está al descubierto, y al alcance de cada siervo de Cristo: lealtad sincera y de corazón a la Palabra de Dios y a la obra. Tened fe en Dios; la oración de fe salvará.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*