La historia del Texto Recibido y los manuscritos griegos, Lección 1: Conociendo a los manuscritos

Índice
Introducción
Lección 1 – Conociendo a los manuscritos (la presente lección)
Lección 2 – La causa de las diferencias más comunes entre manuscritos
Lección 3 – Clasificación de familias textuales
Lección 4 – El Texto Alejandrino
Lección 5 – El Texto Occidental

Futuras lecciones en construcción:

El Texto Bizantino
El Texto más fiel
Las ediciones del Texto Recibido de Estéfano
Las ediciones del Texto Recibido de Teodoro de Beza
Las ediciones del Texto Recibido de los hermanos Elzevir
La edición del Texto Recibido de Scrivener
Los textos críticos en competencia con el Texto Recibido
¿Es el Texto Recibido la autoridad final?
Bibliografía

Introducción a La Historia del Texto Recibido y los manuscritos griegos

Los manuscritos originales de la Biblia no sobrevivieron, por tanto las copias que se hicieron en forma de manuscritos son de vital importancia. Estos manuscritos comprueban el cumplimiento de la promesa que econtramos en Mateo 24:35: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

En nuestro estudio sobre La Historia del Texto Recibido documentaremos lo más posible utilizando fuentes que favorecen el Texto Recibido y los manuscritos bizantinos. Pero se debe reconocer que hay información y datos que solo se consiguen de autores que son neutrales o no tienen un alto concepto del Texto Recibido. Entre los datos que compartiremos se encontrarán datos que favorecen el Texto Recibido, pero también compartiremos datos que quizás no parezcan favorable al Texto Recibido, pero son parte de la historia que se debe contar. Trataremos de enfocarnos en datos y hechos de la historia, pero al analizarlos será inevitable recurrir a la opinión. Tendremos cuidado de no elevar conclusiones históricas al nivel de doctrina divina.

El hecho de que hemos utilizado los datos de algún erudito no necesariamente indica que estemos de acuerdo con sus opiniones personales o su postura doctrinal. Lo más importante en cuanto al relato de la historia y datos relacionados es la honestidad intelectual del investigador. Por ejemplo, es posible que aun un investigador con sana doctrina sea tentado a suprimir datos o distorsionar relatos históricos que no apoyan su punto de vista. Tomando esto en cuanta, al riesgo de ser malinterpretado, deseo afirmar que cuando se maneja puros datos históricos, lo más importante es la honestidad intelectual del investigador.

Debido a la naturaleza del tema de diferencias en manuscritos que puede resultar ser preocupante para los débiles en la fe, no recomendamos este material para cristianos nuevos o inmaduros. Normalmente este es un tema que sólo se toca en seminarios, pero siendo que libros como El Elefante en la Sala han sido diseminados entre laicos, nos vemos obligados a tratar este tema públicamente. Parte de lo que nos motiva a escribir este estudio es la falta de material detallada sobre el asunto en español. Hemos escrito lo más posible al nivel de laicos. Esperamos que sea de bendición. Le invitamos a aportar con preguntas y comentarios respetuosos en la sección de comentarios al fin de cada lección.

Para encontrar el significado de términos desconocidos, recomendamos el Glosario de términos usados en la crítica textual y en el asunto de versiones de la Biblia.

Lección 1: Conociendo a los manuscritos

Siendo que no hubo Nuevos Testamentos griegos impresos antes de Erasmo y la Políglota, lo que se usaba era en forma de manuscritos escritos a mano. De la era de 125 d. C. hasta Erasmo han sobrevivido un poco más de 5.700 manuscritos griegos hasta el día de hoy. No todos son Nuevos Testamentos completos, sino que muchos son fragmentos o secciones solamente. Dicha cantidad de manuscritos griegos no incluyen miles de manuscritos antiguos en otros idiomas que son más bien traducciones o versiones. Esta gran cantidad refleja el hecho de que Dios cumplió con su promesa de que su Palabra sería preservada.

Cuando se habla de manuscritos bíblicos, con frecuencia se incluyen versiones del Nuevo Testamento en latín, sirio, arameo, armenio, bohaírico, cópto, etíope, georgiano, y gótico antes de que se inventara la imprenta. El motivo por su inclusión se debe al hecho de que muchas de estas versiones son muy antiguas, y reflejan la lectura que probablemente hubiera tenido el texto griego del cual fueron traducidos en su respectiva era. Aparte de manuscritos bíblicos y versiones, también se toma en cuenta citas bíblicas de los comentarios bíblicos de los “padres” de la iglesia de aquel tiempo. A estos a veces se les llama “citas patrísticas”. Aunque estas fuentes son de valor, nos concentraremos más en los manuscritos griegos.

En cuanto a las lecturas de los manuscritos antiguos, estamos endeudados a los pocos expertos que han tenido el privilegio de examinar los manuscritos mismos (o por lo menos en formato microfilme), y nos han informado de su contenido. Poco a poco, gracias a la tecnología moderna, tenemos más acceso público a las lecturas de manuscritos antiguos. Un ejemplo de esto es el libro The Text of the Earliest New Testament Manuscripts por Philip Comfort, el cual contiene el texto de los manuscritos griegos más antiguos que han sobrevivido, aunque su utilización requiere un conocimiento del griego koiné. Pero regresando a los casos donde tenemos que depender obligadamente de la palabra de expertos, en algunos casos es posible que dichas personas incluyeran modernistas, pero si ningún otro ha examinado el manuscrito y reportado lo contrario, tenemos que proceder con la suposición que los datos que nos han dado son correctos.

Los más de 5.700 manuscritos griegos de la Biblia están esparcidos en diferentes bibliotecas, monasterios y museos prestigiosos en diferentes países alrededor del mundo. La organización que ha hecho el esfuerzo más grande de obtener copias es el Instituto de Investigación Textual del Nuevo Testamento en la Universidad de Münster, Westfalia, Alemania. Ellos han logrado obtener más de 5.600 manuscritos en microficha, representando más del 90% de los manuscritos sobrevivientes. En muchos casos tuvieron que prometer no publicar los manuscritos como condición de uso, por tanto solo están accesibles a los eruditos que examinan las microfichas dentro de los predios del Instituto de Investigación Textual del Nuevo Testamento.

Cuando mencionamos el Texto Recibido no nos refirimos a manuscritos. “Texto Recibido” es la forma castellana para la frase latina Textus Receptus. En la edición del Nuevo Testamento griego de los hermanos Elzevir del año 1633, el prefacio incluyó la siguiente oración en latín:

Textum ergo habes nunc ab omnibus receptum.
(Por tanto tenéis ahora el texto recibido por todos)

Aunque la frase Textus Receptus no se utilizó hasta 1633 para designar un Nuevo Testamento impreso en griego, con tiempo llegó a ser un término que no solo identificó a la edición griega del Nuevo Testamento de los Elzevirs, sino también los textos impresos en que se basó esa edición (como el Nuevo Testamento de Erasmo, Beza y Estéfano). En las siguientes lecciones estudiaremos dichas ediciones en detalle.

Según Bruce Metzger en su libro The Text of the New Testament, 2005, p. 50, los manuscritos griegos catalogados se dividen por sus características de elaboración de la siguiente manera:

Papiro……….116
Unciales…….. 310
Minúsculas…… 2,877
Leccionarios…. 2,432
Total: 5,735

Papiro – Los manuscritos más antiguos que se han encontrado hasta ahora. Este material de escritura se hacía de la planta denominada papiro. La caña crece en lugares llanos de los ríos y lagos en Egipto y Siria.

Unciales – Forma de escribir en algunos manuscritos antiguos con letras mayúsculas dibujadas con mucho cuidado.

Minúsculas – Manuscritos escritos con solamente minúsculas con mano corrida. La escritura minúscula ahorraba tiempo y espacio porque era más compacta y se escribía con mayor rapidez. La gran mayoría de estos manuscritos representan el Texto Bizantino.

Leccionarios – Estos manuscritos contienen pasajes bíblicos colocados en orden, a manera de lecciones, que se leían a lo largo del calendario litúrgico de la iglesia. La gran mayoría de estos manuscritos representan el Texto Bizantino.

El manuscrito más antiguo que se ha encontrado hasta ahora fue hecho de papiro y ha sido designado P52. Contiene solamente un fragmento de Juan 18. Se cree que es de alrededor del año 125 d. C. Algunos teólogos creen que el Evangelio de Juan fue escrito originalmente alrededor del 90 d. C. De ser así, ¡esta copia es solo 35 años después del original!

Próxima lección:

Lección 2:  La causa de las diferencias más comunes entre manuscritos
Reglas para comentarios personales

Por varias razones, este tema a veces resulta en comentarios de personas con ideas muy extremas o expresiones muy provocativas. Seremos estrictos en aprobar comentarios. Pero el hecho de que un comentario se apruebe no indica necesariamente el acuerdo del equipo de literaturabautista.com con el punto de vista del contenido.

 

Compartir en Facebook

4 comentarios en “La historia del Texto Recibido y los manuscritos griegos, Lección 1: Conociendo a los manuscritos

  1. MUCHAS GRACIAS. Verdaderamente este tema me tiene muy interesado. Yo antes me deje convencer de que el texto critico era el mejor y me guiaba mucho por el NT Interlineal de Lacueva pero me he decepcionado mucho de eso por tanta mutilación a la palabra de Dios. Muchas veces quitan cosas que se evidencia que destruye totalmente el contexto del pasaje, entre otras cosas. Por eso creo que este es un tema que tiene que tratarse definitivamente.

Deja un comentario

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *