La transfiguración de Jesús y sus lecciones

Mateo 17:1-9

Jesús acababa de compartir con sus discípulos cómo debía sufrir muchas cosas y enfrentar la muerte (Mat. 16:21); pero antes de que la terrible oscuridad se acumule sobre la cruz, aquí les da un vistazo pasajero de su majestuosa gloria. Necesitamos tales manifestaciones para apoyarnos en la hora del dolor y la prueba. Cuando lleguemos a este monte, es probable que estaremos tan cegados con la “gloria de la luz” que no podremos ver las lecciones útiles que podríamos aprender. Aprendemos aquí lo siguiente:

I. Estar a solas con el Señor es un privilegio glorioso. “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos” (Mat. 17:1-2). “Tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar” (Lucas 9:28). Estando a solas con él, vieron su gloria y fueron testigos oculares de su majestad. Este fue un estallido prematuro de la gloria oculta del hombre cuyo rostro acabó más estropeado que cualquier otro hombre (Isa. 52:14). Si quisiéramos conocer a Jesucristo en toda su gloriosa y plenitud, debemos estar muy a solas con él en el silencioso monte de la oración. Esperamos estar a solas con él en la eternidad; ¿Por qué no buscar mucho de su presencia ahora?

II. El Señor es infinitamente más glorioso de lo que los hombres creen que es. “Y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz” (Mat. 17:2). Había una doble gloria: lo que brillaba del cielo del Padre, y lo que brillaba a sí mismo como la imagen del Padre. El ojo carnal no veía belleza en él, pero era glorioso de todos modos. La gloria oculta de Cristo y la gloria oculta del cristiano se manifestará algún día. El mismo “Espíritu del Señor” que ha transfigurado nuestras almas también transfigurará nuestros cuerpos (2 Cor. 3:18; 1 Jn. 3:1-2).

III. La muerte de Cristo es el tema más importante bajo el cielo. “Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él” (Mat. 17:3); y Lucas dice: “Y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén” (Luc. 9:31). La muerte de Cristo tuvo un significado maravilloso—para el cielo, la tierra y el infierno. Piense en el contraste entre el tema de su conversación y la apariencia de quien fue designado a morir en una cruz. ¿Qué pensarían Moisés y Elías de nuestros conversadores religiosos actuales que niegan la muerte expiatoria de Jesús?

IV. La gloria del Señor puede ser poco apreciada en nuestro estado presente. La voz que debe acompañar a la gloria los aterrorizó. “Se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor” (Mat. 17:6). Moisés tuvo que estar escondido en la hendidura de una roca para ver las partes posteriores de la gloria divina; Pablo, arrebatado en el paraíso, escuchó palabras inefables y vio lo que era indescriptible. El sumo sacerdote nunca intentó explicar la gloria de su presencia. Suficiente es para nosotros que Dios solo permite lo que somos capaces de soportar.

V. El Señor solamente es suficiente para consolar al corazón atribulado. “Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo” (Mat. 17:7-8). Cuando la Palabra viva de Dios toca al alma triste o atemorizada, es suficiente. Aunque todo lo demás falle, y todos los sentimientos cómodos huyan, “Si tengo a Jesús, solo a Jesús, entonces mi cielo tendrá una joya”. El toque y la palabra de Jesús son suficientes para amarrar cada herida.

VI. La resurrección del Señor es el fundamento del evangelio. “Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos” (Mat. 17:9). El evangelio de la gloria debe venir después del evangelio de la cruz. “Si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe” (1 Co. 15:14). Pero Cristo ha resucitado; por tanto proclama la visión de su gloria. Él es exaltado para ser un Príncipe y un Salvador.

VII. Escuchar la Palabra del Señor es un mandamiento divino. “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd” (Mat. 17:5). Debemos escucharlo porque el Padre está “bien complacido” con todo lo que dice. Oiga:

1. La voz de su Palabra. (Sal. 103:20). Él es el gran Maestro que vino de Dios, con el mensaje de Dios para los hombres pecadores.

2. La voz de sus obras. “Las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado” (Juan 5:36). Son obras de milagro y misericordia. “Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras” (Juan 14:11).

3. La voz de su sangre. La sangre que habla mejores cosas que la de Abel (Heb. 12:24). La sangre de Jesús habla de la satisfacción a Dios y de paz al hombre.

4. La voz de su espíritu. Ese Espíritu que intercede por nosotros con gemidos indecibles (Rom. 8:26), y que busca transformarnos a la imagen de Cristo. Escuchadle, y seamos semejantes a él (1 Jn. 3:2).

Compartir en Facebook

One Response to “La transfiguración de Jesús y sus lecciones”

Read below or add a comment...

  1. PABLO DE LA CRUZ MARTÍNEZ says:

    GRACIAS A DIOS POR ESTE MINISTERIO, HA SIDO PARA MÍ DE GRAN APOYO Y AYUDA. DIOS LES BENDIGA A TODOS LOS QUE HAN HECHO POSIBLE ESTE HERMOSO MINISTERIO

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*